Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Acepte V. E. los respetos y consideracion con que soy de V. E. atento seguro servidor.

Bogotá, Mayo 28 de 1821.

FRANCISCO DE PAULA SANTANDER.

Acta de 31 de Agosto de 1821.

En la ciudad de Santiago de Guayaquil, treinta y un días de Agosto de mil ochocientos veinte y uno, los Señores Presiden. tes, Alcaldes y Regidores de este Excmo. Ayuntamiento, convocado en la sala capitular trataron lo siguiente:

Dicho señor Presidenle expuso: que desde que la provincia había proclamado su independencia (1) había reconocido la necesidad de agregarse á una mayor asociacion que pudiese protegerla defendiéndola y proporcionarle todos los medios de adelantar su agricultura, sus artes, su comercio y una buena administracion interior bajo de leyes benéficas; que las circunstancias en que se halló la provincia en el principio de su transformacion no permitieron tratar de una agregacion desde en. tonces, pues la incomunicacion absoluta con la República de Colombia y la incertidumbre de la suerte del Perú, en cuyas costas acababa de desembarcar el ejército de Chile, era un mo. tivo suficiente para que se suspendiese una deliberacion que podría no ser provechosa si se tomaba con precipitacion y sin maduro consejo; que posteriormente se halló amenazada la provincia por las tropas de Quito y Cuenca : y que por tanto no debía convocarse la representacion provincial, pues en caso de que se verificase una invasion, quedarían los pueblos ocupados sin concurso en la junta electoral, de donde solo podían prove. nir justas reclamaciones y protestas. Finalmente que habiendo quedado la provincia libre y sin temor de ser invadida despues de la memorable victoria de Yaguachi y despues de estar ya abierta la comunicacion con los Estados de Colombia y del Perú había creido el Gobierno que había llegado el tiempo oportuno de reunir dicha representacion como en efecto estaba ya reunida para que se decidiese de una vez cuál era la voluntad general sobre su agregacion para evitar los males que podían resultar de la incertidumbre de su destino y procurar

[merged small][ocr errors]

se los bienes que debían producir una firme y terminante resolucion.

Discutidas y pesadas estas razones, y las que propuso el benemérito señor General Sucre, que fué invitado á concurrir á esta sesion, y en la que manifestó sólidamente la conveniencia de esta medida de que dependía la libertad y seguridad de la provincia ; se acordo

que la determinacion del Gobierno era justa, política, conveniente y necesaria, y que se debían remover todos los obstáculos que se presentasen para que tuviesen el mas pronto efecto.

Despues de este acuerdo el mismo señor General Sucre ex. puso : que uno de los objetos principales de su comision cerca de este pueblo era invitarlo á su agregacion a la República, representarle las ventajas de la ley fundamental, presentándosela como el verdadero pacto social que debía ser la felicidad y prosperidad del país cuyas antiguas relaciones con Colombia debían estrecharse cada día mas y mas, especialmente estando demarcadas por la misma naturaleza, y por la utilidad comun, indicando ademas las principales ventajas de la agre. gacion, con cuyo objeto la había promovido varias veces en el Gobierno y que últimamente la Junta de Jefes en Babahoyo se la había indicado al mismo Gobierno como una medida indispensable á las circunstancias, concluyendo con que al abrirse de nuevo la campaña contra Quito, creía de su deber hacer nuevamente esta invitacion para que el Ayuntamiento que representaba la voz y voluntad del pueblo que le habia elegido expresase su voto en este negocio grave, y manifestase cual era el de la capital ya que no era posible se verificase en el día la reunion de los Diputados de la provincia para cuya salud y libertad había combatido y triunfado la República sin perdonar la sangre de sus hijos, pero que siendo estos soldados de la libertad, no venía á violentar la voluntad del pueblo, sino que solo deseaban conocer su voto libre y expontáneo.

El Presidente manifestó entonces que la ciudad y toda la Provincia debían tener presente para esta declaracion el interes público que de ella debía resultar, consultar la bondad y liberalidad de la Constitucion y de las leyes del Estado á que debían agregarse las relaciones que ligaban á ambos pueblos, y los sentimientos de gratitud.

El señor Procurador General por sí y en voz del pueblo manifestó que su voto era por la agregacion á Colombia, y que conocía que este era el voto general de la ciudad. Los demas señores del Ayuntamiento se pronunciaron abiertamente en los mismos términos, y del modo mas decisivo en favor de la República, y se recibió con la mayor satisfaccion por el cuerpo y por los vecinos concurrentes esta manifestacion que debía re.

putarse como una disposicion preparatoria de la declaracion de la voluntad de la provincia.

Despues de una detenida discusion sobre si se debía mandar hacer por el Gobierno una mera eleccion de Diputados, ó si debían concurrir los mismos que formaron la Junta Electoral que nombró el actual Gobierno y sancionó el Reglamento Constitucional, teniendo en consideracion el artículo del mismo Reglamento, y la ley que provisionalmente se observa sobre elecciones y convocaciones de la representacion, se resolvió que los mismos Diputados de la primera Junta Electoral compusieran la que se va á convocar para tratar de la agregacion de la provincia.

Con lo cual se concluyó esta acta que firmaron los referidos señores Presidente, Alcaldes y Regidores, de que certifico.

José J. de Olmedo - Juan José Casilari - Pedro Santander -Jerónimo Zeada Domingo Santistevan Ignacio Icaza Fernando Saenz Miguel de Isuri - M. Tama -- Marcos Hidal. go - José Leocadio Llona

Santiago Carrasco, Secretario.

Al Señor Ministro de Guerra y Marina.

Del Perú no hay esperanzas de nada: he instado con la ma. yor' vehemencia, porque venga un batallon que asegure esta provincia, y aunque

* Numancia" ha instado y molestado, porque lo manden, S. E. el General San Martin no lo ha concedido hasta ahora. La situacion del Perú la vera V. E. en los papeles públicos, y documentos que acompaño. . Van tambien unas copias de las consultas, que me ha hecho el coronel de “Numancia" y las contestaciones que le he dado, fundán. dome en sus documentos mismos, en el oficio del Protector del Perú al Libertador, inserto en la “Gaceta" número 103 de esa ciudad, y en las facultades que S. E. me ha concedido. A creer las cartas que he recibido de Guayaquil, parece que hay la in. tencion expresa de no mandar este batallon, y que algunos intrigantes de Guayaquil influyen, en que una necesidad de un gran peligro, incline los votos del país en favor del Perú. Yo he manifestado al Gobierno de aquel Estado los males á que está expuesto, si los españoles toman á Guayaquil, porque queda completamente descubierta la provincia de Trujillo, que forma uno de sus Departamentos mas importantes en la costa, Ojalá que yo pueda sostener esta provincia, y haremos un gran bien a los intereses del Perú. Este párrafo servirá de contesta

cion al oficio de US. de 20 de Julio en que me habla de este asunto.

Espero que vendrán los reglamentos, así para dirigirme, como porque las instituciones liberales de la República acabarán de decidir esta provincia, porque las del Perú se presentan hasta ahora muy liberales, y en

la comparacion se resolverán fácilmente. Los halagará mucho la esperanza de ser capital de Departamento en la nueva division de la República. Todos los pueblos de Quito son muy entusiastas de Colombia. Las notas de S. E. del 25 de Agosto son las mejores noticias que han lle. gado en este correo. La venida del Libertador á Cucuta, para continuar al Sur, es la mas segura esperanza de terminar la guerra en esta parte. Es preciso no ver á Quito con indiferencia; si dejamos al enemigo tranquilo cuatro meses, tendrá 3,000 infantes, y 1,000 caballos disponibles: sirva esto de inteligencia, y que no hago la menor exageracion. Mucho han celebrado aquí la próxima venida del Libertador, porque hay un ardiente anhelo de conocerlo.

Dios guarde á US. muchos años. Guayaquil, 25 de Setiembre de 1821.

A. J. DE SUCRE,

Armisticio celebrado en Babahoyo entre los Generales

Sucre y Tolrá. Deseando los Jefes dependientes de España y los de Colom. bia dar una prueba, de que dedican sus mútuas fatigas en beneficio de la humanidad, y siendo invitado el señor coronel Tolra, 2.° Jete del ejército de Quito, por el Gobierno de Guayaquil, y dirigir sus comisionados á los puntos de América, para enterarse de la situacion política del Nuevo Mundo y de sus rela. ciones con el Gobierno español; aceptando esta oferta, y solicitando del señor General Sucre una entrevista, en que transigir los males de la guerra, por una suspension de hostilidades, en tanto reciba orden de la Corte española, fueron reunidos en el pueblo de Babahoyo el 19 del corriente ; y discutidos suficientemente los puntos que formen la negociacion, convi. nieron en los artículos siguientes :

ARTICULO I.

Por el puerto de Guayaquil se franquerá pasaje á tres oficia. les españoles comisionados al Perú, Panamá y Cartagena, con los salvo-conductos necesarios, que de regreso de sus mensajes, y con la correspondencia, que haya de la Corte de Madrid, puedan enterar á las autoridades españolas de Quito la situa. cion política de la América, y el estado de las negociaciones de su Gobierno con el Gobierno español.

ARTICULO II.

Calculándose que para esta comision son suficientes noventa días, se suspenderá desde hoy toda clase de hostilidades, entre las armas españolas y las de Colombia, durante igual período, cuyos noventa días serán prorrogables, si conviniese á las par. tes contratantes.

ARTICULO III.

Si por una desgracia fuere preciso ocurrir al extremo de renovar las hostilidades, el invasor deberá avisar catorce días antes del rompimiento, que se contarán desde la notificacion.

ARTICULO IV.

Los límites de las armas españolas serán los límites naturales de las provincias de Quito y Cuenca, y los de la Division del Sur de la República, la provincia de Guayaquil Todo cuer. po 6 guerrilla que exista fuera de estos límites, se retirará al territorio que le corresponde, siendo obligado al efecto, por el Gobierno á quien pertenecc.

ARTICULO V.

Durante la presente tregua, el comercio será franco entre las citadas tres provincias, sujeto a las leyes municipales, ó del país.

ARTICULO VI.

Si una expedicion invasora de Piura, sobre la provincia de Cuenca, que se ha indicado, hubiere tenido efecto, el Gobierno de Colombia solicitará con su consideracion nacional, 6 por medio de un jefe que se retire á los límites del Perú; y en re

« AnteriorContinuar »