La literatura española en el siglo XIX.

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 293 - ... tu faz serena, y de entusiasmo ardiente mi alma llena. Yo digno soy de contemplarte: siempre, lo común y mezquino desdeñando, ansié por lo terrífico y sublime. Al despeñarse el huracán furioso, al retumbar sobre mi frente el rayo, palpitando gocé...
Página 294 - ¿cómo el vuelo De las edades rápidas no imprime Alguna huella en tu nevada frente? Corre el tiempo veloz, arrebatando Años y siglos, como el norte fiero Precipita ante sí la muchedumbre De las olas del mar. Pueblos y reyes Viste hervir a tus pies, que combatían Cual hora combatimos, y llamaban Eternas sus ciudades, y creían Fatigar a la tierra con su gloria. Fueron: de ellos no resta ni memoria.
Página 316 - Dios resume cuanto es amor, y que para alto ejemplo gasta y pierde su llama y su perfume por incensar en derredor el templo; sublime Don Quijote que ambiciona caer al fin entre el fragor del rayo, torcida y despuntada la tizona y abierto y rojo por delante el sayo; ave fénix que en fúlgidas empresas aviva el fuego de su hoguera dura, y muere convirtiéndose en pavesas de que renace victoriosa y pura. . . ¡Eso es el bardo en su fatal destierro! Cantar a Filis por su dulce nombre, cuando grita el...
Página 296 - Mas si cuadra a tu Suma Omnipotencia que yo perezca cual malvado impío y que los hombres mi cadáver frío ultrajen con maligna complacencia, suene tu voz y acabe mi existencia; cúmplase en mí tu voluntad, Dios mío.
Página 316 - ... hombre! Mientras la musa de oropel y armiño execra el polvo por amar la nube, y hace sus plumas con la fe de un niño y hacia un azul imaginario sube: mientras Ofelia, con el pecho herido por Hamlet y sus trágicos empeños.
Página 327 - ... nadie que el asonante no había sido carácter peculiar de la versificación española, y rastreó su legítima filiación latino-eclesiástica en el ritmo de San Columbano, que es del siglo vi, en la Vida de la condesa Matilde, que es del xi, y en otros numerosos ejemplos: le encontró después en series monorrimas en los cantares de gesta...
Página 347 - Los Andes a lo lejos enlutados Pienso que son las tumbas do se encierran Las cenizas de mundos ya juzgados... El último lucero en el Levante Asoma, y triste tu partida llora : Cayó de tu diadema ese diamante Y adornará la frente de la aurora.
Página 388 - Desde aquí, teatro nuevo Que Dios destina al drama del futuro, Razas libres te admiran y se mezclan Al coro de tu gloria, Orfeo que bajaste En busca de tu amante arrebatada, La santa democracia, ¡A las más hondas simas de la historia! Desde aquí te contemplan Entre dos siglos batallando airado Y arrancando a la lira ¡La vibración del porvenir rasgado O el triste acento de la edad que expira!
Página 33 - Dígoos verdad, señor compadre, que, por su estilo, es éste el mejor libro del mundo: aquí comen los caballeros, y duermen, y mueren en sus camas, y hacen testamento antes de su muerte, con estas cosas de que todos los demás libros deste género carecen.
Página 353 - ... al más afortunado. Pero luego envidiosa de la inmortalidad que les ha dado, ciega se lanza al circo polvoroso, las alas rapidísimas agita, y al carro vencedor se precipita; y desatando armónicos raudales, pide, disputa, gana, o arrebata la palma a sus rivales.

Información bibliográfica