Imágenes de páginas
PDF
EPUB

contínuos, casi con desdoro del Gobierno que tiene el honor de representar.

El infrascrito al dar esta contestacion, no se contraerá a las razones que se adujeron por el Gobierno de Colombia en la comunicacion de 3 de Marzo, y que están repetidas en la de 22 del corriente, siempre que no se les haya agregado algo de nuevo ó no se oponga algun argumento en contra de las expli. caciones que dio eu su Memoria. Bajo de este supuesto entra en la materia.

El infrascrito, ha declarado desde el principio, que no tiene instrucciones de su Gobierno para tratar sobre la deuda, y sobre la provincia de Jaen y parte de la de Maynas; y asi, cuando ha expresado lo que ha creido mas racional acerca de estos puntos, no ha hecho otra cosa que manifestar su opinion particular. No contento con la declaracion á que alude, y que consta de su nota de 20 de Febrero, expresó esto misma en la Me. moria, y, presentó los motivos. Si se ha negado á pedir nuevas instrucciones es porque siendo su comision extraordinaria, debe volverse á dar cuenta de ella á su Gobierno. A esta razon pue. de agregarse que no recibiría contestacion de Lima en menos tiempo que cuatro meses, y el modo como ha sido tratado por el Gobierno de Colombia no presenta atractivos á su mansion en Bogotá, especialmente sabiendo que el sacrificio que hiciera sería enteramente inútil.

Respecto de la provincia de Jaen, por mas que diga el ho. norable señor Secretario, el derecho es cuestionable. No pertenece al infrasctito exponer las razones que tenga el Perú. Aunque no tuviera fuerza, bastaría la posesion para que no se desprendiese de ella, sin oir á lo menos los motivos porque se le quiera quitar. Esto se hace por medio de tratados. Cabalmente se ha convenido así en el que poco antes se acaba de citar. El articulo 9.o contiene estas palabras terminantes : "La demarcacion de los límites precisos que hayan de dividir los territorios de la República de Colombia y el Estado del Perú se arreglarán por un convenio particular &.” De esto se dedu. cen dos consecuencias importantes: 1.° Que la posesion de Jaen no es una usurpacion manifiesta, en el concepto del Congreso y del Gobierno de Colombia, pues si hubieran estado en esta conviccion, no habrían ratificado el tratado dejando el arreglo de límites para otro posterior. 2.° Que no puede pedirse de plano, como se hace, la entrega de esta provincia sin fal. tar á la fé de los tratados. El infrascrito no se ha referido an. tes al que se hizo en 1822 que está ratificado, pues solo contiene sobre esta materia el artículo que acaba de citar. Ha hecho referencia al que se celebró en 1823 y no fué ratificado por Co

lombia. A este no le faltan las circunstancias que el honorable señor Secretario echa de menos en aquel. Aun en el caso de que le faltasen, desaprobado por el Congreso de esta nacion, ¿por qué no se propuso hacer otro en tiempo oportuno? En la Memoria se ha probado que no estaba el Perú en aptitud de hacerlo las otras veces que se tocó este punto.

El infrascrito, como ha repetido muchas veces, no tiene instrucciones sobre los dos asuntos mencionados, y así lo que

ha dicho acerca de ellos es solamente por los conocimientos privados que como simple ciudadano del Perú ha podido adquirir. Sin embargo, conociendo la buena fé que caracteriza á su Gobierno, los vehementísimos deseos que tiene de transar todas sus disputas por vías pacíficas y amistosas, y su empeño en es. trechar cuanto sea posible los lazos que cree deben unir perpétuamente á las naciones peruana y colombiana, propone: "que los dos asuntos de que se trata se arreglen pacíficamente, no en Lima, como parece mas natural, sino en Guayaquil, por comi. sionados que nombren ambos Gobiernos." Este puerto presen. ta muchas ventajas. Todos los auxilios que han ido al Perú han pasado por él. La mayor parte han salido de ese Departamento y de los del Sur de Colombia, segun consta del Mensaje del Vice-Presidente dirigido a las Cámaras el año de 26: los demas han ido por Panamá. Guayaquil es, pues, un punto que por su situacion geográfica está en comunicacion inmediata con todos aquellos á los cuales puede ser necesario ocurrir por documentos o informaciones. Además pertenece á Colombia, y está disipado el temor, aunque infundado, de que el comisionado de esta Nacion, pudiese no ser bien recibido en el Perú. El infrascrito cree que ceder hasta este punto, es la prueba mas convincente que pueda dar del ardor con que desea que todo se termine de un modo amigable. Él, sin embargo de que cree que el Gobierno del Perú convenga sin dificultad en la proposicion enunciada, siempre que acceda tambien á ella el de Co. lombia, promete interponer con el empeño mas decidido sus buenos oficios, a fin de vencer cualquiera dificultad, si es que llega á presentarse.

De todos los articulos á que se contrae el final de la comunicacion del H. Sr. Secretario de Relaciones Exteriores, lo úni. co á que puede acceder al infrascrito es á lo que lleva expresado, que se reduce á los artículos siguientes:

1.° Aunque el Ministro Plenipotenciario del Perú no tiene instrucciones de su Gobierno para tratar sobre límites, ni sobre la deuda, propone que estos dos puntos se traten en Guaya. quil por comisionados de ambas naciones, creyendo que su Go.

bierno acceda á esta propuesta, y prometiendo emplear con todo empeño sus buenos oficios a este fin.

2.° Las tropas de las dos naciones, se reduciran en los Departamentos limítrofes al número de que constaba en Febrero de 1827.

3. Se ratificará este tratado por ambas partes, lo mas pronto que sea posible, y las ratificaciones serán cangeadas en Guayaquil antes de que se cumplan seis meses de la fecha.

4.° Inmediatamente que se cangeen las ratificaciones tendrán pleno cumplimiento los articulos 1.° y 2.0

El infrascrito tiene determinada su salida de Bogotá al Perú para el 2 de Junio próximo. Si el H. Sr. Secretario de Relaciones Exteriores tuviese á bien contestarle en los días que faltan, recibirá con mucha complacencia sus comunicaciones.

El Ministro Plenipotenciario del Perú que suscribe, tiene la honra de reiterar al honorable señor Secretario de Relaciones Exteriores de Colombia los sentimientos de su mas distinguido aprecio. (1)

José Villa,

Comandancia General del Norte. - Piura

República Peruana.

Junio 22 de 1828.

Al Sub-prefecto de la Provincia de Jaen.

Con fecha 7 del presente, me dice el señor General Ministro de Guerra lo que sigue:

“S. G.-Adjunto á US., en copia autorizada, la resolucion del Congreso Constituyente de 20 de Mayo último, exceptua á la provincia de Jaen de reemplazos y reclutamiento militar por las razones que indica, á fin de que us. disponga su puntual cumplimiento, quedando, por tanto, sin efecto, con respecto á dicha provincia, la orden del 16 del mismo que la declara en Asamblea con las de Piura y Chota."

En su virtud acompaño á U. copia autorizada de dicha resolucion, para que disponga su puntual cumplimiento, publicándola y circulándola á las autoridades que corresponda.

Dios guarde á Ud.

J. M. PLAZA.

(1) En 29 de Mayo se le remitió el pasaporte al Plenipotenciario del Perú.

República Peruana - Ministerio de Estado en el Departamento de

Guerra y Marina.

EL CIUDADANO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

ENCARGADO DEL PODER EJECUTIVO. Por cuanto el Congreso ha sancionado lo siguiente:

El Congreso General Constituyente del Perú. Considerando : 1.° Que la provincia de Jaen se halla sumamente despoblada y sin brazos para su agricultura;

2.° Que la falta de residencia del Sub-Prefecto en la capital de aquella provincia trae perjuicios de mucha consideracion á sus habitantes ;

3.° Que el producto de los censos correspondientes al hospital arruinado se recauda anualmente sin saberse de su aplicacion, y que en nada puede emplearse mejor que en la enseñan. za primaria de la juventud ;

Decreta: 1.° La provincia de Jaen, por ahora, mientras se reponga su poblacion, queda exceptuada de reemplazos y reclutamiento militar, procurando el Sub-prefecto y gobernadores de los pueblos reunir en sociecad a los dispersos por los medios que le dicte su prudencia.

2.° El Sub-prefecto residirá en la capital de dicha provincia sin que por ningun pretexto pueda variar de domicilio.

3.° El producto de los censos pertenecientes al hospital arruinado, se aplicará por ahora á erigir una escuela de instruccion primaria.

Comuníquese al Poder Ejecutivo, para que disponga lo necesario á su cumplimiento, mandándola imprimir, publicar y circular.

Dado en la Sala del Congreso, en Lima, á 20 de Mayo de 1828.

MARIANO ALVAREZ. Juan Antonio de Torres.

Ramon de Echenique. Diputado Secretario,

Diputado Secretario, Por tanto: ejecútese, guardese y cúmplase. Dado en la Casa de Gobierno, en Lima, á 24 de Mayo de 1828.

JOSÉ DE LA MAR. Por orden de S. E. Juan Salazar.

Presidente,

REPÚBLICA DE COLOMBIA.

Instrucciones d los comisionados para fijar la linea divisoria entre

esta República y la del Perú,

“ Téngase presente, que el Perú conviene en que el Marañon sea el límite natural que ha de fijarse : en ese caso no hay cuestion. En lo que no hay acuerdo todavía es en que Colombia quiere que el río Huancabamba sea límite occidental, y el Perú pretende que lo sea el Chinchipe. No es posible convenir en esto, porque se perdería una parte del territorio de Jaen, que, sin disputa alguna, es colombiano, y así lo confiesa el mis. mo Perú. Se puede ceder a esta República la gran porcion del territorio de Jaen situado á la orilla derecha ó meridional del Marañon, siempre que se convenga en cedernos los terrenos situados a la orilla derecha del Huancabamba, y en tomar el río Quiros en lugar del Macará, único limite de las dos Repú. blicas entre Loja y Piura. En este caso, la línea divisoria se fijará por el curso de este rio Quiros hasta su origen, y desde éste se marcará una línea hasta el origen del Huancabamba.”

Esta parte de las instrucciones, única que hemos podido obtener, está conforme con las que verbalmente dió el Liberta dor, y que se contienen en el siguiente documento:

Exposicion del Señor Francisco Eugenio Tamaris, Comisario nom

brado para la demarcacion de límites entre Colombia y el Perú, en Octubre de 1829.

( Tomada de “El Primero de Mayo" número 21. ) Señor Redactor de “El Primero de Mayo."

Muy señor mio : El artículo que U. está redactando, y que ha intitulado "Ob. servaciones sobre el Tratado Franco-Castilla," llena el asunto con lógica y luz irresistibles, y pone á salvo los derechos del Ecuador á la integridad territorial, de que con injusticia noto. ria ha querido despojársele. Nada, casi nada podría yo añadir para robustecer las demostraciones de U.; pero es para mí un deber de conciencia poner en su conocimiento, que en Octubre de 1829 fuí nombrado Comisario para la comision de límites entre Colombia y el Perú, y asociado al finado señor Domingo Agustia Gomez, capitan de Fragata.

« AnteriorContinuar »