Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ber cangeado sus plenos poderes, que encontraron en debida forma, han ajustado las siguientes estipulaciones:

ARTICULO I. La Paz y Amistad que felizmente existen entre el Perú y Alemania, se mantendrán perpétuamente.

ARTICULO II. Habrá entre la República del Perú y el Imperio Aleman li. bertad recíproca de Comercio y Navegacion. En consecuencia, los ciudadanos de las dos altas partes contratantes podrán entrar y permanecer con sus buques y cargamentos en todos los lugares, puertos y rios abiertos ó que en adelante se abriesen al comercio extranjero, sujetándose á las leyes y reglamentos de los respectivos Estados.

Los ciudadanos de ambos países podrán viajar libremeute en el territorio del otro, y disfrutarán en cuanto al ejercicio del comercio y demas industrias que no sean generalmente prohibi. das ó restringidas, de los mismos derechos que los nacionales, sin que se les pueda gravar con impuestos y contribuciones distintos ó mayores que á estos.

ARTICULO VII. Los peruanos en Alemania y los alemanes en el Perú disfru. tarán, tanto en sus personas como en sus bienes, de la misma proteccion que los nacionales. Estarán exentos de todo servicio militar en el ejército, la marina y la guardia nacional, y no se hallarán sometidos por sus bienes de cualquiera clase que sean, á otros cargos, restricciones, contribuciones ó impuestos que á los que estén sometidos los hijos del país.

Sus buques y mercaderías no estarán sujetos á embargo ni á expropiacion para fines militares ni con otro objeto público ó privado, sin que préviamente se estipule en cada caso con los interesados la debida indemnizacion y sea esta previamente pagada.

ARTICULO IV. Los ciudadanos de cada uno de los dos Estados disfrutarán en ambos países de todos los derechos civiles que las leyes acuerdan a los naturales, y podrán ejercitarlos con entera libertad y en la misma forma que lo hagan aquellos; y las sociedades ó compañías establecidas en conformidad con las leyes particulares de los dos países, podrán legalmente gestionar en calidad de demandantes ó demandados, en defensa de sus derechos, como si lo hicieren ante las autoridades de su propio país, des biendo sujetarse en todo caso á las leyes del otro.

ARTICULO V.

Los peruanos residentes en Alemania y los alemanes residentes en el Perú gozarán de una perfecta libertad de conciencia, no pudiendo ser molestados por sus creencias ni perturbados en el ejercicio de su religion, mientras respeten las leyes vigentes y las costumbres del país, sin que en ningun caso los ciudadanos de ambas partes contratantes sufran menoscabo en sus derechos civiles por su profesion de fé religiosa.

El matrimonio de un peruano será considerado válido en Alemania y el de un aleman en el Perú, si dichos actos se hubiesen practicado en conformidad con las leyes de la nacion respectiva, esto es, que se haya celebrado en el país de uno de los consortes en forma válida, ó que se haya contraido en el del otro en la forma prescrita por sus leyes, ó ante un represen. tante diplomático ó consular de una de las partes contratantes autorizado por su gobierno para celebrar tales matrimonios, debiendo conformarse en este último caso á las leyes y decretos que rijan en el país respectivo sobre inscripcion de dichos actos en el registro del estado civil.

ARTICULO VI.

Para determinar con exactitud la condicion jurídica de los ciudadanos de cada uno de los dos países que pasen á establecerse en el otro, las dos partes contratantes convienen en que serán considerados como alemanes en el Perú y como peruanos en Alemania los individuos que conserven, en conformidad con las leyes de su patria, la ciudadanía de esta.

ARTICULO VII.

Los actos materiales de cualquiera especie tendrán en los dos países, respectivamente, la misma fuerza y valor que los que emanen de los funcionarios del lugar á quienes esté encomendada la fé pública, siempre que sean otorgados con las formalidades debidas, estén pagados los derechos correspondientes en los respectivos Estados y contengan la legalizacion de un agente consular que acredite la conformidad de las mencionadas condiciones y que la persona que lo ha extendido inviste el ca. rácter de escribano público.

ARTICULO VIII.

Las producciones naturales ó manufacturadas y los demas artículos de comercio que en cualquier tiempo puedan ser legalmente importados, exportados ó reexportados en buques nacionales al territorio ó del territorio de una de las dos partes contratantes, podrán serlo igi almente en la otra y en buques de esta, sin diferencia ninguna por razon de la bandera, en las mismas condiciones establecidas por la legislacion de cada país ó que en adelante se estableciere para los buques nacionales.

Ninguna de las partes contratantes impondrá a los productos de la tierra ó de la industria de la otra que se importen ensu territorio, otros derechos que los que graven a la importacion ó reexportacion de iguales artículos procedentes de cualquier otro país extranjero.

La exportacion é importacion en el comercio recíproco del Perú y de Alemania, no estarán sujetas á prohibiciones ni restricciones que no comprendan igualmente á idénticos actos del comercio de las demas naciones.

ARTICULO IX.

Los buques peruanos no estarán sujetos en los puertos alemanes á derechos mas altos ni distintos de los que paguen los buques alemanes, ni estarán sujetos en los puertos peruanos á derechos mas altos ni distintos de los que paguen los nacionales.

Los buques de cada una de las partes contratantes gozarán en los puertos de la otra, de las mismas exenciones de que disfrutan los nacionales en los siguientes casos:

1.' Si los buques entran ó salen en lastre.

2.0 Si los buques pasan del puerto de primera arribada á uno ó mas del mismo país abiertos al comercio extranjero, sea para dejar una parte ó todo su cargamento, sea para tomarlo ó completarlo, justificando los buques haber pagado los derechos correspondientes.

3.0 Si los buques que entran en un puerto, sea voluntariamente ó por arribada forzada, salen de él sin haber hecho operaciones de comercio.

En caso de arribada forzada no se considerarán como operaciones de comercio la carga y descarga de mercaderías para la reparacion del buque, el trasbordo á otros en caso de que no pueda navegar el primero, los gastos necesarios para el mantenimiento de las tripulaciones, y la venta de las mercaderías averiadas, prévio el permiso de la Administracion de la Aduana y siempre que no sean destinados al consumo interior.

ARTICULO X.

Los buques de guerra de cada una de las partes contratantes podrán entrar, permanecer, abastecerse y repararse en los puertos de la otra abiertos á los de la nacion mas favorecida, y es.

tarán sujetos en ellos a las mismas disposiciones, y gozarán de los mismos privilegios de que disfruten estos.

ARTICULO XI. En caso de naufragio ó fuerte avería de un buque de una de las partes contratantes en las costas de la otra, las autoridades locales prestarán á los tripulantes y al buque y su cargamento el mismo auxilio que dispensarían á un buque na. cional.

Las autoridades locales comunicarán el accidente al Cónsul general, Cónsul, Vice-cónsul ó Agente consular residente en el respectivo distrito, ó en su defecto á los agentes de esa natura. leza mas próximos al lugar en que haya ocurrido el siniestro, á fin de que vigile las operaciones relativas al salvamento y dirija las necesarias para la reparacion ó rehabilitacion del buque averiado, ó su venta llegado el caso.

Las operaciones concernientes al salvamento del buque se ejecutarán en conformidad con las leyes del país, y no se co brarán otros gastos que los causados por el salvamento y por la conservacion de los objetos salvados, que estén legalmente establecidos para los buques nacionales.

Las partes contratantes convienen en que las mercaderías salvadas no estarán sujetas á ningun derecho de aduana, á ménos que sean despachadas para el consumo interior.

ARTICULO XII.

Los buques de las dos partes contratantes podrán completar sus tripulaciones cuando estén en los puertos de la otra con marineros enganchados en ellos, sujetándose á las leyes locales y siempre que el enganche sea voluntario.

Cuando un buque de una de las partes contratantes quiera completar su tripulacion en los puertos de su propio país, con marineros que sean súbditos de la otra, deberá obtener préviamente permiso por escrito del Agente consular de la última, acreditado y presente en el país.

ARTICULO XIII.

Los buques peruanos en Alemania y los alemanes en el Perú, podrán descargar una parte de su cargamento en un puerto y el resto en otro ú otros del mismo país abiertos al comercio extranjero, así como podrán recibir su carga de retorno por partes en dirersos puertos de dicho país, sin estar sujetos en cada uno de ellos a otros ó mas altos derechos que los que pa. guen los buques nacionales en idénticas circunstancias,

Los dos Estados se reservan el derecho de disponer lo con. veniente en cuanto al cabotaje, y los ciudadanos respectivos serán tratados en cuanto á dicho tráfico como los de la nacion mas favorecida.

Los vapores de los dos países que tengan una navegacion establecida y regular, ó que la, establecieren con uno ó mas puertos de la otra, gozarán de los mismos favores y exenciones que se hayan concedido ó en lo sucesivo se concedan á los de la nacion mas favorecida,

En cuanto a la colocacion de los buques, á su carga y des. carga en los puertos y diques, y por regla general para todas las formalidadee y disposiciones á que puedan ser sometidos los buques de comercio, sus tripulaciones y cargamentos, se conviene en que no se concederá a los buques nacionales ningun favor ni privilegio que no se entienda concedido a los de la otra.

ARTICULO XIV.

Serán considerados como buques peruanos en Alemania y como alemanes en el Perú, todos los que naveguen bajo las banderas de los dos países y que estén provistos de la patente y demas documentos que las respectivas leyes prescriban, para justificar la nacionalidad de los buques de comercio.

ARTICULO XV.

Los buques y efectos pertenecientes á los ciudadanos del Perú y de Alemania que hubiesen sido capturados por piratas dentro de los límites de la jurisdiccion de uno de los dos Estados, ó en alta mar, y conducidos á puertos, rios, radas 6 bahías del otro Estado, ó encontrados en estos, serán entregados á sus dueños luego que comprueben el derecho de propiedad ante las autoridades competentes. Los interesados, sus apoderados ó los agentes de los respectivos gobiernos, deberán entablar la reclamacion dentro del término de dos años, y pagar, si hubie. se lugar á ello, los gastos de represamiento determinados por las mencionadas autoridades.

ARTICULO XVI.

Las dos partes contratantes convienen en concederse mútua. mente tanto respecto del comercio y de la navegacion como en cuanto a las otras materias de que se ocupa el presente tratado de los mismos derechos, privilegios y exenciones que en los dos países se hayan otorgado ó se concedan en lo futuro á la nacion mas favorecida.

« AnteriorContinuar »