Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Adhesion à la Convencion sobre custodia de las Islas de Chincha cc

lebrada con los Representantes de Francia é Inglaterra. (1)

CONSULADO GENERAL DE CERDEÑA

EN EL PERU.

Lima, á 9 de Junio de 1857.

Señor: Habiéndose enterado el infrascrito Cónsul general de Cerdeña de la Convencion especial, estipulada por este Gobierno con los Representantes de Inglaterra y de Francia, con fecha de Mayo próximo pasado, referente á facilitar y asegurar la legítima exportación y abastecimiento del guano del Perú,'libre de adulteracion y falsificacion en beneficio de la agricultura; y apreciando el infrascrito los muy recomendables prin. cipios sentados en dicha Convencion, bien sea por la utilidad que esta República debe reportar de ella, como tambien por las ventajas que resultan á las Naciones que hacen uso del sobredicho abono; de conformidad con lo expuesto en el artículo 5.° de la citada Convencion, el infrascrito Cónsul general presta su adhesion á las reglas establecidas en el artículo 1 ° de la misma, reservándose obtener la aprobacion de su Gobierno, á quien lo comunicará en primera oportunidad, no dudando que le será concedida en el término de seis meses ó antes,

En el interin, aprovecha esta ocasion que le proporciona el honor de reiterarse con el mas profundo respeto, de V. E. muy humilde у obediente servidor.

JOSE CANEVARO. A S. E. el Señor Ministro de Relaciones Exteriores del Perú.

MINISTERIO
DE RELACIONES EXERIORES.

Lima, Junio 22 de 1857. El infrascrito, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, ha tenido la honra de recibir la nota de 9 del actual, que el Sr. Cónsul general de S. M. el Rey de Cerdeña le dirigió, avisán. dole que, de conformidad con lo estipulado en el artículo 5.o de

(1) Véase Francia.

la Convencion especial, celebrada en 21 del próximo pasado por el Gobierno Peruano con los señores Encargados de Negocios de Inglaterra y Francia, se adhiere á las reglas estableci. das en el artículo 1.o de la misma, reservándose obtener la aprobacion de su Gobierno.

Instruido el Consejo de Ministros de esa comunicacion, ha acordado que el infrascrito conteste al señor Cónsul general de Cerdeña, que acepta la importante adhesion que contiene, apreciando debidamente los términos satisfactorios en que la apoya, y reservándose extender la correspondiente acta, para cuando S. M. el Rey de Cerdeña preste su aprobacion.

El infrascrito reitera al señor Cónsul general de Cerdeña los sentimientos de su alta consideracion y aprecio,

MANUEL ORTIZ DE ZEVALLOS, Sr. Cónsul General de Cerdeña.

MINISTERIO
DE NEGOCIOS EXTRANJEROS.

Turin, Junio 25 de 1857. Illmo. Sr. Junto con el informe de arreglos consulares, datado en u de Junio, Núm. 13, me trasmite US. el texto de la Convencion firmada el 21 de Mayo próximo pasado por el Gobierno de aquella República con los de Francia é Inglaterra, relativamente al comercio de guano.

En mi concepto, esa Convencion garantiza simultáneamente los intereses particulares del Perú á la par de los intereses ge. nerales del comercio de la Europa. Por esta causa celebro que US., aprovechando la facultad otorgada por el artículo 5.°, hubiese declarado y emitido su accesion, á nombre del Gobierno de S. M., á las estipulaciones contenidas en aquel Convenio; suplicando en el interin á US, se sirva trasmitirme una copia de la respuesta que le haya dirigido aquel Gobierno para constancia de la declaracion contenida en su nota del

9

de Junio. Participo á US. que ya hice publicar, en la Gaceta Oficial de ayer, el texto de la misma Convencion y la adhesion emitida por US. y aprobada por el Gobierno del Rey.

US. podrá dar conocimiento y tambien librar copia del presente pliego al Gobierno Peruano. Reitero los sentimientos de mi distinguida consideracion.

El Ministro CONDE DE CAVOUR. Al Ilmo. Señor D. José Canevaro, Cónsul General en Lima.

CONVENCION CONSULAR. El Gobierno de la República del Perú, por una parte, y Su Majestad el Rey de Cerdeña por otra, penetrados de las ventajas que resultan de fijar clara y distintamente las funciones, derechos, inmunidades, privilegios y exenciones que corespon. den á los Agentes consulares, y los deberes á que deben estar sujetos en ambos Estados, han resuelto ajustar una Convencion Consular para cuya celebracion han autorizado competentemente á sus respectivos Plenipotenciarios, á saber:

Su Excelencia el Consejo de Ministros, encargado de la Presidencia de la República del Perú, al señor Doctor Don Manuel Ortiz de Zevallos, Ministro de Estado en el departamento de Relaciones Exteriores y en el de Hacienda y Comercio;

Y Su Majestad el Rey de Cerdeña á su Cónsul general Sr. D. José Canevaro, Caballero de la Orden militar de San Mauricio y de San Lázaro;

Los cuales, habiéndose comunicado sus plenos poderes, y hallándolos en buena y debida forma, han convenido en los artículos siguientes:

ARTICULO I.

La República del Perú y Su Majestad el Rey de Cerdeña reconocen el derecho recíproco de constituir y mantener Agentes consulares en las ciudades, puertos y demas lugares de sus territorios respectivos, abiertos al comercio extranjero, y en que esté permitida la residencia de funcionarios de esta clase.

ARTICULO II.

Las dos partes contratantes, á su elecion, y teniendo en cuenta las necesidades ó extension del comercio que deben prote: ger, podrán nombrar sus Agentes consulares conforme a la si. guiente clasificacion:

Cónsules generales.
Cónsules.
Vice-Cónsules.
Agentes consulares.

ARTICULO III.

A fin de establecer una regla segura sobre las funciones inherentes á los Cónsules generales, Cónsules Vice-Consules, y Agentes consulares, y para evitar toda duda que pudiera ori

ginar cuestiones difíciles respecto de las inmunidades y prerogativas consulares, las dos partes contratantes convienen en establecer el siguiente principio general:

Es oficio propio y esencialmente comprendido en el cargo de los Cónsules generales, Cónsules, Vice-Cónsules y Agentes consulares, el cuidado, proteccion y fomento del comercio de sus conciudadanos en los lugares en que aquellos residan; pero la intervencion en los asuntos que se refieran á intereses distintos de los puramente comerciales, o que tengan su origen en rela. ciones de cualquier género con los naturales del país ó con el Gobierno, solo les corresponde subsidiariamente y en defecto de un Agente diplomático de su Nacion.

La segunda parte de la estipulacion contenida en el párrafo anterior no es extensiva á los ineros Agentes consulares.

ARTICULO IV.

El nombramiento de los Cónsules generales y el de los Cónsules que deban residir en Cerdeña, corresponderá exclusivamente al Gobierno Peruano, así como corresponderá al Gobierno Sar. do el de los que deban residir en el Perú.

Los Vice-Cónsules, y los meros Agentes consulares podrán ser nombrados por sus respectivos Gobiernos, por los Agentes diplomáticos, y por los Cónsules generales cuando no exista en el país en que residan Agente diplomático de su Nacion, у se les haya conferido ademas por su Gobierno la facultad de hacerlo.

ARTICULO V.

Ningun Cónsul, sea cual fuesę su clase, estará en aptitud de ejercer funciones, antes de haberse expedido por el Gobierno del país en que deba residir el exequatur á la patente ó nombramiento en que se le autoriza, y de haber notificado dicho exequatur á la autoridad superior política del lugar, si es Cónsul, Vice-Cónsul ó mero Agente consular.

Las partes contratantes se reservan el derecho de exequatur á las patentes, letras de provision ó nombramientos consulares, como igualmente el de retirar el que hubiesen ya expedido; pero convienen al mismo tiempo, en que, para ejercitar esos derechos sin que se turbe su buena inteligencia, se manifestarán los motivos que hubiesen provocado tal negativa ó retiro.

negar el

ARTICULO VI.

Cada una de las partes contratantes conviene en permitir á los Cónsules, Vice-Cónsules, y Agentes consulares de la otra, en el ejercicio de sus cargos respectivos, como funciones de su resorte y en los términos y con las modificaciones contenidas en los artículos de esta Convencion, el conocimiento de los asuntos siguientes:

1.° Averías verificadas en alta mar;

2. Diferencias que se susciten entre el Capitan y oficiales ó tripulacion de los buques y que igualmente tengan lugar en

alta mar;

3.° Policía interior de las naves surtas en los puertos de su residencia;

4.o Desertores;
5.° Salvamento;
6.o Defunciones y sucesiones ab intestato;
7.o Arbitraje sobre negocios mercantiles;
8.° Legalizaciones, certificaciones y testimonios.

ARTICULO VII.

Siempre que entre los navieros y los armadores ó aseguradores no se hubiese estipulado de una manera especial el arreglo de las averías que las naves ó las mercaderías que conducen sufran al dirigirse á los puertos de cualquiera de los Estados contratantes, corresponderá dicho arreglo á los Cónsules respectivos, los cuales conocerán de dichas averías exclusivamente, si solo interesan á individuos de su Nacion y en concurrencia con las autoridades locales, si están ademas interesadas personas del país en que se les ha acreditado.

Se estipula no obstante y para mayor seguridad, que aun en el caso de perjudicar la avería únicamente a individuos del país á que el Cónsul pertenece, intervendrán las autoridades locales siempre que los interesados lo soliciten.

ARTICULO VIII.

El conocimiento de las diferencias que entre el Capitan y los oficiales 6 tripulacion de un buque peruano ó sardo tengan lu. gar en alta mar, corresponderá a los Cónsules del país cuya bandera lleve. Las autoridades locales solo podrán intervenir, en el caso de haber tomado parte en ellas algun ciudadano ó súbdito del Estado á cuyo territorio se dirija el buque.

« AnteriorContinuar »