Memorias del general O'Leary, publ. por S.B. O'Leary

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 15 - la gloria americana, y la obra del General Sucre. La disposición de ella ha sido perfecta, y su ejecución divina. Maniobras hábiles y prontas desbarataron en una hora á los vencedores de catorce años, y á un enemigo perfectamente constituido y hábilmente mandado. Ayacucho es la desesperación de nuestros enemigos.
Página 600 - su constancia y con su sangre la independencia del Perú y la paz de América. Los diez mil soldados españoles que vencieron catorce años en esta República, están ya humillados á vuestros pies. Colombianos*. Del Orinoco al Desaguadero habéis marchado en triunfo; dos
Página 600 - os deben su existencia; vuestras armas las ha destinado la victoria para garantir la libertad del Nuevo Mundo. Peruanos ! Sois los escogidos de vuestra patria. Vuestros hijos, las más remotas generaciones del Perú, recordarán vuestros nombres con gratitud y orgullo. Cuartel general
Página 571 - más disciplina, no más tropas, no más defensores de la patria. A la gloria del Ejército Libertador va á suceder el brigandaje y la disolución. Por supuesto que dentro de poco la división de Colombia en Bolivia cubrirá de oprobio á nuestras armas y á nuestra patria; los papeles ministeriales aplauden la
Página 6 - El mismo Ministro de Relaciones Interiores queda encargado de la ejecución de este Decreto. Dado, firmado de mi mano y sellado con el Sello Nacional, en el Palacio Federal, en Caracas
Página 216 - fácil, pero la organización del país está tan embrollada que estoy ya preparado á recibir mucho látigo de los escritores de Buenos Aires, y dispuesto á perder la gratitud que podia esperar del Perú por mis servicios. Confieso que marcho al otro lado del Desaguadero con la repugnancia que iría al suplicio : U. verá cuántos disgustos voy
Página 168 - resultado final de la empresa, como se halla U. á su gloria. Contemple U. por tanto cuan amarga es mi resolución, que la encuentro tan precisa como dura. Después de tan franca exposición, creo, señor, que U. no consentirá mi humillación ante todo el ejército: U. no querrá que un soldado honrado se
Página 167 - al usar este lenguaje no se me acusará de orgulloso ni de aspirador. Habiendo rehusado de todo mi corazón el primer rango del Perú que obtuve una vez por la representación nacional, parece que poseo un derecho á exigir de mis compatriotas que me crean con sólo el deseo de un poco
Página 335 - pobres, unos piensan que mi intención es hacerme llevar al cielo por los huérfanos, y otros que conspiro á desmoralizarlos para que me acompañen al infierno. Sólo U. sabe, porque lo vé como yo, que para hacer repúblicas, es menester gente nueva ; y que de la que se llama decente lo mas que se puede conseguir es el que no ofenda.
Página 10 - oriental, el joven Sucre les acompañó á una empresa la más atrevida y temeraria. Apenas un puñado de valientes, que no pasaban, de ciento, intentaron y lograron la libertad de tres provincias. Sucre siempre se distinguía por su infatigable actividad, por su inteligencia y por su valor. En los célebres

Información bibliográfica