Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tregada por un ayudante de aquel General, quien ha hecho presente todo esto al Gobierno.

La medida de separar de Tacna al señor Wilson ha sido bien acogida y aún aplaudida por la generalidad de la población, y presentarse en ella en tales circunstancias, importa lo mismo que ir á provocar una escena desagradable que se ha querido evitar, previniéndole se separe de un pueblo que le aborrece.

Para que en ningún tiempo se quiera hacer responsable al Perú de las consecuencias que la imprudente conducta del señor Wilson pudiera producir contra su persona ó propiedades, el in. frascrito se ve en la necesidad de recordar al señor Encargad-de Negocios y Cónsul General lo pedido y declarado en la cono ferencia verbal de que ha hecho mérito al principio de esta nota.

El infrascrito, tiene el honor de reiterar, con este motivo, al señor Pitt Adams, las consideraciones de distinguido aprecio con que es su muy atento servidor.

José Gregorio Poz-Soldán.

Al Señor Encargado de Negocios y Cónsul General de S. M. B

Legación Británica.

Lima, Julio 5 de 1845.

El abajo firmado, Encargado de Negocios de S. M. B., tiene la honra de acusar recibo de la nota que S. E. el señor don Jo. sé Gregorio Paz-Soldán se ha servido dirigirle el 3 del corriente, tocante al regreso, desde Arica á Tacna, del Cónsul Wilson el 25 de Junio y las medidas que el Gobierno peruano ha adoptado sobre el asunto.

El infrascrito no ha recibido todavía la explicación que el señor Wilson tenga que hacer de su comportamiento referente al hecho de desatender las órdenes que esta Legación le trasmitió, en consonancia con lo que se estipuló en la conferencia, á que se remite S. E. el señor Paz-Soldán; pero, á la mayor brevedad se presentará al Gobierno de S. M. toda la correspondencia, juntamente con la nota á la que ahora contesta el infrascrito; en el interin, tiene el honor de renovar á S. E. la seguridad de su más alta y distinguida consideración.

Guillermo Pitt Adams.

A S. E, el Señor D. José Gregorio Paz-Soldán etc.

Arequipa, Setiembre 11 de 1845.

Señor Ministro; En el número 15 de «El Peruano» he visto la nota que, con fecha 23 de Mayo, dirigió á US. el señor Encargado de Negocios de S. M. B. haciendo diferentes acusaciones á los funcionarios de la República. (1) Entre las que se refieren á mí, como Gobernador del puerto de Arica, dice: «Que confiado imprudentemente el señor Murffi en recado amistoso del señor Gobernador, fué inmediatamente arrestado y hecho salir á Tacna bajo la escolta de cuatro soldados.) Permítame US. señor Ministro, asegurarle que es falso cuanto hayan expuesto al señor Encargado de Negocios en el particular, para prestarle fundamentos en que apoyar su reclamo. Yo me limité á poner en conocimiento de Murffi la orden que tenía para su marcha fuera del Departamento, y excusándose éste cumplirla, exigió el mismo que se empleara la fuerza' y que se le remitiera escoltado. Por pedimento suyo fué que marcharon cuatro hombres en su compañía, como consta del sumario que, desde entonces, conociendo la maligna intención de este procedimiento, mandé levantar, y que conservándolo en mi poder me cabe ahora la satisfacción de acompañarlo á US. original.

Asimismo diré á US., bajo mi palabra de honor, y con la protesta de probarlo con todo el vecindario de Arica, que cuando los Murfti regresaron á tierra después de haber comunicado con la Yungai, no fueron arrestados, como lo afirma el señor Encargado de Negocios, sin embargo de que merecían serlo, puesto que siendo notoriamente enemigos de la causa constitucional y sin permiso de la Gobernación, fueron á comunicarse con los bloqueadores-sólo los obligué á marchar á Tacna, porque su conducta hostil en todo sentido á la causa que yo defendía y su violación de la neutralidad me daban ese derecho. Ellos propagaban noticias siempre alarmantes y servían de conducto de co

(1) Véase la página 340.

municación con los bloqueadores, y no omitiendo de fomentar la guerra civil para sacar a favor de ella las ventajas que han obtenido en sus especulaciones mercantiles.

Tampoco omitiré desvanecer la otra acusación que contiene la nota que, en 26 de Mayo, dirigió á US. el mismo representante británico, en que afirma que rompí las hostilidades preparándome para el combate. (1) Lejos de haber disparado un solo tiro de cañón con el que pude muy bien haber causado mucho daño al vapor «Cormorant,» retiré las piezas que tenía colocadas en la trinchera, y las trasladé fuera del pueblo para alejar todo pretexto que pudiera servir de fundamento al bombardeo que hizo á la población mucho tiempo después de haber desarmado la batería.

Hechos son éstos, señor Ministro, de que es testigo todo el vecindario de Arica, y que, en caso necesario, se podrán justificar, si US. tiene á bien ordenarlo.

Disfruto con este motivo la honra de suscribirme de US. su atento, seguro servidor. Señor Ministro.

José Arancibia. Al señor Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Ex

teriores.

Arequipa, Setiembre 10 de 1845.

Señor General:

Para remitir al señor Ministro de Relaciones Exteriores el ad junto expediente y desvanecer acusaciones que se me hacen por el señor Cónsul General de S. M. B., se dignará US. ordenar que por el escribano público de Gobierno se saque una copia del re ferido expediente y se archive en su oficio, devolviéndome el original para que marche en el presente vapor. Dios guarde á US. Señor General.

José Arancibia. Al Beneluérito Señor General Prefecto y Jefe de Armas del De

partamento.

(1) Véase la página 369.

Arcquipa, Setiembre 11 de 1845.

Sáquese por el Escribano de Gobierno la copia certificada que solicita el señor coronel oficiante, y entréguesele el original, como lo pide, después de que se archive el testimonio.

Cisneros.

Teodoro La Rosa.

Se sacó el testimonio que se ordena por el superior decreto de la vuelta, el que queda archivado en la oficina de mi cargo.

Arequipa, Setiembre 11 de 1845.

Juan Nepomuceno Pastor.

Gobierno Politico y Militar.

Arica, Junio 26 de 1845.

Por la orden superior, cuya copia incluyo, tuvo orden este Gobierno político y militar para expedir pasaporte fuera del departamento á don Pedro Murfti. Sin embargo de habérsele comunicado la orden por medio de un ayudante desde el 22 hasta esta fecha, el señor Murfti no quiso obedecer, valiéndose de efugios, y exigido para que la cumpliese anoche, no lo hizo sino cuando se le dió una escolta de cuatro individuos. Como por consecuencia de este suceso puede el señor Murffi exagerar el acontecimiento y suponer que fué sacado con violencia y con fuerza armada, para los efectos que pueda tener el Gobierno, se servirá Ud. tomar declaraciones juradas á los extranjeros que se hallan en este puerto dispuestos á embarcarse en el vapor de comercio sobre la conducta que observó la autoridad militar, y sobre si es cierto que se le indicó al señor Murffi que podía hacer su viaje solo, y que la escolta se dió únicamente porque él la

exigió. Concluido el expediente se servirá Ud. pasarlo á este gobierno para los efectos ulteriores.

Dios guarde á US.

José Arancibia.

Al Juez de Paz de esta ciudad D. Felipe Mazuelos.

Prefectura y Comandancia General del Departamento de Moquegua.

.

Tacna, Junio 21 de 1844.

Siendo perniciosa á la causa constitucional la permanencia de don Pedro Murffi en ese puerto, le dispuesto salga del territorio del Departamento. En este concepto US. le expedirá pasa porte para donde él designe, en la inteligencia que debe salir á la mayor brevedad y á consecuencia de la intimación de esta orden.

Dios guarde á US.

José Félix Iguain.

Es copia.---- Arancibia.

Al Señor Coronel Jefe Político y Militar de Arica.

Arcia, Junio 27 de 1844.

Por recibida la nota que antecede del benemérito señor coronel Jefe Político y Militar de este distrito, y la adjunta copia.En su vista procédase á la facción de la sumaria que en ella se ordena, notificándose su comparecencia en este juzgado á los señores que en ella se señalan para que exhiban su declaración jurada, y observándose con el señor Ministro de Bolivia los re

« AnteriorContinuar »