Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Ministerio de Relaciones Exteriores.

Número 10.

Lima, 10 de Abril de 1901.

Señor Ministro:

Por la nota de U. S. H., fecha 1. del corriente, me he impuesto de que el gobierno de S. M. B. ha recibido con agrado la noticia relativa á la concesión sobre libre entrega, á los buques de guerra ingleses en aguas peruanas, de las encomiendas que se les envíen por correo.

Agrega U. S. H. que la dirección de aduanas británica ha dado las órdenes correspondientes para que, en reciprocidad, gocen de igual franquicia los tripulantes de los buques de guerra peruanos en aguas buitánicas.

Al tomar nota, con la natural complacencia, de ambos hechos, tengo á honra renovarle, señor Ministro, las seguridades de mi más distinguida consideración.

Felipe de Osma.

Al honorable señor William Nelthorpe Beauclerk, Ministro Re

sidente de Su Majestad Británica.

DOCUMENTOS CONSULARES.—1900.

Legación Británica.

Número 32.

Lima, 21 de Noviembre de 1900.

Señor Ministro:

Tengo el honor de exponer, que los armadores británicos que trafican con el Perú, desean cerciorarse de si la carga embarcada en un puerto y llevada á otro, pero sin desembarcarla allí, pue

de ser expedida por el buque que la tomó en el puerto de origen, á un puerto peruavo aunque á ese no haya sido destinada cuando fué embarcada, con tal que en el puerto extranjero de donde hase resuelto enviar la mercadería para el Perú, sean debidamente llenadas las formalidades que prescribe el artículo 112 del reglamento consular peruano.

Habiéndose suscitado dudas sobre la interpretación de las palabras «el funcionario consular en el querto de embarque) del artículo 112 arriba citado, que algunos embarcadores creían que significa, que los documentos á que allí se hace referencia se obtenían en el puerto de donde la mercadería era originalmente expedida, y no en ningún otro, agradeceré á V. E. se sirva favorecerme con la aclaración de aquel punto.

Parece que la interpretación aludida no tiene objeto práctico; y, por consiguiente, originaría dificultades innecesarias al comercio.

Aprovecho esta oportunidad para reiterar á V. E. las seguri. dades de mi distinguida consideración.

Alfred St. John.

A S. E. el señor doctor don Felipe de Osma, Ministro de Rela

ciones Exteriores.

Ministerio de Relaciones Exteriores.

Número 32.

Lima, 29 de Diciembre de 1900.

Señor Encargado de Negocios:

Me es grato avisar recibo de la atenta comunicación de US., fechada el 21 de Noviembre último, en que se sirve manifestar que algunos armadores británicos desean saber si la carga despachada en un puerto extranjero, con destino á otro y llevada á él, pero sin desembarcarla, puede ser expedida de allí á las costas del Perú, siempre que en dicho lugar sean llenadas debi. damente las formalidades consulares.

En respuesta, cúmpleme participar á US. que, según las

disposiciones reglamentarias vigentes en el Perú, la certificación de los documentos consulares corresponde al funcionario residente en el puerto de embarque; de tal manera que el embarcador que no hiciera legalizar sus documentos por el cónsul de dicho puerto, no podía obtener de ningún otro cónsul la visación de ellos, ni podrá de consiguiente introducir su carga al Perú, sin pagar las multas impuestas en las aduanas á los que no presenten su documentación consular con todas las prescripciones reglamentarias.

Las palabras del artículo 112, que US. tiene á bien citar, acreditan la anterior aseveración. Ellas significan, sin ninguna duda, que los documentos consulares sólo se certifican en el puerto de donde han sido originariamente expedidos. La letra es tan clara que no deja lugar á dos interpretaciones. Este texto se halla robustecido aún por lo preceptuado de manera expresa en el artículo 123.

US. expone, en la parte final de su comunicación citala, que tal prescripción no parece tener objeto práctico y origina difi. cultades innecesarias al comercio. Este despacho no opina de la misma manera. La aludida disposición reglamentaria tiene por objeto metodizar el despacho de las mercaderías y evitar posibles fraudes, consultando, á la vez, las necesidades de la estadística. No escapa al criterio de US. que, al no existir tal mandato, no pocos embarcadores obtendrían documentación consular, no en el puerto de origen, sino en el último puerto extranjero antes de llegar al Perú, reservándose la facultad de dejar la carga en el tránsito con ánimo de lograr ventajas en la venta, y gozando así de muy apreciables facilidades, no compensadas por gravamen alguno.

Por otra parte, este despacho no cree que la obligación mencionada pueda crear dificultades al comercio. El embarcador sabe casi siempre que el destino de su mercadería es dudoso, lo que le permite hacer visar en el puerto de origen los documen. tos que necesite: y, si bien es cierto que, en tal caso, abona generalmente dobles derechos consulares, puede, en cambio, obtener mayor ganancia, ó sufrir pérdida menor, según el lugar en que desembarque su carga.

Por lo demás, como US. parece referirse á los embarcadores que ignoran en el momento del despacho que sus mercaderías deben llegar hasta el Perú, me permito manifestar á US, que tales casos son enteramente excepcionales y no pueden, por lo mismo, tomarse en consideración para derogar precepto ten claro y terminante como el que contienen las disposiciones reglamenturias ya enunciadas.

Aprovecho esta oportunidad para reiterarle, señor Encargado de Negocios, las seguridades de mi distinguida consideración.

Felipe de Osma.

Al señor Alfred St. John, Encargado de Negocios de Su Majes

tad Británica.

Legación Británica.

Número 16.

Lima, 11 de Mayo de 1901.

Señor Ministro:

Refiriéndome á la solicitud presentada al gobierno peruano, en 29 de Setiembre de 1899, por la Pacific Steam Navigation Company, pidiendo el reembolso de los derechos consulares, importantes £ 30.9.8, pagados en Cárdiff por los armadores del buque Pass of Brander, sobre un cargamento de carbón para Pisagua; tengo el honor de participar á V. E., que este asunto ha nerecido la consideración del primer secretario de S. M, en el despacho de negocios extranjeros, y que su señoría opina porque los armadores del referido buque tienen justo derecho á la devo. lución de todos ó parte de los derechos de que se trata; y, consecuencia, me ha dado instrucciones para volver á hacer otra representación ante el gobierno de V. E. en tal sentido.

en

Aprovecho esta oportunidad para reiterar á V. E. las seguridades de mi más alta consideración.

W. Beauclerk.

A S. E. el señor doctor don Felipe de Osma, Ministro de Rela

ciones Exteriores.

[ocr errors]

Ministerio de Relaciones Exteriores. -- Oficialía Mayor.

es.

Lima, 18 de mayo de 1901.

Informe la Sección consular.

Velarde.

Señor Oficial Mayor:

La reclamación que precede, motivó un informe de esta sección, emitido con fecha 18 de mayo del año próximo pasado, el que estudia ampliamente el presente asunto y cuyas conclusiones encuentro del todo justas. Lima, 25 de mayo de 1901. S. O. M.

Hugo Magill.

Ministerio de Relaciones Exteriores.-Sección consular.

Señor Oficial Mayor:

El señor Pearson, agente de la Pacific Steam Navigation Company, expone, en la solicitud que precede, que los agentes de la compañía en Cárdiff, pagaron la suma £ 30. 9. 8., como derechos consulares, para el caso de que el buque Pass of Brander desembarcara en el Callao un cargamento de carbón. En vista de que dicho cargamento de carbón fué dejado en Pisagua, el señor Agente pide la devolución de los derechos abonados al señor Cónsul en Cárdiff, y solicita, a la vez, que se den órdenes al citado funcionario, para que, en casos como el del buque Pass of Brander, no haga efectivo los derechos consulares á los buques que llevan mercaderías á un puerto extranjero, para pasarlas después, si fuese necesario, al Perú, debiéndose cobrar en este úl. timo caso, los derechos en el puerto extranjero de descarga. La contaduría, en el informe que antecede, manifiesta que sólo han sido pagadas £ 29. 1. ? y no £ 30. 9. 8. Aunque el caso concreto, materia de la anterior solicitud, no ha sido contemplado en el reglamento consular, el artículo 126 del mismo, al tratar de la mercadería opcional en puerto extranjero, dice lo siguiente: «si desembarcados los bultos en puertos extranjeros y constatado el hecho por el Administrador de la aduana respectiva, se trata

« AnteriorContinuar »