Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Mientras tanto, por las notas de esa Legacion de 4 y 18 de Abril, se ha impuesto el Gobierno de las conferencias tenidas por el señor Freyre con Mr. Fish, y con los Ministros del Ecuador, de Méjico, de Guatemala, de Chile y de Colombia acerca de este importante asunto, en el que solo podrá avan. zarse con el apoyo decidido de todos los Gobiernos americanos, ó por lo menos de la mayor parte de ellos.

Como el aplazamiento de la convocatoria del Congreso no importa ni puede importar una completa abstencion de nuestra parte, creo conveniente prevenir á US. que en ausencia del señor Freyre, debe concurrir como Representante del Perú á las conferencias que tengan los Agentes Diplomáticos de las expresadas Repúblicas, no solo para secundar las decisiones que se tomen, á fin de obtener la regularizacion de la guerra sangrienta que se hace en Cuba, sino tambien para apoyar cualquiera otra determinacion que se adopte en el sentido de favorecer al Gobierno republicano de la Isla y llegar a la completa emancipacion de ésta.

Dios guarde á US.
J. DE LA RIVA AGÜERO.

Legacion del Perú. - Nueva York, Setiembre 19 de 1873.

Señor Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Ex.

teriores.

Me he impuesto con satisfaccion del oficio de US, de 26 de Julio N.° 41 por el que se me autoriza, en ausencia del señor Freyre, para representar al Perú en las conferencias que tengan los Agentes Diplomáticos de las Repúblicas Sud-America. nas sobre la cuestion de Cuba, no solo para secundar las decisiones que se tomen, á fin de conseguir la regularizacion de la guerra, sino tambien para tomar cualquiera otra determina. cion que se adopte en el sentido de favorecer al Gobierno re. publicano de la Isla y su completa emancipacion.

En contestacion, me es grato decir á US., que daré cumplimiento á estas instrucciones cuando llegue la vez, tratando de interpretar fielmente los sentimientos del Gobierno acerca de esta importante cuestion. Me es sensible, sin embargo, tener que manifestar á US. que, por ahora, no podrá tener lugar una reunion de los Ministros Sud-Americanos, pues los señores Martin de Colombia y García de Buenos Ayres están ausentes

de los Estados Unidos en comision especial de sus respectivos Gobiernos, y el señor Gonzalez Errazuriz, que representa al de Chile, dejará pronto este país, porque, segun estoy informado, su Gobierno ha resuelto suspender la Legacion.

Dios guarde á US.

S. M
EDUARDO VILLENA.

Legacion del Perú. - Washington, Noviembre 15 de 1873. Señor Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores.

El 31 de Octubre último, el telégrafo de la Habana trasmitió á Nueva York la noticia de que el vapor “Virginius" que enarbolaba pabellon americano, se había aproximado a las costas de la Isla de Cuba para desembarcar una expedicion armada y artículos de guerra con destino al ejército independiente; pero que apercibiéndose de que era observado por un buque de guer. ra español, cambió el rumbo hácia Jamaica. Al día siguiente se recibió un despacho, anunciando que el Tornado" había capturado el "Virginius" cerca ó en las aguas de Jamaica, haciendo prisioneros la tripulacion y expedicionarios que fueron desembarcados en Santiago de Cuba, contándose entre los mas notables un hermano del Presidente señor Céspedes, D. Jesus del Sol, D. Bernabé Varona, y el americano D. Washington Ryan, General al servicio de la causa cubana.

Este suceso fué trasmitido á Washington y Madrid por las respectivas autoridades: y previéndose, desde luego, cual podría ser el destino de los prisioneros á merced de los voluntarios españoles, el Gobierno de Madrid, á peticion del Ministro americano, hizo un despacho telegráfico con fecha 5 á las auto. ridades de la isla, dando órden de suspender todo procedimiento contra los prisioneros. Desgraciadamente la orden llegó á la Habana un día despues de que habían sido juzgados sumariamente y ejecutados Céspedes, Varona, del Sol y Rvan.

Como era natural de esperarse, la indignación de este país se hizo inmediatamente sentir por la prensa y reuniones públicas en las principales ciudades de la Union, y hoy ha llegado á su colmo al saberse que no obstante las órdenes perentorias de Madrid y seguridades dadas al Representante americano, de que no sería fusilado un prisionero mas, en los días 7 y 8 fueron pasados por las armas, frente del local del camal, trein

ta y seis de los individuos que componían la tripulacion del “Virginius" incluso su capitan y diez y seis de los voluntarios cubanos. Esta inaudita carnicería cometida con entera deliberacion y apresurada por la insaciable sed de sangre que caracteriza á las autoridades y voluntarios españoles, debe tener un límite y un ejemplar escarmiento: así lo exige la dignidad humana, la civilizacion y los derechos sagrados del hombre bárbaramente atropellados y desconocidos por aquella falange san, guinaria que se ha apoderado y gobierna la Isla de Cuba ; así lo ha comprendido el Gabinete de Washington que se ocupa en estos momentos de reunir todos los derechos que prueben la evidencia del insulto infligido á su bandera y de aquel horrendo crímen, corolario funesto de tantos otros que

le han

precedido y quedado sin castigo.

Crei de mi deber en tal emergencia, acercarme al Gobierno americano, y al efecto solicité y obtuve inmediatamente una entrevista del Honorable Señor Secretario de Estado, en la mañana del 14 del presente. El Ministro español me había precedido y ocupó por dos horas la atencion del Sr. Fish. Principié por expresar al señor Secretario la profunda impresion que

había sufrido al saber el ultraje hecho al pabellon ameri. cano en la captura del “ Virginius” y la violenta ejecucion de cincuenta y siete de los prisioneros: que era evidente que la España no tenía ya ningun poder en la Isla, cuando á pesar de las órdenes expresas de Madrid, se había llevado a cabo aquel acto bárbaro: que si los voluntarios españoles recibían aun los funcionarios mandados de España, era únicamente con el fin de disfrazar la rebelion que de hecho existía en Cuba para paralizar la intervencion de cualquiera otra Nacion : que por lo tanto, era imposible tolerar por mas tiempo los actos sanguinarios que estaban cometiéndose desde hace cinco años: que siendo notorias las simpatías del Perú y su Gobierno por la causa de Cuba y estando yo plenamente facultado para se. cundar las decisiones que pudieran tomarse, á fin de conseguir la regularizacion de la guerra sangrienta que se hace en aquella Isla, y las que tendieran á favorecer su completa emancipacion, creía llegado ese caso, y en su consecuencia, deseaba que

el Sr. Fish se sirviera comunicarme las intenciones de su Gobierno a la vista de los últimos sucesos en Santiago de Cu. ba, que envuelven no solo la mas flagrante violacion de todo principio, sino tambien un deliberado insulto al pabellou fede. ral, que la América toda reprobaría, esperando de los Estados Unidos su mas pronta acción para castigar tales atentados.

El señor Secretario me dijo: sería prematura cualquiera contestacion : á cada hora estoy recibiendo partes de la Habana en que me comunican los hechos, algunos de ellos contradictorios todavía : y como el Congreso Federal está próximo á

reunirse, acaso el Presidente crea conveniente antes de obrar, darle cuenta para conocer su opinion; mas si puedo asegurar que se demandará pronta reparacion y completa satisfacción de las ofensas. Es una carnicería, añadió, es infame lo que está pa. sando en Cuba. Me ha dicho US. que el Perú está dispuesto a proteger la causa cubana por todos los medios, lo que hasta cierto punto es indefinido. ¿Cree US. que iria hasta la guerra? Pienso que sí contesté ; pero en tal caso necesitaría desde luego conocer la última resolucion del Gobierno Federal para informar de ello á mi Gobierno, á fin de que pudiera prepararse convenientemente.--Nada de positivo puedo afirmar por ahora, me replicó: faltan dos semanas solamente para la apertura del Congreso, y para entonces habremos tenido pleno conocimiento de los hechos que debe determinar la accion del Gobierno, y en el entretanto, estamos preparados para todo even. to.-Supliqué, en conclusion, al señor Fish, que me diera noticia de cualquiera medida que se hubiese toinado hasta el 20 del actual, día en que sale el correo para el Pacífico; – me prometió que lo haría de una manera confidencial y que al mismo tiempo daría cuenta al señor General Grant de esta entrevista.

No obstante de que hasta aquí este Gabinete ha manifestado decididas simpatías por España y aun mas desde que esta se declaró en República, parece que al fin el Presidente, oyendo la voz poderosa de su pueblo, cambiará de política у asumi. rá una actitud mas determinada y enérgica para vengar el ultraje hecho a la bandera de la Union y sus ciudadanos, poniendo así término a los desafueros y crímenes que por cinco años ha visto pacientemente cometerse en la isla de Cuba, á pretex. to de respetar los derechos de la Nacion española á sus colo. nias de las Antillas.

Difícil es preveer, señor Ministro, cual podrá ser la política que adopte el Gabinete de Washington para alcanzar la debida reparacion. Siendo indudable que el Gobierno español dicto sus medidas para impedir todo acto contra los prisioneros del “Virginius" y que fueron desobedecidas por las autoridades de Cuba, es claro que la satisfaccion que diera España por las vías diplomáticas no tendría ningun valor, ni sería una garantía para lo futuro, quedando, por lo mismo, sin castigo el crimen del fusilamiento y subsistente el ultraje del pabellon americano. En todo caso, y atevdiendo las circunstancias especiales en que se halla España con su guerra civil en la Península y los Estados Unidos por la crisis monetaria, es de esperarse que se emplée todo medio conciliatorio antes de ocurrir á la guerra, aunque no fuera mas que para darse tiempo á obtener la última resolucion del Congreso Federal.

Si no se adoptase la vía diplomática quedan solo tres caminos que seguir. los Estados Unidos se unen á España para some

ter a los voluntarios, lo que importaría la perpetuidad del dominio español en la Isla, ó favorecen y ayudan la insurreccion cubana para lograr su completa emancipacion, 6 de hecho toman posesion de Cuba por las armas, desconociendo el Gobierno español. Como fácilmente comprenderá US. cualquiera de es. tos medios envuelven complicaciones políticas de inmediata trascendencia y para el porvenir, cuyo alcance no se puede preveer. En hipotesis, poco probable, de que los Estados Uni. dos aceptasen el primer medio, puede desde luego asegurarse que la España lo rechazaría abiertamente; y la eleccion del segundo o tercero traerá por inevitable consecuencia, la anexion de Cuba, cuestion de gravísima importancia para los intereses políticos de la América del Sur.

Sírvase US. poner esta comunicacion en conocimiento de S. E. el Presidente, á fin de que, apreciando la gravedad de la cuestion cubana, se adopten las medidas oportunas y se trasmi. tan á esta Legacion las instrucciones necesarias.

Dios guarde á US.

EDUARDO VILLENA.

Ministerio de Relaciones Exteriores.--Lima, Noviembre 27 de 1873.

Sr. Coronel D. Manuel Freyre, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario del Perú en los EE.UU. de América.

Las noticias recibidas en esta capital por el último vapor de Panamá, referentes á la captura del “Virginius” en aguas inglesas de Jamaica y á los horribles asesinatos cometidos en los individuos de su tripulacion por las autoridades españolas de Cuba, han producido una excitacion tanto en el ánimo del Gobierno como en el de los particulares. Los distintos órganos de nuestra prensa han comentado esos terribles acontecimientos, improbándolos con la mas justa indignacion.

En efecto, apenas se concibe lo que está pasando en Cuba y es de esperarse que el caso del “Virginius habrá venido á llenar la medida de las atrocidades cometidas por las autoridades españolas, y que tanto el Gobierno de los Estados Unidos como el de Inglaterra y demas potencias de Europa, se apresurarán á intervenir para arrancar esa porcion de nuestros hermanos, hoy sometidos al mas cruento martirio, del poder de la tiranía mas obcecada y ciega que se ha presentado en la historia de los pueblos.

« AnteriorContinuar »