Imágenes de páginas
PDF
EPUB

suyos por Colombia al Perú hasta 1830, y al Ecuador desde esta fecha en adelante.

En respuesta á esta insinuacion, el señor Ministro D. Arturo García, como conocedor de estos problemas, contestó que solo se oponía á esta idea por los desagradables incidentes que había entre Colombia y España con motivo de la cuestion Cer. rutti.

Por otros datos que posee mi Gobierno, y que son, por cierto, bastante conocidos del Gobierno de V. E., en diversos documentos oficiales tambien consta que la Cancillería ecuatoria. na siempre ha estado dispuesta a discutir en razon y en justicia nuestras reclamaciones; y así no diviso por qué motivo quiera V. E. declarar ahora que “el Ecuador es el único país que tenga hoy derecho á formular peticiones sobre estos terri. torios.” Desde que los derechos de Colombia no tienen por qué ser subsidiarios de los del Ecuador, y desde que los títulos de unos y otros nacen del mismo orígen, no es, por cierto, un Gobierno extraño el autorizado para establecer prelaciones de unos sobre otros.

Por esta razon, y reservando á mi Gobierno la definitiva apreciacion de estas cuestiones, me es grato reiterar á V. E. las seguridades de mi mas alta y distinguida consideracion.

LUIS TANCO.

Al Excmo. Sr. Dr. D. Juan Federico Elmore, Ministro de Re

laciones Exteriores.

Ministerio de Relaciones Exteriores. — Núm. 3- Lima, Margo 21

de 1892.

Señor Encargado de Negocios:

La comunicacion que US. se ha servido dirigirme el 2 del presente mes, con relacion á los asuntos de límites de que tra. té en mi anterior nota de 19 de Febrero, no exigiría una res. puesta de mi parte, si no contuviera los conceptos de que el Gobierno del Perú prejuzga en un asunto que US. cree no ser de su competencia y de que favorece las pretensiones del Ecuador.

El Gobierno del Perú no ha tenido nunca, en el asunto á que se refiere US., la intencion de emitir un fallo anticipado sobre los derechos de Colombia. Su situacion no es la de un juez, sino la de un interesado que, ante dos que contradicen

sus títulos, estudia el fundamento alegado por ambos, y elige de ellos aquel con quien debe entenderse. Si Colombia ha creido que el Gobierno peruano no debía considerar sus pretensiomes subordinadas á las del Ecuador, ha podido presentar sus títulos preferentes, para que el Perú modificara sus opiniones.

En cuanto a los demas puntos de la nota de US., creo que la oportunidad de contestarlos será cuando se reciba la res. puesta de su Gobierno á que US. se sirve referirse.

Aprovecho esta oportunidad para reiterar á US. las seguridades de mi distinguida consideracion.

J. FEDERICO ELMORE.

Al Sr. Encargado de Negocios de Colombia D. Luis Tanco.

República de Colombia. Ministerio de Relaciones Exteriores,

Bogotá, 6 de Junio de 1891.

El infrascrito, Sub-secretario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, encargado interinamente del mismo Despacho, tiene el honor de contestar la muy atenta nota de 3 de Abril último, (1) en que S. E. el Ministro de Relaciones Exteriores del Perú ha hecho las reservas que ha creído conveniente á los posibles derechos territoriales de esa Nacion en la region de los rios Amazonas, Putumayo y Caquetá, con moti. vo de la ley colombiana número 103 del año próximo pasado. S. E. opina que tal acto no alcanza á causar menoscabo á los derechos que, segun se afirma, asisten al Gobierno peruano en aquellas comarcas, y agrega, que el mismo Gobierno no admi. tirá la legitimidad de la ley colombiana en los territorios á que ella se refiere.

Al sancionar dicha ley, lo mismo que al dictar cualesquiera medidas referentes á derechos territoriales de la República que puedan hallarse en litigio con otra Nacion, el Gobierno colombiano se ha guiado por una regla dictada por la justicia y la conveniencia. Esa norma consiste, por una parte, en respetar la actual posesion en los territorios litigiosos, con dos condiciones: primera, que la posesion sea efectiva y no se entienda fuera de territorios real y verdaderamente ocupados ; y segun. da, que tal respeto no sea interpretado como el reconocimiento de verdaderos títulos de dominio y soberanía territorial. Por otra parte, la República procura, en cuanto le es dable, pro

(1) Inserta en la página 322.

veer a la colonizacion de las tierras incultas y á la civilizacion de los salvajes que moran en los territorios de propiedad liti. giosa, porque considera que no sería justo desatender por molivo alguno este deber, en tanto que no se perturbe la verda. dera posesion de que ya se habló.

Síguese de aquí que en efecto la ley colombiana 103 de 1890 (1) no puede menoscabar los derechos posibles del Perú en las regiones de que se trata. Su actual posesion quedará ilesa del modo explicado: sus derechos, en colision con los de Colombia, serán oportunamente definidos. La República tiene derechos perfectos en las comarcas á que se refiere la ley, los cuales hará valer en la debida ocasion, pues así es de esperarse de la buena amistad y espíritu de justicia que presiden å las relaciones de Colombia y el Perú. No obstante, consultando la armonía de los dos pueblos, y á fin de no menoscabar intereses ya creados, no extenderá su accion sino á los territorios que ac. tualmente se hallan faltos de misiones y de colonizacion, los cuales, como es claro, constituyen casi la totalidad de esas dilatadas regiones.

El infrascrito declara, ser intencion de su Gobierno, que este proceder, dictado por sentimientos de conciliacion, no se podrá alegar en ningun tiempo como comprobante de prescripcion ni de ningun otro título de propiedad en favor del Perú ; y que, por consiguente, Colombia se cree obligada á establecer, como en efecto establece, las mas terminantes reservas en el particular.

No duda el infrascrito de que esta franca y real explicacion dará al Gobierno peruano una idea exacta sobre el inofensivo alcance de la ley varias veces referida; y se honra y complace en reiterar á S. E. el señor Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, las seguridades de su mas distinguida consideracion.

MARCO F. SUAREZ. A S. E. el señor Ministro de Relaciones Exteriores de la Re

pública del Perú.

(1) Véase esa ley en la página 321.

TOMO III.

63

Resoluciones del Gobierno de Colombia sobre derechos

de tonelaje. Consulado General del Perú. Panamá, Marzo 2 de 1892. Sr. Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores.

Señor Ministro. Tengo el honor de comunicar á US., que con fecha 15 de Enero último, el Ministerio de Hacienda de esta República, ha dictado una resolucion rcferente al pago de derechos de tonelaje, y segun la que todos los buques, nacionales o extranjeros que entren en los puertos habilitados ó francos de Colonbia, deben pagar un peso por cada mil kilógramos de peso bruto de las mercancías que se descarguen, exceptuándose el carbon, la sal, el hilo y los ladrillos, tejas y baldosas (art. 192 Código Fiscal). Quedan exceptuados de pagar el derecho de tonelada, los buques nacionales que traigan mercancías de cualquier puerto franco 6 habilitado de la República a cualquier puerto habilitado de la misma (art. 11 ley 10g de 1880). Están igualmente exceptuados: 1.° los buques de guerra de naciones amigas, los trasportes asimilados á ellos, cuando aquellos les sea permitido entrar y fondear en los puertos de la República; 2.° los buques procedentes de puertos nacionales que no sean fran. cos; 3.° los que vengan en lastre; 4. los que traigan emigrados en núinero mayor de 50 individuos; y 5.o los buques que se hallan exentos de este derecho por tratados públicos (art. 194 Código Fiscal). Tambien se exime del derecho de tonelada á los buques de vapor que hagan viajes regulares y cuyos dueños, capitanes ó ajentes soliciten esta gracia del administrador de la Aduana ó del Jefe del Resguardo en los puertos francos y lo obtengan con aprobacion del Poder Ejecutivo, comprometiéndose : 1.° á llevar y traer gratis de un punto á otro de la República, y de los puertos de Colombia al extranjero, y viceversa, la correspondencia é impresos del Gobierno general, de los Estados y de los particulares que se entreguen por ó para las estatetas nacionales y de los Estados ; y á pagar el dere. cho de tonelada en el viaje en que faltan al compromiso; y 2.° a conducir por la mitad del flete, segun su tarifa, á los emplea. dos nacionales que viajen como tales empleados, y los efectos que se trasporten por cuenta del Gobierno nacional, (art. 22 ley (art. 22 ley 109 de 1880).

Que trascribo á US. en cumplimiento de mi deber y para que llegue á conocimiento del comercio marítimo,

Dios guarde á US.-S. M.

JORCE L. EGUREN.

Consulado General del Perú en Panamá. - Panamá, Marzo 18 de

1892. Señor Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exte

riores.

Señor Ministro :

Con fecha 2 del corriente tuve el honor de trascribir al Mi. nisterio del digno cargo de US. una resolucion suprema emanada del Gobierno de esta República, y referente al pago de derechos de tonelada en los puertos colombianos.

Habiéndose suscitado duda sobre la aplicacion de ese decreto en los puertos de Panamá y Colón, declarados puertos francos, segun ley, el señor Gobernador de este Departamento, telegrafió al señor Ministro de Hacienda, á fin de saber si debía cobrarse derechos de tonelada en los indicados puertos; y con fecha 7 del corriente ha contestado el Ministro del Ramo en los siguientes términos : “ Colón y Panamá exceptuados tonelaje.”

Que me es grato participar á US. para los fines consiguientes,

Dios guarde á US.

JORGE L. EGUREN.

« AnteriorContinuar »