Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vista por Colon era de la Ysla de Watling, por cuya cercanía pasaba á las diez de la noche, ino han trazado su derrota para ver en este supuesto que segun su andar y situacion habia atravesado á dicha hora el meridiano de aquella Ysla, dejándola al SE. cuando el navegaba al Oeste? Bien considerado esto, parece más cierto y natural lo que refiere Francisco García Vallejo, vecino de Moguer, que iba de marinero en la Pinta, y tenia 67 años cuando como testigo de vista dió su declaracion en Palos á 1.° de Octubre de 1515, contestando a la pregunta 18: «Y en esto aquel jueves en la noche aclaró la luna, é un marinero del dicho navío de Martin Alonso Pinzon, que se descia Juan Rodriguez Bermejo, vecino de Molinos, de tierra de Sevilla, como la luna aclaró, vido una.

cabeza blanca de arena, e alzó los ojos é vido la · tierra, é luego arremetió con una lombarda é dió

un trueno, tierra, tierra, é se tuvieron á los navíos fasta que vino el dia viernes 12 de Octubre: el dicho Martin Alonso descobrió á Guanahani, la Ysla primera, y que esto lo sabe porque lo vido. » Los testigos, Manuel de Valdovinos, vecino de Lepe, de 56 años de edad, contestando a la pregunta 15, y con referencia á Vicente Yañez Pinzon y otros vecinos de Palos, declara que el primero que vió la tierra ó la Ysla de Guanahani fué un Juan Bermejo, de Sevilla; y Diego Fernandez Colmenero, contestàndo á la pregunta 19, dice como público y noto

rio que del navío de Martin Alonso un marinero que se decia «Juan Bermejo, vido la tierra de »Guanahani primero que otra persona.» García Hernandez, despensero de la Pinta, declaró, en contestacion à la pregunta 15, «que la primera »persona que vido la dicha Ysla (Guanahani) fue la »gente que iba en la dicha náo Pinta, donde este »testigo iba,» y que el Almirante venia detrás, y le esperó Martin Alonso, etc.

Con estos testimonios y pruebas, parece fuera de toda duda que el primero que descubrió la tierra y se hizo por ello digno del premio ofrecido, fué Juan Rodriguez Bermejo, marinero de la carabela Pinta, y no Rodrigo de Triana, como dicen el Almirantepág. 19—y Oviedo, añadiendo éste que segun ovo decir á Vicente Yañez Pinzon y á Hernan Perez Mateos, era de Lepe, y que tornado despues á España, porque no se le dieron las albricias, despechado de esto, se pasó al Africa y renegó de la fe.-P. I, libro 2, cap. 5.-Don Hernando Colon siguió la re- . lacion de su padre-Hist. del Almirante, cap. 21.Casas la adopta tambien, pues que no hizo en esta parte más que extractar el Diario del Almirante que tenia á la vista, y reprende a Oviedo como que intenta inconsideradamente defraudar y quitar esta gloria al Almirante-L. I, cap. 39-Herrera-(D.I, libro I, cap. 12,-segun su costumbre, copió en esto á Casas. Pudo tal vez suceder que Colon al escribir su Diario trastrocase, como extranjero, el

patronímico Rodriguez en Rodrigo, y que le diese el apellido de Triana por creerlo avecindado ó haberlo conocido allí, y que ambos sean una misma persona; pues tambien Oviedo le hace de Lepe, cuando Francisco García Vallejo le tiene por vecino de Molinos en tierra de Sevilla.

El resultado final es que la carabela Pinta iba delante como más velera, y era natural que su gente fuese la primera que avistase la tierra; que en efecto sucedió así, avistándola á las dos de la mañana del viernes 12 de Octubre de 1492 el marinero de aquel buque Juan Rodriguez Bermejo: que el Almirante no pudo ver cuatro horas antes, esto es, á las diez de la noche, la luz que dice percibió en la misma Ysla que se descubrió á la mañana, y era la de Guanahani, hallándose distante catorce leguas, y siendo muy llana y sin montaña alguna; que la única persona que vió aquella lumbre, y con quien atestigua el Almirante, fué Pedro Gutierrez, repostero de estrados del Rey, que despues fué uno de los treinta y ocho cristianos que quedaron y murieron en la fortaleza de la Navidad, segun Herrera en la Déc. I, lib. I, cap. 20, fol. 33, col. 1.*: que Rodrigo Sanchez de Segovia, que iba por Veedor del Rey y de la Reina en la Armada, nada vió, aunque le llamaron expresamente para ello (1); y

.

(1) Así lo dice el Almirante en su Diario-tom. I, pág. 19,y por él se deduce que Pero Gutierrez fué el único que vió la

que la gracia de los 10.000 maravedis anuales durante su vida que concedieron los Reyes al Almirante «porque ha descubierto primero que otro al»guno la tierra de las dichas islas»— Tom. 38, página 150 de esta Colec.,-fué uno de estos favores frecuentes en las córtes, cuando despues de muerto Martin Alonso Pinzon creció y se dilató la influencia del Almirante, como era consiguiente al feliz éxito de una empresa mirada antes, por lo menos con desconfianza, y despues como la más importante y de mayores consecuencias, que cuentan los anales de los tiempos modernos.

OBSERVACION VIU SOBRE LA ÉPOCA Y LUGAR EN QUE SE

EXAMINÓ PRIMERO LA PROPUESTA DE COLON.

Contestando el Doctor Rodrigo de Maldonado, vecino y regidor de la Ciudad de Salamanca, á la pregunta 15, que es la sétima del segundo interrogatorio de la probanza por parte del Almirante,

lumbre que no logró ver Rodrigo Sanchez de Segovia, ni otro que se exprese; pues á pocos pareciera ser indicios de tierra, aunque Colon lo tuvo por cierto. Sin embargo sa ha escrito modernamente que muchos hombres de su equipaje vieron la luz que percibió el Almirante.

[ocr errors]

dice que él, junto con el Prior de Prado, «que á la »sazon era»-y despues Arzobispo de Granada, y con otros sabios, letrados y marineros, platico con Colon sobre su ida á las islas que se proponia descubrir; que todos ellos concordaron que era imposible ser verdad lo que decia, é contra el parecer de los más de ellos porfiaba Colon de ir á dicho viaje, é SS. AA. le mandaron librar cierta cantidad de maravedis para ello, é asentaron ciertas capitulaciones con él; lo cual todo supo este testigo como uno de los del Consejo de SS. AA... Para fijar la época en que se celebraron estas juntas, es preciso considerar que Fr. Hernando de Talavera fue Prior de Prado á lo más, hasta el año 1487, en que fue electo Obispo de Avila-Ariz, «Grand. de Avila, » fol. 43 vto.;-y que era confesor de la Reina antes de 1479, pues influyó mucho para asentar las paces con Portugal en aquel año-Sigüenza, «Hist. de »San Gerónimo,» parte 3.“, lib. 2, cap. 31, pá- • gina 384,-y las concluyó el Doctor Maldonado por especial encargo de los Reyes; por consiguiente, debió ser anterior al año 1487 la junta de que habla el doctor Maldonado. Puede, pues, conjeturarse con mucha probabilidad que habiendo estado los Reyes Católicos en Salamanca á fines de 1486, hallándose ya Colon en sú servicio desde 20 de Enero de aquel año (1), entonces fue cuando se celebraron

(1) Así lo dice en su Diario del primer viaje.

« AnteriorContinuar »