Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

se

grave sobre asuntos mercantiles se susciten entre sus conclude anos

relaan. -0.265 residen, 9. Intervendrán

1 en

la policía interior de las naves de su Nacion surtas en los puertos; y conocerán de las cuestiones entre capitanes y marineros sobre contratas de enganches 6 salarios. Las autoridades locales conocerán, sin embargo, en las cuestiones ocurridas á bordo de los buques surtos en los puertos: 1.° si los desórdenes comprometieren la tranquilidad pública en tierra ó á bordo de otros buques : 2. si en esos desórdenes, aún cuando no llegue á perturbarse la tranquilidad, se hubieren mezclado individuos que no pertenezcan a la tripula. abuso de parte de las personas encargadas de la policía interior. 4.* Podrán componer amigablemente las diferencias

que 5. Dirigirán las operaciones relativas al salvamento de los buques de su Nacion, naufragados 6 encallados en las costas de su distrito. La intervención de las autoridades locales solo tendrá lugar para mantener el órden, dar "seguridad a los intereses salvados, garantir los intereses de los salvadores en caso de no ser de las tripulaciones náufragas y para asegurar la ejecucion de las disposiciones que deben observarse en la entrada y salida de las mercaderías salvadas; pero en ausencia y hasta llegada del Consul, las autoridades locales tomarán las medidas precisas para la proteccion de los individuos y seguridad de los efectos salvados.

6. Serán de derecho representantes de todo compatriota suyo que pueda tener interés en una sucesion, y se halle ausente y sin mandatario en el lugar en que se abre; ejercerán todos los derechos de herederos, excepto el de recibir dinero y especies, para lo que necesitan mandato especial; debiéndose depositar tales dineros ó especies en arcas públicas 6'en individuos particulares, á satisfaccion de la autoridad Tocal del Cónsul. El juzgado, á peticion del Cónsul, podrá ordenar la venta de los muebles hereditarios sujetos á deterioro, y depositará su valor en arcas públicas; pero no podrá ordenar lo mismo respecto a los demás bienes, sino pasados cuatro años sin que se haya presentado el heredero.

Y en caso de fallecer intestado, sin albacea ó, heredero en la República, algun compatriota suyo, dentro de su distrito consular ó en alta mar, habiendo llegado sus bienes á un puerto de dicho distrito, el Cónsul 'intervendrá en todas las diligencias para la seguridad de los bienes; y al efecto, podrá cruzar con sus sellos los puestos por la autoridad localy deberá concurrir el dia y hora fijados para quitarlos, pues su falta de asistencia no suspenderá los procedimientos de la

TOMO III

34

[ocr errors]

autoridad: en el caso de intestado, intervendrá además en los inventarios, nombramiento de depositarios y cuantas operaciones tiendan á la administracion y liquidacion de los bienes.

7. Tendrán la facultad de requerir el auxilio de las autoridades para

el arresto, detencion y custodia de los desertores, tanto de los buques de guerra como de los mercantes de su país, exhibiendo, si fuere necesario, el registro del buque y el rol de la tripulacion ú otro documento que justifique la solicitud. Aprehendidos los desertores, se pondrán á disposicion del Cónsul; y pueden ser retenidos á solicitud y expensas suyas, en las cárceles públicas hasta por dos meses. Si cumplido este término, no se hubieren remitido á los buques á que pertenecen, ú otros de su Nacion, serán puestos en libertad por la autoridad local, y no se les arrestará por la misma causa nuevamente.

Si el desertor hubiere cometido algun crímen ú ofensa en el territorio de la República donde reside el Cónsul, no será entregado hasta pronunciarse y ejecutarse la sentencia del Tribunal á que fuere sometido.

ARTICULO XXX.

Los Cónsules generales podrán nombrar Vice-Cónsules, siempre que estén especialmente autorizados para hacerlo; y los Cónsules y Vice-Cónsules, con igual autorizacion, podrán Cancilleres ó Secretarios.

En caso de muerte, ausencia ú otro impedimento del Cónsul para ejercer sus funciones, y á falta de Vice Cónsul que desempene interinamente el cargo, los Cancilleres ó Secretarios ejer. cerán las funciones consulares, de un modo provisorio, con el carácter de Vice-Cónsules.

Los Vice-Cónsules, Cancilleres y Secretarios así nombrados, deberán para entrar en el ejercicio de su cargo, obtener permiso del Gobierno del Estado donde han de funcionar.

ARTICULO XXXI.

Los Cónsules de una de las partes contratantes en cualesquiera plazas ó puertos extranjeros, en donde á la sazon no hubiese Cónsules de la otra parte contratante, prestarán á las personas, buques y propiedades de la segunda, la misma pro• teccion que a las personas, buques y propiedades de sus compatriotas, sin exigir á aquellos por el despacho de los negocios de su oficio, otros ó mas altos derechos ó emolumentos que los acostumbrados respecto de sus nacionales.

ARTICULO XXXII.

Los Agentes consulares de las dos Repúblicas, así como sus cancilleres 6 secretarios, gozarán de cualesquiera privilegios é inmunidades que, independientemente de lo estipulado en este tratado, se concedan a los empleados de la misma categoría de la Nacion mas favorecida : gratuitamente, si la concesion es gratuita, ó con la misma compensacion, si la concesion es condicional.

ARTICULO XXXIII.

Los Agentes diplomáticos de una de las dos Repúblicas en países extranjeros, donde faltaren los de la otra, harán toda clase de gestiones permitidas por el Derecho Internacional para proteger los intereses y las personas de los ciudadanos de esta República, en los mismos términos que deben hacerlo respecto de los ciudadanos de su propio país, siempre que su intervencion fuere solicitada por la parte interesada, y admitida por el Gobierno cerca del cual residen.

ARTICULO XXXIV.

Las dos partes contratantes se comprometen á entregarse mútuamente los delincuentes y reos prófugos que de una de las dos Naciones se refugiaren en el territorio de la otra, siempre que sean reclamados por el Supremo Gobierno, ó por los magistrados de una de ellas, al Supremo Gobierno ó á los magis. trados de la otra. Pero no será obligatoria la entrega de los fugitivos que por delitos políticos cometidos en el territorio de una de las Repúblicas contratantes, hayan tomado asilo en el territorio de la otra ; entendiéndose por delitos políticos los de traicion, rebelion 6 sedicion, segun estuvieren definidos en las leyes de una y otra República.

Ademas, se estipula expresamente que la extradicion no tendrá lugar sino por crímenes de asesinato, pirateria, incendio, salteo, envenenamiento, quiebra fraudulenta, falsificacion de moneda 6 documentos, cometidos dentro de la jurisdiccion de la potencia que hace el reclamo, y exhibiéndose por parte de ésta documentos tales, que segun las leyes de la Nacion en que se hace el reclamo, bastaren para aprehender y enjuiciar al reo si el delito se hubiere cometido en ella. Recibidos estos documentos, los respectivos Magistrados de los dos Gobiernos tendrán poder, autoridad y jurisdiccion para, en virtud de la requisicion que al efecto se les haga, expedir la orden formal de

si el reorado por la Nueva Granada fuere peruano, ó de los Tribunales: estarán exentos de todo servicio mili.

arresto de la persona reclamada, á fin de que se le haga comparecer ante ellos, y de que en su presencia, y oyendo sus descargos, se tomen en consideracion las pruebas de criminalidad; y si'de esta audiencia resultare que dichas pruebas son suficientes para sostener la acusacion, el Magistrado que hubiere he. cho este exámen será obligado á notificarlo así á la correspondiente autoridad ejecutiva para que se libre la órden formal de entrega. Las costas de la aprehension y entrega serán pagadas por la parte que hiciere la reclamacion y recibiere al fugitivo.

Cuando el delito por el que se persigue á un reo en Nueva Granada tenga pena menor en el Perú, o viceversa, cuando el delito de un reo en el Perú tenga pena menor, segun las leyes neo-granadinas, será condicion precisa que los juzgados y tribunales de la Nacion reclamante señalen y apliquen la pena inferior. si el reo reclamado por el Perú fuere neo-granadino, y si el uno 6 el otro solicitare que no se le entregue, protestando someterse á los tribunales de su patria, la República á quien se hiciere el reclamo no será obligada a la extradicion del reo, y será éste juzgado y sentenciado por los juzgados y tribunales de dicha República, segun el mérito del proceso seguido en el país donde se hubiere cometido el delito; para cuyo efecto se entende. rán entre sí los juzgados y tribunales de una y otra Nacion, expidiendo los despachos y cartas de ruego que se necesitaren en el curso de la causa.

ARTICULO XXXV. Los ciudadanos de cada una de las dos partes contratantes en los territorios de la otra, tendrán entera libertad para adquirir, poseer y disponer por compra, donacion matrimonio, testamento, sucesion ab intestato, o de cualquier otro modo legítimo, bienes muebles 6 inmuebles; y sus herederos ó legatarios sucederán en sus dichos bienes, y podrán tomar posesion de ellos, sin pagar mas derechos de los que paguen los nacionales.

ARTICULO XXXVI. Los ciudadanos de la Nueva Granada y del Perú gozarán recíprocamente en las dos Repúblicas de proteccion especial en sus personas y propiedades: tendrán los mismos derechos que los naturales del país para reclamar la justicia que les asistar en los ejércitos de mar y tierra y en las milicias de guar

dias nacionales: estarán tambien exentos de contribuciones extraordinarias, empréstitos forzosos, y requisiciones militares, quedando solo sujetos á pagar los impuestos ordinarios ; y no podrán ser presos sin que preceda una orden de prision firma, da por una antoridad legal, excepto en los casos de delito infraganti.

ARTICULO XXXVII.

La Nueva Granada y el Perú se comprometen á mantener prohibido el tráfico de esclavos, y se garantizan mútuamente que en los territorios de su respectiva jurisdiccion no será restablecida la inhumana institucion de la esclavitud.

ARTICULO XXXVIII.

La República de la Nueva Granada y del Perú declaran aquí selemnemente : que consideran у

califican como empresas pirá. ticas, violatorias del Derecho Internacional y de la paz del mundo, todas aquellas que, dirigidas ó encabezadas por individuos o asociaciones particulares, cualquiera que sea el nombre que tomen, tengan por objeto la invasion, ocupacion, guerra ó cualquiera clase de hostilidades contra un país independiente. Y declaran así mismo que cada una por su parte, combatirá y hará la guerra, en los términos en que lo juzgue conveniente á tales empresas, para someter á los agresores al castigo que merezcan sus delitos.

ARTICULO XXXIX.

Las dos partes contratantes declaran : que las exenciones, gracias y favores concedidos en el presente tratado, deben considerarse como obra de la especialidad de las circunstancias en que se hallan respectivamente los dos países, y como compensacion mútua de los que cada una de ellas recibe de la otra.

ARTICULO XL.

Las Repúblicas de la Nueva Granada y del Perú, deseando hacer tan duraderas como las circunstancias lo permitan, las mútuas relaciones que existen de tiempo atrás entre ellas, convienen en lo siguiente:

1.° El presente tratado de amistad, comercio y navegacion será perpétuo en cuanto a la estipulacion del artículo 1.o; y en cuanto a las demás, durará por el término de diez años, contados desde el día en que las ratificaciones sean cangeadas. Pero si ninguna de las partes anunciare á la otra, por una de

« AnteriorContinuar »