Imágenes de páginas
PDF
EPUB

guna vez necesaria, nunca lo ha sido tanto desde la indepen dencia como lo es ahora, porque solo teniendo una voz y una acccion podrían cooperar y definitivamente á la emancipacion final del suelo Americano.

Mi Gobierno persuadido de la conveniencia y oportunidad de esta medida, tiene el proyecto de dirigir muy pronto una formal invitacion á todos los Gobiernos Hispano-Americanos que por sus antecedentes están en el deber de ayudar á Cuba, proponiéndoles la reunion de un Congreso Americano que se ocupe de discutir los medios mas eficaces y los puntos que pue. dan adoptarse para que la Antilla consolide su independencia y pacifique su territorio, emancipándolo completamente del poder español.

Para ese caso cree poder contar con el importante concurso de Colombia que no debe ver en la modificacion que tengo el honor de proponer á V. E. sino la misma aspiración de su Gobierno, persiguiendo idénticos resultados por medios en ini concepto mas decisivos.

Mi Gobierno estima como un deber de lealtad poner en co. nocimiento del de V. E. la idea que ha venido alimentando desde su inauguracion ; pero al mismo tiempo, acogiendo como lo merece, la patriótica iniciativa del de Colombia y aso. ciándose á él para sus negociaciones propuestas, dará por el próximo vapor sus instrucciones al Ministro de la República en los Estados Unidos, para que de acuerdo con el Plenipotenciario de Colombia y con el Gobierno Americano emplee sus esfuerzos en ese sentido.

Aprovecho esta oportunidad para renovar á V. E. las protestas de alta y distinguida consideracion con que tengo á honra suscribirme de V. E. atento y obsecuente servidor.

J. DE LA RIVA AGÜERO. Exmo. Sr. Secretario de lo Interior y de Relaciones Exterio.

res de los Estados Unidos de Colombia. --Bogotá.

Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú. - Lima, Febrero 16

de 1873 Sr. Coronel D. Manuel Freyre, Enviado Extraordinario y Minis

tro Plenipotenciario del Perú en los EE. UU. de América.

US. conoce, por haberse publicado en varios órganos de la prensa americana, la circular que el Gobierno de Colombia ha dirigido en 26 de Setiembre último á los Gobiernos de las Repú

blicas, que antes fueron colonias españolas, invitandolas á unir sus esfuerzos para obtener del Gobierno de S. M. C. el reconb. cimiento de la autonomía de Cuba, que hace mas de cuatro años sostiene con su metropoli una lucha tan tenaz como san. grienta,

Esa circular que tambien ha sido recibida en este Ministerio, ha venido á coincidir con el propósito que ha animado á la Administracion actual de su inauguracion, de hacer en favor de Cuba cuanto por la santidad y justicia de su causa tiene derecho á esperar de estas Repúblicas que han realizado ya la obra de su emancipacion.

Por eso ha sido tambien aceptada la idea del Gobierno colombiano, no solo por todos los habitantes de la República, sino tambien y muy particularmente por el Gobierno Nacional que siempre ha demostrado sus simpatías en favor de la herói. ca Antilla. Solo sí ha creído el Gobierno del Perú que el medio propuesto por el de Colombia para la liberacion de Cuba no es bastante eficaz, visto los antecedentes que en este asunto son conocidos para todos. Por esto y participando de los mismos nobles sentimientos que han movido al Gobierno de Bogotá, he contestado la citada circular en los términos que verá US: en la copia adjunta que remito á US., para que arregle sus procedimientos a las ideas en ella contenidas.

Muy pronto debo dirigir á los Gobiernos Americanos la respectiva invitacion para un Congreso Americano que se ocupe de un modo eficaz y decisivo de la solución de la cuestion cu. bana. Mientras tanto, US. procurará secundar los esfuerzos del Gobierno de Colombia cerca del de la Union Americana, para la regularización de la guerra en que actúalmente se hailan empeñados ambos beligerantes.

Dios guarde á US.

J. DE LA RIVA AGÜERO.

Legaciou del Perú.

Washington, Abril 4 de 1873.

Señor Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exte

riores.

Señor Ministro: Cuatro días hace que llegó á mis manos la estimada comuni. cación de US., de 16 de Febrero marcada con el número 8, en que me participa haberse 'recibido en ese Ministerio la circu.

lar pasada en Setiembre último por el Gobierno de Colombia á los de las Repúblicas que antes fueron colonias españolas, invitándolos á unir sus esfuerzos para obtener de España el reconocimiento de la autonomía de Cuba ; y que coincidiendo su objeto con el propósito que había animado a la Administracion actual desde su inauguracion, no solo aceptó la idea del Gobierno de Colombia sino que creyó que el medio propuesto no era bastante eficaz, y que sería mas conducente al mismo propósito el invitar á los Gobiernos Americanos para la reunion de un Congreso que se ocupe de un modo eficaz y decisivo de escogitar los medios de dar solucion a la cuestion cubana. Ad. junta á esta comunicacion se ha servido US. remitirme copia de la contestacion dada a la circular referida, para que arregle mis procedimientos á las ideas en ella contenidas.

En su consecuencia, tuve una entrevista con el Ministro de Colombia para instruirme de los pasos que había dado, de las contestaciones que se habían recibido de los otros Gobiernos Americanos, y tambien para decirle que estaba pronto á secundar sus esfuerzos al instante de conseguir la regularizacion de la guerra en que están empeñados los beligerantes.

En respuesta á mis interpelaciones, me dijo el Sr. Martin, que lo único que hasta ahora había hecho era dar lectura al Sr. Secretario de Estado de la circular pasada por su Gobierno; que Mr. Fish le hizo comprender inmediatamente que la politica Norte-americana era la de una perfecta abstencion en las cuestiones de otros países; que de esta regla fundada en la moral y la justicia no se había desviado por ninguna consideracion; que aunque sus simpatías habían sido pronuciadas en favor de todos los que sostienen los principios de libertad, no por ello se consideraba autorizado para salir de la senda por donde había marchado constantemente ; pero que esta respues. ta, que no había sido acordada con el Presidente, no debía to. marse en su sentido irrevocable, porque, habiéndose pasado la circular que se le había leído á los Gobiernos de las Repúblicas Sud-Americanas, le parecía lo mas prudente aguardar la contestacion que diera cada uno de ellos, para en su vista reconsi. derar el asunto.

Respecto á esto último me dijo el señor Ministro, que el Gobierno de Buenos Ayres se limitaba á decir que obraría en los términos que lo hiciera el de los Estados Unidos; que el de Guatemala se había adherido abiertamente a la invitacion y anunciaba que daría instrucciones á su Ministro; que el del Ecuador había contestado que aceptaba la invitacion, pero que no procedería sino de acuerdo con sus aliados y hasta el punto que le fuera permitido por la tregua que había estipulado con España; y que el del Perú lo había hecho en los términos de la comunicacion á que yo me refería. Al mismo tiempo me TOMO III,

68

agregó el señor Martin que no tenía dato ni noticia alguna acerca de la línea de conducta que seguirían los demas Gobiernos, y que solo el Ministro de Méjico le había anticipado que esperaba que su Gobierno contestaría pronto y que le mandaría las respectivas instrucciones.

Siendo este el estado actual de la cuestion iniciada en favor de Cuba por el Gobierno colombiano, convine con el señor Ministro en que era indispensable aguardar las respuestas de algunos otros Gobiernos antes de reanudar la conferencia que dejó pendiente con Mr. Fish, y en la cual había que limitarse á solicitar la regularizacion de la guerra, supuesto que el Congreso Americano que deberá reunirse á invitacion del Gobierno del Perú es el que tendrá que ocuparse de discutir y fijar los medios mas eficaces y prontos que puedan adoptarse para dar solucion en lo absoluto á la cuestion cubana, sobre todo cuando España acaba de adoptar la forma de Gobierno republicano.

De todo lo demas que ocurra en este particular, daré á US. puntuales avisos.

Dios guarde á US.

S. M.
MANUEL FREYRE.

Legacion del Perú. - Washington, Abril 18 de 1873.

Señor Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones. Ex:

teriores.

Señor Ministro:

El día 10 del presente, fuimos invitados los Representantes de las Repúblicas Hispano-Americanas, existentes en esta ca. pital, á una reunion privada en casa del señor Plenipotenciario de Colombia con el objeto de acordar lo que podía hacerse en favor de la independencia de Cuba. Estaban presentes los Ple. nipotenciarios de Méjico y Guatemala, el Ministro del Ecuador, el Encargario de Negocios de Chile, el Plenipotenciario de Colombia y yo.

Se empezó por dar lectura a la circular pasada por el Go. bierno colombiano y a las contestaciones que hasta entonces se habían recibido. En casi todas ellas se aceptaba la idea y se referían los Gobiernos á las instrucciones que debían pasar á sus Representantes. Despues de examinar la cuestion bajo sus

diversas faces, convinieron todos, en que habiendo España abo. lido la monarquía y plocamado un sistema de Gobierno repu. blicano, no podía darse ahora paso ninguno hasta que reunidas las Cortes y constituida legalmente la República, se viera si Cuba formaba parte integrante de ella, y entraba de consi. guiente en el goce pleno de todos sus derechos políticos ; que proceder de otra manera en las actuales circunstancias sería oponer embarazos y dificultades de la naciente República española; y que el Gobierno de los Estados Unidos, como lo ha. bía manifestado expresamente, rehusaría toda participacion en este asunto, cualquiera que fuere el medio que se adoptara.

Sin combatir estas opiniones, yo añadí, que segun se había visto, mi Gobierno se proponía invitar á los de las otras Re. públicas para la reunion de un Congreso Americano, que se ocupase de solucionar la cuestion cubana; pero que mientras tanto podía secundar los esfuerzos que hiciera el Ministro de Colombia cerca del de la Union Americana, para la regulari. zacion de la guerra que se sostiene en la Isla.

Tengo el honor de trasmitir al conocimiento de US. el re. sultado de esta reunion, advirtiéndole que despues de ella, ha quedado en suspenso todo procedimiento.

Dios guarde á US.

S. M.

MANUEL FREYRE.

Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú. - Lima, Julio 26

de 1873.

Señor Secretario Encargado de la Legacion del Perú en los

Estados Unidos de América.

Con fecha 16 de Febrero y bajo el número 8, trasmití á esa Legacion las instrucciones á que debía arreglar su conducta en la cuestion cubana. Por ellas quedaba autorizado el señor Freyre para secundar la accion colectiva de los Representantes a mericanos en esa capital, á fin de obtener la regularizacion de la guerra sin perjuicio de que el Gobierno del Perú pensaba provocar, por su parte, la reunion de un Congreso Americano que escogitase los medios mas eficaces para llegar a la inme. diata liberacion de la heróica Antilla.

Circunstancias especiales y de no poca gravedad han impe. dido hasta ahora la realización de esta idea, a pesar de las vivas y ardientes simpatías que nos inspira la causa de Cuba,

« AnteriorContinuar »