Imágenes de páginas
PDF
[ocr errors][merged small][ocr errors]

Plenamente autorizado por mi Gobierno para tratar con V. E. definitivamente, con arreglo á las instrucciones que he recibirlo, sobre los auxilios de que tan ejecutivamente necesita la República del Perú. no me ha quedado mas quedesear, ni cosa alguna que proponer en esta parte, despues de habervisto á mi llegada que estaba ya próxima á zarpar la primera Division auxiliadora compuesta de tres mil hombres, y preparándose rápidamente la segunda de igualnúmero ; todo lo que V. E. por sí, y sin ‘ insinuacion alguna de la Junta que gobernaba en Lima, tenia dispuesto á costa de indecibles sacrificios. Si, señor Excmo:estos hechos, propios solamente del alma grande y generosa del Libertador de Colombia. satisfacen los deseos de mi mision, y serán tan gratos al Presidente de la República del Perú, como satisfactorios á los libres de su capital : mas no por lo expuesto he cumplido con mi legacion ni puedo lisonjearme de haber hecho lo que debo: otra cosa de mayor interés necesito exigir de V. E., .y es su voluntad para pasar al Perú á dirigir la campaña que se ha de abrir á su debido tiempo, sin cuya singular gracia nada habré hecho yo que merezca la gratitud de mi Gobierno ni el aplauso de mis conciudadanos. Este auxilio es el principal, el mayor y el úni. co que puede salvar la patria de los Incas, como el mayor

y principal encargo de mi Gobierno. La presencia sola del,

Libertador Simon Bolívar quitará eI eclipse que padece el hermoso sol del Perú, alentará á los pusilánimes, y confundirá al miserable resto de aventureros españoles que tienen oprimidos á los pueblos del Perú. La milicia siempre acertará en sus empresas, y los oprimidos bendecirán, aún ántes de su li

bertad, la mano poderosa que los va á protejer. Compare V. E.

estos beneficiosy ventajas que recibirá la causa general de América con cualquiera otro motivo que su misma virtud le pueda presentar, y hallará sin duda la pronta resolucion en la fuerza de la justicia de mi súplica.

Muy lejos, señor, del pensamiento de mi Gobierno y del de los patriotas peruanos, el contemplar á V. E. con pretensiones las mas leves sobre el territorio del Perú. semejantes especies, ‘quién ignora que el orígen que han tenido ha sido el de una faccion de hombres nulos é insignificantes bajo todos aspectos? Pero ésta a está sofocada, acabada y esterminada con el nuevo órden e cosas. Mandau los virtuosos, sostienen sus dere

chos los militares dignos de este nombre, y los pueblos sanos y libres como liberales, han confundido en todas partes á los criminales que los oprimían. Y si solo la República de Colombia no ha sufrido estos contrastes, es porque la ha mandado V. E. sosteniéndola quieta. tranquila y libre, ejemplarizando á toda la América. ¿Cómo no deberé yo exigir con la mas viva expresion por la presencia de V. E. en mi República? Sea V. E., pues, el juez imparcial que decida sobre la pretcnsion del Gobierno y del pueblo del Perú en vista de tan poderosas razones que han estimulado al particular encargo de que importune á V. E. por esta singular gracia, y quiera V. E. darme el dia mas grande de placer, haciéndome el instrumento que lleve á la capital de Lima con mas lijereza que el rayo la noticia interesantíísima de que mu breve verán á V. E. los peruanos en su territorio, como lo csean, lo quieren y lo piden, y yo lo espero de la grandeza y generosidad de V. E.

Nuestro Señor guarde la importante vida de V. E. muchos años

Excmo. Sr .
Mariano Portocarrero.

Señor , General :

Es con la mayor satisfaccion que respondo á la nota de V. E. de este dia.

La República de Colombia se complace en hacer sacrificios por la libertad del Perú, y hoy mismo están navegando sus batallones en busca de los tiranos del Perú: muy pronto otros batallones y otros escuadrones completarán seis mil hombres que Colombia ofrece á sus hermanos del Sur, para que tengan la gloria nuestros valientes de haber sido los primeros que empuñan las armas libertadoras, y sean los últimos en deponeras en el templo de la libertad del Nuevo Mundo.

En cuanto á mí, estoy pronto á marchar con mis queridos compañeros de armas á los confines de la tierra que sea oprimida por tiranos, y el Perú será el primero cuando necesite mis servicios. . .

Si el Congreso General de Colombia no se opone á mi ausencia, yo tendré la honra de ser soldado del grande ejército americano reunido en el suelo de los Incas y enviado allí por toda la América meridional.

Tengo el honor de ser con la mas alta atencion de US. obediente servidor.

BOLIVAR.

CONVENIO SOBRE AUXILIOS.

ARTICULO I.

La República de Colombia auxiliará con 6,000 mil hombres á la República del Perú, y con cuantas fuerzas disponibles tenga. segun las circunstancias.

ARTICULO II.

El Gobierno del Perú se obliga á satisfacer á la República de Colombia todos los costos del trasporte de estas tropas á su territorio.

ARTICULO III. .

Él Gobierno del Perú se obliga á pagar á los Generales, Jeles y oficiales de Colombia, los sueldos que se pagan á los de su clase en el Perú, segun el Reglamento de sueldos de aquel Estado.

ARTICULO IV.

Las tropas de Colombia en guarnicion disfrutarán la paga de lO pesos mensuales por plaza, descontándose de estos. rancho y vestuario. Este descuento se les hará en sus cuerpos respectivos ; pero en campaña gozarán de IO pesos íntegros, y el Go. bierno del Perú les dará raciones y vestuario sin descuento alguno.

ARTICULO V.

El equipo del ejército de Colombia será por cuenta del Gobierno del Perú. lo mismo que la reposicion de las armas. y composiciones y reparos de estas mismas.

ARTICULO VI.

El ejército de Colombia será provisto de las municiones que le corresponden en campaña, cualquiera que sea su actitud. y recibirá tambien las que pida para su instruccion.

ARTICULO VlI.

Los Generales y Jefes recibirán del Gobierno del Perú los caballos de ordenanza para el servicio. ‘

[graphic]

ARTICULO VlII.

Para las marchas se dará al ejército de Colombia los bagajes de ordenanza, desde el General hasta el soldado.

ARTICULO IX.

Siendo muy costoso y difícil que Colombia llene las bajas de‘ su ejército en el Perú, con reemplazos enviados de su territorio, el Gobierno del Perú se obliga á reemplazarlos numéricamente, sea cual fuere la causa de estas bajas. Estos reemplazos se darán como vayan ocurriendo las bajas; pues de otro modo el ejército de Colombia no podrá contar con la fuerza necesaria para obrar.

ARTICULO X.

Los gastos del ejército de Colombia para volver ásu territorio, serán satisfechos por el Gobierno del Perú.

ARTICULO XI.

Los buques de guerra de la marina de Colombia serán tratados en el Perú como los buques de guerra de aquella Repú. blica, siempre que estén en su servicio.

Autorizados plenamente los contratantes por nuestro Gobiernos respectivos, hemos convenido, prévios los requisitos legales, en los once artículos anteriores que contiene el presente convenio, y firmamos dos de un tenor en Guayaquil, á r8 de Marzo de 1823, 13.° dc la República de Colombia y 4.° de la República del Perú. (I)

JUAN PAZ DEL CASTILLO MARIANO PORTOCARRERO jose ’ de Espinar Manuel de la Vega. Secretario. Secretario de ln Mision.

Lima, Marzo 3o de 1823.

Al Secretario General de S. E. el Libertador de Colombia.

Jamas ha dudado S. E. de los buenos deseos del Libertador de Colombia respecto del Perú; y desde el momento en que se supo la infausta jornada de Moquegua, contó esta Repúbli

[ocr errors]

(1) Véase el Protocolo que se registra en la página. 220 á 223. TOMO m. 50

ca con todos los auxilios que pudiera. suministrar aquella; así es que la apreciable comunicacion de US., fecha 6 del corriente, no ha hechosino confirmar lo que justamente se esperaba.

S. E. acepta, desde luego, las tropas que le ofrece Colombia, y con ellas los esfuerzos del Perú, no teme asegurar que antes de conc uido el año presente, ya no existirá un solo ministro de la tiranía peninsular que profaue con sus crímenes el suelo de los Incas.

Sírvase US. hacerlo así presente al Libertador de Colombia y admitir los sentimientos de consideracion, etc.

FRANCISCO VALDIVIESO.

Lima, Abril 8 de 1823.

Señor Secretario General de S. E. el Libertador de Colombia.

He tenido el honor de recibir la nota de US., del 15 de Marzo próximo pasado, en que comunica, la llegada á Guayaquil del Agente Diplomático de este Gobierno, General de Brigada Don Mariano Portocarrero, y que S. E. el Libertador de Colombia habría tomado anticipadamente todas las medidas nece. sarias para auxiliar al Perú; que, en consecuencia, darían la vela dentro de tres días 2,600 veteranos, y dentro de treinta el resto hasta 6,000 y que con respecto á los gastos de la expedicion, se presentaría á este Gobierno un estado de ellos.

S. E. el Presidente de esta República, satisfecho de la sinceridad de las ofertas del Gobierno de Colombia, no dudó un punto ocurrir á su libertador, para que cooperase con sus bravos á la defensa de esta capital, que se halla amenazada, y á que se concluya la guerra en todas las provincias del Perú.

Ha logrado ya. en parte, el objeto de sus deseos. de lo que está muy reconocido á S. S. el Libertador; y espera con su auxilio y el del Gobierno de Chile, que muy pronto amanecerá el día en que las Secciones de América, enteramente libres y unídas con los mas estrechos vínculos, se pongan en actitud de atraerse la admiracion y respeto de todas las Naciones.

Sírvase US. manifestará S. E. el Libertador de parte de S. E. el Presidente de esta República, los sentimientos de la

mayor gratitud y.mas perfecta amistad, y admitir mi consideracion y distinguido aprecio.

FRANCISCO VALDIVIESO.

« AnteriorContinuar »