Historia de Méjico, desde sus tiempos mas remotos hasta nuestros dias; escrita en vista de todo lo que de irrecusable han dado á luz los mas caracterizados historiadores, y en virtud de documentos auténticos, no publicados todavía, tomados del Archivo nacional de Méjico, de las bibliotecas públicas, y de los preciosos manuscritos que hasta hace poco, existian en las de los conventos de aquel pais, Volumen18,Parte1

Portada
J. F. Párres y compañía, 1882
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 177 - Mexicanos: La causa que con tanto valor y constancia sostuvo don Benito Juárez, había ya sucumbido, no sólo a la voluntad nacional sino ante la misma ley que este caudillo invocaba en apoyo de sus títulos. Hoy hasta la bandería en que degeneró dicha causa ha quedado abandonada por la salida de su jefe del territorio patrio.
Página 88 - V. Ninguno podrá recibir operario que haya estado en otra hacienda, sin que por boleta de aquel administrador le conste no ser deudor, u obligándose, si lo fuere, el que lo recibe a pagar la dependencia con la calidad de que el descuento diario o semanario que se haga sea solamente de la cuarta parte, con atención a dejarle lo necesario para que se mantenga, pena de cincuenta...
Página 318 - Deseo mucho entenderme con Juárez; pero, -ante todo, debe reconocer la resolucion de la mayoría efectiva de la nacion, que quiere tranquilidad, paz y prosperidad; y es menester que se decida á colaborar con su inquebrantable energía y su inteligencia á la obra difícil que he emprendido.
Página 177 - ... la mayoría de la Nación y colocarse nuevamente en el camino del deber. Logró su intento: los hombres honrados se han agrupado bajo su bandera y aceptado los principios justos y liberales que norman su política.
Página 87 - En conformidad de la Real Orden de 23 de Marzo de 1773, estando cerca los Pueblos de donde salen los indios para las Haciendas, podrán ir a dormir a sus casas con sus mujeres, pues aunque disten media legua tienen lugar desde el amanecer hasta que salga el sol para ir a trabajar...
Página 439 - Estrada, le confiero por las presentes, los plenos poderes necesarios para que cerca de las Cortes de Londres, París, Madrid y Viena, pueda entrar en arreglos y hacer los debidos ofrecimientos, para alcanzar de todos estos gobiernos, o de cualquiera de ellos, el establecimiento de una monarquía derivada de alguna de las casas dinásticas de estas potencias, bajo las calidades y condiciones que por instrucciones especiales se .establecen.
Página 469 - Estamos léjos de desconocer los obstáculos y las dificultades de todo género contra los que ha tenido que luchar SM el emperador Maximiliano. Si hemos deplorado á menudo que sus leales intenciones no fuesen mejor secundadas, hemos aplaudido siempre su activa solicitud y su generosa iniciativa. »Los resultados no correspondían á nuestras esperanzas, á pesar de la hábil y enérgica direccion del Mariscal, y del concurso de un ejército que nada deja que desear...
Página 183 - Art. 15. El Gobierno se reserva la facultad de declarar cuándo deban cesar las disposiciones de esta ley. Cada uno de Nuestros Ministros queda encargado de la ejecución de esta ley en la parte que le concierne, dictando las órdenes necesarias para...
Página 484 - Aunque el gobierno quisiera depositar en él alguna confianza, no cree posible que la tuviesen también los defensores de la causa nacional. Para no creer en las nuevas protestas de su patriotismo, repetirían que ha violado antes todos sus juramentos, -y que ha quebrantado antes sus más solemnes compromisos. Para no creer en las nuevas protestas de lealtad á la causa de la República , repetirían los cargos que se le han hecho , de que, como militar, ha sido desleal á todos los gobiernos que...
Página 471 - El emperador Napoleón ha sentido sobre todo, ver reproducidos en el proyecto de tratado sometido á su gobierno por el general Almonte, proposiciones ya formuladas, y que cada vez que se han reproducido, le han obligado á rechazarlas las razones más poderosas. Según ellas, la permanencia de las tropas francesas habría de prolongarse más allá del término convenido; se nos piden nuevos anticipos de fondos, previendo la insuficiencia de los recursos del tesoro...

Información bibliográfica