Imágenes de páginas
PDF
EPUB

"Cuando el H. Sr. de Azambuja, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de S. N. el Emperador del Brasil en esta ciudad, disputaba, con su reconocida habilidad, el terri. torio que pertenece a Colombia, decía en nota dirigida a este Despacho en 12 de Diciembre de 1868 : “En el Putumayo las misiones españolas mas meridionales no se extendían hasta la confluencia del Amazonas, sino solamente hasta el 2° 20' latitud austral."

“Hoy la comision brasilera ha tenido por conveniente fijar sus linderos mas hácia el Sur.

Careciendo, como carece el Brasil, de títulos que puedan desvirtuar los que exhibe Colombia, es natural que no tenga base alguna para determinar el territorio que pretende y que sus demarcaciones sean siempre diversas.

“Si, lo que debe esperarse, al recto juicio de S. M. el Empe. rador llegase el conocimiento de los títulos que ha exhibido el Gobierno colombiano y las exposiciones que se han publicado sobre la materia, sin duda que terminaría este largo y enojoso debate.

“ Los actos jurisdiccionales de Colombia sobre las márgenes del Amazonas desde 1822, en que fué promulgada en esas comarcas la Constitucion de la Gran República, y los derechos emanados de los tratados de 1750 y 1777, ajustados entre las antiguas Metrópolis de Madrid y Lisboa, (1) dán derecho perfecto á la actual Colombia para protestar contra todo acto de Go. bierno, que ejecuten los Agentes del Imperio del Brasil, del Perú ó de cualquiera otro país, sobre la inmensa extension de territorio que disputa el Brasil, comprendida entre la línea del Amazonas desde el Yavarí hasta la boca mas occidental del Yapura, la trazada por el curso de este río y su continuacion hasta Río-Negro, y la imaginaria que partiendo de este punto pasa por el de reunion de las aguas del Yapura y Apaporis y termina en el punto de partida.

“Estas protestas, que desde 1849 viene haciendo el Gobierno que represento, demostrarán á V. E. que Colombia no ha abandonado jamás las reclamaciones de sus derechos de soberanía sobre las márgenes del Gran Rio, en cuyas aguas se reunirán y armonizarán en lo porvenir, los intereses de todos los pueblos Sud-americanos, bajo los auspicios de su derecho comun que será la salvaguardia en sus recíprocas relaciones y las que mantengan con las demas Naciones.

“Esta ocasion que se presenta para dirigirme á V. E., servirá tambien para renovar la expresion de las mas altas consideraciones con que tengo la honra de suscribirme como su muy atento servidor. - J. SANCHEZ, "

(1) Véase esos tratados en el Tomo I.

Como se vé, la nota trascrita contiene una solemne protesta por parte del Gobierno de Colombia contra los actos de demarcacion de fronteras, entre el Perú y el Brasil, practicados por comisiones de sus Gobiernos en el mes de Julio de 1873, protesta fundada en los títulos que Colombia tiene para sostener, como ha sostenido en sus controversias con el Gobierno de S. M. Imperial, que le corresponde todo el curso del río Iça ó Putumayo hasta su desembocadura en el Amazonas.

Mas, a pesar de todo reclamo por parte del Gobierno colombiano, el Brasil y el Perú, han perseverado en hacer su demarcacion, de conformidad con el parecer de sus comisiones y aun han ajustado y concluido un tratado sobre cambio de dos secciones territoriales, á izquierda y derecha del Putumayo, prescindiendo en esta parte de la línea geodésica que han ima. ginado, y tomando por lindero el álveo del mismo río.

Tal tratado está publicado en el número 27 de “El Peruano" periódico_oficial del Perú, correspondiente al 25 de Setiembre de 1875. Fué acordado por Plenipotenciarios de los dos Gobiernos, en Lima, á 11 de Febrero de 1874, aprobado por el Congreso del Perú en 12 de Setiembre del mismo año, ratifica. do por el Presidente de la República el 13 de Abril, y cangeado por parte de ambos Gobiernos el 23 de Setiembre de 1875. (1)

Y como por dicho tratado se afectan los derechos imprescriptibles de Colombia, sobre las secciones territoriales cambiadas, navegacion libre del río y demás que entraña el dominio, el infrascrito, cumpliendo con instrucciones del ciudadano Presidente de la Union Colombiana, reproduce para con el Perú, en todo lo que sea pertinente, la protesta de 15 de Marzo de 1875, inserta en la presente nota; y protesta igualmente contra el mencionado tratado de cambio de territorios á izquierda y derecha del rio Putumayo.

No desconfía el Gobierno de Colombia, de que tarde o temprano le reconozcan á esta Nacion sus vecinas, los derechos que tiene en la region oriental, por los medios pacíficos y con. ciliatorios que consagra la civilizacion del dia.

Y entre tanto el infrascrito se complace en ofrecer á S. E. el señor Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, las manifestaciones de su mas alta estima y distinguida consideracion.

FRANCISCO DE P: RUEDA.

AIS. E. el señor Ministro de Relaciones Exteriores de la Re.

pública del Perú.

(1) Véase ese documento en el Tomo II, páginas 578 á 580,

Ministerio de Relaciones Exteriores. -- Lima, Febrero 24 de 1876.

He tenido el honor de recibir la nota de V. E., fechada en 10 de Enero del presente año, en la que me trascribe la que se dirigió por esa Secretaría al Ministerio de Relaciones Exteriores del Imperio del Brasil, protestando á nombre del Gobierno de los Estados Unidos de Colombia, contra la demarcacion de límites fijada por el Perú y el Brasil, desde Tabatinga hasta la orilla derecha del Yapura.

V. E. reproduce para con el Perú, en todo lo pertinente, la nota de que dejo hecha mencion, y protesta igualmente contra el tratado de cambio de territorios á izquierda y derecha del río Putumayo.

Termina V. E. manifestando su esperanza de que tarde ó temprano se reconozca á los Estados Unidos de Colombia, el derecho que pretende tener en la region oriental.

Probado como está, por documentos irrecusables, el derecho del Perú á los territorios aludidos y á todos los que se encuentran situados hasta el punto en que los ríos que entran al Ama. zonas, como el Morona, Huallaga, Pastasa, Ucayali, Napo, Yavarí, Putumayo, Yapura y otros, dejan de ser navegables, mi Gobierno sostiene el Tratado de demarcacion á que V. E. se refiere.

Aprovecho de esta oportunidad para ofrecer á V. E. las protestas de mi alta consideracion.

A. V. DE LA TORRE.

Al Excmo. señor Secretario de lo Interior

у

Relaciones Exte. riores de los Estados Unidos de Colombia.

Legacion de Colombia. - Lima, Setiembre 27 de 1890.

Serior Ministro:

He recibido órden telegráfica de mi Gobierno para protestar contra las cláusulas del tratado de límites ajustado últimanente entre el Perú y el Ecuador, que afecten profunda. mente los derechos de Colombia (1).

Cumpliendo con lo ordenado, vengo en protestar ahora y siempre contra las cláusulas que directa é inmediatamente, en

(1) Véase Ecuador.

cualquier tiempo, afecten los derechos de Colombia sobre los territorios y rios comprendidos en el referido pacto de límites.

Confío en que el Gobierno Peruano, consecuente á las buenas relaciones que cultiva con mi Gobierno, le prestará á esta protesta la atencion que merece. Y me es grato reiterar á V. E. los sentimientos de mi mas alta y distinguida consideracion.

N. TANCO ARMERO.

Al Excmo. Señor Doctor D. Alberto Elmore, Ministro de Re.

laciones Exteriores del Perú.

Ministerio de Relaciones Exteriores. - Lima, Octubre 15 de 1890.

Señor: Tuve la honra de recibir la nota de V. E., fecha 27 del mes próximo pasado, en que, cumpliendo instrucciones recibidas por telégrafo de su Gobierno, se sirve V. E. dejar constancia de la protesta que formula en contra del tratadó sobre limites entre el Perú y el Ecuador, en cuanto dicho pacto afecta los derechos de la República de Colombia sobre los territorios que han sido materia del arreglo.

Aunque no sea posible fijar el alcance de la referida protesta, por cuanto el tratado no ha sido publicado ni puesto en cono. cimiento del Gobierno colombiano, desde luego es del caso responder á V. E. para que se sirva trasmitirlo a la Cancillería de Bogotá, que el expresado tratado no afecta los derechos de tercero, quien los conserva en todo su vigor para hacerlos va. ler contra la Nacion contratante que, por renuncia de la otra, queda en actitud de discutir sola acerca de los mejores títulos que le asistan en concurrencia con ese tercero.

Ademas, el tratado no ha sido aun aprobado por el Congreso del Perú, y no tiene, por consiguiente, la fuerza definitiva que podría suscitar alguna protesta si en efecto hubiera lugar.

Reitero á V. E, las seguridades de mi alta y distinguida consideracion.

ALBERTO ELMORE.

Al Excmo. Sr. D. Nicolás Tanco Armero, Enviado Extraordi.

nario y Ministro Plenipotenciario de Colombia.

[ocr errors]

Legacion de Colombia. Lima, Octubre 19 de 1891.

Señor Ministro:

He tomado conocimiento de las notas que se han cruzado, en estos últimos días, entre V. E. y el señor Encargado de Negocios del Ecuador, sobre la pronta aprobacion del tratado de lí. mites que se ha acordado en Quito entre el Representante del Perú y el Representante ecuatoriano.

Como tuvo el honor de expresarlo esta Legacion por su protesta de 27 de Setiembre de 1890, mi Gobierno no acepta ciertas cláusulas del tratado que afectan profundamente los dere. chos de Colombia; y como se lo hice presente con posterioridad á la Cancillería peruana, sería mucho mas conveniente y equitativo que, en vez de un arreglo de cada Gobierno con cada uno de sus vecinos, se solucionasen las dificultades existentes por un pacto comun entre todos los interesados.

Hoy que vuelve a agitarse la pronta y definitiva aprobacion del tratado de mi referencia, creo de mi deber insistir en esta misma idea.

Es verdad que cualquier pacto hecho entre el Perú y el Ecuador no puede afectar á Colombia ; pero no es menos cierto que los arreglos parciales pueden provocar innecesarios conflictos.

El tratado que se persigue, reposa sobre una transaccion ; en vez de sujetarse á los títulos coloniales, cada interesado cede una parte de sus presuntos derechos, á condicion de que se le otorguen idénticos favores sobre los territorios que el vecino cree corresponderle.

Si mañana el Perú y Colombia sometieran sus cuestiones de límites al arbitraje, y el árbitro nombrado resolviese que eran de Colombia los terrenos cedidos á extraños por el Gobierno peruano, éste se vería imposibilitado para cumplir la obliga. cion que se le imponía.

Colombia, usando de su derecho natural, podría pedir lo suyo á la Nacion que lo tuviera; pero como ésta se excusaría so pre. texto de que esos territorios los había recibido en compensacion de otros sacrificios hechos por su parte, es claro que se producirían complicaciones desagradables.

Por esa razon, siempre será lo mas discreto que todos los in. teresados intervengan, á la vez, en las conclusiones de las cues. tiones de límites; solo así podemos estar seguros de que no tendrán lugar sobreexitaciones patrióticas que casi siempre son muy fáciles tratándose de problemas territoriales. Las mismas diti. cultades que tenemos pendientes sobre el tráfico de indígenas TOMO III.

62

« AnteriorContinuar »