Imágenes de páginas
PDF

reclamaciones, por ejemplo, cada una de estas al reclamante correspondiente, porque como cada reclamación tiene forzosalmente que ir acompañada de la prueba testifical actuada, y están todas involucradas, como queda dicho, tiene que enviarse una sola reclamación, y con ella el cuaderno; y cuando el reclamante lo devuelva, con su réplica—alegato y el cuaderno en cuestión, surge esta duda: ¿á quién se envía el cuaderno? Parece lógico enviarlo á otro reclamante, con su reclamación, y pasar el expediente con el alegato ya respondido al abogado del gobierno del Perú, en la esperanza de que como ya examinó las declaraciones, no necesite el cuaderno para la dúplica. Esta esperanza resulta vana, como acaba de ocurrir. Me devolvió el señor Dr. Matías León unos expedientes con su alegato—réplica—Los pasé al señor doctor Ribelro; y para ganar tiempo envié una reclamación al señor doctor Sequi, y con ésta el cuaderno —. Al día siguiente, recibí una nota verbal del señor doctor Ribeiro, pidiéndome el cuaderno que necesitaba para responder la réplica á sus primeros alegatos, y, como es natural, tuve que responderle diciéndole por qué no podía enviárselo. Ví sin demora al señor doctor Sequi, quien tuvo la amabilidad de ofrecerme saear copia de las declaraciones que concernían á la reclamación que le estaba confiada; y me devolvió el cuaderno— Pero ¿cuándo?—al cabo de ocho días, sin que en esto haya culpa suya, de manera ninguna, porque no es un trabajo que pueda confiarse á nadie, sino que ha de hacerlo uno mismo, y el señor doctor Sequi tiene, como todos, sus asuntos, que nadie abandona por servir á un tercero. Hecha esta explicación, necesaria sin duda para que eonste que es imposible ir de prisa, y que no se puede inculpar por el retraso consiguiente á ninguno de los que teneos que i:ervenir y actuar en este laborioso arbitraje, me resta tan sólo añadir que, de igual manera, es también imposible de todo punto fijar una fecha determinada para su conclusión definitiva. Prudencialmente, sí, puede caleularse que se necesita un par de meses; pero como pueden surgir retrasos que no está en mí el preveerlos ni el evitarlos, mo puedo yo asumir la responsabilidad de prefijar una fecha, ni puedo comprometerme á que, si se señala por vuestras excelencias un límite, quede concluido y entregado el arbitruje dentro de ese límite. Podrá concluirse en todo el mes de agosto, como puede ocurrir que no se termine hasta mitad ó fines de setiembre. Es odioso, sin duda, el decirlo; pero se impone que lo diga: no me es posible dedicar más horas de las muchas que cada día dedico al arbitraje. Tengo empeño en concluirlo para atenderá otros deberes de mi cargo, que no puedo “menos de descuidar por

consagrarme con seriedad al arbitraje, y también necesito ocuparme de asuntos míos importantes, y descansar de mi ardua tarea. Puede tener V. E. la seguridad más absoluta de que todo cuanto de mi parte esté, lo haré con el mayor empeño, para concluir todo lo más pronto que humanamente sea posible, en mi afán de responder, bajo este concepto también, y dentro de mis modestas facultades y alcances, á la alta distinción con que el gobierno del Perú y el de S. M. el Rey de Italia, han tenido la bondad de honrarme al confiarme la solución de los asuntos de que se trata. Aprovecho esta ocasión, señor ministro, para reiterará V. E, las seguridades de mi más alta consideración.

[ocr errors]

Excelentísimo señor doctor don Felipe de Osma y Pardo, Ministro de Relaciones Exteriores, etc., etc., etc.

Ministerio de Relaciones Exteriores.

Núm. 44 Lima, 30 de Junio de 1901.
Señor Ministro:

Me es grato dirigir á V. E. la presente nota, con el objeto de dejar constancia escrita del acuerdo á que hemos llegado últimanente en cuanto al plazo dentro del cual debe expedirse el laudo relativo á las reclamaciones italianas provenientes de la guerra civil de 1SO) —),

En virtud de dicho acuerdo, el referido plazo queda prorrogado hasta el 30 de setiembre del año eu curso.

Me dirijo, con fecha de hoy, al señor ministro de España, expresándole en los mismos términos de la presente, lo convenido á cerca de dicha prórroga.

Mi gobierno pedirá oportunamente al Congreso, en esta legislatura, que vote las sumas necesarias para el pago de las mencionadas reclamaciones.

Renuévole. señor ministro, las seguridades de mi alta y distinguida consideración.

Felipe de 6sma. Al Excelentísimo señor comendador Giuseppe Pirrone, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Italia.

Legación de España,
Lima, 31 de Agosto de 1901.

Señor Ministro:

Estando ya muy adelantados los trabajos relativos al arbitraje que se me ha hecho la alta honra de confiarme entre el Perú é Italia, ha llegado el momento en que me son necesarios los in: formes que, respecto de las reclamaciones italianas, materia del arbitraje, emitió la comisión oficial peruana, nombrada por supremo decreto de 8 de junio de 1895, los que, á tenor de lo estir pulado en el artículo II letra D, del protocolo de 25 de noviem bre de 1899, agradeceré á V. E. tenga la bondad de remitirme á la mayor brevedad posible á títuló de referencias que, para el mejor desempeñó de mi cometido, considero conveniente conocer

Aprovecho esta oportunidad, señor ministro, para reiterar a V. E. las seguridades de mi más alta consideración.

[ocr errors]

Al Excmo. señor doctor don Felipe de Osma y Pardo, Ministro de Relaciones Exteriores, etc., etc., etc.

Ministerio de Relaciones Exteriores.
Lima, 18 de Setiembre de 1901
Señor Ministro:

Me he impuesto atentamente del contenido de la nota que se sirvió V. E. dirigir á mi antecesor en este despacho, con fecha de 31 de agosto último, con el objeto de solicitar que se le remitan los informes que, respcto de las reclamaciones italianas sometidas al arbitraje de V. E. emitió la comisión oficial peruana nombrada por supremo decreto de 8 de junio de 1895.

En respuesta, debo expresará V. E. que los referidos informes son piezas ilustrativas, de caracter reservado, destinadas á esclarecer el juicio que se formase esta Cancillería acerca de las mencionadas reclamaciones; y por lo que toca á los elementos para la defensa del Perú que ellos contienen, confia mi gobierno en que la competencia del abogado, señor Ribeiro, hará que los intereses nacionales estén, en todo caso, debidamente resguardados.

Entiende, por otra parte, este Ministerio, que con el estudio de los expedientes y lo que sobre ellos exponga dicho abogado defensor, podrá formar concepto cabal y exacto del dereclo que asiste á los respectivos reclamantes, la notoria sagacidad de V.E.

Renuévole, señor ministro, las seguridades de mi alta y distinguida consideración.

Cesáreo Chacaltana.

Al Excmo. señor don Ramiro Gil de Uríbarri, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de España.

Legación de España en Lima.
Lima, 30 de satiembre de 1901.
Señor Ministro:

Terminado, en el día de hoy, el arbitraje que se me hizo la muy alta honra, de confiarme, según acuerdo diplomático y notas al efecto, de 25 de noviembre de 1899, entre el gobierno de la república del Perú, y el de su majestad el rey de Italia, respecto de setentitres reclamaciones de súbditos italianos, damnificados durante la guerra civil de 1894–95, tengo el honor de remitir á V. E. por manos del señor don Julio Leal primer secretario de embajada en esta legación y secretario en el arbitraje, desde su llegada á Lima, el 14 de setiembre de 1900, dos ejemplares firmados y sellados del cuadro general que comprende un somero resumen, con indicación de las cantidades reclamadas, del fallo recaído en cada reclamación y cantidad reconocida en las que, á mi juicio corresponde abonar. Hago también mención de las que quedan de negadas y de las que han sido retiradas por los reclamantes: siendo de notar que algunas de estas no designaban cantidad. Resulta que se reclamó en conjunto la suma de cuatrocientos treinta y dos mil ochocientos veintinueve soles y diecinueve centavos........ S. 432,829, 19 A la que hay que añadir, por mil soles men-

suales que reclaman los señores Canevaro, según el expediente número 33, desde el 3 de setiembre de 1894 hasta el dia del pago que podría fijarse en el de hoy, ó día de fallo, ochenta y cuatro mil ochocientos noventa y nueve soles nventa y un centavos... ....................... S. S4,999,91 fomendo un total de quientos diecisiete mil se. tecientos diecinueve soles y diez centavos........ , 517,729'10 más setecientos cuarenta y un peso febles........ , 741 y libras oro setecientas dos, nueve chelines diez peniques.......... ... ... . . . . . 702.9.10

El valor designado de las reclamaciones retiradas importa veintisiete mil setecientos soles...... S". 27.700

Las denegadas importan, contando el aditamento de la número 33, soles doscientos noventa y cinco mil, doscientos sesenta y siete soles veinticinco centavos....... · . . . -- - « ·· · . ··········· .. , 295,26725

La suma total reconocida por mi fallo arbitra es de soles de plata ochenta y tres mil ochenta soles un centavo........ · ... . .» 83,080.01 y pesos febles setecientos cuarenta y uno..... ... F 741

Laborioso, en extremo, como lo ha sido este complicada arbitraje, me ocupará todavía un mes segun cálculo aproximado, la revisión de la larga documentación de que consta, el ordenarla y clasificarla, con las respectivas sentencias ó laudos arbitrales que loy he firmado y sello, todo lo cual y la memoria que lha de acompañar el arbitraje, remitiré á W. E. tan pronto como tan magna obra quede terminada.

Hoy me limito á verificar la entrega del cuadro general del arbitraje no sólo para el debido conocimiento de V. E, sino tambien para que conste que, mediante supremo esfuerzo y la así lua valiosísima cooperación de los dos secretarios señores Leal é Iturralde, he cumplido mi honroso cual dificil encargo en el plazo últimamente fijado.

El señor don Joquin de Iturralde, cónsul de España en esta capital, y secretario en el arbitraje desde un principio, es, á su vez, portador de una nota idéntica á la presente, y de otros dos ejemplares del cuadro general, que al poca tiempo entregará al excelentísimo señor comendador G. Pirrone, Enviado Extraordi nario y Ministro Plenipotenciario de su Majestad el rey de Italia en esta capital.

« AnteriorContinuar »