Imágenes de páginas
PDF
EPUB

compensa las tropas españolas no podrán pasar de dichos límites de Colombia hacia el Perú, durante el tiempo del armisticio.

ARTICULO VII. Las tropas españolas no podrán pasar los límites del territorio actual de sus operaciones hácia ningun otro punto de la República, sin que precedan catorce días de aviso al jefe de la division del Sur, puesto que tal clase de operacion señala el principio de un rompimiento con las armas de Colombia ; y del mismo modo, las fuerzas de Popayan no hostilizarán el país, con cuyo objeto el jefe del ejército español establecerá una negociacion particular con aquel jefe, con vista de ésta.

ARTICULO VIII.

El cange de los prisioneros, que existen en poder de uno y otro gobierno, deberá llevarse á efecto en el período de esta tregua; y cada Gobierno tendrá la libertad de dirigir los ofi. ciales de su servicio á cualquier punto, que ocupen sus armas, á cuyo efecto serán auxiliados competentemente por las autoridades del que los conserva como prisioneros.

ARTICULO IX.

El presente tratado será ratificado en el término de tres días por

el General en jefe del ejército español, ó su segundo, y por el General Sucre con la debida autorizacion del Gobierno de Guayaquil ; sin que pueda ser luego roto por ninguna de estas autoridades.

ARTICULO X.

Mientras fuere ratificado el presente convenio, las tropas españolas permanecerán en los puntos que ocupan actualmente, extendiéndose sobre su flanco derecho hasta el pueblo de Ca. racol, para tomar mas cómodos cuarteles, y á fin de que, en tanto, la provincia sufra en esta parte el menor daño posible, el Gobierno de Guayaquil nombrará un comisionado de su confianza, que provea á las tropas españolas de los víveres necesarios para su subsistencia. Las tropas españolas no tendrán derecho a tomar nada mas del país.

ARTICULO XI.

Si ántes de pasar los tres días, fuere desaprobado este convenio por las autoridades que debạn ratificarlo, no podrán romperse las hostilidades, sin avisar cuarenta y ocho horas antes, que se contarán desde el acto de recibir la notificacion que se hará por medio de oficiales.

Y finalmente, de esta estipulacion se sacarán dos de un te. nor, para que los jefes, que han entendido en ella y la suscriben, tengan su respectiva garantía, para su ratificacion y cange, segun el artículo 9.o

Dada, firmada de nuestras manos en Babahoyo, á los veinte días del mes de Noviembre de mil ochocientos veinte y uno, á las dos de la tarde.

ANTONIO JOSÉ DE SUCRE.

CARLOS TOLRA.

RATIFICACION.

El presente convenio celebrado entre el General de las tropas de Colombia y Guayaquil, autorizado por este Gobierno, y el Jefe de las tropas de Quito, se ratifica en los puntos que conciernen á esta provincia. Guayaquil, Noviembre 21 de 1821.

JOSÉ DE OLMEDO - FRANCISCO ROCA - RAFAEL XIMENA.

Señor General Antonio José de Sucre.

Señor General:

Ayer recibí instrucciones de S. E. el General en Jefe, á consecuencia de las consultas que le tenía hechas, sobre los tratados del armisticio; y en su virtud he puesto hoy mi ratificacion con la adicion, que incluyo, para concluirlos definitiva. mente si se acepta, en cuyo caso espero que por el conductor me remita US. el cange de la nota.

Dios guarde á US. muchos años. Cuartel General en Sabaneta, á 22 de Noviembre 1821.

CARLOS TOLRÁ.

ADICION PROPUESTA.

Se aprueba, confirma y ratifica este tratado, siempre que las tropas de Guayaquil y Colombia no den auxilios de ninguna clase contra Pauamá, sin cuya circunstancia, téngase por rota la trégua, pasadas cuarenta y ocho horas de recibida esta adicion en Baba, á donde segun convenio verbal debe esperar este pa. so el señor General Sucre.

Cuartel General en Sabaneta, Noviembre 22 de 1821.

CÁRLOS TOLRÁ.

Señor Coronel D. Carlos Tolra,

S. C.

Son las cuatro de la tarde, y acabo de llegar a este punto, de donde forzosamente había sido separado, por el objeto mismo de nuestra negociacion. Se me ha entregado en este momento la nota oficial de US, fechada ayer.

Como US. solicita que las tropas de Colombia no se dirijan contra Panamá, en el caso que una expedicion de la República deba haber ocupado el Istmo, ó lo ocupare, antes que haya aviso de nuestro convenio, es imposible que yo me comprometa á esta ni á otra condicion que esté fuera de mis facultades: por tanto, queda entendido que dentro de cuarenta y ocho horas (contadas desde las nueve del día de hoy, en que se recibió el pliego de US. por nuestro primer puesto ) serán rotas las hostilidades. Devuelvo á US. el tratado y la adicion, respecto á que

ésta destruye aquel y lo deja sin efecto.

Dios guarde á US. muchos años. Division del Sur – Cuartel General en Baba, á 23 de No. viembre de 1821 - 11.o

[blocks in formation]

RATIFICACION.

Se aprueba lo estipulado con el General de Colombia en este convenio, y de conformidad con el Gobierno de Guayaquil.

Cuartel General de Sabaneta, Noviembre veinte y cuatro de mil ochocientos veinte y uno á las diez de la mañana.

CARLOS TOLRÁ.

Al Señor General A. José de Sucre.

He llegado al fin á esta capital, á completar la libertad de Colombia y

el reposo

del sur, Guayaquil recibirá todos los auxilios necesarios para no ser mas inquietado. La Division del señor General Torres marcha á embarcarse á los buques surtos en Buenaventura. Yo con la Guardia seguiré luego en todo el mes de Febrero la misma direccion.

Para llenar la comision de devolver los buques necesarios para 2,500 hombres, y preparar todo para 4,500, autorizo á US. para que tome cuantas medidas sean necesarias al logro de tan importante fin. US. se pondrá de acuerdo con el Gobierno de Guayaquil. Pero si éste rehusare algo de cuanto US. pida, US. está autorizado, para hacer por sí mismo

aque llo que conceptúe necesario, para preparar el éxito de la próxima campaña. US. deberá tomar las medidas indispensables para llenar las siguientes órdenes:

1.3 Me enviará á Buenaventura, en todo el mes de Febrero, buques que puedan llevar 2,500 hombres de la Guardia con víveres suficientes. Estos buques irán saliendo como se vayan preparando; de modo que el último esté á fines de Febrero en Buenaventura.

2.° US. preparará víveres necesarios para el mes de Abril, desde esa capital al país enemigo, que tenga recursos; debiendo contarse que serán 6,000 hombres los que hayan de mantenerse en dicha marcha.

3.° US. hará preparar para el mes de Abril 1,000 caballos herrados y 1,000 mulas ; de las cuales la mitad se pedirá á Piura, otreciendo pagar su valor, y la otro mitad se mandará tomar militarmente en las provincias de Cuenca y Loja. US. arreglará este negocio, como mejor le parezca.

4.° La Division de US. deberá constar de 1,400 infantes y 100 caballos por lo menos; todos prontos á marchar el 1.° de Abril y equipados en un todo. Para llenar las bajas de esa Division, no debe US, ahorrar medio alguno; pues yo tomo sobre mí la responsabilidad de cuantas providencias tome US. activas, eficaces y aun violentas.

El tenor de estas órdenes debe US. comunicarlo al Gobierno de Guayaquil, manifestándole, verbalmente, que mis inten: ciones son llevar á cabo la libertad de Colombia, desde Tumbes hasta las bocas del Orinoco : que los sacrificios que ha hecho Colombia, por recobrar su integra independencia, no serán frustrados por ningun poder humano de América ; y, finalmente, que yo espero que para cuando yo entre en esa ciudad, ya el Gobierno de Colombia habrá sido reconocido por ella, no pudiendo yo hallarme, sin faltar á mi deber y á mi decoro, fue. ra del territorio de la República.

Dios etc.

Cali, 2 de Enero de 1822.

BOLIVAR.

Al Excmo. Señor Presidente del Gobierno de Guayaquil.

Es inmensa la satisfaccion que tengo, al acercarme á las riberas del Pacífico. Yo espero que mi venida al Sur sea señalada con la victoria y la paz. Él Sur no verá mas los fuegos enemigos.

En este instante está en marcha la Division del señor General Torres, para esa capital, con 2,000 hombres. La Guardia seguirá, el mes próximo, el mismo destino conmigo.

Yo me lisonjeo, Excmo. señor, con que la República de Colombia habrá sido proclamada en esa capital, antes de mi entrada en ella. V. E. debe saber, que Guayaquil es completamente del territorio de Colombia; que una provincia no tiene derecho a separarse de una asociacion á que pertenece, y que sería faltar á las leyes de la naturaleza, y de la política, permi. tir que un pueblo intermedio viniese á ser un campo de batalla entre dos fuertes Estados; y yo creo que Colombia no permitirá jamás que ningun poder de América enzete su territorio.

La llegada de nuestro ejército á ésta ciudad exige nuevos sacrificios, y V. E. será informado de ellos por el señor Gene

« AnteriorContinuar »