Imágenes de páginas
PDF
[ocr errors][graphic][merged small]

Oiguiendo el camino que se estiende de Derby al pequeño pueblo de Dumphrey, sir Jorge Averson se entregaba por la primera vez de su vida a reflexiones bastante serías. Por la primera vez se encontraba en una situacion grave y solemne. El galope de cuatro caballos que tiraban de su silla de posta, lo llevaba á un mundo nuevo. Hasta esla época, sir Jorge se habia consagrado enteramente á los ejercicios cómodos y fáciles de una vida holgazana; habia sobresalido en Lóndres en las prácticas elegantes de la moda y de los placeres, disipando alegremente su fortuna, y aun alguna cosa mas. En el curso de esta brillante existencia, habia viajado con frecuencia; pero siempre para su recreacion; un viaje á negocios era para él una novedad, y por esta razon encontraba en él un cierto encanto. ¿Que irá á hacer sir Jorge á Dumphrey? La respuesta á esla pregunta era un secreto que las gacetas no podian tardar en descubrir al público. Ya hemos dicho que sir Jorge se habia dejado llevar por sus prodigalidades, mas allá de lo que le permitian los llmites de su fortuna. Despues de haber devorado su capital, habia tambien agotado su crédito y la paciencia de sus acreedores. Sitiado por una formidable artilleria de memorias y letras de cambio, balido en brecha por todos lados, reducido á rendirse por hambre, ó á dejarse asaltar á viva fuerza, el héroe se vió obligado á dirijirse áuno de sus parientes, cuya opulenta benevolencia lo habia socorrido en otras ocasiones en circunstancias bien crltitas; pero los parientes mas generosos se cansan al fin como los acreedores mas considerados, y aquel le habia respondido que estaba pronto á hacer un último sacrificio de tres mil libras esterlinas pero con la condicion espresa de que esta suma seria bastante para regularizar la posicion de su gobierno. Sir Jorge, pues, debia mas de veinte mil libras, y no siendo negociante, no podia ser admitido al beneficio

de una bancarota. Una prision por deudas era inevitable, y nuestro desgraciado zángano, viendo aproximarse el momento fatal, procuró distraerse y disfrutar de lo que le quedaba. Arroja con indiferencia sus últimas monedas de oro, sobre la carpeta verde del Club Crockford, y despidiéndose asl del juego que lo habia maltratado en su prosperidad, encontró un buen cambio; ganó en una sola Urde cinco mil libras esterlinas.

Con este dinero podia entretener á sus acreedores por algunos meses; pero las apuraciones debian renacer despues. La fuga y un viaje por el continente no le ofrecian recursos mas durables; acostumbrado á vivir ampliamente, habria bien pronto acabado con su pequeña fortuna, y entónces ¿qué sería de él? Incierto del partido que deberia tomar, sir Jorge que rarisimamente pensaba en la polltica, abre maquinalmente un periódico, y Ice á la cabeza de la primera columna un articulo que anunciaba la disolucion de la camara de los comunes.—¡„ Nuevas elecciones"! ¡ved ya mi negocio! grita el favorecido jugador." Las cinco mil libras que he ganado, y las tres mil que me dará mi tio, son suficientes para librarme de las garras de mis aeree dores. Estoy bastante rico para arrancar una mayoria y ponerme á cubierto bajo la inviolabilidad parlamentaría."

Este medio practicado tan frecuentemente por los disipadores ingleses ofrecia á sir Jorge grandes ventajas. Con astucia y algunas capitulaciones de conciencia, debia asegurar su posicion y rehacer su fortuna. Ya no piensa mas que en escojer bien el terreno para no perder sus avances, y en emprender el camino mas practicable. Entónces sir Jorge se entrega á estudios profundos de geografia polltica, y despues de haber recorrido el mapa, se fija en el lugarejo de Dumphrey que reunió, para él, condiciones muy preciosas: electores en poco número: un pais pobre: candidatos obscuros y poco temibles: y en fin la vecindad de un magnifico castillo habitado por lord Stamby, que ejercia una influencia notable en la comarca.

Despues de un maduro exámen y cálculos tirados sobre buenos informes, sir Jorge aguarda como cierto el buen éxito. El procurador encargado de sus negocios se compromete formalmente á entretener á los acreedores por tres semanas. Este era un tiempo mas que suficiente para poder llegar al punto. El candidato, pues, parte alegremente para Dumpbrey llevando su eleccion en la cartera. ¡Feliz pais donde se puede uno elevar al rango de legislador, y asaltar un asiento en el parlamento con el producto del juego.

Siguiendo su camino sir Jorge se abandonaba á sueños dorados; el porvenir le parecia adornado de los mas resplandecientes colores: la eleccion era á sus ojos una comedia llena de escenas divertidas.—Yo sé bien mi papel, decia, lo desempeñaré con seguridad; seré complaciente, liberal, elocuente y daré un buen convite á mis electores, me aplaudirán, y llegaremos sin dificultad á un fin fácil y previsto.

El carruage se detiene para mudar caballos.

—¿Donde estamos? pregunta sir Jorge.

—En Ferness.

—¿Cuántas millas hay de aqul á Dumphrey?

—Veinte y ocho. Llegará V. ántes que se ponga el sol.

—Pues caminemos, poned buen tren. Yo pago doble.

El postillon iba á lanzar sus caballos, cuando un correo que venia á toda carrera le hizo señal de que aguardase, y presentándose á la portezuela del carruaje dijo ¿Quien es sir Jorge Averson.

—Yó.

—Ved una carta que os dirije M. üopkins.

Sir Jorge la abre y vé que no contenia mas que estas cortas palabra*.

„ Deteneos en Ferness, ó en otra parte, y disponeos para no llegar á Dumphrey sino de noche. Yo os aguardaré."

Hopkius era un agente electoral á quien sir Jorge habia encargado sus intereses. Este aviso hubiera producido inquietudes á candidatos vulgares, pero sir Jorge estaba dolado de una confianza cuya serenidad ninguna cosa podia turbar.

Este diablo de Hopkins, decia para sl, es hombre misterioso. Está disponiéndome indudablemente alguna sorpresa Sl, ya veo

lo que esto pueda ser: quiere que yo llegue de noche por que me ha preparado una iluminacion. Sea asl, aguardaré para hacer mi entrada triunfal en mi buen lugar de Dumphrey. Ocupado de esta idea que halagaba su amor propio, sir Jorge se resigna facilmente á pasar dos horas tn el pueblo de Jcrness. Al caer el dia, se puso en camino y su sorpresa fué grande cuando al aproximarse á Dumphrey advirtió que toda la poblacion estaba envuelta en las tinieblas mas profundas. Un hombre lo aguardaba en el camino: este era Hopkins.

—Descended de vuestro carruage, le dice el agentc electoral, y venid á pié conmigo. No seria prudencia hacer ruido.

—¿Porqué es esto? le pregunta sir Jorge que comenzaba á perder una parte de sus ilusiones.

—Es porque nuestros adversarios no duermen mas que con un solo ojo.

—¡Y bien! mi presencia sola ¿no debe confundirlos?

—Sin duda; pero en atencion á que es seguro vuestro triunfo, podrian vengarse, haciendoos un pesado recibimiento.

—Y mis amigos ¿no están para hacer que estos bellacos entren en razon?

—Vuestros amigos no lo serán sino cuando hayais contado con ellos.

—Yo tengo lo necesario para asegurarme de su adhesion. —¿Cuanto traeis?

Seis mil libras esterlinas á mas de las dos mil que ya os envié.

—Es bien poco, para la tasa en que estan los sufragios hoy. ¡La mercancia electoral sube de precio todos los dias! Me he dirigido ya á los whigs y á los torys; casi casi estan al mismo precio. Sin embargo, por la cantidad, me ha parecido que haria mejor mercancia de torys, y he hecho mis ofertas y mis demandas á este partido. Pero tendrémos, puede ser, mucha dificultad en salir de este paso con ocho mil libras.

—Con todo esto, por esta suma siempre se ha podido pouer un sitio al parlamento.

—En otros tiempos esto era nada; pero ¡la industria ha hecho tantos progresos! Si esta continúa, las voces concluirán por ser tan caras en las elecciones como en la ópera. Los electores se harán pagar como los tenores.

—Los düetanti pollticos se harán entónces bien raros. La Inglaterra no será bastante rica para gozar del gobierno constitucional. —Yo me lo temo. Pero de aqul allá tenemos bastante tiempo, y tomando bien nuestras medidas, comprando á bajo precio algunos votos de deshecho, podrémos aun llegar. Yo ya he hecho un buen empleo de las dos mil libras que me mandasteis; he dado arras á algunos centenares de electores que aguardan el libramiento completo de sus sufragios. La nota de este gasto monta á novecientas libras.

—Restan mil cien.

—Además, he alquilado la hospederia de las armas de Escocia, donde vuestros electores serán alojados, y donde se les dará de comer y de beber a vuestras espensas. Por esto me han pedido cien libras, á cuanta de trescientas del convenio.

—Novecientas y trescientas hacen mil y doscientas.

—Aguardad. lie alquilado en vuestro nombre la principal casa del lugar, y pagado integramente el precio del alquiler de tres meses á razon de cincuenta libras por mes.

—¿Tres meses decis? Es inútil; las elecciones no duran mas que quince dias. . —Es necesario tener todo previsto, podeis ser detenido por mas tiempo en Dumphrey.

—¿Cómo?

—Seguramente. ¿No podeis recibir en la lucha electoral alguna herida grave que os ponga en la imposibilidad de regresar inmediatamente á Lóndres.

—Verdaderamente no habia yo pensado en este peligro.

—Tranquilizaos. He hecho venir, y siempre á vuestras espensas, al mejor cirujano de Derby, un hombre admirable paralas amputaciones. Estará á vuestras órdenes por todo el tiempo de las elecciones.

—¡Estoes asegurarse mucho!

—No es todo. He hecho establecer en vuestra casa una botica completa, y ciento cincuenta camas, donde serán recibidos y asistidos los vuestros que salgan contusos. Se pondrá arriba de la puerta un rolulon con estas palabras: Hospital para los electores del honorable sir Jorge Aoerson. Esta es una atencion delicada que no puede dejar de producir un efecloexcelente.

—¡Por el contrariol Esta precaucion va á espantarlos.

—Todo es debido, ellos lo aguardan. Saben los riesgos que corren, y hay gentes honestas que lo recibirán por su dinero. Muchos de ellos han pasado ya por esta prueba, y llevan honrosas cicatrices. El pais es célebre por su calor

en este género de negocios. Tenemos en Duro prhey un gran númerode mancos, cojos y tuertos, reducidos á este estado por las elecciones. Ved por qué son tan caros los sufragios. Hay lugares en que el simple voto es mas barato, pero se estipula una indemnizacion á los beri dos y á la familia de los muertos: aqul muertos ó heridos nada tienen que reclamar, lo que no deja de ser una buena economia.... Recapitulemos: el alquiler, el cirujano, la botica, el hospital hacen quinientas libras, que unidas á las mil doscientas contadas ya, suman mil setecientas. A mas de esto, he depositado doscientas guineas en casa de un notario para el caso eventual que haya de repararse la casa que habitareis. —No he comprendido bien este articulo. —Nada hay mas claro. Inevitablemente los vidrios de vuestra casa serán rotos desde el primer dia, y no tendréis la simpleza de hacerlos reponer inmediatamente, y asl este será un solo gasto.

—¿Romperán tantos que llegue á doscientas guineas de vidrios?

—No; pero es cierto que el estrago no se limitará á esto. Romperán tambien las ventanas y las puertas. He dado fianza segun se acostumbra por estos pequeños deterioros; si acontece algo de mas importancia.... —¿Qué cosa?

—Si por ejemplo, como ha acontecido innumerables ocasiones, la casa es demolida, el propietario tiene su recurso contra vos: en esto no cabe duda, pero ha tenido la delicadeza de no exigir ninguna garantia para este caso excepcional: se contenta con su derecho y accion que los tribunales le dan contra vos, si no loejecutáis de buena gana. Es verdad que la cualidad de representante de la nacion os pone á cubierto por algun tiempo; pero tambien lo es que vuestro encargo no es eterno.

—Si mal no cuento, teneis que justificarme el empleo de cien libras.

—Ved mi memoria en la que encontraréis el detall, esta suma se ha gastado en pequeñas partidas....

—Veamos: por un sombrero forrado en cobre.... tres guineas, por una cota de maya veinte guineas.

—Sl, vuestro traje el dia que hableis sobre los hustings. La cota es muy flexible y se pone debajo del vestido. Esta os defenderá. Es necesario estar armado de punta en blanco en estas ocasiones. Son honderos hábiles, yprcbablemente no os escusarán algunas piedras lanzadas con mano segura. Estando bien equipado, estareis libre de contusiones, y los golpes no os impedirán proseguir vuestro discurso. Solamente tendréis que proteger vuestra cara, la costumbre desgraciadamente no permite llevar una máscara ó una visera. Pero encasquetándose bien el sombrero y metiendo bien la barba en vuestra corbata, no dejaréis mas que un pequeño blanco á vuestros tiradores. El mas grande peligro existirá cuando descendais del tablado; mas si vuestros adversarios se muestran muy animados contra vos, haremos venir un escuadron del regimiento de dragones que se halla en Derby. Sobre este particular ya he escrito al coronel. Con los dragones habrá indispensablemente una batalla; pero esto nada importa; puesto que no teneis que dar ninguna indemnizacion á los heridos y á los muertos. Ya no nos resta mas que un mal, y es, que la fuerza armada os costará bien trescientas libras, y entónces no os restan para los sufragios mas que seis mil. Si no teneis un número considerable de votos gratuitos, no saldrémos bien con nuestra empresa. Segun me parece, os he oido decir que lord Stamby apoyará'vuestra pretension. Esto será bastante. Lord Stamby dispone do cuatrocientos sesenta y ocho votos. Pero ¿cómo lo habeis decidido en vuestro favor? orgullo bajo sus banderas. Inicióse la campaña mas sorprendente del mundo en el paso del Niémen. Las sangrientas victorias de Witepsk, Smolensk y la Moskowa le abrieron las puertas de la ciudad Santa; pero Moscow incendiada, daba un funébre reflejo á las águilas vencedoras de Napoleon. Despues de algunos dias en que inutilmente esperó éste la paz de parle del Czar, y viendo que no podria subsistir con un numeroso ejército en un pais incendiado y arrasado y que so hallaba á 800 leguas do su capital, dispuso la retirada. La esplosion del Krémlin la anunció á los moscovitas y esa esplosion los volvió en sl. Napoleon y sus tenientes se retiraron; mas su retirada fué la de un leon. Los rusos astutos y con un patriotismo llamado por algunos bárbaro; pero acaso el mas calculado, se habian retirado sacrificando cuanto podian sacrificar para que un enemigo no hallase en un desesperado triunfo, ningun auxilio que pudiera alentarle para permanecer en el suelo de la patria: ahora que retrocede, de todas partes salen á corlarle la retirada, retirada que podria valerles mas celebridad que la que sus antepasados habian adquirido en Plulawa. Los cosacos del Don, Nieper y Volga salian á reunirse á los diversos ejércitos que seguian las huellas del emperador de los franceses. Esos hombres rudos, esos tártaros no se detendrán hasta llegar á Parisl La naturaleza misma en Rusia pareció afectada de patriotismo, pues poniéndose el termometro á 18. ° bajo cero, el invierno fué el mas fiel aliado que tuvieron los rusos. Se estremece el alma al considerar lo que los franceses tuvieron que sufrir, y se llena de admiracion á la idea, du que enmedio de privaciones de todo género, y luchando con los elementos, en donde quiera que hacian frente á un enemigo tenaz y vengativo, numeroso y salvaje, obligaban á la victoria á permanecer en sus banderas. Eugenio Beauharnais en Malojareslawetz y Ney cubriendo la retirada se inmortalizaron de nuevo, y Napoleon y su ejército al pasar el Berezina, con sorpresa y deshonra de los generales rusos Tchitchagof, Wittgenstein y Kutusof.

—Lady Stamby es la que me ha prometido la proteccion desumarido.

—¿Le habéis hecho la corte? Esto es ser hábil. Por otra parte, ¡es tan coqueta! ¡Qué lástima que ya tenga cincuenta añosl Es necesario, absolutamente necesario que vayais al castillo á recordar á Lady Stamby su promesa,

la que ella cumplirá si os conducis como conviene con ella. Un candidato debe ser ciego é intrépido.

—¡Cómo! ¿vois ereis?

—Cerrad los ojos, sed bravo, y nada os detenga, con tal que venzáis. Mis deseos os seguirán y arrancaré para vos sufragios, miéntras que vencéis allá abajo.... A propósito, ¿habeis traido vuestras armas?

—En mi carruaje tengo pistolas de viaje.

—El mayor Hogarthy, uno do mis amigos, os presentará sus espadas y pistolas de combate: tambien se ha puesto garbosamente á nuestra disposicion para serviros de segundo con migo en todos los duelos que tendréis.

—¿Todos los duelos decis?

—Siete ü ocho solamente, es indispensable. Muchos de vuestros adversarios pollticos se han hecho inscribir en vuestra casa. Este es un medio de deshacerse de un competidor; pero nosotros los harémos entrar en razon. Vos habeis hecho ya vuestras pruebas, ya, ya lo sé, y tambien quo vos sois un campeon fuerte y temible.

—Sl, mi querido Hopkins, y todo lo que me habeis dicho ha sido bastante para inspirarme una buena resolucion. Enviad á buscar los caballos.

—Vuestro carruaje está listo.

—Entónces yo parto, adios. >

—¿Para el castillo de lord Stamby?

—Para Douvres, y de alll para Parls, donde aguardaré con las seis mil libras que me restan la herencia de mi lio.

(Traducido para el Liceo por i. p. T.)

[merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

Napoleon llegó a Molodeczno para dirigirse á Wilna y tomó sus disposiciones despues do haber diclado su tremendo vigésimo noveno boletin de partir para Francia, dejando el mando á su cuñado Murat rey de Nápoles, que no supo corresponder á sus esperanzas y el ejército se desconcertó, en lo que influyó tambien el eesesivo frio por haber bajado de nuevo el termometro hasta 27 grados bajo cero y

las escandalosas deserciones del principe de Schwartzembergy del general York. Atanto desastre el principe Eugenio supo hacer freDle con un esfuerzo y heroicidad que le aumentaron la bien adquirida fama que disfrutaba en todo el ejército.

El 18 dé diciembre, Napoleon llegó en la noche de incógnito á Paris, creyéndosele todavia en Wilna, en términos de que se le rehusaba abrir las puertas de su palacio de las Tullerias. Cuando se supo que estaba en él recibiendo las felicitaciones y protestas de adhesion de todos los cuerpos del imperio y que se habia salvado de los hielos de Kusia, quedó absorta la Europa.

Llegó el año de 1813 y en el tuvo Napoleon que prepararse á nuevos combates contra toda la Europa coligada é instigada por el oro de la Inglaterra ó mas bien por el esplritu dominante y constantemente impulsado hasta cerca de la tumba por Pitt, el ministro mas desintegrado de su pais, y el enemigo mas infatigatigable de la Francia en cuantas épocas la historia pueda señalar la rivalidad de esosdos pueblos. Mayor influencia tuvieron para exjtar en Alemania el odio ciego al estrangerolas voces sonoras y consoladoras de libertad y patria, que los monarcas modulaban para entusiarmar á los pueblos y llamarlos al combate, aunque despues nada les cumplieron de sus ofrecimientos. La juventud ocurrió frenética á ese llamado, y hasta los estudiantes de las universidades se colocaron en masa en los regimientos. Las asociaciones de Tungend-Bundúcsarroyaron todo su poder y prestigio, organizando y fomentando los enemigos de Napoleon.

Este creó* en el momento un nuevo ejército de conscriptos que con los restos del que Un habilmente habla podido conservar Eugenio, se puso frente afrente de sus enemigos. El número de estos se aumentaba de dia en dia y el jacobino sargento Bernadotteque por la proteccion de Napoleon llegó á ocupar el trono en que se habia sentado Gustavo Adolfo y que obtiene hasta el dia, tomó parte contra su bienhechor y sus antiguos compañeros de armas. Semejante defecion era preludio de otras no menos vergonzosas. Por otra parte la diplomacia enropea se adornaba con el ropage de la hipocresia y de la perfidia mas degradante.

Abrióse la campaña bajo auspicios favorables para las armas francesas; pero en los encuentros sucesivos que tuvo Napaleon perdió á sus antiguos y leales mariscales Bessieres y Duroc, dejándole un huecoen su corazon.

« AnteriorContinuar »