Imágenes de páginas
PDF

raz, y siendo imprenscindiblemente necesario que vengan á mi poder para unirlas á los expedientes respectivos, pasar éstos entonces al abogado defensor del Gobierno del Perú, y después á los interesados, volviendo de nuevo al primero, á fin de que emitan sus alegatos de dúplica y réplica, sin cuya tramitación, á tenor de lo estipulado en el protocolo de 25 de Noviembre de I899, no puedo pronunciar el laudo á que haya lugar, me veo en la necesidad de manifestar á V. E. que se hace indispensable reiterar las órdenes, ya dadas, á los señores jueces preindicados para que, sin demora, envíen á ese Ministerio del digno cargo de V. E. todas las informaciones de que se trata, manifestando, á la vez, cada uno de dichos señores jueces, si han acudido ante ellos todos los reclamantes comprendidos en las listas respectivas que se les pasaron, señalando los testigos que debían presentar; pues conviene saber si todos los reclamantes en cuestión han cumplido con lo que al efecto les concierne, á fin de resolver le que procecediera en el caso en que alguno de ellos no lo hubiera hecho.

Resultando de todo lo expuesto, que á pesar de haberse fijado un plazo, con carácter improrrogable, que terminaba el 31 de Diembre último, según acuerdo entre V. E. y el Excmo. señor Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de S. M. el Rey de Italia, para la conclusión del arbitraje, estaríamos fuera del término mínimum, á contar de la fecha en que pudiera dar por terminadas todas las actuaciones, me creo en el deber de llamar sobre ello la atención de de V. E. por si considera oportuno celebrar al efecto una conferencia con dicho señor Ministro, rogándole que, en tal caso, se sirvan comunicarme lo que resuelVl Il.

Aprovecho esta oportunidad, señor Ministro, para reiterar á V. E. las seguridades de mi alta consideración y personal apreCIO).

[ocr errors]

Excelentísimo señor don Felipe de Osma y Pardo, Ministro de Relaciones Exteriores.

Ministerio de Relaciones Exteriores.

N" (3. Lima, 8 de Febrero de 1901.

Señor Ministro:

Conforme á la indicación contenida en la última parte de la nota de V. E, de fecha 6 del presente mes, relativa al arbitraje que los Gobiernos del Perú y de Italia han confiado á la justificación de V. E, cúmpleme expresarle que, en reciente conferencia que he celebrado con el señor Pirrone, Ministro de l talia, lhemos convenido, en vista de las razones expuestas por V. E, en ampliar el término fijado en el convenio arbitral para dar concluídas todas las actuaciones, hasta el 2 de Marzo próximo, fecha desde la cual principiará á contarse el plazo de los cuarenta días scñalado para el pronunciamiento del laudo.

También en armonía con lo expresado en su referida nota, me dirijo, en la fecha, al señor Ministro de Justicia, para que reitere las órdenes expedidas á los jueces designados en Lima, Callao, Piura y Huaráz, á fin de que, en el menor tiempo posible, envíen á este Despacho las informaciones que V. E. necesita, y expresen si han acudido ante ellos todos los reclamantes comprendidos en las respectivas listas.

Tengo el honor de renovar á V. E. las seguridades de mi consileración más alta y distinguida.

Felipe de Osma.

Al Excelentísimo señor don Ramiro Gil de Uríbarri, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de España.

Leagción de España.

Lima, 25 de Febrero de 1901.
Señor Ministro:

Acabo de recibir la atenta nota de V. E., fecha 8 del "actual, por la que, en respuesta á la que tuve la honra de dirigirle el

día 6, manifestándole que por no haberme remitido la mayor parte de las pruebos testificales que respecto de 32 reclamaciones, —de las 73 de súbditos italianos que lnan sido sometidas á mi fallo arbitral,–solicité se practicaran, por mi nota de 17 de Enero de 1900, no me era posible pronunciar el laudo en cuestión dentro del plazo fijado, según la nota de V. E., fecha 11 de Octubre último, por acuerdo entre V. E. y el Excelent simo señor Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de S. M. el Rey de Italia en esta capital, se sirve W. E. participarme que, en reciente conferencia que ha celebrado con el referido señor Ministro, y en vista de las razones expuestas en mi precitada nota de 6 del corriente, lnan convenido en ampliar el término fijado, para dar por concluidas to las las actuaciones hasta el 2 de Marzo próximo, fecha desde la cual habrá de principiar á contar el plazo de los cuarenta días señalado para pronuciar el laudo. Se sirve también V. E. informarme que, en la misma fecha de 8 de Febrero actual, se dirigió al señor Ministro de Justicia, con objeto de que reitere las órdenes expedidas á los señores jueces que oportunamente fueron designados en Lima, Callao, Piura y Huaráz, á fin de que, en el menor tiempo posible, envíen á ese Ministerio del digno cargo de V. E. las precitadas pruebas testificadas y expresen, además, si han acudido ante ellos todos los reclamos comprendidos en las respectivas listas. Intimamente relacionados entre sí estos dos puntos; y siendo el primero la consecuencia del segundo, entiendo que cumple á mis deberes de árbitro el solicitar una explicación que fije y determine, de una manera clara y precisa, la marcha que he de seguir en lo que resta de los trabajos que este arbitraje reqiere, hasta su conclusión, á fin de salvar toda responsabilidad de ni parte. Para establecer bien las cosas, cual en este caso corresonde, he de referirme al protocolo de cancillería de 25 de Noviembre de l89, por cuanto determina reglas fijas que me imponen la obligación ineludible de sujetarme á lo por las mismas establecido; pues si bien, á tenor del artículo 1o quedo ampliamente facultado para fallar ó transigir como árbitro, ha de ser, como el mismo artículo lo expresa, de conformidad con la cláusula ó artículo 2"; y éste, en la letra C, dice: «tomando en considera 1ón las al g ciones simplemente expositivas que las partes deberán presentarme» y, se añade, en la letra D, «solicitando las demás pruebas y referencias que estime necesarias.» El artículo 3o establece que el Gobierno del Perú y la Legación de Italia ó los reclamantes, tienen el derecho de nombrar un personero, representante, abogado ó agente que atienda á la defensa, ante el árbitro, de sus intereses, en todas ó cada una de las reclamaciones. le las notas que he tenido la honra de cambiar con el Minis. terio del digno cargo de W. E. y con la Legación de Italia, consta 'ue, según acuerdo, al efecto pasaría yo en primer término los expedientes que consideraba en buen órden al abogado defensor del Gobierno del Perú, señor doctor, don Ramón Ribeiro, para que emitiese su alegato y, después, la réplica ó alegalo del reclamante ó de quien por él actuara, para la dúplica; quedando en proceder del mismo modo respecto de los expedientes cuya prueba testifical solicité, -como antes lo recuerdo, el 17 de Enero de 1900 —tan pronto como éstas me fueran entregadas. Dicho acuerdo, celebrado por mi, con el señor doctor Ribeiro, está en consonancia con el artículo 3o á que vengo refiriéndome; constituye, en realidad, al procedimiento en el arbitraje mismo, viene subsecuentemente á formar parte del protocolo, y entiendo que no me es dado alterarlo sin que W. E. y el señor Ministro de Italia se sirvan manifestarme que así lo resuelven y á ello me autorizan. De otro modo, asumiría yo una responsabilidad que no me incumbe y que, por lo mismo, no debo asumir. En otros términos y conconcretando el punto, El arbitraje se halla virtualmente dividido en dos partes: expedientes que, á mi juicio, no requerían eomprobación legal de prueba ó declar»ción testifical, y expedientes que la necesitaban, como lo expliqué en mi nota, ya citada, de 17 de Enero de 1900, que fué seguida de la formación de una lista nominal, comunicada igralmente al señor Ministro de Italia, quien se apresuróá informar á los reclamantes, á quienes concernía, que debían acu(", sin demora á los juzgados respectivos, con sus testigos para la actuación consiguiente, así como del Ministerio del digno car o de V. E. emanó la órden necesaria, habilitando á los señores jueces para actuar Algunos de estos reclamantes me han entregado una copia de las pruebas requeridas, que incorporadas á sus expedientes, hizo que éstos pasaran á formar parte de los comprendidos en la primera categoría, pudiendo cursarlos para la emisión de los pensables alegatos. Pero como la mayor parte de dichos reciamantes no lo han hecho así, no obstante el interés que debían demostrar por activar cuanto á sus asuntos se refiere, ni se me han remitido de oficio, á pesar de las gestiones practicadas, las pruebas de que se trata, resulta que estoy en el deber de á que se me remiten, á fin de unirlas á los respectivos expedien

tes para someterlos, como los demás, al mismo procedimiento de alegatos.

[ocr errors]

Ahora bien: V. E. se sirve imanifestarme, por su precitada nota de 6 del actual, que ha convenido con el señor Ministro de Italia en fijar la fecha del 2 de Marzo próximo para dar por terminadas todas las actuaciones; y surge aquí, en mi concepto, una dificultad de procedimiento que me obliga á molestar la ocupada atención de W. E. con la presente nota, rogándole se sirva decirme si entienden V. E. y el referido señor Ministro de Italía, que solamente hasta la fecha del 2 de Marzo próximo debere cursar los expedientes en cuestión, para la emisión de los alegatos, y si á partir de esa misma fecha deberé también prescindir de solicitar las pruebas y referencias que estime necesarias. En tal caso, resultaría una disparidad de procedimiento, entre unos y otros expedientes, que rompería la armonía en el arbitraje, que no respondería en modo alguno á lo que fija el artículo 2” del protocolo en la letra C:y si esto puede interesar al Gobierno del Perú interesa no menos á los reclamantes, á la vez que al Gobierno del Perú podría interesar también, que no se oponga limitación á la facultad que nie encede la letra D del mismo artículo 2 del protocolo del arbitraje, puesto que, sí se me prohibe que después del 2 de Marzo próximo solicite pruebas y referencias, puede bien ocurrir que, por defecto de las mismas, resulten pejulicados los reclamantes ó el Gobierno del Perú, ya que la sentencia arbitral correspondiente habría de resentirse de la carencia de los elementos que el protocolo me facult, para solicitar, sin limitación de fecha. Es, como W. E. ve, de importancia suma para mí, el saberá qué atenerme respecto de cuanto á estos dos conceptos se resere. Des le luego, entiendo que la limitación del 2 de Marzo próximo, ha de referirse únicamente á las actuaciones relativas á la prueba testifical le resto de varias reclamaciones solicité en 17 de Enero de 19": es decir; que se prescinda ya de obtener tal prueba si gón relamante no se ha presentado á formalizarla y que si el 2 de Marzo próximo no me hallo en posesión de las que hayan sido deseadas en los juzgados, curse, sin ellas, los expedientes corrisondientes para la emisión de los alegatos, condición ésta de la que yo no estoy facultado en manera ninguna para rescili, antes al contrario, tengo ineludible deber, que me impone el protocolo, por la letra C. del artículo 2, de recabar dichos gos para tomarlos en consideración, como una parte esnil de los fundamentos en que, si lo considero procedente, la le apoyar la sentencia ó laudo arbitral. Al elevado criterio y reconocidos sentimientos de rectitud y justificación de V. E, no escapa ciertamente la necesidad en que me veo de hacer esta consulta, que, á la vez, dirijo también al Éx.

« AnteriorContinuar »