Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

La historia es la mas util de las ciencias: su estudio nos
ofrece la experiencia de lo pasado y nos suministra datos
para presagiar lo venidero: es el libro universal en que ca-
da uno, haciendo uso de su discernimiento, puede con se-
guridad encontrar la leccion que le concierne; ella ilustra al
militar y al comerciante aplicado; prepara al hombre de Es.
tado y manifesta al filósofo los progresos interesantes y va-
riados del espíritu humano; en una palabra, vigoriza el jui.
cio y ameniza el trato de todos los individuos de la sociedad.

Apuntamientos inéditos del General Gamarra.

[blocks in formation]
[ocr errors][merged small][merged small]

PROLOGO

Dificil y peligrosa es la empresa que acometo: escribir la historia, cualquiera que sea su naturaleza, requiere dotes muy elevados. El historiador es el severo juez de lo pasado y el maestro ó consejero del porvenir: su erudicion debe ser general y profunda; su juicio muy escudriñador y certero y para complemento su narracion debe ser sencilla, clara y correcta. ¡Cuantas veces al leer al sentencioso Tácito, al fluido Salustio, al elocuente Gibbon y al incomparable Thiers he dejado por meses enteros mi tarea, resuelto á ocuparme en otros estudios; pero mi espíritu se ha realzado viendo que en mi patria, hasta hoy nadie acomete la empresa; que su historia no existe, que los hechos mas importantes estan olvidados ó desfigurados y que si pasa mas tiempo todo quedará reducido á la nada! Ademas, los numerosos documentos inéditos, la rica coleccion de periódicos, folletos y otras publicaciones que con incansable afan he reunido y extractado por mas de 20 años, pueden desaparecer, quedando perdidos para siempre los comprobantes únicos de la historia ; era preciso salvarlos, y asi como un inexperto nadador se arroja á un torrente para librar una víctima, á riesgo de perder su vida, asi me arrojo yo al campo de la Historia para salvar preciosos documentos que por primera vez verán la luz pública, á riesgo de comprometer mi reputacion literaria. Mi trabajo será pobre en su estilo, falto de aquel elevado juicio y critica que han inmortalizado á tantos escritores........ pero tendrá el incomparable mérito de la sencillez y la verdad: no citaré un hecho, no formaré una opinion, sin apoyarlos en un documento. Si mis ideas son equivocadas, el lector puede rectificarlas, desde que pongo á su alcance la fuente de donde bebi.

Si la História es la fiel narracion de los hechos pasados para que sirvan de leccion en lo futuro, claro es que se separan mucho de su objeto aquellos que la convierten en lecciones de filosofía, dejando á un lado la narracion dándola como sabida. Una história debería constar de dos partes del todo distintas; narracion y filosofía, la una independiente de la otra, pero de tal modo que la segunda no puede existir sin previo

conocimienlo de la primera; porque es fácil que cada uno forme su juicio ó filosofia especial despues de conocer los hechos; por esto muchos libros históricos no dejan bastante impreso en nuestro entendimiento el espíritu de la época á que se refieren. Preséntese cada hecho con toda claridad y en su verdadera luz y entonces su filosofía se presentará por si sola. Esta idea ha dominado mi espiritu; yo no me propongo escribir la Filosofía de la Historia del Perú Independiente; prefiero mas bien en este caso que mi trabajo se considere como simples Análes ó Crónicas.

Muchas veces he tenido presente el consejo de Tácito de lo muy peligroso que es escribir la história del siglo que corre y del que há poco pasó, por estar aun vivos los descendientes de las personas de quienes se trata (*) mas he reflexionado que yo no me propongo injuriar á unos ni ser el panegirista de otros; procedo con mi espiritu libre de las preocupaciones de amor ú odio; nada espero ni nada temo; porque mi ánimo lo conducen la buena fé y el patriotismo; y porque creo como Thiers que “el momento en que los actores van á desaparecer, es el mas apropósito para escribir la história; porque puede apelarse á su testimonio, sin participar de sus pasiones.” (*) Yo ruego pues á los que aun viven y figuran en esta história, ó á los hijos de los que ya no existen, que si encuentran en mi narracion algo que mancille su' honra, ó que los exalte en su gloria, no lo atribuyan al deseo de ofensa ó de clojio ni a odio: la gloria que obtengan unos por sus virtudes civiles servirá de estímulo para que sus hijos ó conciudadanos imiten su ejemplo; asi como la censura severa, pero justa que recaiga sobre otros, por sus vicios, ignorancia, ó debilidad, será el espejo en donde se miren los que por desgracia intenten imitarlos. En mi trabajo no he olvidado un solo instante que el historiador es un juez severo que no debe tener mas patria, ni mas familia, ni mas amigos que la inflexible verdad. “Yo no busco mas que la verdad y me avergonzaria de que la história sirviese para calumniar á los muertos.” (1) Si por ignorancia de algunos hechos, ó por haberlos concebido mal, mi opinion les fuere contraria, estoy pronto á retractarme y rectificarla en los siguientes volúmenes que contrendrán un Apéndice de rectificaciones, en el cual publicaré los nuevos documentos que me remitan los interesados, ó las razones que aduzcan, si son dignas y suficientes; pero de todos modos referiré en resúmen las observaciones que se hagan, por infundadas que sean. “Reuniendo los recuerdos nacionales, debemos pensar mas en la salud y provecho de los vivos que en la reputacion de los muertos. Nuestra tarea es buscar solamente lo que en realidad ha existido, y saber por qué ha existido; reunir asi y presentar a la vista los resultados de todos los experimentos que se han intentado por nuestros antepasados y por nosotros mismos.” (1)

(*) Libros IV. Análes : Aforismo 193.
(*) Historia de la Revolucion Francesa I. Introduccion.
(1) Lamartine: Historia de los Girondinos.
(1) Sismondi: Historia de los Franceses : Introduccion.

"Quizá nazean agravios y violentas recriminaciones para nosotros por los hechos graves y desconocidos que sacamos á luz; pero protestamos solemnemente que de estos solo hacemos valer aquellos que son un corolario esencial de la história y no una personalidad supérflua y ociosa. Escribimos la verdad de la tradicion, no los chismes de la maledicencia. De éstos podríamos hacer un libro de tristes páginas, comprobadas con tan tristes documentos, pero queremos que toda honra se salve, cuando la justicia y el esclarecimiento de los hechos públicos no exija aquella inmolacion de pasadas nombradias que hoy duermen en la tumba del olvido ó solo en el corazon de sus nietos.”

“Tenemos, empero, todo el valor civil que esa responsabilidad requiere y por cierto que no la esquivamos, si se llega á desafiarnos con armas permitidas. Duélenos el alma de ello; pero los que escriben para la posteridad ejercen una especie de sacerdocio cuyo templo es la propia conciencia, en la que ni el odio ni el amor hallan albergue y sí solo la justicia."

“Repetimos que en cuanto sea posible, evitarémos las alusiones personales y aun los documentos que las condenan solo figurarán, en lo que de nosotros dependa, cuando los que de hoy vivimos scamos como aquellos acusados, polvo y compasion de otras generaciones, que nos juzguen á la par con nuestros abuelos al pedirnos cuenta de la herencia que de ellos recibimos. Con tal fin esas piezas serán religiosamente guardadas y bajo alguna garantia pública, hasta que aquella época llegue y se lea el testamento, no de una revolucion de ayer, sino de la mision de todo un siglo.”

Y entretanto, a los que apesar de estas declaraciones explícitas se sientan ofendidos, les decimos humildemente que nos perdonen y á los que por ofendidos nos ofendan, les anticiparémos tambien que ya están perdonados, pues nos deben mas gratitud por lo que dejamos en silencio que no enojo por aquello que sacamos á luz." (*)

Al escribir esta obra mi principal objeto ha sido extractar lo publicado en millares de folletos, periódicos, hojas sueltas y cartas privadas y aglomerar de este modo en un solo cuerpo y órden cronológico cuantos hechos anteriores existen acerca de nuestra historia contemporánea : por esto referiré sucesos, quizá de poca importancia al parecer, pero que con el tiempo pueden servir para explicar y dar luz a algunos hechos aislados y obscuros. Mi trabajo es el primero que se publica en su naturaleza : hasta hoy no han salido, siņo Folletos ya en pró ó en contra de determinadas personas ó negocios; Memorias mas o menos inexactas y quizá cuadernos denominados Historia, escritos con pasion, con rapidez eléctrica y llenos de falsedades. Para cada hecho hago citas de vários documentos, no por ostentar instruccion superflua; sinó por enseñar la fuente al lector, para que si no se conforma con mi juicio, ó encuentra obscura mi narracion, pueda instruirse mejor. Con este mismo objeto doy á luz multitud

(*) Vicuña Mackena : Ostracismo de O'Higgins.

« AnteriorContinuar »