Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ral Sucre, á quien he autorizado plenamente, para que los pida al Gobierno, que V. E. preside dignamente, ó los obtenga por los medios, que estén en su poder. V. E. sin duda tendrá la bondad de prestar toda su proteccion al señor General Sucre, para que el último triunfo de Colombia lleye grabada la mano de Olmedo,

Tengo el honor de ser etc.
Cali, 2 de Enero de 1822.

BOLIVAR.

Guayaquil, 14 de Enero de 1822.

Illmo. y M. H. Sr.

La Junta Superior de Gobierno de esta provincia me ha di. rigido en 27 del Diciembre último el oficio siguiente:

* Atendiendo al distinguido mérito de US. y á la aceptacion general que merece á este pueblo, el Gobierno ha venido en nombrar á US. Comandante General de esta provincia con el lleno de facultades que competen a este destino.

El Gobierno espera que US. aceptará este nombramiento en tan difíciles circunstancias como un servicio señalado á este país que se gloria de ser su patria." En consecuencia le contesté en 7 del actual lo que copio.

Hoy me pongo al frente de la Comandancia General de esta provincia, conforme al nombramiento de la Junta Superior de Gobierno que tan dignamente preside US. Quiera el Todo. poderoso favorecer mis votos ardientes por que los resultados acrediten la eleccion.

Habiendo venido aquí con motivo de asuntos puramente domésticos, doy parte de esta ocurrencia tan lisongera para mí al Excmo. Sr. Protector del Perú, impetrando su aprobacion superior, con copia del oficio de US."

Le pongo todo en conocimiento de US. I. M. H. en cumpli. miento de mi deber, para que manifestando este incidente al Excmo. Sr. Protector, se sirva S. E, aprobar mi determinacion, 6 resolver lo que sea de su superior arbitrio.

Tengo la honra de ofrecer á US. I. M. H. mis respetos con la mas alta consideracion y aprecio.

JOSÉ DE LA MAR. Illmo. y M H. Sr. Ministro de Guerra y Marina D. Bernardo Monteagudo.

REPÚBLICA DE COLOMBIA.

Al Excmo. Sr. Presidente del Gobierno de Guayaquil.

Excmo. Señor:

La copia que tengo el honor de incluir á V. e. manifiesta claramente los sentimientos del señor Francisco Roca miembro de ese Gobierno. Ella no solo hace creer que el señor Roca es un declarado enemigo del Gobierno de Colombia, sino que induce á conjeturar que lo es de la libertad de Guayaquil. Complacerse con la disolucion de los cuerpos, con la divergencia de opiniones y en la debilidad de las fuerzas que deben resistir al enemigo de América ; llamar tunantes á los oficiales que propenden á la incorporacion de Guayaquil á Colombia, es mostrar o que desconoce la verdadera debilidad de su país, ó los derechos incontestables de Colombia, ó mas bien es mostrar que cree que los esfuerzos de ese pueblo para recobrar su libertad, se han hecho para su engrandecimiento personal, y para proporcionar un teatro á su ambicion.

Yo creo que esta carta debe despertar y llamar toda la atencion de ese Gobierno sobre sus verdaderos intereses, y sobre su verdadera felicidad : ese Gobierno sabe que Guayaquil no puede ser un Estado independiente y soberano: ese Gobierno sabe que Colombia, no puede ni debe ceder sus legítimos derechos; y cse Gobierno sabe, en fin, que en América no hay un poder humano que pueda hacer perder a Colombia un palmo de la integridad de su territorio.

Yo creo, Sr. Excmo., que ya es tiempo de obrar de un modo justo, racional y conveniente á los intereses de esa provincia, demasiado tiempo expuesta á los vaivenes de la fortuna y á los azares de la guerra, pero oportunamente auxiliada y protegida por las armas de Colombia.

Dios guarde á US, muchos años.

BOLIVAR

Cuartel General de Cali 18 de Enero de 1822.

REPUBLICA DE COLOMBIA.

Ejército Libertador

Sur.

Comandancia General de la Division del

Sr. Ministro de Guerra del Perú, General de Brigada D. To

más Guido.

S. M.

La premura del tiempo no me permite hacer una declaracion formal, ni las explicaciones necesarias á la comunicacion de US. de 24 de Enero sobre los sucesos de Guayaquil en Diciembre, que por urbanidad y moderacion tuve la honra de participar a ese Ministerio; pero lo reser varé para otra oportunidad, y en tanto pienso que es del interés de los Gobiernos limítrofes impedir las disensiones de aquella provincia, que siendo el complemento natural del territorio de Colombia, pone al Gobierno en el caso de no permitir jamas se corte de nuestro seno una parte por pretensiones infundadas. Tal consentimiento sería un ejemplo de disolucion social para la República, y para los países limítrofes, en que este ejemplo fatal iba cundiendo el año anterior, si el Gobierno de ese Estado no hubiese tenido la sábia energía de cortarlo.

Persuadidos de los nobles sentimientos del Gobierno del Perú, nos prometemos que empleará su poderoso influjo para ayudarnos á conciliar los partidos que agitan á Guayaquil, concentrar las opiniones y restablecer el orden, que desea la parte sana de la provincia, para evitar todo ejemplo de disolucion social que turbase nuestra tranquilidad.

Dios guarde á US. muchos años.

ANTONIO JOSÉ DE SUCRE.

Cuartel general en Cuenca á 25 de Febrero de 1822.

Lima, Marzo 3 de 1822.

Al Libertador de Colombia.

Excmo. Sr: Por las comunicaciones que en copia me ha dirigido el Gobierno de Guayaquil, tengo el sentimiento de ver la séria intimacion que le ha hecho V. E. para que aquella provincia se agregue al territorio de Colombia. (1) Siempre he creido que en tan delicado negocio el voto expontáneo de Guayaquil se. ría el principio que fijase la conducta de los Estados limítrofes, á ninguno de los cuales compete prevenir por la fuerza la deliberacion de los pueblos. Tan sagrado ha sido para mí este deber, que desde la primera vez que mandé mis Diputados cerca de aquel Gobierno, me abstuve de influír en lo que no tenía una relacion esencial con el objeto de la guerra del Continente. Si V. E. me permite hablarle en un lenguaje digno de la exaltacion de su nombre, y análogo á mis sentimientos, osaré decirle, que no es nuestro destino emplcar la espada para otro fin que no sea el de confirmar el derecho que hemos adquirido en los combates para ser aclamados por libertadores de nuestra patria. Dejemos que Guayaquil consulte su destino y medite sus intereses para agregarse libremente á la seccion que le convenga, porque tampoco puede quedar aislado sin perjuicio de ambos. Yo no puedo ni quiero dejar de esperar que el día en que se realice nuestra entrevista, el primer abrazo que nos demos transigirá cuantas dificultades existan y será la garantía de la union que ligue á ambos Estados, sin que haya obstáculo que no se remueva definitivamente. Entre tanto, ruego á V. E. se persuada que la gloria de Colombia y la del Perú son un solo objeto para mí, y que apenas concluya la campaña, en que el enemigo va a hacer el último experimento, reuniendo todas sus fuerzas, volaré á encontrar á V. E. y á sellar nuestra gloria que en gran parte ya no depende sino de nosotros mismos.

Acepte V. E. los sentimientos de admiracion y aprecio con que soy de V. E. su atento y obediente servidor.

JOSÉ DE SAN MARTIN.

(1) Véase los oficios insertos en las páginas 58 á 60 y 61.

Lima, Marzo 3 de 1822,

Al Señor General de Division D. José La Mar

Señor: Por las comunicaciones del Libertador de Colombia á ese Gobierno, que en copia se remitieron á S. E. el Protector, no queda duda del plan abierto de hostilidades adoptado contra ese país y del compromiso en que queda el Gobierno del Perú con el de aquella República. Aunque es muy notable que en tan difíciles circunstancias el Gobierno de Guayaquil espere 'en una actitud pasiva el desenlace de las operaciones del Libertador, sin embargo prevengo á US. que siempre que el Gobierno de acuerdo con la mayoría de los habitantes de esa provincia, solicitasen sinceramente la protecciou de las armas del Perú, por ser su voluntad el conservar la independencia de Colombia, en tal caso emplee US. todas las fuerzas que están puestas á sus órdenes en apoyo de la expontánea deliberacion del pueblo. Pero si por el contrario el Gobierno de Guayaquil y la generalidad de los habitantes de la provincia pronunciasen su opinion a favor de las miras de Colombia, sin demora vendrá US. al Departamento de Trujillo á tomar el mando general de la costa del Norte, reunir la Division del coronel Santa Cruz en Piura, aumentar hasta donde alcancen los recursos del territorio, у.

obrar segun lo exija la seguridad del Departamento de Trujillo. Como no es posible preveer las diferentes combinaciones que allí se presenten, el Gobierno deja al arbitrio de US. obrar segun ellas, pues sabe hasta qué grado debe confiar en el delicado celo y conocimiento de US. Tengo el honor de comunicarlo á US. para su inteligencia.

BERNARDO MONTEAGUDO.

Lima, Marzo 12 de 1822.

Al Libertador de Colombia.

Excmo. Sr: Grandes son los objetos de la última comunicacion oficial que he recibido de V. E. datada en Bogotá á 14 de Noviembre último. La provincia de Guayaquil estaba entonces inmediatamente amenazada: V, E, lo supo, y resolvió ponerse en mar

« AnteriorContinuar »