Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Digo lo mismo sobre los demas artículos que no son mas que una repeticion de los que forman todos los tratados de

paz conocidos hasta el día. Ellos se fundan en el derecho comun de las naciones y no son concebidos sino bajo un sistema de exacta reciprocidad entre los dos pueblos. Ultimamente creo de mi deber informar á US. que yo no he tenido por conveniente esforzar mucho las razones de defensa que han demandado algunos puntos controvertidos, por no irritar el amor propio de este Gobierno, y exponerme à una desventaja positiva en otras materias interesantes sujetas á la negociacion.

Este mismo espíritu me ha obligado á no mencionar en el curso de ella el reclamo entablado repetidamente sobre la restitucion de los peruanos que vinieron enrolados en los cuerpos del ejército auxiliar despues de la campaña; asi como he omitido por los mismos principios entrar en explicaciones algo extensas acerca de la constante negativa de este Gobierno en materia de amnistía, solicitada por mí con el mas vivo empeño.

Reitero á US. los sentimientos de la alta consideracion y distinguido respeto con que soy su atento, obediente servidor.

JOSÉ DE LARREA Y LOREDO.

CONGRESO PERUANO.

Lima, á 20 de Octubre de 1829. El Congreso en sesion de este día, ha resuelto lo siguiente: Dígase al Ejecutivo que el Congreso, despues de haber apro® bado los tratados de paz con la República de Colombia, sa tisfaciendo así el anhelo de los pueblos por terminar una guerra fratricida, ha acordado, en obsequio de la humanidad, autorice á nuestro Ministro Plenipotenciario cerca del Gobierno de Colombia, para que recabe de la filantropía del Libertador Presidente, en favor de los tránsfugos de que habla el artículo 17 de los tratados aprobados, la absoluta condonacion de las penas á que estuviesen sujetos por desertores. Ordenará, así mismo á dicho Ministro, ponga en la consideracion del Libertador Presidente, que el Perú, y á su nombre la Representacion Nacional, nunca podrán olvidar los servicios del Libertador y del Ejército Unido para lograr su independencia; y que los honores y distinciones que justamente les declaró el primer Congreso, no habiéndose derogado, subsisten sin necesidad de restituirse, ni de otros estímulos para conservarlos

que la gratitud y honor de un pueblo que conoce el precio de su libertad. Lo comunicamos á V. E. para su inteligencia y cumplimiento.

Dios guarde á V. E. ANDRES REYES,

JUAN ANTONIO TAVARA, Presidente del Senado.

Presidente de la Cámara de Diputados. José Freyre.

Pedro Astete, Senador Secretario.

Diputado Secretario,

Lima, á 2ri'de Octubre de 1829.-10.°

Ejecútese, guardese, cúmplase y publiquese. El Ministro de Estado del Despacho de Relaciones Exteriores, queda encargado de su cumplimiento.

ANTONIO GUTIERREZ DE LA FUENTE.

Por éden de S. E. José de Armas.

ACTA DE CANGE.

Los infrascritos, Ministros Plenipotenciarios, por parte de la República del Perú D. José de Larrea y Loredo, y por la de Colombia el General de Division Juan José Flores, certifican: que habiéndose reunido hoy 27 de Octubre de mil ochocientos veintinueve, prévia invitacion, despues de examinar cuidadosamente las ratificaciones del tratado de paz ajustado y firmado en esta ciudad de Guayaquil el dia veintidos de Setiembre del presente año, (1) segun están extendidos por los Gobier. nos de una y otra República, las han encontrado arregladas y conformes; y, en su virtud, han verificado su cange en la forma acostumbrada.

En fé de lo cual, los infrascritos firman la presente, por duplicado, para cangearlas en igual forma, en Guayaquil, á veintisiete de Octubre de mil ochocientos veintinuéve.

JOSÉ DE LARREA Y LOREDO.

JUAN JOSÉ FLORES.

(1). Véase la página 230.

En el año de 1830 la Gran República de Colombia se dividio en tres Estados independientes: Nueva Granada, Venezuela. y. Ecuador.

Nueva Granada continuó con esa denominacion hasta que dib á su Gobierno una forma federativa, bajo el nombre de “ Estados Unidos de Colombia," que sustituyó despues por el “de Colombia.

Los tratados, convenciones y documentos que siguen, son los relativos á esa Seccion de la antigua Colombia.

Acerca de Venezuela y Ecuador, véanse en la letra correspondiente.

LEY SOBRE NAVEGACION DE LOS RIOS.

El Senado y Cámara de Representantes de la Nueva Granada reu

nidos en Congreso.

Decretan : Art. 1.o Desde da publicacion de esta ley es libre la navegacion de los rios de la República, en barcos de vapor extranjeros con su propia bandera.

Párrafo único. Lo dispuesto en este artículo no se opone á los privilegios concedidos por leyes ó convenciones aprobadas por el Congreso.

Art. 2.° Los barcos extranjeros estarán sujetos a todos los cargos y obligaciones que incumben á los nacionales, y sus tripulaciones a la jurisdiccion de las autoridades del país á que están sometidos todos los extranjeros.

Art. 3.° Queda alterada en estos términos la ley de 11 de Abril de 1846 sobre la navegacion interior.

Art. 4.° Las controversias que se susciten en consecuencia de las disposiciones de esta ley, ó sobre su inteligencia 6 interpretacion serán juzgadas por los magistrados.y conforme a las leyes de la República. En ningun caso podrán los extranjeros alegar fuero, inmunidad ó excepcion que no estén reconocidas ó concedidas expresamente por las leyes ó tratados públicos: ni se admitirá la intervencion de otra autoridad ó funcionarios

sino la de los que legalmente ejercieron jurisdiccion en la misma República.

Dada en Bogotá á. 5 de Abril de 1852.
JUAN N. AZUERO,

PATROCINIO CUELLAR, Presidente del Senado.

Presidente de la Camara de Representan tes.
Medardo Rivas,

N. Pereira Gamba.
Secretario del Senado,

Secretario de la Cámara de Representantes.

Bogotá, 7 de Abril de 1852,
Ejecútese y publíquese.
El Presidente de la República,

JOSÉ HILARIO LOPEZ.
El Secretario de Relaciones Exteriores - J. M. Plata.

GOBIERNO POLITICO Y MILITAR EN LORETO.

Lima, Marzo 1o de 1853. En virtud de la autorizacion del Consejo de Estado, se erige en las fronteras de Loreto, provisionalmente y con cargo de dar cuenta al Congreso, un Gobierno Político y Militar independiente de la Prefectura de Amazonas, comprendiéndose en él las orillas del Amazonas y el Marañon desde los límites del Brasil, todos los territorios y misiones comprendidas al Sur y al Norte de dichos rios, conforme al principio de uti possidetis adoptado en las Repúblicas americanas, y al que en este caso sirve ademas de regla la Real Cédula de 15 de Julio de 1802; y los rios que desaguan en el Marañon, especialmente el HuaIlaga, Santiago, Morona, Pastasa, Putumayo, Yapura, Ucaya. li, Napo, Yavary y otros y sus riberas, conforme en todo y en cuanto están comprendidos en dicha real cédula ; háganse las correspondientes sudivisiones que serán mandadas por gobernadores sujetos al de Loreto.

Publíquese y comuníquese. - Rúbrica de S. E. - TIRADO.

Legacion de la Nueva Granada.

Lima, 21 de Marzo de 1853.

A S. E. el Secretario de Relaciones Exteriores del Perú.

Observando que el decreto del Excmo. Gobierno del Perú, de ro del corriente, sobre la ereccion de un Gobierno Político

y Militar en los territorios y misiones existentes al Sur y al Norte del Amazonas, le infiere daño a la Nueva Granada, en la comprension de tierras y rios que á ésta pertenecen, y van á sujetarse al Perú, tengo el sentimiento de protestar contra el predicho decreto, que he leído en “El Mensajero," á fin de que el silencio de mi parte no pueda perjudicar en ningun tiempo los intereses neogranadinos á este respecto. Entretanto, y sin instrucciones en la materia, doy parte á mi Gobierno del acontecimiento, ofreciendo informar á V. E. sobre el resultado que tenga la cuestion en el Gabinete de Bogotá. Soy de V. E. atento obsecuente servidor.

MARIANO AROSEMENA.

Lima, Abril 15 de 1853.

Señor Ministro Plenipotenciario de la República de Nueva Granada.

Tengo el honor de contestar la nota de V. E., de 21 del pasa. do mes, que tiene por objeto protestar contra el decreto de este Gobierno, de 10 del mismo, para la ereccion de un Gobierno Político y Militar en Loreto y demas territorios y misiones pertenecientes al Perú, y para la cual protesta se funda V. E. en el motivo de que aquella resolucion infiere daño á la Nueva Granada.

Debo ante todo indicar á V. E. que el Gobernador de Loreto existe desde tiempo atrás, no habiéndose variado ni de per. sona, y que siendo este funcionario el que ejerce, á nombre del Gobierno, la habitual autoridad y soberanía que ejerce la Nacion en esos lugares, se le ha investido de una autoridad un poco mas extensa y mas expedita en sus medios, no siendo éste sino un acto de economía administrativa, por el cual el Gobierno no ha podido proponerse inferir daño, ni lo ha inferido en los derechos agenos.

En el decreto mencionado, se hace uso del derecho de propiedad y soberanía que, por la Legislacion Colonial, y por el principio uti-possidetis, que, como sabe V. E., es el de aquel estado de cosas que existía en cuanto á límites el año de 1810, y rige para los derechos territoriales entre los Estados Sud-americanos.

En confirmacion de esto por lo peculiar al Perú y los pue. blos que fueron parte de la antigua Colombia, encontrará V. E. sin duda, como muy fundado este mismo uti possidetis, por estar

TOMO III

32

« AnteriorContinuar »