Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú.---Lima, Noviembre

4 de 1890.

Señor: Por la atenta comunicacion que V. E. se ha servido dirigirme, con fecha 31 del mes próximo pasado, quedo informado de que el Senado de la República de Colombia ha negado su aprobacion a la Convencion de extradicion de acusados y cri. minales, suscrita en Lima, el 14 de Octubre del año próximo pasado, por V. E. y el Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, señor Irigoyen.

He tomado nota de la expresada' negativa, cuya causa me perinito suplicar á V. E. me comunique.

Reitero á V. E. las seguridades de mi mas alta y distinguida consideracion.

ALBERTO ELMORE.

Al Excmo. Señor Nicolás Tanco Armero, Enviado Extraordi

nario y Ministro Plenipotenciario de Colombia,

Legacion de Colombia.Lima, Noviembre 20 de 1890.

Señor : Tengo el honor de dar respuesta a la atenta comunicacion de V. E., fecha 4 del actual, relativa á la desaprobacion por par. te del Senado de Colombia, del tratado de extradicion de reos y acusados, suscrito en Lima, el 14 de Octubre del año próxi. mo pasado por el señor Dr. D. Manuel Irigoyen, á la sazon Ministro de Relaciones Exteriores, y el finado Jefe de esta Le. gacion, el señor D. Nicolás Tanco Arinero.

El Gobierno de Colombia considera convenientes y equita. tivas casi todas las estipulaciones de la Convencion menciona. da; solo respecto a la contenida en el artículo 5.o ha formado diverso parecer. Ese artículo, en el cual se contiene la estipulacion exigida por la ley peruana, establece en sustancia que la extradicion de sugitivos que hayan de castigarse con la pena capital no se concederá en ningun caso, sino á condicion de que tal pena se conmute por la inmediatamente inferior, se. gun el Código Penal del Estado demandante.

Quizás podría hacerse una modificacion al referido artículo del proyecto de Convencion, estableciendo que el Estado que entrega un fugitivo tiene la facultad de solicitar en el acto de la extradicion, que no se aplique la pena de muerte; solicitud que por su alto orígen, surtiría efecto en la mayor parte de los casos, pero que no obligaría al Estado demandante á conmutar dicha pena en los casos excepcionalmente atroces.

Este ha sido, segun entiendo, el motivo por el cual el Senado de Colombia no ha aprobado la mencionada Convencion.

Aprovecho esta circunstancia para renovar á V. E. las se. guridades de mi mas alta y distinguida consideracion.

LUIS TANCO.

Excmo. Señor Dr. D. Alberto Elmore, Ministro de Relaciones

Exteriores.

Ley colombiana sobre policia en los ríos amazónicos.

[ocr errors]

Ley 103 de 1890 22 de Dieiembre que autoriza al Gobierno

para crear misiones y policia en la region regada por los rios Putumayo, Caquetá y sus afluentes.

EL CONGRESO DE COLOMBIA.

Decreta : Art. 1.9 Autorízase al Gobierno para comprar una cañonera de vapor apropiada para prestar el servicio de policía en los ríos Putumayo, Caquetá y sus afluentes.

Art. 2.° Autorízase así mismo al Gobierno, para que de acuerdo con la autoridad eclesiástica proceda a organizar misiones para reducir á la vida civilizada a las tribus salvajes que habitan el territorio de Colombia bañado por los ríos Putumayo, Caquetá, Amazonas y sus afluentes.

Art. 3.° La tripulacion de la cañonera á vapor, á que se re. fiere el artículo 1.", se organizará como bien tenga el Gobierno y tendrá el deber de impedir la violacion del territorio de la República y de auxiliar las misiones católicas de conformidad con las órdenes del Gobierno.

Art. 4.° Destinase la suma de cincuenta mil pesos ($ 50,000) anuales para los gastos que ocasione la ejecución de esta ley. Dicha suma se considera incluida en el presupuesto de la vi. gencia respectiva, á principiar de 1891.

TOMO III.

41

Art. 5.0 Autorízase al Gobierno para establecer en esta capi. tal una casa para misioneros. El gasto que implicase esta autorizacion, se tendrá como incluido en el presupuesto de gastos respectivos.

Dado en Bogotá, á diez y seis de Diciembre de mil ochocientos noventa.

EDUARDO POZADA.
Presidente de la Cámara do Representantes.

Enrique de Narvaez.

Secretario del Senado,

Miguel A. Peñarredonda. Secretario de la Cámara de Representantes,

Gobierno Ejecutivo. Bogotá Diciembre 22 de 1890. Publiquese y ejecútese. Carlos HolGUIN.

Antonio Roldan.
Ministro de Relaciones Exteriores, encargado del despacho de Gobierno.

Ministerio de Relaciones Exteriores.-Lima, Abril 3 de 1891.

Señor: El infrascrito, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, tiene el honor de dirigirse á S. E. el de Relaciones Exteriores de la República de Colombia, con el objeto de hacer las reser. vas que á los derechos territoriales de su Gobierno corresponden, con motivo de la ley colombiana N. 103, su fecha 22 de Diciembre del año próximo pasado, publicada en el “Diario Oficial" de Bogotá del 3 de Enero del presente año.

Autorízase al Gobierno colombiano, por el artículo primero de la expresada ley, para comprar una cañonera de vapor apropiada al servicio de policía en los ríos Putumayo, Caque. tá y sus afluentes; y por el artículo segundo para que, de acuerdo con la autoridad eclesiástica, proceda a organizar mi. siones con el fin de reducir a la vida civilizada a las tribus salvajes que habitan en el territorio bañado por los mismos ríos Putumayo, Caquetá, por el Amazonas y sus afluentes, á los que se califica de colombianos.

S. E. el Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia se servirá recordar que el Perú reclama como suyos, en virtud de las demarcaciones coloniales de 1802, todos los territorios ba. ñados por el río Putumayo, que se extienden hasta la márgen del Caquetá, y que á mérito de esos títulos, ha ejercido y ejer

ce actos de dominio en el curso de los ríos que de las cordille. ras del Ecuador y Colombia bajan al gran Amazonas. (1)

Respecto del último río, el infrascrito se permite observar así mismo, que los derechos que esa República alega, en ninguna época se han manifestado por actos efectivos de jurisdiccion en la parte que al Perú corresponde, esto es, hasta la confluencia del Yavarí. Antes bien, la inárgen setentrional y el curso de los afluentes del mismo lado contienen poblaciones peruanas y se sujetan á las leyes, reglamentos y autoridades peruanas del Departamento Oriental de Loreto.

No aparece, por consiguiente, justificado el acto legislativo de que trata la presente comunicacion; y esta consideracion obliga al Gobierno peruano á declarar que sus derechos territoriales no sufren menoscabo, y que no admitirá la legitimidad de la ley colombiana en la zona y rlos á que ella se refiere.

Aprovecha el infrascrito esta oportunidad, para ofrecer al Señor Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia las seguridades de su mas alta y distinguida consideracion.

ALBERTO ELMORE.

AS. E. el Señor Ministro de Relaciones Exteriores de Colom

bia.

República del Ecuador,--Ministerio de Relaciones Exteriores.

Quito, 7 de Mayo de 1891.

Señor Ministro: Me es honroso dirigirme á V. E. con el objeto de llamar su ilustrada atencion a la ley colombiana 103, de 22 de Diciembre último, "que autoriza al Gobierno para crear misiones y poli. cía en la legion regada por los ríos Putumayo, Caquetá y sus afluentes”, publicada en el “Diario Oficial" de Colombia del 3 de Enero del presente año, número 8,291.

Esta ley se haya tundada en un supuesto inadmisible por el Gobierno ecuatoriano, á saber, el de que sea colombiano el territorio bañado por los ríos Putumayo, Caquetá, Amazonas y sus afluentes (art. 2.)

En tal virtud, mi Gobierno, por mi órgano, trasmite á V. E., para conocimiento del de Colombia, la correspondiente protesta contra esa ley en cuanto reputa como colombiana la re

(1) Véase esa demarcacion colonial en el tomo I, página 204.

gion bañada por los antedichos ríos, siendo así que todo el territorio expresado hasta la orilla izquierda del Caquetá pertenece al Ecuador, en virtud de incontrovertibles, títulos que serán expuestos en su oportunidad.

Entretanto, y no obstante esta protesta en lo referente a la demarcacion de los dos Estados, es muy grato á mi Gobierno manifestar al de V. E. que por lo que toca á la evangelizacion de las tribus salvajes que pueblan esas regiones, y á la proteccion que se trata de prestarles, mediante un servicio de policía establecido por el Gobierno de V. E., mi Gobierno no solo asiente de buen grado á esas providencias, sino que las secundará por su parte en cuanto le fuere posible ; pero siempre sobre la base de que no alterarán en lo mas mínimo el statu quo existente respecto de fronteras.

Aprovecho de esta coyuntura para reiterar á V. E. el constante deseo de mi Gobierno, relativo á lograr con el de V. E. un acuerdo que lleve a término la cuestion límites de tan fácil arreglo, si, como lo espera mi Gobierno, el de Colombia

acep ta el medio que le ha propuesto, confiado en sus amistosos y fraternales sentimientos, cual es, un pacto de arbitraje semejante al concluido con el del Perú, salvo la designacion del árbitro y tercer dirimente que se acordará entre los dos Gobiernos.

Renuevo á V. E. la expresion de mis distinguidas consideraciones como su obsecuente servidor.

FRANCISCO J. SALAZAR.

Excmo. Sefior Enviado Extraordinario y Ministro Plenipoten

ciario de Colombia.

Legacion de la República de Colombia.

Quito, Marzo 1o de 1891.

Señor Ministro: La atenta nota de V. E., de fecha 7 del corriente, me ha impuesto de que el Gobierno de V. E. estima que la ley colombiana 103 de 22 de Diciembre último, que autoriza al Go. bierno para crear misiones y policía en las regiones regadas por los rios Putumayo, Caquetá y sus afluentes, publicada en «El Diario Oficial" de Colombia del 3 de Enero del presente año, se halla fundada en el supuesto, inadmisible para el Gobierno ecuatoriano, de que sea colombiano el territorio baña. do por esos ríos, por el Amazonas y sus afluentes, y que en tal virtud trasmite á esta Legacion por el respetable órgano

« AnteriorContinuar »