Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bellón peruano, circunstancia

que

debe pesar inucho para valorizar el ejercicio del derecho que por dominio eminente corresponde á la nación sobre los buques «Loa» y «Tumbes,» desde que por cualquier evento, se restituyeron á las aguas del puerto del Callao, que se halla bajo la jurisdicción del Gobierno Nacional.

El infrascrito omite, por ahora, apuntar otras razones no menos poderosas en apoyo de su justo concepto, reitera al señor Encargado de Negocios la formal demanda para que sea restituido, por lo menos el «Tumbes,» á la posesión del Gobierno Pe. ruano, previo el arreglo de las reclamaciones que motivaron su captura, y que mientras se resuelve esta cuestión, se conserve en riguroso depósito; y el infrascrito confía en la lealtad y rectitud del señor Encargado de Nogocios, á fin de que, con respecto á los demás puntos reclamados, que quedan pendientes, al referirlos al Gobierno de S. M. B., lo hará de la manera imparcial y concionzuda, propia de su justificado carácter, no ludando el irfrascrito obtener la solución satisfactoria que reclama la justicia, la reciprocidad y las cordiales relaciones que mancomunan los intereses del Perú con los de la Gran Bretaña.

El infrascrito se complace en reiterar al señor Encargado de Negocios de S. M. B. la seguridad del alto aprecio y distinguida consideración con que se suscribe su atento servidor.

Manuel Ortiz de Zevallos.

Legación Británica.

Lima, Abril 18 de 1857.

El infrascrito, Encargado de Negocios de S. M. B. cerca del Gobierno Peruano, ha tenido el honor de recibir de S. E. D. Manuel Ortiz de Zerallos, Ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno provisorio del Perú, una nota datada en 15 de Abril, en contestación á la del infrascrito del 8 del mismo, y en la que esperó que S. E. habría quedado plenamente satisfecho con la cumplida explicación que había dado sobre los incidentes ligados con la detención de los buques de guerra peruanos «Loa» y «Tumbes,» pertenecientes á la escuadra del General Vivanco; y apesar del profundo respeto que el infrasírito profesa á S. E. y sus sinceros deseos de darle toda satisfacción y explicación; sin

embargo, teme el infrascrito que únicamente le sea posible repetir lo mismo que ya ha tenido el honor de exponer á S. E.

El infrascrito puede solamente decir á S. E., de un modo breve y sucinto, que el Comandante jie de las fuerzas navales de S. M. consideró que era de su deber capturar los dos susodichos buques, á causa (le un insulto inferido al pabellón británico; que se ha dado ya una satisfacción adecuada por ese insulto; que el «Loa» ha sido puesto en liberttad; pero que el «Tumbes» sigue embargado hasta que se restituyan las especies metálicas sacadas del vapor británico «Nueva Granada.» Si el General Vi. vanco permanece en la misma posición que tiene en la actualidad, y devuelve sin condición el requerido importe de las especies metálicas, el Almirante Bruce tiene ánimo de no hacer la menor oposición a la partida del «Tumbes» intención sobre cuya conveniencia está el infrascrito enteramente de acuerdo, y si no tuviere lugar esa restitución, el «Tumbes, » quedará bajo secuestro, hasta que el infrascrito y el Almirante Bruce reciban instrucciones del Gobierno de S. M.

El infrascrito tiene el honor de recordar nuevamente á S. E que las medidas tomadas por el Almirante Bruce, fueron adoptadas con miras estrictamente británicas y sin referencia alguna al estado de cosas de la Repúb/ica del Perú; tanto el infrascrito como el Almirante Bruce tienen instrucciones de observar absoluta neutralidad en los negocios internos del Perú, y puede el infrascrito mencionar, que el paquete del 10 de Abril trajo al infrascrito una nueva instrucción del Conde de Clarendon, previniéndole que se abstenga escrupulosamente de toda intervención entre los partidos beligerantes de este país.

Si el infrascrito, pues, hubiese de entregar el vapor «Tumbes» al Gobierno Provisorio del Perú, como lo solicita S. E. ó lo debiose retener, restituyéndose el dinero-tomaría en tal caso una parte activa contra el General Vivanco y á favor del Gobierno Provisorio, contraviniendo así á sus instrucciones, de cuyo procedimiento no podría justificarse el infrascrito.

Cree confiadamente el infrascrito que esta exposición explícita será satisfactoria á S. E.; más, antes de cerrar esta nota, séale permitido manifestar la sorpresa que le ha causado la protesta contenida en la nota de S. E., contra la designación de que se ha hecho uso con referencia al «Apurimac», «Loa» y «Tumbes».

El infrascrito, en su nota del 8 de Abril, estaba muy distante de designar ó de considerar estos buques como «Piratas», ni tampoco lo han sido para los Comandantes Navales de nación alguna.--El infrascrito citó los términos de los decretos del Presidente Provisorio General Castilla, que se le dirigieron oficial

mente por don José Fabio Melgar, Ministro entonces de Relacio. nes Exteriores, en los cuales decretos se han usado los términos indicados, aplicándose á esos tres buques de la Escuadra del General Vivanco, y puede muy bien permitirse al infrascrito expresar, que la protesta hecha por S. E. á ese respecto, debía, en justicia, dirigirse al Presidente Provisorio del Perú, que expidió tales decretos. y no al infrascrito, que solo se refirió á ellos (0mo documentos oficiales.

E. H. Sulivan.

A S. E. don Manuel Ortiz de Zevallos, & &.

Ministerio de Relaciones Exteriores.

Lima, á 20 de Abril de 1857.

El infrascrito, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, ha tenidu) el honor de recibir la nota del señor Encargado de Negocios de S. M. B. de 18 del actual, con que termina la comunicación referente a los incidentes relacionados con la detención de los buques de guerra peruanos «Loa» y «Tumbss».

Como el señor Encargado de Negocios se limita á repetir en su citada nota lo que había expuesto en las anteriores, el infrascrito, por su parte, se circunscribe igualmente á reproducir todos cada uno de los puntos consignados en sus precedentes oficios.

Más, antes de cerrar esta comunicación, el infrascrito juzga propio de su deber insistir en las poderosas razones que tuvo, y que subsisten vigentes, en su humilde concepto, para fundar su anterior protesta, y para no aceptar la indicación que hace el señer Encargado de Negocios de que debiera dirigirse contra el Presidente l'rovisorio del Perú, que firmó los decretos á que alude el señor Encargado de Negocios, supuesto que la mencionada protesta no tuvo por objeto atacar las disposiciones de aquellos decretos, sino evitar que, sin tenerse en cuenta las circunstancias que los motivaron, época en que se expidieron y otras causales no menos poderosas, se interpretasen de un modo desfavo. rable á los derechos del Perú y á las justas reclamaciones que para su preservación ha iniciado y sostenido el infrascrito, llenando los deberes á que está ligado por razón del cargo que de. sempeña.

El infrascrito reitera al señor Encargado de Negocios de S. M. B. la seguridad de alto aprecio y distinguida consideración, con que se suscribe su atento servidor.

Manuel Ortiz de Zerallos.

Señor Encargado de Negocios de S. M. B.

Legación Británica.

Lima, á 12 de Junio de 1857.

En una nota que el infrascrito, Encargado de Negocios de S. M. B. en el Perú, tuvo la honra de dirigir con fecha 18 de Abri! de 1857, á S. E. D. Manuel Ortiz de Zevallos, Ministro de Relaciones Exteriores de la República del Perú, sobre la detención de los buques de vapor de guerra «Loa» y «Tumbes, » (1) el infrascrito tuvo el honor de exponer las razones que no permitían al Almirante Bruce acceder a la pretensión de S. E., reducida á que el «Tumbes» fuese restituido al Gobierno del Perú.

El General Vivanco había dado á entender, por conducto del Almirante Haza, al Comandante en Jefe de las fuerzas navales de S. M. B. en el Pacífico, que la suma de treinta y dos mil pesos ($ 32,000) extraídos del «Nueva Granada,» por cuyo motivo fué embargado el «Tuinbes,» se remitiría inmediatamente; poro han trascurrido más de dos meses, sin que se haya cumplido esa obligación contraída; y por cierto, es cosa repugnante á los sentimientos del infrascrito, no menos que á los del Almirante Bruce, el que un buque de guerra peruano permanezca einbargado en un puerto del Perú, cuando reina la armonía entre los 'Go. biernos de S. M. y el del Perú.

A mas de esto el infrascrito tiene la honra de observar, que han variado las circunstancias desde que se escribió aquella nota. Tanto la Convención Nacional como el Gobierno peruano han manifestado un profundo sentimiento por la injuria inferida al vapor británico «Nueva Granada:» la mayor parte de los bu. ques de guerra de la armada del Perú se han sometido á su Go. bierno: la voluntad unánime y la solicitud de las personas que

(1) Véase la página 466

componen la tripulación del «Tumbes» son de seguir el ejemplo que han dado los otros buques de guerra peruanos; mientras que, por otro lado, parece que el General Vivanco hubiese abandonado el «Tumbes,» y ha omitido suministrarle las provisiones necesarias. Bajo de estos fundamentos, tanto el infrascrito como el Almirante Bruce, tienen la honra de expresar á S. E. que están prontos á restituir el vapor de guerra «Tumbes» al Gobierno Provisorio del Perú, estipulando únicamente que se deje á los oficiales sin ser molestados, en el goce de sus primitivas clases y sueldos, y que el Gobierno peruano se obligue á devolver los 32,000 pesos extraídos del «Nueva Granada,» en el caso de que el Gobierno de S. M. B. hiciese alguna ulterior reclamación á ese respecto.

E. H. Sulivan.

A S. E. el Sr. Dr. D. Manuel Ortiz de Zevallos, Ministro de Re

laciones Exteriores del Gobierno Provisorio del Perú.

República Peruana. Ministerio de Relaciones Exteriores.

Lima, Junio 12 de 1857.

Bl infrascrito, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, ha tenido el honor de recibir la intenta nota de hoy, que el señor Encargado de Negocio: sh S. M. B. se ha servido dirigirle, comunicándole que habiendo variado las circunstancias que motivaron su ccununicación de 18 de Abril último, en que expresó las razones que por entonces impedían al Almirante Bruce restituir el vapor de guerra «Tumbes» al Gobierno Provisorio de la República, está pronto á ponerlo á su disposición, estipulando únicamente que los oficiales de dicho buque puedan permanecer sin ser molestados, en el goce de las clases legales que antes obtuvieron, y que el Gobierno del Perú se comprometa á restituir los treinta y dos mil pesos que fueron extraídos del vapor «Nueva Granada,» si mas adelante el Gobierno de S. M. B. hace alguna reclamación á ese respecto.

El Consejo de Ministros, Encargado del Poder Ejecutivo, aprecia debidamente los sentimientos de cordial armonía, que han impulsado al honorable señor Sulivan y al Almirante Bruce á

« AnteriorContinuar »