Imágenes de páginas
PDF
EPUB

República de Colombia. - Secretaria General. - Cuartel General

en Cuenca á 9 de Setiembre de 1822 — 12.o

Al Illmo. Señor Ministro de Estado y Relaciones Exteriores

del Perú.

Illmo. Señor. S. E. el Libertador me manda dirigir á US. I. la presente comunicacion que por su importancia es remitida por un extraordinario, a fin de alcanzar, si es posible, las ventajas que S, E. se propone.

Aunque S. E. el Protector del Perú en su entrevista en Guayaquil con el Libertador no hubiese manifiestado temor de peligro por la suerte del Perú, el Libertador no obstante se ha entregado desde entonces à la mas detenida y constante meditacion, aventurando muchas congeturas que quizá no son ente. ramente fundadas, pero que mantienen en la mayor inquietud el ánimo de S. E.

S. E. el Libertador ha pensado que es de su deber comunicar esta inquietud á los Gobiernos del Perú y Chile, y aun al del Río de la Plata, y ofrecer desde luego, todos los servicios de Colombia en favor del Perú. S. E. se propone, en primer lugar, mandar al Perú 4,000 hombres mas de los que se han remitido ya, (1) luego que reciba la contestacion de esta nota, siempre que el Gobierno del Perú tenga á bien aceptar la oferta de este nuevo refuerzo, el que no marcha inmediatamente, porque no estaba preparado y porque tampoco se ha pedido por parte de S. E. el Protector, Si el Gobierno del Perú determina recibir los 4,000 hombres de Colombia, espera el Libertador que ven. gan trasportes y víveres para llevarlos, anticipando el aviso para que todos los cuerpos se encuentren en Guayaquil opor. tunamente.

En el caso de remitirse al Perú esta fuerza, el Libertador desearía que la campaña del Perú se dirigiese de un modo que no fuese decisivo y se esperase la llegada de los nuevos cuerpos de Colombia para obrar inmediatamente y con la activi. dad mas completa, luego que estuviesen incorporados al ejér. cito aliado. S. E. no se atreve a insistir mucho sobre esta me. dida, porque no conoce la situacion del momento; pero desea ardientemente que la vida política del Perú no sea comprome. tida sino con una plena y absoluta confianza en el suceso. El amor á la causa de la América le ha dictado estos sentimientos

(1) Se refiere a la Division Colombiana que llegó á Lima en Julio de 1822, mandada por el General Juan Paz del Castillo.

que no ha podido reprimir y que se ha creido obligado á comunicar a ese Gobierno.

Ademas, me manda S. E. el Libertador decir á US. I., cuales son sus designios ulteriores en el caso de que al ejército aliado no venga á ser el vencedor en la nueva campaña del Perú. Desearía S. E. que los restos del ejército aliado, siempre que éste tenga algun infortunio, se retiren hacia el norte, de modo que puedan recibir 6 ú 8,000 hombres de refuerzos que irían inmediatamente á Trujillo ó mas allá. Si los restos del ejército aliado llegasen á replegar por el Sur, S. E. desearía que el Gobierno de Chile le presentase un refuerzo igual, para que obrando por aquella parte se pudiese dividir la atencion de los enemigos, mientras que el ejército de Colombia por el Norte obraba sobre Lima en union de los cuerpos que se levantasen en Piura y Trujillo.

De todos modos es el ánimo del Libertador hacer los mayores esfuerzos por rescatar al Perú del imperio español, y se atreve á pedir con el mayor ardor, al Gobierno de Chile, que siga su ejemplo en esta parte y que haciendo un esfuerzo igual mande 6 u 8,000 hombres por la parte del Sur del Perú á obrar con la misma actividad o mas si es posible que la que S. E. piensa desplegar en tales circunstancias.

Insta mucho S. E, el Libertador á ese Gobierno, para que tome el mayor empeño con las autoridades del Rio de la Plata á fin de que se destine un ejército de 4,000 hombres, por lo menos hacia el Cuzco, en el caso que sufra el ejército aliado un reves. Pero aunque este caso es remoto, no debemos verlo co. mo tal, sino que considerándolo ya como presente, las medidas mas eficaces sean empleadas para arrancarle al enemigo de entre las manos su flamante victoria, y no le demos tiempo para gozarse de ella y de arruinar los intereses de la América me. ridional.

Estas son las ideas que mas afectan al Libertador en este momento, y me manda encarecer á US. I. la importancia que en su concepto merecen.

Tengo el honor de ser de US. con todo respeto obediente servidor.

JOSÉ GABRIEL PEREZ

Secretaria de Gobierno y Relaciones Exteriores del Perú. Lima,

Octubre 25 de 1822.

La Suprema Junta Gubernativa del Perú, en virtud de reso. lucion del Soberano Congreso, me manda conteste á US., con respecto á su nota de 9 de Setiembre anterior sobre planes de TOMO D.

46

guerra, manifestándole el reconocimiento del Perú á las generosas ofertas de S. E, el Libertador de Colombia, de que se hará uso oportunamente, y que entre tanto podría S. E. auxiliar este Estado con el mayor número posible de fusiles, cuyo artículo hace notable falta : en inteligencia que su valor será satisfecho religiosamente, tan pronto como se desahogue algun tanto el Erario.

Tengo la honra de ofrecer á US. los sentimientos de consideracion y aprecio.

FRANCISCO VALDIVIESO.

Señor Secretario General de S. E, el Libertador de Colombia,

José G. Perez.

Ejército del Perú.

Lima, Setiembre 12 de 1822.

El Gobierno ha dispuesto, que dentro de muy breves días salga una seccion del ejército á obrar contra el enemigo. Siendo para ello preciso emplear de las Divisiones que se compone, aquellas subdivisiones que se crean necesarias, es menester que US. en contestacion me diga cuánta es la fuerza de la de su mando con que puede contar para coadyuvar á esta empresa, pues sé que mucha parte de ella no se halla en aptitud de hacerlo con la prontitud indicada.

Aseguro á US. los sentimientos de mi mayor consideracion y aprecio.

Rudecindo Alvarado.

Señor Comandante General de la Division de Colombia.

Ejército Libertador de Colombia. - Division auxiliar del Perú Cartel General Divisionario en Lima, á 12 de Setiembre de

1822. ALI. H. Sr. General en Jefe del Ejército del Perú.

La Division de Colombia no se encuentra actualmente en estado de marchar. Los batallones Vencedor y Pichincha están muy desnudos, á causa de haber salido de una campaña penosa y larga en el rigor de las aguas. El de Yaguachi no ha lle

gado aun, y es solo el de Voltígeros el que se halla equipado y listo.

Es encargo particular que tengo de S. E. el Libertador Presidente, al Excmo. Señor Protector, se mantenga siempre reunida la Division para conservar en ella el mejor régimen, y para que los cuerpos, obrando separadamente, no le den moti. vo de queja al Gobierno y pueblo del Perú, hallándose sin los jefes militares que deben celar sobre su disciplina moral y mi. litar.

Penetrado US. I. de las justas razones expuestas, se interesará en el éxito de esta solicitud, en cuanto lo permita el bien del servicio. De resto, la Division de Colombia arde en deseo de buscar los enemigos. Nada le sera mas sensible, que no hallarse reunida, y regularmente equipada, para marchar en la primera ocasion. Con lo cual contesto al oficio de US. I. de la fecha.

Dios guarde á US. I, muchos años.

Juan Paz del Castillo.

Lima, Setiembre 18 de 1822. Illmo. H. Sr. Ministro de Guerra y Marina.

I. y H. S. El Comandante General de la Division de Colombia, en contestacion a la nota que dirigí con fecha de antes de ayer, tras. cribiéndole lo que US. I., en comunicacion de ese día, se sirvió decirme, con relacion al batallon de Voltigeros de dicha Divi. sion, que S. E. había dispuesto fuese uno de los cuerpos expe. dicionarios; con igual fecha me dice lo siguiente:

“Illmo. Señor:

“ El batallon Voltígeros es parte de la primera brigada de Colombia, que

he

puesto á las órdenes del General Lara, por las de mi Gobierno. Antes dije á US. 1. que este me ha prevenido ruege siempre al del Perú mantenga reunida la Divi. sion, y ahora tengo que expresar, que cuando sea absolutamente imposible conservarla integra, no podría pasarse á subdividir las brigadas, por mil motivos, y el mas poderoso, porque a tropa no se halle nunca fuera de los jefes principales. US I. sabe que las dificultades que se han tocado aquí, para manejar un solo batallon, expuestas á mi Gobierno, lo movieron á or

.

ganizar la fuerza de mi mando, de un modo que las removiese enteramente, Tal ha sido la Division de Brigadas, cuyo man. do recayó en personas que le merecen la mayor confianza, y yo no puedo absolutamente echar por tierra lo que ha mandado observar con escrupulosidad el Presidente de Colombia, animado del deseo de que nuestras tropas no den que sentir al Gobierno y pueblo del Perú.

Desde el momento que llegué expuse á US. I., que dándoseme lo que necesitan los cuerpos para moverse, podían estar listos á salir dentro de 35 días. Si se conviene en esto, la pri. mera brigada estará pronta a marchar de aquí á 20, y la segun. da se le reunirá conmigo diez días despues, siempre que en este tiempo llegase el batallon Yaguachi ó se dé el reemplazo en caso de saberse en el mismo término que ha naufragado. Esta es la exposicion que he creido deber hacer á US. I., en respuesta al oficio que recibí ayer. - Dios guarde á US. I. muchos años. — Juan Paz del Castillo."

Tengo el honor de trascribirlo á US. I. para que se sirva elevarlo al conocimiento de S. E., asegurándole con este motivo los sentimientos de mi mayor consideracion y aprecio.

Rudécindo Alvarado.

Lima, Setiembre 19 de 1822.

Vista por S. E. el Supremo Protector del Estado la última contestacion del señor General de la Division auxiliar de Colombia, que US. l. me trascribe en nota de ayer, S. E. se considera en el caso de desear una resolucion terminante en este jefe, respecto al auxilio de tropas que debe prestar para la pró. xima campaña. La expedicion, como dije á US. I. en oficio an. terior, fué combinada sobre la cooperacion de los soldados de los cuatro Estados unidos. La necesidad, la salud conun y las glorias de todos, interesaban la realizacion del plan con aquellas fuerzas, así porque éstas debían terminar la guerra de la América meridional, como porque sin el concurso simultánco de cada una de dichas Divisiones, habría lugar á quejas y celos, siempre funestos á la causa pública.

Afortunadamente la franqueza generosa de S. E. el Libertador de Colombia, al remitir sus tropas auxiliares, dejó expedito el medio de que obrasen segun las circunstancias : desea que si es posible se mantengan unidas; pero no prohibe que una fraccion de ellas cumpla la voluntad del Gobierno peruano en

« AnteriorContinuar »