Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Estos sólidos fundamentos, que mas por extenso tuvo la honra de exponer en las conferencias el que suscribe, lo inclinan á desear que dejando por ahora indefinida la cuestion de límites, hasta que llegue el tiempo, no muy distante, en que se promul. gue la ley fundamental del Perú, se ajuste el convenio pro. puesto sobre los demas puntos, mientras se reune el Congreso y se transigen los grandes intereses de ambas partes, con la mo. deracion y serenidad propias de dos pueblos que aman la paz y desean conservarla ; teniendo siempre á la razon por único árbitro de sus diferencias.

El infrascrito se aprovecha de esta oportunidad para repetir al Ministro Extraordinario de Colombia los sentimientos de su mas alta y distinguida consideracion.

BERNARDO MONTEAGUDO.

LEG ACTON DE COLOMBIA

Lima, Junio 7 de 1822. - 12.

El infrascrito ha visto con placer la nota del señor Ministro Plenipotenciario del Perú, de 1.o del corriente, en que manifiesta cuan penetrado está el Gobierno Supremo de este Estado, de la necesidad de que la América se presente al Mundo reunida, como lo hicieron las ciudades de la Grecia formando el célebre Consejo Anfictiónico. Las instrucciones que ha dado á su Ministro Extraordinario cerca del Estado de Chile, para que apoye eficazmente las miras de Colombia, reducidas á promover la reunion de los Estados independientes de América en un Congreso Continental del Nuevo Mundo, tendrán, sin duda, un grande influjo para la formacion de este cuerpo augusto, que debe producir tantos bienes.

La favorable disposicion para sancionar los pactos que de. ben unir para siempre á Colombia y al Perú, es tambien muy satisfactoria al que suscribe; porque es conforme á los votos del Gobierno de Colombia, por la armonía y felicidad recíproca de ambos Estados. ΕΙ

que suscribe, al paso que se halla muy satisfecho de la franca y apreciable conformidad del Señor Ministro Plenipotenciario del Perú, para convenir en los puntos indicados, con excepcion de los artículos 10 y 11, reducidos á demarcar los límites de ambos Estados, espera se le permita expresar que le es muy sensible que la justa demarcacion propuesta no haya

merecido igual aprobacion. El que suscribe cree que en nada ofende á las atribuciones legislativas del pueblo peruano el reconocimiento de los límites de Colombia : tanto menos cuan. to son los mismos que de hecho y de derecho han tenido ántes Venezuela y Nueva Granada, que hoy forman la República de Colombia.

El Congreso Constituyente de la misma, igualmente celoso de sus derechos que de los agenos, al determinar los límites que la separan de este Estado, no ha hecho otra cosa que sancionar, en su ley fundamental, la que le pertenecía por una po.. sesion inmemorial. Parece muy justo que por iguales principios se conduzca el pueblo peruano, reunido en su Asamblea Constituyente ; y que, como “la República de Colombia, no aspire á extender su territorio en menoscabo del que se ha reconocido por Nueva Granada al tiempo de la gloriosa insurreccion de América.

El que suscribe, animado del mas ferviente anhelo por la buena armonía de los dos Estados, y porque sus primeros pactos presenten la mas completa y solemne garantía de su intima union, espera que el Señor Ministro Plenipotenciario del Perú considere nuevamente el punto sobre la demarcacion de lí. mites, para sancionarlos segun están determinados en los artículos 10 y ir del proyecto presentado en 9 de Mayo.

Parece al que suscribe, que el reconocimiento de los límites propuestos, verificado por el actual Gobierno Supremo del Perú, no puede menos que merecer la aprobacion del Congreso Constituyente; porque lo dictan así las reglas eternas de la justicia.

El infrascrito tiene la honra de reiterar al Señor Ministro Plenipotenciario del Perú su mas distinguido aprecio, y sus respetos.

JOAQUIN MOSQUERA. 1. H. Señor Ministro Plenipotenciario del Estado del Perú, D.

Bernardo Monteagudo.

Lima, Junio 7 de 1822.

El

que suscribe tiene la honra de acusar recibo al señor Mi. nistro Plenipotenciario de Colombia, de la nota con que le ha favorecido en esta fecha, y se lisongea de la impresion favorable con que ha sido vista la del 1.o del corriente, que tuvo la sa.

tisfaccion de dirigir el infrascrito, manifestando, á nombre de su Gobierno, el sincero interés con que mira la suerte de Colombia, cuya amistad ha descado siempre como una doble garantía de la independencia de ambos.

El señor Ministro de Colombia insiste, sin embargo, en el reconocimiento de los límites que ha fijado la ley fundamental de aquel Estado, y cree, que semejante acto, en nada otendería á las atribuciones legislativas del pueblo peruano; tanto, mas, cuanto de hecho y de derecho, aquellos son los límites que ha tenido antes Venezuela y la Nueva Granada.

Siente el que suscribe deber observar, en contestacion, que el Gobierno del Perú, en las circunstancias en que se halla, abusaría del poder que le han confiado los pueblos con el momentáneo objeto de quedar libres de enemigos, para pensar despues en las bases de su organizacion, si estando tan próximo a reunirse el Congreso permanente, transfiere sobre puntos esencialmente constitucionales. El último argumento de esta verdad, es el hecho mismo en que parece funda sus pretensiones el señor Ministro de Colombia. Aquel Gobierno existía tiempo ha, y existía con poder: sin embargo, S. E. el Libertador se abstuvo de hacer la declaracion sobre límites, hasta que el Congreso Constituyente demarcó los que debía tener la Repú. blica.

No sería inoportuno que al que suscribe se le permita ci. tar el artículo 5.o de la ley fundamental de Colombia, en que despues de declarar que el territorio de la República será el comprendido entre los límites de la antigua Capitanía General de Venezuela y la de la Nueva Granada, concluye del modo que sigue: “pero la asignacion de sus términos precisos, que. da reservada para tienipo mas oportuno”. Si el Congreso de Colombia se creyó autorizado para diferir la exacta descripcion de sus límites, es natural que con doble motivo el actual Gobierno del Perú, se crea en la necesidad de prescindir de esta cuestion, pues que el reconocimiento de los límites de age. no territorio, envuelve la idea de estar constitucionalmente autorizado para demarcar el suyo propio: por lo menos espera el que suscribe que no se le negará al Gobierno del Perú la facultad de reservar la asignacion de sus términos precisos, para tiempo mas oportuno; si es que se le atribuye el derecho de poderlo hacer ahora. Si no fuese tan incontrastable la fuerza de estas razones, el infrascrito haría presente al señor Plenipotengiario de Colombia, que cualquiera que haya sido, en varias épocas, la demarcacion del territorio de la Nueva Granada, ella no funda un derecho para que al formar los pueblos un nuevo pacto entre sí, reconozcan otro principio que no sea su propio consentimiento, para entrar en la asociacion que les

18

TOMO III

[ocr errors]

convenga. De otro modo sería forzoso concluir, que trastornado enteramente el Gobierno español, aun quedaba subsistente, en parte, el régimen económico del territorio emancipado.

El infrascrito desea que estas observaciones inclinen al señor Plenipotenciario de Colombia á proponer algun medio de con. ciliacion que dejando la demarcacion de límites in statu quo, se ajuste cuanto antes el tratado proyectado, ya que felizmente existe la inas satisfactoria conformidad en orden a los puntos principales, que son los que pueden tener una influencia de cisiva sobre la causa del continente.'

Con la mayor consideracion tiene la honra, el que suscribe, de reiterar al señor Ministro de Colombia los sentimientos de su distinguido aprecio.

BERNARDO MONTEAGUDO.

REPÚBLICA DE COLOMBIA.

Cuerpo Diplomatico. Legacion cerca del Gobierno

Supremo del Perú.

[ocr errors]

Lima, Junio 17 de 1822. – 12.o El que suscribe, ha manifestado antes de ahora la satisfaccion con que ha bido al señor Ministro Plenipotenciario del Perú apoyar, por su parte, de un modo digno de un americano ilustrado y adornado de virtudes cívicas, las miras grandes y generosas de Colombia. Si no le hubiesen ocurrido dificultades para convenir en la demarcacion de limites de los territo. rios respectivos, se habría terminado ya el tratado pendiente, que debe dar principio a la union política de dos pueblos que unen la naturaleza y sus mismos intereses.

El que suscribe, siguiendo el espíritu de su Gobierno, y buscando por fin último de su mision el bien general de los Americanos; y deseoso de dar nuevas pruebas de su deferencia en cuanto contribuyá á consolidar la paz, la union y todos los vínculos que deben hacer su felicidad reciproca ; no tiene émbarazo por ceder á los deseos del señor Ministro Plenipotenciario del Períi, de que dejando la demarcacion de limites para tiempo mas oportuno, se ajuste cuanto antes el Tratado proyectado en el supuesto de hallarse conforme en los demas puntos.

Creyendo, el que suscribe, que el Supremo Gobierno del Pe. rú no tiene pretensiones á extender sú territorio en perjuicio

de Colombia ; y que no conviene en la demarcacior de limites por respeto a las atribuciones legislativas del pueblo peruano, á quien cree que corresponde privativamente la decision de este punto, prescinde de entrar en cuestion acerca de los pactos sociales de los pueblos, y de sus vínculos naturales.

El infrascrito habría hecho esta exposicion desde que recibió la nota oficial del señor Ministro Plenipotenciario del Perú de 7 del corriente; pero, en la necesidad de aprovechar la salida de buques para Guayaquil, ha tenido que declinarse con preferencia en esta ocasion a dar una larga noticia á su Gobierno de sus relaciones con este Estado.

El que suscribe tiene la complacencia de asegurar al señor Ministro Plenipotenciario del Perú su respeto y distinguido aprecio hacia su persona.

JOAQUIN MOSQUERA. 1. Señor Ministro Plenipotenciario del Estado del Perú, Don

Bernardo Monteagudo.

Ist

REPÚBLICA DE COLOMBIA.

Cuerpo Diplomático — Legacion cerca del Gobierno

Supremo del Perú.

Lima, Julio 2 de 1822. – 12.0

El infrascrito tiene la honra de acusar recibo al 1. señor Mi. nistro Plenipotenciario del Perú, de su nota de ayer, y conforme á la instruccion de S. S. 1. pasará esta tarde a! Ministerio de Relaciones Exteriores para terminar el tratado proyectado.

El infrascrito reitera al I. señor Plenipotenciario del Perú las seguridades de su alta consideracion y aprecio.

JOAQUIN MOSQUERA.

I. H. Señor Ministrọ Plenipotenciario del Estado del Perú,

Don Bernardo Monteagudo.

« AnteriorContinuar »