Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tros misioneros a la referida provincia de los pimas altos, poniendo ess t'e encargo al cuidado de los religiosos de la Compañía de Jesus; de cuya providencia queda asimismo prevenido el procurador general de esta religion, que reside en esta corte, a fin de que por todas partes se pongan los medios convenientes; ha parecido participároslo y daros gracias, por lo que os dedicais al cumplimento de vuestra obligacion pastoral, de cuyo celo espero concurrireis, como os lo encargo; al fomento de la expresada' mision y mejor fogro de esta empresa, en que tanto se interesa el servicio de Dios y mio. Fecha en Madrid á 10 de octubre de 1728.-Yo el rey.- Por mandado del rey nuestro se. ñor-Andrés del Corobarrutia y Serpide. ****** **

Tales eran las nuevas providencias de $. M. acerca de la reduccion de los pimas. En la California, entre tanto, se dió principio á una mision que desde el año de 1724, habia dotado de su legítima el padre Juan Bautista Luyando. Éste famoso jesuita, no contento con- haber ofrecido y dedicado á la salud de los californios'aquella parte de sus bienes, quiso tambien consagrarse á sí mismo, pidiendo con instancia á los superiores ser enviado á aquellas misiones, como lo consiguió-aca. bados sus estudios el año de 1727. Desde entonces, mientras el fuevo ministro" se imponia en el idioma y costumbres del pais, fué enviado para disponer a la reduccion los ánimos el padre Sebastian de Sistiagå, aunque de mucho tiempo atras por los años de 1706 habian aquellas-rancherías 'manifestado bastantemente al padre Piccolo sus buenos descos. . El sitio era en la sierra de S. Vicente o arroyo del Carrizal, que los naturales Ilaman Kadda Kaamani. Là nacion es de los Co. chimies de la gente mas docil y menos brutal de la California. Habiendo pasado-allá por enero de este año el padre Juan Luyando'acompañado del padče Sebastian de Sistiaga y nueve soldados, fué tal el fervor de los catecumenos, quë may en breve 'se' pudieron comenzar los bautismos, fabricarse casa é iglesia, que se dedicó solemnemente por diciembre de aquel mismo año. Bien, que entre las ordinarias perse. cuciones de parte de los baħamas 6 hechiceros y ancianos, crecia cada diá la mision con nuevas rancherías que se agrégaban atraidas de la suavidad y regalos del padre. Entre estas, vino ina á los dos meses tan bien instruida en la doctrina cristiana, que movió apmisionero á pres guntarles como habian aprendido por ser de aquellos que no babia podido catequizar, y disponer el padre Sistiaga. Respondieron que no pudiendo esperar que fuese allá el padre por la distancia del lugar, ha

bian solicitado un indizuelo cristiano que los enseñase. Con estos y
otros semejantes sucesos, endulzaba el Señor las amarguras que causa-
ban al celoso operario la rebeldía é ingratitud de algunos caciques que
por varias veces intentaron darle muerte. Fueron estos singularmen.
te dos, de quienes por último triunfó la mansedumbre del padre Juan
Luyando, reduciéndolos á vida cristiana, y asistiéndolos hasta la muer-
te, que les sobrevino poco despues en la general epidemia que este año
se padeció en toda la Nueva-España.
México, como la ciudad mas populosa del reino, fué la que princi. s

el reino furo lowo noinni Epidemia de

sarampion. palmente sintió el estrago del sarampion. En esta, como en todas las ocasiones de igual naturaleza, se hizo muy digno de notar el celo, fervor y actividad con que sia perdonar á trabajo alguno, ni aun á la misma vida se sacrificaron los jesuitas a la salud del público. Celebrado antes de la hora regular el santo sacrificio, se repartian nuestros ope. rarios por los diversos cuarteles de la ciudad á asistir a las confesiones de los enfermos y ayuda de los moribundos, de donde el que mas temprano se restituia al colegin, era despues de medio dia. Tomada una ligera refaccion y algun tiempo para el oficio divino, volvian otra vez á la tarea hasta muy entrada la noche, y no pocas veces hasta la mañana siguiente, sin que en medio de tan continuada y penosa fatiga en el incesante comercio de enfermos y moribundos, enfermase y muriese alguno. No contentos con el socorro espiritual, repartian al mismo tiempo largas limosnas en alimentos, medicinas, en ropa para el abri. go de innumerables pobres, en reales, que parte de los mismos colegios se les daba para distribuir por sus manos, y por su medio las repartian muchas ricas y piadosas personas. A pesar de todas las precauciones que el Exmo. Sr. marqués de Casafuerte y todos los principales suge: tos de la ciudad tomaban para apagar el incendio, no parece sino que le ministraban pábulo para nuevas creces. Agotados todos los cemedios humanos, procuraron algunos devotos, por medio del Illmo. Sr. D. Carlos Bermudez de Castro se sacase en procesion por toda la ciudad la imágen de nuestra Señora de Loreto, que se venera en puestra iglesia de S. Gregorio. Salió efectivamente con extraordinario concurso y solemnidad. En el camino pasó el venerable dean y cabildo de la Santa Iglesia Metropolitana, un oficio al padre provincial pidiéndole su beneplácito para conducir á la Catedral la Soberana imagen, y hacer. la allí' un solemne novenario. No pudo el padre Andrés Nieto dejar de condescender á la súplica del cabildo eclesiástico, que lo era de to

томо III.

[ocr errors]

1729.

da la ciudad, ni la piadosísima Madre de Dios dejar de manifestar cuan. to se agradaba de aquel obsequio. Desde aquellos mismos dias se comenzó á hacer muy reparable la diminucion del mal, que á poco tiempo so acabó enteramente. En agradecimiento de tan señalado favor, deter. minó la ciudad asistir anualmente en cuerpo de cabildo á la fiesta que el dia 8 de setiembre se le hace en dicho seminario. Las sagradas re

ligiones tomaron á su cargo los nueve dias antes, venir á hacer á su · costa un dia de la novena, como hasta ahora pocos años se ha practi

cado con édificacion de toda la ciudad y grande aumento de la devocion para con la santa Casa de Nazaret. +

A 1.o de abril del siguiente año de 1729 falleció en el colegio del Espíritu Santo de la Puebla el padre Andrés Montes, natural de Fon. carral, lugar vecino a Madrid. Se crió en México en la casa de un rico hermano suyo, que a su ejemplo convirtió muy en breve en un ob. servantísimo convento, sobre el que derramó el Señor copiosísimas bendiciones. El hermano, despues de tolerada pacientísimamente la mor. tificacion de la ceguera en los últimos años de su vida con anticipa. da noticia de su muerte, que de mucho ántes comunicó á sus corresponsales en España, falleció con singular opinion de santidad. La suegra y la muger de dicho caballero, acabaron ántes que él con la misma fama de virtud. Una hermana de dicha señora, que antes de comenzar el padre Andrés sus estudios, le destinaban para esposa, murió en el convento de S. Bernardo con la singularísima prerogativa de haber segun pudo congeturarse por los dichos de dos confesores de uno y otro de haber conservado su integridad virginal en el estado del matrimonio en que vivió muchos años. Ejemplo maravilloso, y que en pocos santos casados lo venera la Iglesia; quien con tanto celo promovia las almas á la virtud en el estado seglar, bien se deja conocer con cuanto fervor se'aplicaria al ministerio de las almas llamado de Dios á la Compañía ya ordenado de sacerdote. El padre Andrés Montes, trasplantado á la casa de Dios, se hizo luego muy singular en el fervor y aplicacion al confesonario y al púlpito. Es verdad que este camino por donde qui. za la Compañía se habia prometido mucho fruto de sus trabajos, no era el que le tenia trazado la Providencia para nuestra edificacion. Des. pues de haber sido un apóstol en el siglo, no parece haberlo traido el

† No ha mucho que se conservaba en México la memoria del razonamiento al pueblo, que en esta vez hizo el padre Parreño, primer jesuita, promovedor del buen gusto en la Oratoria sagrada.-EE.

Señor á la religion, sino para un ejemplar de sufrimiento como á Job y un varon de dolores. De cuarenta y ocho años que vivia en la Com. pañía, cuasi los cuarenta fueron de habituales enfermedades en que su tolerancia, su obediencia aun á los mozos enfermeros, su mortificacion, pobreza, devocion y su modestia, fueron copiosísima materia á la edi. ficacion de todo aquel colegio.

Al partido de S. Ignacio, del rectorado de Piaztla, en las misiones de la sierra de Topía, falto tambien este año un insigne operario, y grande ejemplar de toda virtud en el padre Juan Boltor, á quien los misioneros en vida (vecinos) y en muerte dieron siempre el título de ve. nerable. Lo merecia efectivamente, no tanto por su respetable ancia. nidad, que segun se creia, pasó de cien años, y cuando no, se acercó á ellos, cuanto por sus religiosas virtudes. Hombre siempre hambriento de la perfeccion, vigilantísimo en la observancia de las mas menu. das reglas, aun en mas de setenta años de misionero, donde faltaron los ejemplares de hermanos fervorosos, y el cuidado de los celosos prela-, dos, amantísimo de los pobres, con quienes repartia aun lo necesario para su persona, sustentándose de solo las limosnas que le ofrecian vo. luntariamente los indios. Sus conversaciones con los prójimos eran, siempre de Dios, ó de cosas de espíritų. Daba muchos ratos á la ora. cion mental, los que le dejaban libres la administracion de sus pueblos,, y sus espirituales ejercicios los daba a la poesía y pintura en que tenia absolutamente materia, y no otro objeto que las alabanzas á Dios, los inisterios de la vida de Jesucristo y de María Santísima, o las herói. cas acciones de los santos, las que tan no apagaban, sino que servian de fomento á su meditacion. En estas piadosas ocupaciones, amado, de Dios y de los hombres, lleno de dias y de merecimiento, pasó al Señor en 19 de julio. Ni es de omitir ya que hemos tocado las misio.. nes de Topía, lo que poco antes habia acontecido con un piadoso ca. cique. Hallabase este muy cercano a la muerte; pero con tal tran. quilidad y regocijo de ánimo, que su serenidad y lo risueño de su semblante, dió no poco cuidado a los que le asistian.. Un yerno suyo, lle.. gándose á la cabecera, le dijo con respeto: „Señor y padre mio, no es esta la hora de reirse, estando para dar cuenta á Dios: apartad la memoria de las cosas frívolas del mundo, y ponedla en las eternas de la otra vida.” A este prudente aviso.... „No, hijo mio, respondió el buen anciano, no es el motivo de mi risa y gozo la memoria de las co., sas de esta vida, que presto he de dejar, sino ántes la esperanza de los,

[ocr errors]

eteroos gozos que me prometo con tanta seguridad por los cortos obsea quios con que segun mis fuerzas he procurado honrar y servir a la Santísima Virgen, y tambien a los sacerdotes y ministros de Jesucristo, dejándome gobernar por sus santos consejos. Haz tú otro tanto si quie. res sentir semejante consuelo en esta hora."...

i En la mision de Loreto en California, acabo su gloriosa carrera el padre Francisco María Piccolo, fundador en compañía del padre Sal. vatierra de aquella cristiandad, qué cultivó con increibles peligros por espacio de treinta y dos años, despues de haber estado seis ú ocho en las misiones de taraumares altos, donde fundó la mision de Carichic. Fué siciliano de nacion, y vino ya sacerdote á la provincia, de un ce. Jo verdaderamente apostólico é incansable en procurar por todos los me. dios posibles la salud de las almas, especialmente de los gentiles, de una mansedumbre admirable para sufrir las groserías de aquellas nacioKes salvages, de una maravillosa pureza de conciencia, que a juicio de sus confesores jamás contamino con alguna culpa mortal, Murió el dia 22 de febrero: en su muerte dieron sus amados californios bastan. tes' pruebas de sentimiento y ternura con que le venerabad como á sa mas antiguo padre y fundador. Por este tiempo se padecia mucho en todas las demas misiones de la California con la epidemia que habia ya cundido entre los indios, singularmente al Norte de la nueva mision de S. Ignacio. Entre estas penalidades, no faltaban al eeloso misionero grandes motivos de consuelo. Tales fueron las sinceras conversiones y cristianas muertes de dos famosos bahamas ó hechiceros, que sus em. bustes y apostasías habian causado mucha inquietud á los neofitios y dado al mismo padre mucha materia de merecimiento. No fué de mé. nor júbilo la reduccion de una rancheria llamada Walimea á la costa del mar del Sur. Un gentil de este pais, por la comunicacion de otros pueblos cristianos, tuvo alguba noticia de los misterins de nuestra religion y necesidad del bautismo. Era de una razon y entendimiento poco comun entre aquellos bárbaros, despejado, pronto y sagaz. La rectitud y santidad de las máximas cristianas aun ruda y groseramente propuestas por boca de sus paisanos, sin haber visto jamás alguno de los padres, le hicieron tan poderosa impresion, que desde luego determino bautizarse. No contento con hacerlo él, procuró traer otros muchos, haciéndose el predicador y apostol de su nacion. No pudo con seguirlo de todos, singularmente de los ancianos con quienes tal vez estuvo para llegar a las manos en el calor de la disputa; pero con los

« AnteriorContinuar »