Imágenes de páginas
PDF
EPUB

»ofyciales, sescrebió a Su Alteza por todos xunta»mente, besando los pies e manos a Su Mages»tad, por la merced que a esta dicha Ysla a fecho.

»Lo otro, porque abiendo comenzado a usar » de la merced que Su Magestad tiene fecha a esta » Ysla, e estando ya en posesión della, e abiendo »cobrado el Diezmo del oro que se a fundido en »la Cibdad de Santo Domingo, e en esta fundy»cion, ynovando agora otra cosa, seria grande > escándalo en toda esta Ysla, porque solo que »se a sabido que nos, a seydo rrequerido por par»te del dicho Señor Almirante, que se torne a »cobrar el Quinto e abiendo ayuntamientos, fa»blas entre los vezinos e moradores, entre las »otras personas que al presente en esta dicha »Cibdad estan, dysciendo que antes perderán sus » personas e' faziendas, que consentir quen nin»guna cosa se vaya contra la dicha merced; por »do claro paresce, que si se obiese de fazer lo »que nos a seydo rrequerido, se rrecreceria mu»cho desasosiego en toda la Ysla, e Su Magestad >>seria muy deservido. »Lo otro, porque nosotros abiendo de no

ympedirle que Su Magestad tiene »concedido a esta Ysla, en erixarnos un multato »yendo contra su Real mandado, mayormente »viendo como claro vemos, ser muy xusta la »dicha merced, e Su Magestad por fazer bien »e merced como la fizo, obo por bien de conce

>ser

»der la dicha merced para rremedio e reposo des»ta Ysla, que ya se yba despoblando; con la qual »merced vernán muchas gentes que la poblarán >e darán mas rrenta a Su Magestad que lo que »se puede poder, en ser quanto e Diezmo lo que »se cobra del oro; e estando asi poblada como »en la verdad placiendo a Dios, será e estará »más sigura, porque gentes de otra nacion, no »se pueden contrariar, e en todo se acrescentará »mas el Señorio e Renta de Su Magestad.

»Lo otro, porquestas Yslas e Tierra Firme e partes del Mar Occéano, son del Emperador Rey »e Reyna Nuestros Señores, e de su Patrymonio »Real; e las mercedes e provysiones que Su Ma»gestad diesen, se an de complir e no yr contra »ellas, sino fazer en todo lo que por Sus Ma»gestades fuese mandado e concedido, sin em»bargo de otras cosas ni razones que se digan, »ympidian, pues, contra los mandamientos reales, »ninguno puede ni debe yr; e no fasze al caso »descir que la dicha provysion e merced, es des»pachada por los Señores Gobernadores, dysciendo »que no la pudieron ni debieron fazer, pues será »claro lo pudieron fazer; e demas desto, ay carta »del Emperador Nuestro Señor, por la qual man»da que todo lo que sus Gobernadores embiasen »a mandar, se faga e cumpla como si su Real »persona lo mandase; e esta merced e otras mu»chas, es xusto que Su Magestad faga, por acres

»e

»centar sus Reynos e Señoríos; e por fazer bien »de merced a sus súbditos e vasallos, quen estas »partes rresiden, e a los que daquí adelante vy»nieren a pohlar. »Solo qualquier dicho es, e por otras cabsas

rrazones xustas que por evitar prolegidad, »dexamos de descir, descimos que lo a nosotros »rrequerido, no á lugar, ni se debe complir cosa >alguna dello; e esto damos por nuestra rres»puesta al dicho rrequerymiento, no consyntiendo »en las protestaciones en él. contenidas, mas an»tes, las contradyciendo; e pedimos e rrequerimos »a vos, el dicho Escribano, que así de lo a nos »requerido, como desta dicha rrespuesta, al pie »nos deis testymonio signado, para lo presentar >donde convenga, e para guarda e conservacion »de nuestros derechos; e si por el dicho Martín »de Vergara algun pedimento o testymonio fuese » pedido, no se lo deis sin esta nuestra rrespuesta; »todo inserto en una escriptura, e no lo uno sin »lo otro. E así lo pedimos, e a los Señores rro»gamos que dello sean testigos.»

E así presentado el dicho escripto en la manera que dicho es, luego el dicho Martin de Vergara lo pidió así por testymonio.

E luego los dichos Señores Thesorero e Contador, así mesmo digeron: que lo pedian e pydieron a mí, el dicho Escribano, por testymonio. —Testigos: Francisco Ponce de Leon e Pedro de Atienza e Joan de Alburquerque e Joan Fernandez, Rexidores, vezinos desta dicha Cibdad de La Concepcion.-E yo Joan Dampíes, Escribano público e del Consexo de la dicha Cibdad, lo fize escrebir e fize aquí este mio signo, a tal, en testymonio de verdad.—Joan Dampíes.-Escribano público.

Dicha escriptura e testymonio oreginal, fué sacado en presencia del Escribano .e testigos de yuso escripto, en la Cibdad de Santo Domingo, à veynte e quatro dias del mes de Mayo, Año del Señor de mill e quynientos e veynte e dos años.—Testigos que fueron presentes a lo sacar é corregir. Eyo Gonzalo de Castilla, Escribano del Emperador e la Reyna su Madre Nuestros Señores e su Escribano público en la su Corte e en todos los sus Reynos é Señoríos, escrebí e corregi este dicho treslado, con el dicho testymonio oreginal, en presencia de los dichos testigos; e por ende, fize aquí este mio signo, a tal, en testymonio de verdad.-Gonzalo de Castilla.Escribano de Su Magestad.—Hay un signo y firma.

Carta a Su Magestad, de Don Garcia Man

rique, Conde de Osorno.

SEVILLA.-MARZO 6 DE 1523 (1).

S. C. G. M.

D

os cédulas de Vuestra Magestad, rrescebi de veynte e siete de Hebrero; por la una,

me manda Vuestra Magestad, que me concierte con Estéban Centurion e Adan de Bilbao, en el precio de veynte e cinco mill hanegas de trigo, e cuatro o cinco mill de cebada; e luego fable en ello, e ellos no quysieron vendellas, porque vieron que yo no les abia de dar lo que querian; que yo no me alargara de tres reales e medio por la hanega de trigo e a real e medio por la cebada, e este precio fuera por el más escogido trigo quellos tienen, que otro ay que de balde no lo tomara; e aunque aquí vale algo más, yo les abia de fazer rrecybir en cuenta

(1) Archivo de Indias.-Est. 143.-Cap. 3.•

TOMO XL

10

« AnteriorContinuar »