Imágenes de páginas
PDF
EPUB

En fe de lo cual firman, en doble original, el presente protocolo, sellándolo con sus sellos respectivos.

Hecho en Lima, á trece de Marzo de mil ochocientos seten, ta y tres. (1) JOSÉ DE LA RIVA-AGÜERO. TEODORO VALENZUELA. (L. S.)

(L. S.)

MANUEL PARDO

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.

Por cuanto entre la República del Perú y los Estados Uni. dos de Colombia, se celebró por los respectivos Plenipotenciarios, en diez de Febrero de mil ochocientos setenta, la si. guiente

CONVENCION PARA LA EXTRADICION

de reos.

La República del Perú y los Estados Unidos de Colombia, con la mira de facilitar la administracion de justicia y de ase. gurar la represion de ciertos graves delitos que pueden cometerse en el territorio de las dos Naciones, y cuyos responsables intenten eludir la pena, huyendo de un país, y refugiándose en el otro, han resuelto celebrar un tratado en que se establezcan reglas precisas fundadas en perfecta reciprocidad, para la extradicion de los acusados o condenados por los delitos que se especificarán.

Con tal objeto, nombraron Plenipotenciarios, á saber:

El Perú, á Mariano Dorado, Ministro de Relaciones Exteriores.

Y los Estados Unidos de Colombia, á Teodoro Valenzuela, su Ministro Residente en las Repúblicas del Pacífico.

Quienes despues de haberse comunicado sus poderes, que cangearon en copia auténtica y hallaron en debida forma, han convenido en lo siguiente:

ARTICULO I.

Las dos Repúblicas se obligan á entregarse recíprocamente todos los individuos prófugos de los Estados Unidos de Co

(1) Vigente.

lombia refugiados en el Perú, y los prófugos del Perú refugia. dos en los Estados Unidos de Colombia, que sean perseguidos 6 hayan sido condenados por jueces ó tribunales competentes, como responsables de los delitos que se expresan en seguida:

1.° Asesinato, envenenamiento, parricidio é infanticidio.

2.o Incendio. Estragos causados por sumersion ó varamiento de nave, por inundacion ó explosion de una mina 6 máquina de vapor.

3.° Robo con fuerza, intimidacion 6 entrada violenta en lugar habitado.

4.° Piratería.
5.° Peculado.
6.° Fabricacion 6 emision de moneda falsa.

7. Falsificacion de instrumentos públicos ó de documentus del crédito público ó auténticos.

8.o Defraudacion de las rentas públicas.
9.0 Rapto. Estupro violento.
10. Quiebra fraudulenta,

ARTICULO II.

Para que la extradicion tenga lugar, se entenderán entre sí los dos Gobiernos, sea directamente, sea por medio de sus Agentes diplomáticos ó consulares. La reclamacion especificará la prueba o principio de prueba que por las leyes del Estado en que se haya cometido el delito sea suficiente para justificar el arresto y enjuiciamiento del inculpado.

En el caso de fuga del reo despues de estar condenado sin haber sufrido la pena, la reclamacion expresará esta circunstancia é irá únicamente acompañada de la sentencia definitiva.

ARTICULO III. Cuando haya lugar á la extradicion, todos los objetos aprehendidos que puedan servir para comprobar el delito, y sus autores, así como los efectos robados, se entregarán a las autoridades de la República reclamante. Dicha entrega se verificará tambien aunque por la muerte ó fuga del inculpado la extradicion de éste no pueda llevarse á efecto.

ARTICULO IV.

Si el individuo cuya extradicion se solicita estuviere acusado o hubiere sido condenado por delito cometido en el ter. ritorio de la República en que resida, no será entregado sino despues de haber sido absuelto ó indultado, y en caso de condenacion, despues de haber sufrido la pena correspondiente.

ARTICULO V.

En los casos en que el culpable cuya entrega se pidiere hubiere contraído con particulares, obligaciones que no pueda cumplir á causa de la extradicion, ésta sin embargo se llevará á efecto, quedando la parte interesada en libertad para gestionar sus derechos ante la autoridad competente.

ARTICULO VI.

La extradicion no será concedida si hubiere trascurrido el tiempo necesario para prescribir la accionó la pena, conforme á las leyes de la República en cuyo territorio se encuentra el inculpado.

ARTICULO VII.

Cuando haya diferencia en las penas con que segun las leyes de cada República se castiguen los delitos que son objeto del presente tratado, es condicion precisa que los juzgados y tribunales de la Nacion reclamante aplicarán la pena inferior.

ARTICULO VIII.

Los gastos que ocasione el arresto, detencion y trasporte del individuo reclamado, serán de cargo de la República que solicite la entrega.

ARTICULO IX.

Exceptúase expresamente de las disposiciones del presente tratado, los hechos ó delitos comprendidos en la calificacion de políticos, respecto de los cuales en ningun caso podrá solicitarse, ni deberá concederse la extradicion del inculpado, aunque aparezca cometido en conexion con éstos, alguno 6 algunos de los delitos especificados en el artículo primero. Se estipula, además, que el individuo cuya extradicion se haya acor. dado, no podrá ser perseguido por ningun delito político anterior á la extradicion, pues ésta solo puede tener lugar para perseguir y castigar los delitos comunes determinados en el presente tratado.

ARTICULO X.

Este tratado, obligará á las dos Repúblicas por el término de quince años, contados desde el día en que las ratificaciones

sean cangeadas. Pero si ninguna de ellas anunciase á la otra, por una declaracion expresa, un año antes de la espiracion de este plazo, su intencion de hacerlo terminar, continuará en vigor para ambas partes hasta un año despues del día en que se haga tal notificacion por una de ellas.

ARTICULO XI.

La presente Convencion será ratificada por los Gobiernos de las dos Repúblicas, prévia su aprobacion por los Congresos respectivos, y las ratificaciones serán cangeadas en Bogotá, Lima o Panamá, dentro del mas breve término posible,

En fé de lo cual, los Plenipotenciarios de la una y otra Re. pública, la hemos firmado y sellado con nuestros sellos particulares en la ciudad de Lima, á los diez días del mes de Fe. brero de mil ochocientos setenta.

MARIANO DORADO.

(L. S.)

TEODORO VALENZUELA.

(L. S.)

Por tanto: y habiendo el Congreso Nacional aprobado la presente Convencion de Extradicion de reos, en 24 de Enero de 1873, en uso de las facultades que la Constitucion de la República me concede, he venido en aceptarla, aprobarla y ratificarla, teniendola como ley del Estado, y comprometiendo para su observancia el honor nacional.

En fé de lo cual; firmo la presente ratificacion, sellada con las armas de la República, y refrendada por el Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima, á 20 de Febrero de 1873.

MANUEL PARDO.
J. de la Riva-Agüero.

ACTA DE CANGE.

Reunidos los infrascritos, debidamente autorizados por las respectivas partes contratantes, con el objeto de cangear los actos de ratificacion de la Convencion para la Extradicion de reos, entre el Perú y los Estados Unidos de Colombia, firmada en Lima, el diez de Febrero de mil ochocientos setenta, procedieron a comparar con cuidado dichos actos, y habiéndolos hallado enteramente conformes el uno al otro, se hicieron cange y mútua entrega de ellos.

En fé de lo cual, firmaron, en doble original, el presente protocolo, sellándolo con sus sellos respectivos.

Hecho en Lima, á trece de Marzo de mil ochocientos setenta y tres. (1) J. DE LA RIVA-AGUERO.

TEODORO VALENZUELA, (L. S.)

(L. S.)

CANAL INTEROCEANICO.

PROTOCOLO De la conferencia celebrada entre el Ministro de Relaciones Exte

riores del Perú y el Ministro Residente de Colombia, relativa al Canal Interoceánico.

Reunidos en el Despacho de Relaciones Exteriores, José de la Riva-Agüero, Ministro del Ramo, y Teodoro Valenzuela, Ministro Residente de los Estados Unidos de Colombia, con el objeto de tomar en consideracion la proyectada obra del Canal interoceánico, el Ministro de Relaciones Exteriores dijo:

"Desde tiempo atras, el Gobierno del Perú ha visto con in. teres el proyecto de un Canal interoceánico al traves del istmo que separa los continentes americanos; pero juzga que una obra semejante, no afecta tan solo á la civilizacion y comercio del mundo en general, sino tambien, de una manera particular, á los intereses políticos y comerciales del Perú. Inspirado por esta idea, ajustó con las Repúblicas de Costa Rica y de Nicaragua, en los tratados que celebró con esos Estados en 1857, ciertas estipulaciones propendentes al establecimiento de una vía interoceánica; pero que, desgraciadamente, esos pactos no llegaron a cangearse y tan grandiosa obra quedó reducida á un mero proyecto. Que ahora, sabiendo que se debate de nuevo esta cuestion, desea que el señor Valenzuela se sirva decirle si el Gobierno Colombiano ha celebrado algun pacto con algun Gobierno ó con alguna compañía particular, para llevar á cabo la obra, y caso de que no exista tal pacto, si estaría dispuesto a entrar en una negociacion con el Perú, ya para emprender la obra juntos, ya para ejecutarla con el concurso de todas las Repúblicas hispano-americanas interesadas en ella, ó

(1) Esta Convencion fué desahuciada por el Perú el 25 de Octubre de 1887.

« AnteriorContinuar »