Imágenes de páginas
PDF
[graphic]

Iemejtdo en nuestro poder un magnlfico retrato y tres de las mejores biografias del inmortal violinista Paganini, no nos podiamos resolverá colocar en las columnas del Liceo la historia de un hombre que parece hasta fabuloso, ó por lo ménos muy exajerado lo que de él refieren sus biógrafos; pero Mr. Enrique Vicux-Temps ha venido á quitarnos el temor de no ser creidos los prodigios que Paganini, segun vamos á referir, ejecutaba en el violin, en este instrumento que se puede llamar perfecto, pues hace trescientos años recibió la última mejora, y de entonces acá nadie se ha .atrevido á hacerle una reforma sustancial.

El Señor Vieux-Temps se presentó al público las noches del 22 y 24 del mes pasado; y este rival de Paganini ha causado en los mexicanos las sensaciones mas terribles. Decir que Vieux-Temps es un músico es hacerle una grande injuria; El Señor Vie.ux-Ten\ps es un gran poeta. Este hombre admirable ha arrancado suspiros y aun lágrimas á muchos que han presenciado con serenidad el delirio de Lucia, y la agonia de su infortunado amatlte. En el gran Trémola, soberbio concierto de Beriot, produjo el violinista belga en nuestras almas una especie de terror sublime; el ingenio de Vieux-Temps brilla en todo su esplendor en esta composicion. Cuando se presentó á repetirla, (lo que hizo las dos noches, ácausa delos inmensos aplausos y las instancias de un público que jamas hemos visto masentusiasmado) cuando vimos al inmortal jóven tomar su mágico arco con los tres dedos, pulgar, indice y medio, herir velozmente, y con una vibracion semejante á la de las alas del chuparrosa, dos, tres y aun las cuatro cuerdas del violin al mismo tiempo, nuestros corazones latian de placer, de entusiasmo, de pavor; en fin, querer espresar lo que sentimos en aquellos felices momentos, seria el mayor de los absurdos. En el Carnaval de Venecia, composicion de Paganini, la ejecucion de Vieux-Temps es admirable: el pizzicato con la mano izquierda es lo mas diestro que hemos visto en este género; lo que agradó mucho en lo general, fué la imitacion exacta de la voz de un

La rausiquo eat le langago dos passions.
J. J. Rousseau.

muchacho y de la de una vieja: una risa gen eral involuntaria fué la mejor aprobacion de' público. Sin embargo, lo que mas nos asombró en ésta pieza fué la produccion de un concierto de dos violines simultaneamente, ejecutado en uno solo. A pesar de haber estado demasiado cerca de Vieux-Temps las dos noches citadas no podemos dar una esplicacion satisfactoria de éste fenómeno músico: no obstante, dirémos que nos parece haber observado que el dedo meñique dela mano izquierda, por'medio del pizzicato, en la prima daba la voz, y el arco, hiriendo la segunda y tercera cuerda, formaba el violin de acompañamiento.

Por último, lo que mas nos admiró en este gran violinista fué la destreza en el dificillsimo manejo del arco. En el tremola lo movia con tal celeridad que dudabamos si las semi-fusas que ejecutó eran estas notas, que son las últimas que reconoce la música, ú otras desconocidas, aun mas breves. Para los aflautados VieuxTemps saca el mas ventajoso partido de aquel principio, que cuanto mas se acerca el arco al puente del violin es mas fuerte la voz, y mas suave cuanto mas se aleja.

Con el masvivo placer participamos á los mexicanos que al despedirse Vieux-Temps, el 25 del pasado á las cuatro de la mañana, de uno de sus amigos, le dijo: dentro de ocho ó diez meses estoy en México. A este apreciable jóven le ha producido el viaje (de 15 dias) á esta república mas de tres mil pesos.-Basta de Vieux-Tcnps. Nicolas Paganini, el heroe, ó como otros han dicho, el dios del violin, nació en Génova, el mes de febrero de 1784. La providencia no quiso perder tan precioso diamante y lo confió á un hábil artista para que.lo bruñese, y lo hiciera brillar en todo el mundo. Antonio Paganini, padre de Nicolas, era el hombre mas apropósitopara desarrollar, el grande ingenio músico que poseia este niño. Antonio por sus ocupaciones no habia podido adquirir una grande habilidad en el violin; pero su pasion hácia este instrumento y el conocimiento de las dificultades en su ejecucion, hicieron que pusiera un esmero escrupuloso para sacar un gran violinisla a su hijo estremo de imponer crueles ayunos que debilitaron la salud del niño, logró hacer concebir á todos los parientes de Nicolas las mas lisongeras esperanzas de que seria un regular músico. Su madre Teresa tuvo un sueño en que le pareció que un angel le revelaba que su hijo seria un gran violinista. A la edad de ocho años poseia el violin tomismo que su padre, á pesar deque este babia tenido muchos años de estudio; y en tan tierna edad compuso una sonata

Un tiránice rigor, hasta el cuatro violinistas Rode, Kreulzer, Baillot y

Spohr, que se creia habian alcanzado la mayor perfeccion posi ble en la ejecucion del violin. Tan poderosos rivales no intimidaron á Paganini; val cabo de pocos años todoslos periódicos italianos, franceses, ingleses y alemanes estaban llenos de elogios al inmortal genoves, proclamándole el primer violin del mundo.

Las ciudades principales de Europa se disputaban la gloria de tener por algunos meses ó dias al hombre que llamaba la atencion de todoel

tan complicada, y llena de tales dificultades, que mundo: serte hacian de todas partes contratasen

nadie pudo tocarla. Nueve años tenia cuando se presentó por primera vez en el teatro, en el beneficio del célebre soprano Marchesi, y eje_ cutó unas variaciones suyas sobre la cancion repúblicana francesa, \&Carmañola.

Como la ambicion de Antonio Paganini por formar á su hijo un gran músico era estrema, y veia que ya nada tenia que enseñarle, lo presentó a Costa, primer violin de Genova; y recibió de este habil profesor treinta lecciones en seis meses. El infatigable Antonio lo llevó

que se atravesaban gruesas sumasde dinero, por tener el placer de oir su mágico instrumento algunas noches. Paganini podia haberse hecho millonario en pocos años; pero los goces de su inmenso corazon le costaban muy caro. La transicion repentina de la cruel sujecion de su padre á la estrema libertad, ocasionó en él la prostitucion mas desenfrenada. Juego, mugeres, vino, todo en exceso^ausaron en Paganini un desarreglo de costumbres escandaloso, debilitando estraordinariamente su constitu

despues á Parma á Veralli a Rolla para que lo cion' tan enfermiza por el austero tratamiento

perfeccionase. Rolla se hallaba enfermo, y su m,e habia recibido en la casa paterna,

muger hizo esperar á nuestros dos genoveses, Este desarreglo de costumbres acaso fué lo

que iban á visitar á su marido, en la pieza in- que dió lugar á mil anécdotas estravagantes

mediata á la en que él estaba. En una mesa acerca de Paganini. Ya se decia que babia

habia un violin y un concierto que acababa de estado encerrado muchos meses en la inquisi

componer Rolla; el travieso niño tomó aquel cion; ya que habia vivido mucho tiempo entre

instrumento y se puso á tocar á primera vista la dificil composicion. Rolla preguntó que quien tocaba su concierto, y cuando se le dijo que era un niño de menos de diez años, que deseaba recibir sus lecciones, contestó: „Nada tengo que enseñarle;" y á su padre dijo que lo podia llevar á Paer. Habiéndoselo presentado á este gran músico, lo recomendó á su viejo maestro Girelti. Este hábil compositor dió á Nicoló lecciones de contrapunto, y sus adelantamientos fueron tales que compuso veinticuatro fugas á cuatro manos; despues lo lomó el mismo Paer bajo su direccion, y á los cuatro meses le pidió un duo; ¡cual fué la sorpresa de de Paer cuando Paganini le entregó una brillante composicion! Paganini era ya un gran compositor. Nicolas Paganini tenia catorce años, conocia

salteadores; y hasta se llegó ¡* decir que habia asesinado á su muger, y que estando en la prision por este delito, el cruel carcelero le habia quitado lasares primeras cuerdas de su violin, y que entonces aprendió á tocar admirablemente en sola la cuarta. El tuvo la paciencia de desvanecer tales rumores publicando en los periódicos certificados de las autoridades de policta de casi todos los lugares por donde habia viajado. Preguntándosele cierta vez sobre la certidumbre del asesinato de su muger, contestó: ¡Per Bacchol los que esto dicen ¿ignoran quejamas he sido casado? Y otra vez refiriéndole las varias anécdotas que le atribuian, dijo: "acaso estan confundiendo la historia de mt vida con la novelesca del violinista polaco Duranowsky." El año de 1812 Paganini se hallaba en lacor

que su violin seria para él una mina inago- te de Luca, á la sazon que reinaba la amable

table, y ademas el rigor paterno ya le era insufrible, por lo mismo se emancipa de su familia y va á recorrer el mundo, ávido de gloria y de placeres, único alimento digno de su alma. Ufano se presenta en las principales ciudades de Europa, como una grande habilidad en

Elisa Bacciocchi, princesa de Luca y Piombino, hermana de Napoleon. El grande violinista presidia la orquesta en la ópera cuando asistia la familia real, y cada quince dias tocaba en la cámara de la princesa. Terriblemente enamorado de una dama de la corle, que era

el violin. La Alemania aplaudia con furor á muy apasionada por la música, y que por lo

[ocr errors][merged small][graphic]

THE NEW YORK

PUBLIC LíSRARY.

ASTOft, LENOX ANO TILDEN FOUND4TION8.

mismo no la desagradaba la pasion del célebre artista, hasta que por fin consiguió ser amado de ella, Paganini debió á esta relacion amorosa una de sus mas felices invenciones. Nuestras relaciones, escribia él cierta vezá Scholtry, hacian cada dia mas progresos, y como exigian el mayor secreto, esto las hacia mas deliciosas. Un dia le promet¡ sorprenderla en el concierto siguieute con un juguelillo músico alusivo á nuestra situacion. Al mismo tiempo anuncié á la corte una novedad cómica, una escena de amor. General curiosidad exitó, cuando me presenté, mi violin con solas dos cuerdas, la prima y la cuarta. La prima debia hacer el papel de la voz de la muger, la cuarta la del hombre. Las dos cuerdas á su vez debian suspirar, gemir, reir, é imitar una loca alegria; todo para representar un diálogo en que dos amantes se enojan y despues se reconcilian. La reconciliacion debia terminar con una coda brillante. El juguete agradó. La persona en honor de quien lo habia yo compuesto, me recompensó con una divina sonrisa, y la princesa Elisa me dijo: „Pues habeis ejecutado tantos prodigios en dos cuerdas, ¿no podreis hacernos escuchar alguna maravilla en una sola?" Se lo prometl, y el dia de la fiesta de San Napoleon ejecuté en la prima una cancion que compuse é intitulé: La Napoleon. Tuvo un brillante éxito; á tal punto, que una cancion de Cimarosa, ejecutada esa misma noche, solo consiguió débiles aplausos al lado de la mia. He aqu¡ como consegul tocar en una sola cuerda."

La pasion de Paganini á viajar, hacia de su vida errante un manantial de placeres, recogiendo por todas partes laureles que el entusiasmo mas exaltado le prodigaba. Los nobles lo sentaban á la cabeza de espléndidos banquetes, los reyes y las sociedades mas distinguidas lo condecoraban con las cruces mas gloriosas; y el pueblo, como único tributo que podia dar á su mérito, lo aplaudia con furor en el teatro.

Un escritor aleman dice: „Paganini se presenta en la escena; se ve á un hombre estraordinariamente flaco, con su rostro de mómia á causa de una enfermedad continua de estómago, y de la falta de todos los dientes de la mandibula inferior, su cabeza cubierta de pelo sumamente largo y enmarañado. Esta ridicula fantasma coloca en el lado izquierdo de su cuello un hermoso violin, y con suavidad comienza á herir las cuerdas con su arco. Aquel hombre, que habia parecido un estúpido, se pone á sudar, los cabellos se le erizan, se trasporta á un mundo ideal, y las mas estrañas contorsiones Tom. I.

en todo su cuerpo, dan á conocer la enagenacion de su alma; en fin, no es un hombre, es un esplritu diabólico, evocado de los infiernos por algun mago. En sus composiciones es principalmente en donde se admira todo el fuego de su ingenio; y el espectador no puede ménos que acompañarlo en sus lágrimas por los recuerdos de su desgraciada infancia, y en los suspiros por los placeres de su desarreglada juventud; todo admirablemente espresado con su celestial instrumento."

Paganini habia causado en el mundo músico una revolucion estraordinaria, pues nadie podia imaginar la causa de la ejecucion sobrenatural de este violinista; y se formaban mil hipótesis para la esplicacion de tan estraños fenómenos. Aumentaba la curiosidad general el haber dicho una vez Paganini, que él poseia un secreto con el cual podia formar de cualquier discipulo con tres años de asiduo estudio un violinista igual á él. Se puso el mayor esmero para descubrir este secreto; pero t,do fué infructuoso. Lo único que se observó despues de haber examinado detenidamente el violin de Paganini, fué que este instrumento estaba templado en medio tono, y algunas veces un tono entero mas alto que los demas violines de orquesta; y se infirió que acaso Paganini habia descubierto un modo de templar que producia una combinacion capaz de disminuir la dificultad de la ejecucion de la mano izquierda.

La vida de Paganini continuó en el desarreglo de costumbres que hemos dicho, hasta el año de 1823, en que la hizo varíar una circunstancia de interés. A principios de este año emprendió un viage artlstico en compañia de la célebre cantatriz Antonia B....; y tuvo de ella un hijo, que fué bautizado con los nombres de Aqulles-Ciro-Alejandro. Cinco años despues la madre abandonó al hijo, que fué siempre el ¡dolo de Paganini, que jamas lo separaba de su lado.

Paganini oyó la voz de la naturaleza que le decia que ya solamente debia pensar en su hijo. La prodigalidad se cambió en la mas austera avaricia; llegando á tal estremn esta pasion en Paganini, que se hizo proverbial. Una de las muchas anécdotas que se refieren acerca de la estrema economia de este avaro, es la siguiente. Cierta vez caminaba Paganini con varios amigos: llegaron á la posta en que se hallaba la fonda en que debian comer; todos los pasageros bajaron de la diligencia para ir á. la mesa redonda, y viendo que Paganini no lo hacia, lo invitaron á comer; mas el dijo que siempre traia consigo el sustento: habiéndose reti31

« AnteriorContinuar »