Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ludo que corresponde á Encargados de Negocios de Potencias amigas, y que no solo habla de los Embajadores, no por eso se debía omitir el saludo supuesto que se prevenía obrar conforme á lo practicado en iguales casos, porque en el que me ocupa no podía menos de servir de regla el órden en que fué recibido el mismo señor Adams, cuando se presentó en este puerto á desempeñar la misión de su Gobierno, y esto aún antes de haber sido reconocid. por el de la República con el carácter de Encargado de Negocios.

Si, pues, el señor Adams, como fuí informado, había sido recibido con salva y demás honores que le prodigó la autoridad del Callao á su llegada, no parecerá extraño que los haya reclamado á su salida, y que se le hayan herho en virtud de la orden citada del 6, previniendo se observase lo practicado.

En segundo lugar convendrá tener presente, que el que suscribe deseando evitar para lo sucesivo los embarazos que pudieran presentarse al Supremo Gobierno en iguales casos, y queriendo que en ningún tiempo su proceder pudiese servir de base á los gobernadores de esta provincia litoral, obró en el particular como simple Comandante General de Marina, y así lo hizo entender verbalmente al Secretario del señor Encargado de Negocios, manifestándole que no pudiendo ni debiendo la plaza de su mando, como gobernador, hacer ningún saludo, á falta de un buque de guerra, lo saludaría con la batería del arsenal, y esto cuando ya hubiese dejado de pisar tierra, y se hallase en el bote que debía conducirlo á borde del «Cormorant.»

De lo expuesto inferirá US. que el saludo hecho al señor Encargado de Negocios de S. M. B. es el que exigía la urbanidad y política al Comandante General de Marina, del mismo modo que á los Comandantes de las estaciones navales ancladas en este puerto, quienes le hicieron los mismos honores y con igual número de tiros precisamente; espero que así lo haga US. presente á S. E. á fin de que se persuada que el Gobernador del Callao no ba sentado ningún preliminar para lo sucesivo respecto de honores al cuerpo diplomático de las Naciones extrañas, y que únicamente el Comandante General de Marina ha usado de un acto de urbanidad hacia el señor Pitt Adams, Encargado de Negocios de S. M. B., al despedirse de las costas del Perú.

Dios guarde á US.

Señor Ministro.

Francisco Forcelledo.

Lima, Febrero 27 de 1846.

Considerando:

Que las ordenanzas que rigen en el ejército y armada solo se contraen á los saludos que deben hacerse á los Embajadores de las potencias extranjeras, siempre que haya seguridad de igual correspondencia en las plazas y escuadras correspondientes á ellas; que no se han detallado por las mismas ordenanzas saludos á los funcionarios del cuerpo diplomático que sean de inferior gerarquía; y

Que en la República no se ha resuelto cosa alguna en orden á esta materia, en lo cual están de acuerdo las prácticas observadas legalmente hasta el día; declárase: que no deben hacerse á los Ministros públicos salvas con artillería en los puertos de la República á su ingreso ni á su salida, y que no hay derecho de exigirlas por los fundamentos expresados.

Comuníquese y regístrese.

Rúbrica de S. E.

Mendiburu.

ARREGLO DE LA DEUDA BRITÁNICA-1849

EL CIUDADANO RAMÓN CASTILLA, PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA &.

Por cuanto el Congreso ha dado la ley siguiente:

EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA PERUANA

Considerando:

I. Que el decoro del país, la conveniencia de la hacienda nacional, y las exigencias del crédito, no permiten retardar por más tiempo el arreglo de la deuda externa;

II. Que así mismo es indispensable preparar los medios de consolidar y amortizar oportunamente la deuda interna, fijándose desde luego las bases precisas para su liquidación y reconociļwento;

Ha dado la ley siguiente:

Art. 1o El Ejecutivo, en uso de sus atribuciones, dispondrá se proceda a la liquidación de la deuda externa, y se le autoriza para arreglarla y transigir del modo mas conveniente a los intereses nacionales.

2. Practicado el arreglo, el Gobierno lo someterá á la aprobación del Congreso, sin perjuicio de satisfacer (entre tanto obtiene esta aprobación) los dividendos que conforme á dicho arreglo se estipularen.

3. Los capitales que actualmente gravan con intereses crecidos en el ramo de arbitrios, casa de Moneda de Lima y tesorerías de la República, serán amortizados de preferencia.

4. La liquidación de la deuda interna continuará haciéndose conforme al decreto de 21 de Marzo de 1846, resoluciones y leyes posteriores que lo modifican y sobre las bases siguientes:

12 Se reconocerá toda deuda procedente de suministros, cupos, contribuciones de guerra, empréstitos voluntarios ó forzosos, y además todos los créditos de que hablan las leyes de 15 de Setiembre

у

21 de Diciembre de 1847. 2. En los casos dudusos que ocurran ante los tribunales ó el Ejecutivo, se resolverán las cuestiones sobre crédito público, siguiendo los principios de equidad en favor del acreedor del Estado.

3! En las deudas contra la hacienda pública, no hay lugar á excepción de prescripción; ni se exigirá al que solicita el reconocimiento de ur crédito la declaración jurada que dispone el decreto de 21 de Marzo de 1846.

5. Esta ley no deroga la de 12 de Noviembre de 1845, ni las demás leyes y resoluciones anteriores, incluso el reglamento de comercio, que determinan los medios de amortizar documentos del crédito público con bienes nacionales, y en los demás ramos á que

[ocr errors]

ellas se contraen, 6. La proxima legislatura, con conocimiento del monto de la deuda interna, tomará las medidas que crea convenientes, para que se consolide y amortice.

Comuníquese al Poder Ejecutivo, para que disponga lo necesario á su cumplimiento, mandándalo imprimir, publicar y circular.

Lima, á 9 de Marzo de 1848.

J. ISIDRO BONIFAZ, Presidente.-- Jervasio Alvarez, Senador Secretario.- A. Avelino Cueto, Diputado Secretario.

Por tanto: mando se imprima, publique y circule y se le dé el debido cumplimiento.

Dado en la Casa del Gobierno en Lima, á 10 de Marzo de 1848. RAMON CASTILLA.

MANUEL DEL RIO.

CONVENIO

Concluido entre S. E. don Joaquín J. de Osma, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la República del Perú cerca de la Corte de S. M. B., á nombre de su Gobierno, y Jorge Richard Robinson Esquire, Presidente de la Comisión de tenedores de bonos Hispano-Americanos, á nombre de los tenedores de bonos del Perú.

Por cuanto, una junta general de tenedores de bonos peruanos, se reunió en 4 de Enero de 1849, en la taberna de Londres, calle de Bishopsgate, convocada por avisos públicos, con el objeto de tomar en consideración ciertas propuestas hechas por el referido señor don Joaquin J. de Osma, á nombre de su Gobierno, para el arreglo definitivo de la deuda del Perú; y por cuanto en dicha junta general se resolvió unánimemente que la Comisión de tenedores de bonos Hispano-Americano s, fuese autorizada á concluir con S. E. el Ministro del Perú, un convenio para el arreglo de la dicha deuda del Perú, en términos no menos favorables que los contenidos en las propuestas sometidas á dicha junta.

Los presentes testigos dan fé que los artículos siguientes han sido acordados—á saber:

Art. 1. Los bonos de los empréstitos contratados á nombre del Gobierno del Perú en 1322 y 1825, se convertirán en nuevos bonos que empezarán á ganar interés á razón de cuatro por ciento, desde el día 10 de Abril del año corriente de 1849, cuyo interés se aumentará anualmente medio por ciento nasta llegar al seis por ciento, cuyo interés ganarán los bonos desde el día 10 de Abril de 1853 en adelante.

Art. 2. Por los intereses vencidos de los bonos de la dicha deuda hasta el día 15 de Abril de 1849, inclusive, se emitirán nuevos bonos, representando setenta y cinco por ciento del valor de los mismos intereses, cuyos bonos empezarán á ganar interés desde el día 12 de Abril de 1852, á razón de uno por ciento al año, cuyo interés se aumentará anualmente medio por ciento al año hasta llegar á tres por ciento, cuyo interés ganarán dichos bonos desde el día 1o de Abril de 1856 en adelante.

Art. 3. El Gobierno del Perú establecerá, desde el 10 de Abril de 1853, un fondo de amortización para la redención gradual de los bonos especificados en el artículo 19, cuyo fondo no será menor que uno por ciento al año de la cantidad total que dichos bonos representen.

Art. 4. El Gobierno del Perú también establecerá, desde el día 1o de Abril de 1856, un fondo de amortización para la redención gradual de los bonos especificados en el artículo 20, cuyo fondo no será menor que medio por ciento al año de la cantidad total que dichos bonos representen.

Art. 5. Los bonos que se emitan en virtud del presente convenio, serán admitidos en el Perú por su valor íntegro en todas las ventas de propiedades nacionales, y en pago de derechos de aduanas, en los mismos términos que ahora se conceden ó que se concedieren en adelante á los bonos de la deuda interna del Perú.

Art. 6. Los dichos bonos pueden también convertirse, á la voluntad de los tenedores, en bonos de la deuda interna del Perú, llevando el mismo interés, y gozando de igual derecho de amortización que los bonos que circulen en Londres. En este caso la conversión se hará á razón de quinientos cincuenta pesos por cien libras esterlinas,

Art. 7. Para el cumplimiento de las estipulaciones contenidas en los artículos anteriores, el Gobierno del Perú hipoteca especial y exclusivamente la mitad del producto neto del huano que se exporte anualmente para el Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda, deduciendo los gastos de costumbre, de embarque, flete y comisiones de venta. El referido huano, siendo propiedad exclusiva del Gobierno del Perú, éste se obliga á no enagenar ni á disponer de ningún modo, directa ni indirectamente, de la mitad del que se consume en el Reino Unido, que está hipotecada por este convenio. La casa que reciba el huano á consignación, entregará, á los agentes mencionados en el artículo 10 de este convenio, las sumas necesarias para el pago de los dividendos en cada semestre, catorce días antes del vencimiento de estos; y en 31 de Diciembre de cada año la dicha casa también entregará a los mismos agentes una cuenta de todas las ventas, para que ellos conozcan el producto neto que ha dado el huano, y entregará á los referidos agentes cualquier sobrante que resulte de la venta de la mitad del huano.

Art. 8. El sobrante mencionado en el artículo anterior, quo

« AnteriorContinuar »