Treinta sofismas i un buen argumento del señor doctor D. Agustin de la Rosa, canónigo honorario de la Catedral de Guadalajara: al impugnar el libre "La filosofía en la Nueva España" en su periódico "La religión y la sociedad" : opúsculo de polémica

Portada
V. Veloz a cargo de A. Lopez Arce, 1885
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 209 - Esta misma voz que resonó en el pueblo de los Dolores el año de 1810, y que tantas desgracias originó al bello país de las delicias, por el desorden, el abandono y otra multitud de vicios, fijó también la opinión pública...
Página 209 - ... la opinión pública y la general de todos los pueblos es la de la independencia absoluta de la España y de toda otra nación. Así piensa el europeo, así los americanos de todo origen.
Página 40 - Doy que sea un remedio precautorio contra el error nocivo cerrar la puerta a toda doctrina nueva. Pero es un remedio, sobre no necesario, muy violento. Es poner el alma en una durísima esclavitud. Es atar la razón humana con una cadena muy corta. Es poner en estrecha cárcel a un entendimiento inocente, sólo por evitar una contingencia remota de que cometa algunas travesuras en adelante.
Página 40 - ... por sí o por sus consecuencias, se opongan a lo que nos enseña la fe, o ya porque haciéndose los españoles a la libertad con que discurren los extranjeros (los franceses, v.gr.") en las cosas naturales, pueden ir soltando la rienda para razonar con la misma en las sobrenaturales.
Página 259 - ... yo tuve en mi poder once libros de marca de pliego, en que se contenían en curiosísima lengua mexicana declarada en romance, todas las materias de las cosas antiguas que los indios usaban en su infidelidad, así de sus dioses e idolatría, ritos y ceremonias de ella, como de su gobierno, policía, leyes y costumbres de mayores, y de todo género de conversación y trato humano...
Página 54 - Pues un ángel del Señor descendía de tiempo en tiempo á la piscina, y se agitaba el agua. Y el primero que, después de movida el agua entraba en la piscina, quedaba sano de cualquiera enfermedad que tuviese.
Página 368 - Esta plaza, cuando estaba el mercado, era muy fea y de vista muy desagradable. Encima de los techados de tejamanil había pedazos de petate, sombreros y zapatos viejos y otros harapos que echaban sobre ellos.
Página 55 - ... ingenios más laboriosos en estos últimos tiempos, en el estudio de la Medicina, de la Física, de la Química, de la Botánica y de la Astronomía; de fino gusto y de amena literatura, y aunque algo caprichoso y acre en su crítica merece llamarse uno de los genios, que, como el ángel de la Piscina, revolvieron en México las aguas de las ciencias para su mayor prosperidad y esplendor.
Página 114 - ... ellos los que los consideraban como una carrera lucrativa, mas la gente acomodada no veía necesidad de instruirse, y dejando el cultivo de las letras a los eclesiásticos ya los abogados, que se llamaban exclusivamente «letrados...
Página 259 - Fue este padre en esto desgraciado, que de todo cuanto escribió, solo un cancionero se imprimió, que hizo para que los indios cantasen en sus bailes cosas de edificación de la vida de nuestro Salvador y de sus santos, con celo de que olvidasen sus dañosas antiguallas.

Información bibliográfica