Imágenes de páginas
PDF
EPUB

claracion oficial, un año antes de la espiracion de este plazo, su intencion de hacerlo terminar, continuará siendo obligatorio, para ambas partes, hasta un año despues de cualquier día en que se haga tal notificacion por una de ellas;

2.° Si uno ó mas ciudadanos de una de las dos partes contratantes infringiere cualquiera de los artículos de este tratado, serán él ó ellos personalmente responsables de la infraccion, sin que por ésto sean interrumpidas las relaciones de buena armonía y la correspondencia entre las dos Naciones, obligándose cada una de dichas partes á no proteger de modo alguno á los infractores, y á no sancionar ni autorizar la violacion;

3.° Si (lo que no es de esperarse) desgraciadamente llegaren á ser de cualquier modo violados ó infringidos alguno ó algunos de los artículos de este tratado, por cualquiera de los dos Gobiernos, la parte que se considere ofendida presentará á la otra una exposicion de injurias ó daños, probada con documentos competentes, y pedirá justicia y satistaccion. Si la par. te requerida se negare á hacer justicia á la otra, ó á darle la satisfaccion pedida, ámbas someterán la cuestion al juicio de un Gobierno amigo de una y otra, y se conformarán con la deci. sion que éste pronuncie;

4.° En todos los casos de controversia, en que no puedan avenirse las dos partes contratantes por medio de las vías diplomáticas, ocurrirán á la decision de un árbitro para arreglar pacífica y definitivamente sus diferencias;

5.0 Ninguna de las partes contratantes podrá declarar la guerra á la otra, ni disponer ó autorizar actos de represalia ú hostilidad, sino en el caso de que la otra haga imposible todo avenimiento por la vía diplomática, у la decision arbitral de un Gobierno amigo.

ARTICULO XLI.

El presente tratado será ratificado por el Poder Ejecutivo de cada una de las dos Repúblicas, prévia la aprobacion del respectivo Congreso; y las ratificaciones serán cangeadas en Bogotá o en Lima, dentro del término mas corto que sea posible

En fé de lo cual, nosotros los Plenipotenciarios de una y otra parte, lo hemos firmado y sellado con nuestros sellos particu• iares, en Bogotá, á 8 de Marzo de 1858. J. A. PARDO.

P. GALVEZ (L. S.)

(L. S.)

ACTO ADICIONAL AL TRATADO DE AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACION ENTRE LAS REPÚBLICAS DE LA NUEVA GRANADA Y DEL PERÚ, CONCLUIDO EL 8 DE MARZO DE 1858.

Por cuanto la Confederacion Granadina y la República del Perú no han adoptado los mismos principios, relativamente al empleo del corso; y para que el derecho de cada una en este particular no sirva de obstáculo al cange y ejecucion del tratado de amistad, comercio y navegacion concluido en esta capital el dia 8 de Marzo de 1858; los infrascritos Plenipotencinrios, en virtud de la autorizacion de que están investidos por parte de sus respectivos Gobiernos, han convenido y convienen en lo siguiente:

El artículo 21 de dicho tratado queda suprimido, y el 17 se entenderá redactado y será obligatorio'en los términos que van á expresarse :

ARTICULO XVII.

“Con el objeto de prevenir todo género de desórden en la visita y reconocimiento de los buques y sus cargamentos, en alta mar, se estipula: que siempre que un buque de guerra de una de las partes contratantes se encontrare con un neutral de la otra, el primero permanecerá fuera del tiro de cañon, salvo en caso de mala mar, y podrá enviar su bote con dos o tres hombres solamente para verificar el dicho reconocimiento de los papeles concernientes á la propiedad y carga del buque, sin ocasionarle la menor estorsion, violencia ó maltrato; sobre lo cual será responsable con su persona y bienes el comandante de dicho buque armado. En ningun caso se exigirá de la parte neutral que vaya a bordo del buque reconocedor, con el fin de exhibir sus papeles ó para cualquier otro objeto.

La supresion del artículo 21 y esta estipulacion, como queda escrita, la cual subroga á la original del tratado, serán comprendidas en los actos de ratificacion de éste, luego que sean aprobadas por el Poder Ejecutivo y por el Cuerpo Legislativo de la Confederacion Granadina (1).

En fé de lo cual, ambos Plenipotenciarios han firmado y sellado con sus sellos particulares y en doble original el presente acto en Bogotá, á ocho de Febrero de mil ochocientos cincuenta y nueve. J. A. PARDO.

B. SEOANE. (L. S.)

(L. S.)

(1) Fué ratificado por el Perú el 4 de Abril de 1859.

ACTA DE CANGE

Reunidos hoy en la oficina de la Secretaría de Relaciones Exteriores de la Confederacion Granadina los infrascritos COmisionados y debidamente autorizados por los Gobiernos de las respectivas partes contratantes, á saber: por parte de la Confederacion Granadina J. A. Pardo, Secretario de Estado del Despacho de Relaciones Exteriores de la misma Confederacion, y por parte del Gobierno del Perú el Doctor D. Buenaventura Seoane, Ministro Residente de la misma República, cerca del Gobierno de la Confederacion Granadina y del de S. M. el Emperador del Brasil, con el objeto de cangear las ratificaciones del tratado de amistad, comercio y navegacion entre la Confederacion Granadina y la República del Perú, firmado en esta ciudad de Bogotá el dia 8 de Marzo del año de 1858, y del acto adicional å dicho tratado, firmado en la misma ciudad el dia 8 de Febrero de 1859; procedieron á verificar el cotejo de los actos de ratificacion expedidos por el ciudadano Presidente de la Confederacion y por el Excmo. Señor Presidente de la República del Perú; y habiéndolos comparado 'cuidadosamente, hallaron que las diferencias que ren ellos se notan son las siguientes:

1.* En el artículo 13.", número 1. del ejemplar extendido 'en Lima, falta la palabra libre, donde dice: será libre igualmente toda persona etc.

2.* En el artículo 14.o, número 4 del mismo ejemplar falta igualmente la palabra preparadas, donde dice: "manufacturadas, preparadas y formadas expresamente" etc.

Prévia esta constancia, y estando en todo lo demás confor. mes uno y otro ejemplar, se hicieron cange y mútua entrega de ellos.

En fé de lo cual, firman la presente acta de cange, por duplicado, y la sellan con sus sellos particulares, en Bogotá á 23 de Junio de 1859 (1). J. A. PARDO

B. SEQANE. (L. S.)

(L, S.)

(1) Derogado por el tratado que se celebró en 1870, que se registra mas adelante.

CONVENIO.

EN EL NOMBRE DE DIOS AUTOR Y LEGISLADOR DEL UNIVERSO.

Por cuanto las Repúblicas de los Estados Unidos de Colombia y del Perú mantienen las mas amistosas relaciones desde el tratado de seis de Julio de mil ochocientos veintidos, por el cual se reunieron y confederaron á perpetuidad, aunque modificado posteriormente por las estipulaciones del tratado de paz y amistad de veintidos de Setiembre de mil ochocientos veintinueve, en cuyo artículo tercero contrajeron el compromiso de guardar neutralidad y de no permitir que los enemigos puedan pasar por el territorio de una de las dos Naciones para ofender a la otra, y se han estrechado mas y mas las rela. ciones íntimas entre las dos Naciones por el convenio de alian. za defensiva que acordaron sus respectivos Plenipotenciarios en el Congreso Americano en Lima, á veintitres de Enero de mil ochocientos sesenta y cinco, aprobado ya por los respecti. vos Congresos.

Y considerando: que la República del Perú, como las de Bolivia, Chile y el Ecuador, se encuentran en guerra con Es. paña y no puede disponer de unos buques de guerra y arma. mento que tenía contratados en Europa y los Estados Unidos de América, de los cuales necesita Colombia para aumentar su marina nacional y arreglar los parques, en circunstancias que puede verse esta República envuelta en una guerra para sostener la neutralidad del Istmo de Panamá contra los enemi. gos de la República del Perú, o si lega el casus foederis del tratado de Lima, han acordado celebrar el siguiente Convenio secreto que se llevará á efecto tan presto como los respectivos Gobiernos lo aprueben y ratifiquen en los términos en él esti. pulados.

Al efecto, el Presidente de los Estados Unidos de Colombia ha conferido plenos poderes á los señores General Rudecindo Lopez, Secretario de Guerra y Marina, y al Dr. Froi. lan Largacha, Secretario del Tesoro y Crédito Nacional de la Union, y el Jefe Supremo del Perú ha conferido iguales plenos poderes al señor Coronel Manuel Freire, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de esa República cerca de los Estados Unidos de Colombia, los cuales despues de haber cangeado sus respectivos plenos poderes y hallándolos en buena y debida forma, han convenido en los artícolos siguientes: TOMO III.

35

[ocr errors]

ARTICULO I.

El Gobierno del Perú cede al de Colombia todos los dere. chos que tiene adquiridos en los Estados Unidos de América y en Europa á diversos elementos y buques de guerra, para que pueda perfeccionar, por su cuenta, las contratas de compraventa y haga suyos los expresados elementos y buques y los arme y tripule para su servicio como buques nacionales.

ARTICULO II.

Los fondos que tiene adelantados el Perú en sus contratos iniciados, se cederán igualmente al Gobierno de los Estados Unidos de Colombia para que los dé en pago á los contratistas de dichos buques y elementos de guerra, y le franqueará ademas, los que pueda necesitar para que se realice cuanto antes el contrato y que los buques de Colombia puedan estar listos antes del mes de Enero de mil ochocientos sesenta y siete, en que se deben cangear en Lima los Convenios celebrados en el Congreso Americano (1).

ARTICULO III.

El Gobierno de Colombia se compromete al pago de los ex. presados buques por la suma que ha gastado la República del Perú y la que le franquee segun los términos de este contrato, y al efecto hipoteca todas sus rentas, acciones, derechos y las valiosas tierras baldías de que pueda disponer, y las utilidades que deduzca de las vías interoceánicas y del camino de Bue. naventura, en que tiene un millon de pesos en acciones.

ARTICULO IV.

Si, por cualquier accidente, se viese obligado el Gobierno de Colombia á deshacerse de los elementos de guerra y de los buques mencionados, el Gobierno del Perú se compromete á recibirlos en pago, por lo mismo que los haya contratado Colombia, sin hacerle cargo alguno por desmejora que hayan tenido en su servicio. Para este caso, se reserva el Gobierno del Perú el derecho de señalar los puertos del Pacífico y del Atlántico donde le convenga recibir dichos elementos y buques de guerra, siendo de su cuenta los gastos que esto ocasione. El Gobierno de Colombia no responde por la pérdida de los buques

(1) Ese Congreso se instaló en Lima en 1864. Véase Congresos.

« AnteriorContinuar »