Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small]

ABOGADO DE LOS TRIBUNALES DEL REINO Y JEFE DE NEGOCIADO EN EL MINISTERIO DE ULTRAMAR,

[merged small][ocr errors]

D. ANTONIO FERNANDEZ CHOROT, D. EDUARDO Y D. ARTURO PIERA Y D. MANUEL GONZALEZ JUNGUITU.

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][subsumed][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

Esta obra es propiedad del autor, quien perseguirá ante la ley al que lą reimprima. Todos los ejemplares llevarán su firma, teniéndose por contrahechos los que carecieren de este requisito.

[ocr errors]
[blocks in formation]

la clase mas inferior por los Intendentes de los GENERAL

puertos de su embarque.

3.° Que en el tiempo trascurrido desde el dia 1840.-- Agosto 3.R. 0. comunicando á Ultramar en que cumplan la condena hasta el de la salida

la de 22 de Junio anterior dictando reglas para la para su destino, se mantengan de su trabajo, manutencion y conduccion de los confinados cum como corresponde. plidos de la clase de pobres procedentes de Ul Y 4.° Que si se debiesen trasladar desde el tramar.

presidio de su residencia á otro punto para em

barcarse, se les socorra en los términos que á los Excmo. Sr. : El Sr. Ministro de Hacienda, con presidiarios de la Península cuando se les licencia fecha 22 de Junio próximo pasado, me dijo de para regresar a sus casas.» Real órden lo que sigue:

De R. O., etc.-Barcelona 3 de Agosto de 1810. «He dado cuenta á S. M. la Reina Gobernadora -Sres. Ministro de la Gobernacion de la Peninde lo que V. E. se sirvió manifestar á este Minis- sula y Gobernadores Capitanes Generales de terio de su Real órden en 11 de Mayo de 1838 y | Ultramar. 19 de Abril de este año, con objeto de que se fijasen reglas generales para la manutencion y con 1811.- Agosto 27.R. 0. disponiendo que las autoduccion de los confinados cumplidos de la clase ridades y tribunales de Ultramar eviten cuanto de pobres, procedentes de las posesiones ultra puedan el sentenciar á confinamientos á la Pemarinas; y S. M., con presencia de lo informado ninsula. por la comision consultiva de este Ministerio, se ha servido resolver:

· Excmo. Sr. : Habiendo recurrido al Regente 1.° Que los gastos que causen los presidiarios del Reino un individuo de color residente en esta cumplidos procedentes de aquellos dominios y córte llamado Margarito Blanco, en solicitud de absolutamente pobres en su regreso á los puntos que se le permita regresar a la Habana, de donde de donde vinieron á la Península, se paguen por ha sido espulsado, resulta segun oficio del Minislas Reales cajas de los mismos dominios, sin per- terio de la Guerra, que procede de los batallones juicio de que reintegren su importe en el caso de de color de la isla de Cuba, que fué complicado en mejorar de fortuna.

una causa sobre reuniones clandestinas de la gen2.° Que para el objeto se les facilite pasage de l te de su clase, que fué sentenciado con otros varios por aquella comision militar á estrañamiento perpétuo en la Península, y que el testimonio de | 1856.—Diciembre 5.—R. 0. haciendo estensivo a las esta sentencia se halla pendiente de consulta del provincias de Ultramar el Real decreto de 14 de Supremo Tribunal de Guerra y Marina; mas como de Diciembre de 1855 en la parte relativa á estaen el interin que se decide definitivamente la dos de penados, cuando haya reos sentenciados suerte de este infeliz, se halla en el mayor des por la Real Audiencia que se hallen cumpliendo amparo, en un país enteramente desconocido para sus condenas en la Peninsula. él, lleno de miseria, y aun con la desgracia de que su mismo color puede tal vez servirle de

Excmo. Sr. : Enterada la Reina (Q. D. G.) de la obstáculo para proporcionarse el necesario sus

consulta elevada por esa Real Audiencia Pretorial tento, tan aflictivo estado ha llamado la atencion

en 14 de Julio último, sobre si era aplicable á los de S. A.; y advirtiendo que una situacion seme

reos sentenciados por los tribunales de Ultramar, jante es la mas á propósito para hacer de un hom

que cumpliesen sus condenas en los establecibre regular un criminal desesperado, obligándole

mientos de la Península, el Real decreto de 14 de á buscar en el mismo crímen los medios de su

Diciembre de 1855, y pidiendo se hiciese estensiva existencia; teniendo tambien presente que de

á esa isla en todas sus partes esta disposicion; otro espediente que obra en este Ministerio, re

S. M., de conformidad con la Sala de Indias del sulta asimismo que habiendo llegado a la Coruña

Tribunal Supremo de Justicia, se ha servido disentre los espulsados de la propia isla en el año de

poner: 1836 cinco individuos, que constituidos en igual

1.° Se comunique á V. E. dicho Real decrecto abandono y miseria tuvieron que reclamar de

para su conocimiento y efectos consiguientes en las autoridades de aquella ciudad el triste recurso

lo relativo á estados de penados (1), cuando haya de que los redujesen á prision en la cárcel públi

reos sentenciados por esa Real Audiencia Pretoca; y considerando por último que conviene to- |

rial, que se hallen cumpliendo sus condenas en mar en el asunto una resolucion que, á la par de los establecimientos de la Península. justa, sea cual reclama la humanidad y aun la po Y 2.0. . . . . . . . . . . . . . . lítica, mediante que tales estrañamientos son ar De R. O., etc.—Madrid 5 de Diciembre de 1856. riesgados cuando recaen en gentes desvalidas por -Sr. Gobernador Presidente de la Real Audiencia que los ponen en el precipicio del crímen, y son | Pretorial de la Habana. ineficaces en personas acomodadas que viven este Se comunicó con igual objeto a los de las Chantiempo en el ocio y en las comodidades: ha tenido | cillerías de Manila y Puerto-Rico. á bien S. A. resolver, que así como está dispuesto por diferentes órdenes que los tribunales de la

CUBA., Península escusen cuanto puedan las condenas de criminales á Ultramar, por el mal efecto que allí | 1834.- Marzo 28.—R.O. sobre trasporte de los reos causan, las autoridades y tribunales de aquellas

confinados fuera de la isla. provincias, escusen igualmente sentenciar á confinamientos ó estrañamientos á la Península, prefi Excmo. Sr. : Enterada S. M. la Reina Gobernariendo las condenas por mas o menos tiempo, se- dora de lo espuesto por V. E. en carta número gun las causas, á los presidios correccionales ó pe 4.759 acerca del pago del trasporte de los reos nitenciarios: sin que esta disposicion altere la fa

confinados fuera de esa isla, se ha dignado resolcultad que las leyes de Indias conceden á los Go

ver, conformándose con el parecer del Consejo de bernadores Capitanes Generales para la espulsion de individuos perjudiciales al sosiego del país, con tal que se haga un uso discreto de ella, y en los (1) La parte del Real decreto citado que se manda aplicar, términos que las mismas leyes prescriben.»

es la siguiente:

Art. 6. Avisarán el recibo de los reos y de los testimoDe R. O., etc.-Madrid 27 de Agosto de 1841.

pios de sus condenas los Gobernadores de provincia, y tambien Sr. Ministro de Gracia y Justicia.

los jefes inmediatos de los establecimientos, á los ocho dias de Se trasladó á los Gobernadores Capitanes Ge su ingreso en los mismos, y sus comunicaciones se unirán y hanerales de Cuba, Puerto-Rico y Filipinas.

rán constar en los autos.

Art 18. En todo el mes de Enero de cada año, los jefos inmediatos de los presidios formarán para cada Audiencia que tenga en ellos reos penados por la misma, un estado que comprenda · no solo los existentes, sino los que hayan sido dados de baja en el año anterior, espresando respecto de cada uno de ellos su filiacion, naturaleza y vecindad, delito que ha cometido, tribunal que le ha juzgado, pena impuesta , dia en que empezó á cumplirla y vicisitudes notables.

Indias, que se apruebe lo acordado por V. E. en 1 4.0 Y finalmente, que, conforme á esta clasifiunion con ese Capitan General, para que del Real cacion, los sentenciados por dos años han de sufrir Erario se suplan estos gastos, bajo la oportuna su pena dentro de la isla en depósito correccional; condicion del reintegro, que deberá hacerse de los y que, en cuanto a los condenados desde dos hasta primeros fondos que haya de los destinados á cu ocho años, con vendrá se ocupe V. E. con su acrebrir aquella obligacion para no gravar la Real Ha ditado celo, en el establecimiento de un presidio cienda (1).

insular donde lo crea mas á propósito bajo todos De R. O., etc.-Madrid 28 de Marzo de 1834. aspectos, a fin de escusar en la parte posible el Sr. Intendente de la Habana.

gasto de trasportar á la Península los rematados

isleños en general, si en ello no advierte V. E. per1837.-Marzo 7.-R. 0. disponiendo se evite el en- | juicios ó inconvenientes tales, que le muevan á vio de los confinados á los presidios de la Penin suspender la ejecucion y consultar los motivos en sula cuando la condena sea por corto tiempo, y que se funde.» que los destinados al de Ceuta vengan al puerto y deseando S. M. que se eviten gastos y otros de Cádiz.

inconvenientes que ya se tuvieron en considera

cion al tiempo de comunicar la espresada Real órExcmo. Sr. : En 14 de Junio del año próximo den, me manda recordar á V. E., como lo ejecuto, pasado se comunicó á V. E. por el Ministerio de

su cumplimiento en la parte posible. Dios, etc.la Gobernacion del Reino, la Real órden que sigue: Madrid 7 de Marzo de 1837.-Sr. Gobernador CaExcmo. Sr. : He dado cuenta á S. M. la Reina

pitan General de la isla de Cuba. Gobernadora de una exposicion del Capitan General de Galicia, haciendo presentes los perjuicios

1837.-Marzo. 18.-R. 0. dictando reglas sobre la que resultan de venir los presidiarios de la isla de

imposicion de sentencias á los rematados miliCuba á la Coruña, ya por el mal ejemplo que ofre

tares. cen a los confinados de aquella plaza, sentenciados por delitos leves, y mas aun por el escesivo

Excmo. Sr. : El Sr. Secretario del despacho de gasto que ocasiona su segundo trasporte á Cádiz ó

la Gobernacion de la Península con fecha de 9 del Málaga en fletes de buques y gratificaciones de es

corriente me dice lo que sigue : coltas, que es preciso proporcionar, agregándose

«Enterada S. M. la Reina Gobernadora de una tambien las dificultades que para esto último se

exposicion del Director general de Presidios soesperimentan. Enterada S. M. y conformándose

bre la práctica que se observa respecto a los recon lo propuesto por el Director general de Presi

matados militares procedentes de la isla de Cuba, dios en 5 de Mayo próximo pasado, con presencia

contraria á la ordenanza de presidios, en cuanto á de lo informado por los Gobernadores civiles de la

no determinarse en sus condenas el tiempo cierto Coruña y Cádiz, se ha servido resolver S. M.: 1.° Que se remitan á la última ciudad los de

por que vienen sentenciados y espedirse sus li

cencias por aquel Capitan General; y á fin de conlincuentes que sean condenados en esa isla á la

ciliar lo que previene dicha ordenanza, con las pena de presidio en Ceuta y los que fueren para

razones de equidad en que se funda la citada los presidios menores á Málaga, sin que en nin

prática, de hecho vigente, se ha servido resolgun caso se dirijan á la Coruña. 2.° Que avise V. E. á los Gobernadores civiles

ver S. M.: de Cádiz o Málaga respectivamente, la remesa de

1.° Que en los Consejos de guerra de militares los rematados á Ceuta y presidios menores, con la

de la Isla de Cuba, á quienes con arreglo á su Oranticipacion de uno ó dos Correos marítimos,

denanza se haya de imponer la pena de que esacompañando noticia de su número, á fin de que

tingan en presidio de la Península ó de Africa el

tiempo que les falte para cumplir su empeño, se puedan tener preparado lo conveniente para su

gradúe lo que por el orden regular del licenciacustodia segura, interin son trasladados á sus des

miento de los militares cumplidos, deberia pertipos. 3.° Que tenga V. E. presente la clasificacion de

manecer el reo en las filas despues de aquel pla

zo, y en su vista se imponiga al delincuente la presidiarios y presidios que establece la ordenan

sentencia de un tiempo de presidio cierto y deza del ramo en sus primeros artículos, y en su

terminado, dándose de baja absoluta en su cuerconsecuencia no remita á Cádiz ó Málaga ningun confinado, cuya pena no sea superior a la de ocho

po, y pasándose testimonio de su condena al jefe años, con retencion o sin ella.

de su nuevo destino, con arreglo al art. 289 de la

Ordenanza de presidios. (1) Concuerda con la Circular de 3 de Agosto de 1840 que

2.° Que respecto de los rematados que ya exisprecede, pag. 5.

| tan en los presidios de la Península o de Africa,

« AnteriorContinuar »