El Repertorio americano, Volúmenes1-3

Portada
Bossagne, Barthés i Lowell, 1827
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 39 - Se fue tornando; la movible sombra De las nubes serenas, que volaban Por el espacio en alas de la brisa, Era visible en el tendido llano.
Página 263 - Pues porque los ministros del Evangelio que sucederán a los que primero vinieron, en la cultura de esta nueva viña del Señor no tengan ocasión de quejarse de los primeros, por haber dejado a oscuras las cosas de estos naturales de esta Nueva España, yo, fray Bernardino de Sahagún, fraile profeso de la Orden de Nuestro Seráfico P.
Página 39 - El arco oscuro a mí llegó, cubrióme, y su grandeza fue mayor y mayor, hasta que al cabo en sombra universal veló la tierra. Volví los ojos al volcán sublime, que velado en vapores transparentes, sus inmensos contornos dibujaba de occidente en el cielo.
Página 39 - ¿cómo el vuelo de las edades rápidas no imprime alguna huella en tu nevada frente? Corre el tiempo veloz, arrebatando años y siglos, como el Norte fiero precipita ante sí la muchedumbre de las olas del mar. Pueblos y reyes viste hervir a tus pies, que combatían cual hora combatimos, y llamaban eternas sus ciudades, y creían fatigar a la tierra con su gloria. Fueron: de ellos no resta ni memoria.
Página 41 - Fileno hace, Y que de su labio humilde Hasta el Eterno se parten. Por largos años el cielo Para la dicha te guarde De la esposa que te adora Y de los hijos amantes.
Página 37 - ¿Do está el alma cobarde que teme tu rugir...? Yo en ti me elevo al trono del Señor: oigo en las nubes el eco de su voz; siento a la tierra escucharle y temblar.
Página 272 - ... es gran vergüenza nuestra que los indios naturales, cuerdos y sabios antiguos, supieran dar remedio a los daños que esta tierra imprime en los que en ella viven, obviando a las cosas naturales con contrarios ejercicios, y nosotros nos vamos al agua abajo con nuestras malas inclinaciones.
Página 35 - EN UNA TEMPESTAD Huracán, huracán, venir te siento, y en tu soplo abrasado respiro entusiasmado del señor de los aires el aliento. En las alas del viento suspendido vedle rodar por el espacio inmenso, silencioso, tremendo, irresistible, en su curso veloz. La tierra en calma, siniestra, misteriosa, contempla con pavor su faz terrible. ¿Al toro no miráis? El suelo escarban de insoportable ardor sus pies heridos: la frente poderosa...
Página 264 - Esto a la letra ha acontecido a estos indios con los españoles: fueron tan atropellados y destruidos ellos y todas sus cosas, que ninguna apariencia les quedó de lo que eran antes.
Página 36 - Los pajarillos callan y se esconden, mientras el fiero huracán viene volando; y en los lejanos montes retumbando, le oyen los bosques, ya su voz responden. Ya llega... ¿no le veis?... ¡Cuál desenvuelve su manto aterrador y majestuoso! ¡Gigante de los aires, te saludo! Ved cómo en confusión vuelan en torno las orlas de su parda vestidura. ¡Cómo en el horizonte sus brazos furibundos ya se enarcan, y tendidos abarcan cuanto alcanzo a mirar de monte a monte!

Información bibliográfica