Imágenes de páginas
PDF
EPUB

manyfiesta de la Santa y recta concyencia de Vuestra Señoría Reverendysima, que no fué sabedor de las pasiones quen esta Ysla teniamos, porque si desta fuera sabedor, ciertos somos que su venida se escusara y que la persona a quien tal cargo se mandara encomendar, fuera tal, que con buena e sana yntincion ,, entendiera en servir a Su Magestad, y no en fazer otros daños y oprobios; y porque a Vuestra Señoría Reverendysima no es razon que la persona deste, y la yntincion tan dañada que trae y los ynconvenientes que ansí para la Facienda de Su Magestad e magnyfestacion de la lympieza de nuestros cargos se sigue y se encubre, que sea sabedor dello Vuestra Señoría Reverendysima, porque proveyendo en todo segun Dios y Justycia, se descargue la Muy Real y Santa concyencia de Su Magestad y de Vuestra Señoría Reverendysima.

Este Francisco Velazquez tuvo en esta Ysla un hermano que fué en ella Justycia mayor, que se llama el Lycenciado Sancho Velazquez, el qual en tiempo de su cargo, fizo tantos agravios e ynjusticias e oprobios con la mano della, que no solo en la resydencia que se le tomó fué condenado en mucha suma de sentencias, quatro tantos; pero al fin fué dado por mal Juez y remytido á Su Magestad, que mandase facer dél Justycia; y proveyendo Dios maravillosamente su castigo, fué preso por la Santa Ynquisicion, y murió en ella antes que diese descargo de sus obras. Yo tube con él dyferencias y pleitos en mas suma de cinco mill pesos doro de daños que me fizó e ynjusticias, los quales por su muerte no se pudieron despachar; agora yo tengo con este mismo Francisco Velazquez aquellos mismos, como heredero del dicho su hermano. Verá Vuestra Señoría Reverendysima como se puede compadecer por ley divina ni humana que persona con quien yo tengo tantos pleitos y dyferencias en tanta suma y que tanto odio y enemistad me tiene por las dyferencias pasadas de su hermano, que Vuestra Señoria Reverendysima mande que me tome la cuenta de mi cargo, ni aun que vyniese con este á esta Ysla, pues está claro que venia a vengar ynjurias con la mano del; у lo

que peor es, que con la Fácienda de Su Magestad, venga a pleitear contra ella misma, y a fatigar los que hemos gastado la vida en servir; y que en el fin todo venga a lo padecer la Facienda de Su Magestad, porque como su yntencion sea encaminada a mal, ase de desear que hierre, y herrando no se puede dexar de perder, ó de necesidad á de mandar Su Magestad a Vuestra Señoría Reverendysima, que venga otro á enmendar lo que herrase; todo lo qual se pudiera escusar, pues ya estaba acá persona para el tomar de las dichas cuentas. Yo e suplicado de sus provysiones fasta fazer de lo que e fecho relacion á Vuestra Reverendysima Señoría, y suplico no consienta que sea él el premio

[ocr errors]

de mis servycios, y mi enemigo me fatigue con el favor y Facyenda de Su Magestad y en todo mande proveer como convenga a su Santa y muy Real concyencia y la de Vuestra Señoría Reverendysima, la qual le encargo; cuya vida y Estado Nuestro Señor guarde e prospere con tanto acrecentamiento de cuanto por Vuestra Reverendysima Señoría es deseado. Desta Ysla de San Juan a ocho de Marzo de mill quynientos veinte y un años.-Besa las muy magnyficas manos de Vuestra Señoría Reverendysima.—Antonio Sedeño.-Está firmado.

Ynformacion de servycios de Ginés de Carrion,

uno de los que acompañaron al Adelantado Diego Velazquez.

SANTIAGO.-JULIO 9 DE 1521 (1).

E

N la Cibdad de Santiago, Puerto de la Ysla
Fernandina de las Yndias del Mar Occéano,

nueve dias del mes de Julio, Año del Nas: cymiento de Ņuestro Salvador Jesucristo, de mill e quynientos e veinte e un años, antel muy virtuoso Señor, Pedro de Miranda, Alcalde ordinario en esta Cibdad por Sus Magestades, e en presencia de mi, Martin de Solís, Escribano de Su Magestad, e Escribano público del Consejo desta dicha Cibdad, paresció presente Ginés de Carrion, Maestre, e presentó un escripto de pedimento, el tenor del cual es este que se sigue:

(1) Archivo de Indias.-Est. 53.-Caj. 1.o

Muy Virtuoso Señor.

«Ginés de Carrion, Maestre: parezco ante Vuestra Merced e digo: que puede aber un año poco más menos tiempo, en esta Cibdad de Santiago, e mi navío en el Puerto della, que abia nombre Santa María del Antigua, para me yr a los Reynos de Castilla, a ruegos de muchas personas, e por mandamiento de Bernardino Vela, ques Tyniente, que a la sazon era en esta Ysla Fernandina, yo fleté al dicho navio para yr a las yslas e tierras nuevamente descobiertas; e despues de lo qual, yendo en el dicho viaje, no quise salir desta Ysla, sin lycencia e mandado del Adelantado Diego Velazquez, para la qual impetrar e alcanzar fuí a la Villa de la Trynidad, dondel dicho Adelantado sestaba, el qual me dió para ello lycencia, e obo por bien que fuese en el dicho viaxe, por el servycio que a Dios e a Su Magestad se faría en pro-, veer a los crystianos que en las dichas Yslas estaban, de lo nescesario; e porque yo me temo e recelo que los Ofyciales de la Casa de la Contratacion, por me fatigar e molestar, no me pongan culpa, dysciendo que fuí desta Ysla sin lycencia, e sobre me molestar con penas e achaques, a Vuestra

« AnteriorContinuar »