Imágenes de páginas
PDF
EPUB

extranjero en artículos permitidos y que no son de contrabando.

4.* Que si en virtud de las medidas anteriores, el Gobierno de Guayaquil cometiese el menor acto de hostilidad ó violencia, las tropas de Colombia ocupen sin demora toda la provincia, quedando desde el momento agregada á la República.

Como éstas no son mas que 'unas meras indicaciones, el Gobierno lo espera todo de la sabiduría y experiencia que V. E. tiene tan bien acreditadas en el curso de su vida pública.

Dios etc.

PEDRO GUAL.

Excmo. Sr:

En este momento hemos recibido la adjunta comunicacion de S. E. el Presidente de Colombia que dá á conocer sus planes sobre la conduccion de tropas al Perú por este puerto.

Parece llegado el tiempo de que el Estado del Perú manifies. te en favor de esta provincia la proteccion que le tiene ofrecida, arreglando amigablemente sus negocios o mas bien soste. niendo por su mediacion la absoluta libertad de este pueblo en un asunto que debe decidir de su suerte.

Dios guarde á V. E. muchos años. Guayaquil, Junio 26 de 1822.

JOSÉ DE OLMEDO.

Excmo. Señor Supremo Delegado del Perú.

MINISTERIO DE ESTADO
Y RELACIONES EXTERIORES,

Lima, Julio 12 de 1822,

Al Secretario de la Excma. Junta Gubernativa de Guayaquil.

Se han recibido en este Ministerio ejemplares del decreto de 19 de Junio anterior por el cual esa Excma. Junta ha tenido á bien convocar á la electoral de la provincia, con el objeto que indica US. en su nota de 24 del mismo que tengo el honor de contestar.

Aseguro etc.

B, MONTEAGUDO.

REPRESENTACION.

Excmo. Ayuntamiento:

Hasta hoy hemos dado ante toda la América . las pruebas mas relevantes de nuestro amor por el órden, sosteniendo con todos nuestros esfuerzos al Gobierno constituido provisionalmente en el estatuto extraordinario, que promulgaron nuestros Representantes. V. E. ha oido el voto libre de esta Capital por su incorporacion á la República de Colombia en el Cabil. do de 31 de Agosto de 1821 á que concurrió invitado el Jefe de la Division del Sud, segun lo expresa el acta de aquel día. (1) Sin embargo de cualquiera protesta posterior del Cabildo, la opinion por la incorporacion a la citada República se difundió con tanto teson y energía, que en nada contuvo en lo sucesivo al Canton de Porto Viejo, ni al Batallon de Libertadores, para que secundasen esta misma decision. Los hechos han sido notorios : cualquier colorido que despues se les haya dado, ha sido efecto de reflexiones y opiniones particulares, que no deben entorpecer el giro en los grandes negocios de tendencia nacional.

(1) Que se registra en la página 50.

TOMO III.

11

V, E., en fin, ha visto ayer la gloriosa entrada de S. E. el Libertador Presidente, victoriada por toda la Capital, que proclamaba con entusiasmo á Guayaquil incorporado á Colombia. En este acto solemne y augusto no ha intervenido fraude ni artificio, porque el buen pueblo está suficientemente ilustrado en la materia de que tanto se le ha tratado en los papeles públicos.

Tenemos, pues, la absoluta pluralidad de la provincia en favor de la agregacion. Los demas pueblos son en realidad unos territorios de los propietarios de la Capital, como lo han dicho los impugnadores del manifiesto de Porto Viejo sobre su incorporacion á Colombia. La clase notable y propietaria de la provincia está unánimemente decidida por la misma agregacion. Consistiendo, pues, en estas voluntades la terminacion de este negociado, urge apresurarlo con solemnidad en favor de la República. Si el voto de los Representantes fuese contrario al de sus comitentes, se tendría por un acto de singular opinion: aguardarlo es inútil, porque dilata el cumplimiento que merece el plácito expontáneo y solemne de un pueblo que quiere leyes, reposo y felicidad.

Nosotros, que reconocemos en V. E. uno de los representantes nuestros, le invitamos reverentemente para que finalice este interesante asunto conforme á una decision tan altamente pronunciada. V. E, es el íris de nuestra prosperidad, y nunca empleará mas debidamente sus altas atribuciones, que contrayéndolas á sostener y fomentar el bien suspirado de esta provincia leal y pacífica. Tenga V. E. presente, que desde el primer Congreso Electoral se conoció la uniformidad de nuestros in. tereses con los de Colombia, y nuestros Representantes conducidos entonces por el verdadero bien de nuestra sociedad, dispusieron en el artículo 15 del Estatuto, que nuestra ordenanza mercantil fuese en lo posible la de Cartagena. Hoy que vemos en todos ramos legislada la República del modo mas sábio y conforme á la dignidad de un pueblo libre, nos apresuramos á buscar en ella estos bienes de paz y de felicidad que jamás podremos conseguir en nuestra pequeña extension, por solos nuestros esfuerzos. Queremos tener libertad respetada, seguridad inviolable y propiedad sin turbaciones, para ser considerados nacionalmente, ponernos en actitud de unir nuestros recursos á los de los pueblos todavía tiranizados, y conduciéndolos al goce de sus derechos, finalizar la obstinada contienda con los Peninsulares.

Y exigimos que si en el mismo acto de presentar á V. E. nuestros votos, no fuesen elevados por el mismo conducto de nuestro Síndico al conocimiento de S. E. el Presidente de la

República de Colombia, lo haga por sí mismo con la protesta correspondiente.

Guayaquil, 12 de Junio de 1822.
Vicente Espantoso - Francisco

Francisco de Arellano Pacheco

Arellano Pacheco - Tomás Espantoso (siguen las firmas.)

SIMON BOLIVAR,
PRESIDENTE DE COLOMBIA ETC., ETC., ETC.

LIBERTADOR

Guayaquileños! Terminada la guerra de Colombia, ha sido mi primer deseo completar la obra del Congreso, poniendo las provincias del Sur bajo el escudo de la libertad y de las leyes de Colombia. El ejército libertador no ha dejado á su espalda un pueblo que no se halle bajo la custodia de la Constitucion y de las armas de la República. Solo vosotros os veiais reducidos a la situacion mas falsa, mas ambigua, mas absurda para la política como para la guerra. Vuestra posesion era un fenómeno que estaba amenazando la anarquía : pero yo he venido, guayaquileños, á traeros el arca de salvacion. Colombia os ofrece por mi boca justicia y orden, paz y gloria.

Guayaquileños! vosotros sois colombianos de corazon, por que todos vuestros votos y vuestros clamores han sido por Colombia, y porque de tiempo inmemorial habeis pertenecido al territorio que hoy tiene la dicha de llevar el nombre del padre del Nuevo Mundo; mas yo quiero consultaros, para que. no se diga que hay un colombiano que no ame su patria y leyes. Cuartel General en Guayaquil, á 13 de Julio de 1822, 12.0

SIMON BOLIVAR.

BARTOLOME SALOM, DEL ORDEN DE LOS LIBERTADORES DE VENEZUELA Y CUNDINAMARCA, CONDECORADO CON LA CRUZ DE BOYACA, GENERAL DE BRIGADA DE LOS EJÉRCITOS DE LA REPUBLICA DE COLOMBIA, JEFE DEL ESTADO MAYOR GENERAL, ETC., ETC., ETC.

A los habitantes de Guayaquil — Salud.

ARTICULO I,

S. E. el Libertador ha tomado la ciudad provincia de Gua. yaquil bajo la proteccion de Colombia.

ARTICULO II.

El pabellon y escarapela de Colombia los tomará la provincia como el resto de la Nacion.

ARTICULO III.

Todos los ciudadanos de cualquiera opinion que sean, serán igualmente protegidos y gozarán de una seguridad absoluta.

ARTICULO IV.

Colombia será vitoreada en todos los actos públicos, así militares como civiles.

ARTICULO V.

La autoridad de S. E. el Libertador y sus subalternos ejer. cerán el mando político y militar de la ciudad y provincia de Guayaquil.

ARTICULO VI.

Se encarga á los ciudadanos el mayor órden, á fin de evitar las disensiones que han ocurrido.

« AnteriorContinuar »