Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ocupado tiempo a todos los que mediten sobre la suerte y sobre los intereses del Pueblo Americano. Las circunstancias de la guerra y el carácter indefinido que presentaban las secciones del Nuevo Mundo, han retardado aquel acontecimiento, hasta que V. E. puesto en actitud de influir sobre todos los que admiran su gloria, ha dado el primer paso para realizar el plan mas digno de un guerrero feliz.

Yo pienso como V. E., porque habiendo combatido por la misma causa y viéndola triunfar en todas partes, su estabili. dad es el último voto de mi corazon.

El Plenipotenciario de Colombia, ha recibido ya del Gobierno del Perú pruebas inequívocas de la unidad de nuestros sentimientos; y con tal garantía, es imposible que ellos dejen de prevalecer.

La libertad de la América y el nombre de V. E. me imponen el deber de emplear todo mi influjo en el mejor éxito de la mision del señor Mosquera, hasta ver reunido en un solo punto el poder moral de que podemos disponer, para concluir la guerra de la revolucion y fijar nuestros destinos.

Quiera V. E. permitirme le renueve las protestas de la profunda consideracion con que tengo la honra de ser de V. E. su obediente servidor.

JOSÉ DE SAN MARTIN.

Lima, Mayo 22 de 1822.

Al Libertador de Colombia.

Excmo. Señor: Entre los grandes resultados que ha producido la campaña del Ejército Libertador, uno de los mas importantes ha sido poner en contacto á los pueblos de la República de Colombia con los del Perú, que a pesar de todos los vínculos que los unían, estaban separados contra el impulso de sus sentimientos, que nunca han podido dejar de ser los mismos, donde quiera que la España ha hecho sentir el peso de su cetro,

El día que recibí la comunicacion de V. E. que me entregó el Ministro Plenipotenciario de Colombia, al tiempo de ser presentado por el de Relaciones Exteriores, ví ya nuestros destinos exaltados al último grado de prosperidad por medio de la union sincera que existirá entre ambos Estados, mientras

á su

dure en ellos la memoria de los actuales acontecimientos. La idea de un porvenir feliz ha quedado asociada desde entonces al nombre de V. E: pensar en el Libertador de Colombia, no es mas que calcular las nuevas garantías que hoy tiene la independencia del Perú.

Yo espero á V. E. con toda la fuerza de mis sentimientos, las obligantes expresiones con que muestra su interés por la suerte de los pueblos que tengo la honra de dirigir; y nombre ofrezco á V. E. los votos de admiracion y respeto que inspira su fama.

Por lo demas, no dudo que las conferencias en que ha entrado el Ministro de Relaciones Exteriores, autorizado por mí, con el Plenipotenciario de Colombia, terminarán de un modo satisfactorio á ambos Gobiernos. El gran designio de V. E. será cumplido; porque de él pende la estabilidad de las formas que adopten las cinco secciones principales de América, y al fin ha pronunciado esa palabra misteriosa que llena de energia á todos los pueblos de la tierra y hará renunciar a la Espana las empresas de su impotente orgullo.

Ruego á V. E. se digne aceptar la muy alta consideracion con que me honro de ser de V. E. su obediente servidor.

EL MARQUÉS DE TORRE TAGLE.

MINISTERIO DE ESTADO
Y RELACIONES EXTERIORES.

Lima, Mayo 23 de 1822.

Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Co

lombia D. Pedro Gual.

Señor:

El Gobierno del Perú ha tenido la mayor satisfaccion al ver que el de Colombia ha prevenido sus deseos, mandando al Sr. Joaquin Mosquera, encargado de estrechar las relaciones de ambos Estados, y acelerar el momento de la federacion del continente para dar la paz al nuevo mundo, y ofrecer al antiguo un memorable ejemplo de cuanto es capaz de superar el deseo de una libertad práctica y estable. Cuando los estragos de la guerra empiezan á cesar por todas partes, es tiempo de consolidar la obra de tantos sacrificios. Hasta aquí ha sido la Amé. rica un gran campo de batalla : ella será en adelante el asilo de

la paz y el punto de reunion para todos los hombres francos y generosos.

Ruego á US. se persuada que su recomendacion a favor del señor Mosquera, unida a los intereses que tenemos en contemplacion, me imponen el alto deber de ofrecerle todo lo que tie. ne derecho a exigir de mí su mérito personal y el nombre de Colombia. Autorizado para concluir las negociaciones de que ha venido encargado, me atrevo á anunciar á US. que el primer tratado que se firme en la capital del Perú, hará epoca en la historia de nuestra regeneracion, y Colombia verá en él el fondo de nuestras miras y el término de los deseos que animan á mi Gobierno.

Acepte US. Jos profundos sentimientos con que tengo el honor de ser de US. su muy atento servidor.

BERNARDO MONTEAGUDO.

LEGACION DE COLOMBIA.

Lima, Mayo 28 de 1822. El que suscribe tiene el honor de exponer al I. H. S. Ministro Plenipotenciario del Perú cerca de la Legacion de Colombia : que el Gobierno de dicha República, animado del mas sincero deseo de poner cuanto antes un término á la presente guerra, ha creido que será de la mas grande importancia para el noble objeto de conseguir la paz y asegurar la independencia de la América antes española, estrechar los vínculos de las grandes secciones que la componen, por medio de un tratado o convencion de liga ofensiva y defensiva. Con este fin, y con el de establecer relaciones justas de amistad y conveniencia recíproca, que unan á la República de Colombia y al Estado del Perú, ha presentado el que suscribe treinta artículos en forma de proyecto de convencion ó tratado de union, liga ó confederacion, entre la República de Colombia y el Estado del Perú, al iniciar las conferencias preliminares en que ha manifestado extensamente el sentido y fines laudables de su contenido.

El que suscribe ha tenido la mayor satisfaccion en las conferencias del 9 y 15 del corriente, al oir al Señor Ministro Ple. nipotenciario del Perú asegurar: que por su parte habrá la mas buena disposicion para propender eficazmente á la felici

dad mútua de ambos Estados, bajo las bases propuestas, y con el mismo fin á que se dirigen sus actuales esfuerzos.

Las razones que apoyan la justicia ó la conveniencia de los artículos presentados por el que suscribe, se han discutido prolija y largamente. Tambien ha satisfecho al señor Ministro Plenipotenciario del Perú, con los fundamentos que ha creído oportunos y sólidos, á los reparos y dificultades que encontró para la sancion de algunos puntos.

Creyendo, pues, el que suscribe, que se hallan ya bastantemente discutidos los puntos sobre que debe arreglarse el tratado que ha de afianzar la amistad y la union de Colombia y el Perú, para su mútua utilidad, y promover la independencia de la América ántes española; y deseando que tomen un carácter oficial para el conocimiento de los dos Gobiernos mencionados, espera el que suscribe, que el señor Ministro Plenipotenciario del Perú le exponga, por escrito, los reparos que le ocurrran á algunos de los artículos presentados, y los que puedan ser adoptados conforme a su tenor y espíritu, para concluir esta negociacion con la prontitud, buena inteligencia y solemnidad que interesa á la felicidad recíproca de ambas Naciones.

El que suscribe tiene el honor de asegurar al I. H. S. Ministro Plenipotenciario del Perú su mas distinguida consideracion y aprecio.

JOAQUIN MOSQUERA. I. H. S. Ministro Plenipotenciario del Estado del Perú.

Lima, Junio 1.o de 1822.

El infrascrito tiene la honra de acusar recibo al señor Ministro Extraordinario y Plenipotenciario de Colombia, de la nota de 28 del pasado, en que refiriéndose a las conferencias de 9 y 15 del mismo, sobre los veinte artículos del proyecto presentado, expresa los deseos que le animan de realizar cuanto antes el tratado de amistad y alianza, que debe unir para siempre á ambos Gobiernos, conforme á las bases indicadas en aquel proyecto.

El que suscribe ha tenido la satisfaccion de manifestar, antes de ahora, los votos sinceros del Perú en favor de la República de Colombia y de la invariable union que desea exista entre ambos Estados, con el fin, mútuamente ventajoso, de terminar la guerra, é influir en la paz del continente.

En fuerza de estos principios ha acreditado el que suscribe, que el Gobierno del Perú está solemnemente decidido á abrazar el plan del artículo 14 y formar con Colombia y demas Estados independientes de América una alianza eminentemente nacional, concurriendo, por medio de sus representantes, al pun. to que se designe, para la augusta reunion de los que cada uno nombre. Consecuente á este principio, el Gobierno del Perú ha prevenido por un artículo expreso de las instrucciones dadas al Ministro Extraordinario cerca del de Chile que coadyuve enérgicamente a las miras de la República de Colombia en el sentido del artículo 14; y se halla tambien decidido á promover la misma idea en las provincias del Rio de la Plata, cuando sea oportuno.

Tal es la persuacion del Gobierno de S. E. el Supremo Delegado, de la necesidad que tiene la América de hablar á la Europa por un solo órgano, y de dar á su voz el carácter imponente que solo puede llevar cuando se presente con una sola volun. tad, y en la plenitud del poder que forma la union de todos sus recursos. Este pensamiento ha ocupado probablemente á todos los hombres públicos de América : pero la obra de llevarlo á cabo, era una empresa digna del Presidente de Colombia,

Los demas artículos del proyecto presentado no ofrecen dificultades que hagan necesaria una nueva explanacion de los nuevos principios que se han ventilado en las conferencias. El que suscribe tiene, sin embargo, el sentimiento de no hallarse en aptitud de mostrar igual conformidad de ideas con respecto á los artículos 10 y 11, que se refieren al reconocimiento de los límites del territorio que integra los Estados de Colombia y del Perú. Sin entrar en las cuestiones particulares, que naturalmente deben suscitarse sobre esto, el Ministro Plenipotenciario de Colombia permitirá observar al infrascrito que la posicion en que se halla el Gobierno de S. E. el Supremo Delegado, es muy diferente de la de aquella República, donde exis. te una Representacion Nacional, y donde el Poder Ejecutivo está ya autorizado para entrar en transacciones sobre todos los puntos que emanan de la Constitucion promulgada anteriormente. Mas, el Gobierno del Perú, sin embargo de la libera. lidad de principios que profesa, aun no ha podido tomar el carácter solemne, que solo puede recibir de los Representantes del pueblo juntos en Congreso: y, con menos razon, puede entrar en cuestiones que suponen la existencia de lal

ey

fundamental del país. Por tan óbvios motivos hasta aquí solo se ha atribuido el ejercicio del Poder Directivo, que emana de las circunstancias, que tiene por término la salvacion de la tierra, y la permanencia del órden.

« AnteriorContinuar »