Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tador de Colombia, el conocimiento de esta grave ocurrencia.

Con este motivo, permítame US. le ofrezca la sinceridad y respeto de la alta consideracion con que tiene la honra de ser de US. su atento servidor.

TOMAS GUIDO.

Pasto, Enero 9 de 1823.

Al señor General Juan Paz del Castillo.

S. E. el Libertador ha recibido las últimas comunicaciones de US., oficiales y ex-oficiales, desde el 29 de Noviembre hasta el 9 de Diciembre último, y queda impuesto de cuanto US. comunica en ellas. S. E. el Libertador ofreció oportunamente al Estado del Perú un auxilio de 4,000 hombres, que incorporados á la Division que tenemos en Lima, hubieran asegurado las operaciones que se emprendieran contra el enemigo ofensivamente, o que rechazasen las de aquel, si convenía quedar á la defensiva. El Gobierno del Perú no tuvo á bien aceptar este auxilio. !I) S. E. el Libertador no puede permitir que la Division de Colombia, que existe en el Perú, se comprometa inútilmente, ni puede permitir que corra los riesgos y los azares de una operacion que se habría asegurado con el contingente de tropas que se ofreció y no fué admitido. S. E., pues, que habría cumplido exactamente con su oferta, no puede pasar por la incertidumbre á que quedan expuestas éstas sin el refuerzo de Colombia.

Desde el 15 de Noviembre dió S. E. á US. la orden mas terminante sobre no comprometer la Division de Colombia, sino con absoluta probabilidad del triunfo y de obrar siempre por la parte del Norte, de modo que en caso de reves pudiera ser auxiliada nuestra Division por nuestras Provincias del Sur.

Ahora añade S. E., que la Division de Colombia del mando de US. no sea comprometida en ningun caso sin la mas absoluta probabilidad de buen suceso, obrando siempre al Norte del Perú, para que pueda ser auxiliada por nuestro Gobierno en caso necesario. S. E. previene á US., que salve a todo tran. ce la Division de Colombia, tomando cuantas medidas sean necesario para ello; exponiendo al Gobierno del Perú las razo.

(1) Véase las páginas 360 á 362.

TOMO III.

49

nes que tiene el Libertador para no permitir que nuestra Di. vision se comprometa sin una entera probabilidad de buen suceso, no habiéndose admitido por ese Gobierno el auxilio ofreci. do de cuatro mil hombres, que habria asegurado todo género de operaciones. (1)

US. está autorizado para tomar ahora y en lo sucesivo las. medidas que crea necesarias para realizar ésta orden de S.E

Dios guarde á US.

J. GABRIEL PEREZ.

Quito, Enero 29 de 1823.

Al Senior General Juan Paz del Castillo.

En este instante he tenido el honor de recibir las comunica. ciones de US. fechadas en la Puná y S. E. queda impuesto de la llegada de nuestra Division auxiliar del Perú á Colombia. S. E. se complace del arribo de US. y de nuestras tropas á nuestra patria aunque tiene el más vivo sentimiento de que el Perú no haya aceptado el justo convenio que se le propuso para la permanencia de la Division allí. S. E. está seguro de que US. habrá dejado el Perú sin que haya quedado mal pues. to el nombre de Colombia y la reputacion de nuestras armas.

S. E., en fin, queda impuesto de cuanto US., comunica en sus oficios últimos y con esta fecha dá al Señor Intendente de Guayaquil las órdenes correspondientes sobre lo que debe hacerse con la Division del mando de US., cuyas órdenes cumplirá US. El Jefe de Estado Mayor General, coronel Heres, dará á US. las ordenes que S. E. el Libertador se ha servido comunicarle con respecto a la Division del mando de US.

Dios guarde á US.

J. GABRIEL PEREZ,

(1) Véase el oficio de 25 de Octubre de 1822, página 361, y el de l.. Marzo de 1823 que se copia mas adelante.

Lima, Marzo 1.o de 1823.

Al Excmo. Señor Libertador Simon Bolivar etc. etc. etc.

Excmo. Señor.

Con fecha
9 de Setiembre último ofreció V. E.,

por

el conducto de su Secretario General, grandes auxilios al Perú, de los que solo fueron aceptados cuatro mil fusiles, pues las circunstancias no exigían al parecer mayores medios de defensa que los que poseíamos. (1) Mas, habiendo variado el aspecto de las cosas, y queriendo la actual administracion terminar de una vez la guerra, quitando a los españoles toda esperanza de afianzar su dominio en América, ocurre á V. E., para que se sirva proporcionar, entre otras cosas, cuatro mil soldados; y es tal la confianza que tiene en la disposicion de V. E. para verificar

en vía cuatro trasportes á efecto de que los conduzcan, esperando que la mediacion de V. E. facilitará al Agente Di. plomático cerca de aquel Gobierno, General de brigada Don Mariano Portocarrero, los que sean necesarios, cuyos gastos se pagarán inmediatamente por la Tesorería general de esta República, y que le dispensará su alta proteccion para que pueda conseguir los demas objetos de que va encargado.

Tengo la honra de ofrecer á V. E. los sentimientos de la mas distinguida consideracion, con que soy de V. E. su atento servidor.

lo, que

JOSÉ DE LA Riva AGÜERO,

Guayaquil, Marzo 15 de 1823.

Al Señor Secretario de Relaciones Exteriores del Perú.

En este momento acaba de fondear en este puerto la goleta de guerra de ese Estado, la Macedonia, que conduce al señor General Don Mariano Portocarrero. S. E. el Libertador, ins. truido del objeto de su mision, se complace de haber tomado anticipadamente todas los medidas para auxiliar a la Nacion peruana. Asi es que dentro de tres dias darán la vela dos mil

(1) Véase las páginas 360 á 362.

seiscientos veteranos equipados completamente, y dentro de treinta, el resto hasta seis mil.

Con respecto á los gastos de esta expedicion se presentará al Gobierno del Perú el estado exacto de ellos. Acepte US. etc.

J. GABRIEL PEREZ,

Guayaquil, Marzo 15 de 1823.

Al Señor Cónsul de Colombia Cerca del Gobierno del Perú.

He tenido el honor de recibir las comunicaciones de US. hasta el 6 del presente y de comunicarlas á S. E. el Libertador.

El señor General Portocarrero acaba de llegar: ha tenido una larga conferencia con S. E. el Libertador, y como nuestros aprestos militares estaban anticipadamente hechos, darán la vela dentro de tres dias dos mil seiscientos veteranos, y dentro de treinta, el resto hasta seis mil.

Es muy satisfactorio para Colombia el nombramiento de Presidente hecho en el señor Riva-Agüero y la estructura firme y sobre todo fuerte dada al Ejecutivo por el Congreso. Está mutacion esencial en la Constitucion peruana, es un gran paso dado hácia la libertad, y sobre todo hacia la estabilidad de su Constitucion Política.

Los avisos y voticias que US, ha comunicado á S. E. le han dado bastantes ideas sobre la situacion de ese país y del ene. migo, y S. E. espera que US. continúe prestándole sus servicios.

J. GABRIEL Perez.

Recepcion del Ministro peruano cerca del Libertador, General Don

Mariano Portocarrero, en Guayaquil, en Marzo de 1823.

Discurso del señor Portocarrero:

Excmo. Señor: Lima feliz en los primeros pasos de su regeneracion política, fué la admiracion de los pueblos libres, cuando con una fuerza aparente hizo huir á sus enemigos. El General Canterac temió con razon á un pueblo entusiasmado hasta lo sumo, mas que á

la fuerza armada que se le presentó. Y en este estado, señor... ; quién no presagiaría que la campaña sería concluida á la voluntad del General San Martin, viéndolo constituido su Pro. tector! Todo, todo debía haber sucedido como se deseaba ; pe. ro cosas que no están á mi explicacion por ahora, perturbaron el curso majestuoso de la guerra, minoraron los recursos, y motivaron los desgraciados sucesos de Ica y Moquegua con un comprometimiento general de la opinion. Aletargado el Gobierno con estos incidentes, parecía ayudaba mas á sentirlos que á remediarlos; pero á un clamor general del pueblo y del ejército dió el Soberano Congreso del Perú un nuevo impulso á la causa de la independencia, depositando el Poder Ejecutivo en el benémerito patriota Don José de la Riva-Agüero. Este digno Jefe lo prinero á que aspira es á buscar los recursos de que carece, en el héroe de América, en el gran Bolivar, á quien todo elogio es corto, si pensara mensurar sus grandes inéritos. A este interesante fin elige mi persona para que sea el órgano por donde se sirva V. E. oír las súplicas del Perú, y como el objeto de ellas es su salvacion, me felicito desde ahora por el mejor éxito de mi mision, pues tengo el honor de estar ya á la presencia del Libertador de Colombia y el Perú.

S. E. el Libertador contestó:

Señor General: El Perú no podía elegir ni un Jefe mas digno de su administracion que el Presidente Riva-Agüero, ni un mensajero mas agradable y mas digno de representar el Perú en Colombia. La suerte de la bella República Peruana está ya asegurada, porquc

tiene un Gobierno de su corazon, un ejército peruano, y á Colombia de auxiliar. Sí; Colombia hará su deber en el Perú: llevará sus soldados hasta Potosí, y estos bravos volverán á sus hogares con la sola recompensa de haber contribui. do á destruír á los últimos tiranos del nuevo mundo. Colombia no pretende un solo grano de terreno del Perú, porque su gloria, su dicha y su seguridad se fijan en conservar la liber. tad para sí, y en dejar independientes á sus hermanos.

Sr. General. – Responda US. al Gobierno del Perú, que los soidados de Colombia ya están volando en los bajeles de la República, para ir á disipar las nubes que turban el sol del Perú.

« AnteriorContinuar »