Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small][merged small][merged small]

Real orden, mandando se provean varias plazas de maquinistas de la

Armada.

[ocr errors]

Conformándose Ja Reina (Q. D. G.) con lo propuesto por X. S. se ha dignado disponer se provean, con arreglo a lo que determina el reglamento del cuerpo de maquinistas de la Armada, veinte plazas de segundos maquinistas, veinticinco de terceros y treinta de cuartos, distribuidos en partes iguales entre los arsenales de la Península y los de la Habana y Filipinas; así como las plazas de ayudantes de máquina que resulten vacantes por ascensos a cuar 7. tos maquinistas de los ayudantes del cuerpo, tanto en los depar; tamentos como en el apostadero de la Habana, y el núinero necesario para reemplazar a los ayudantes de máquina eventuales en Filipinas ; cubriéndose las plazas de cada clase con los candidatos, aprobados que obtengan las mejores notas en los exámenes que se celebrarán con arreglo a lo establecido en el citado reglamento en la segunda de las épocas fijadas en su art. 22, esto es ; el 19 de Abril y 15 de Mayo respectivamente en los arsenales de los aposderos de Filipinas y la Habana, y el 15 de Junio en los de la Peninsula ; siendo la voluntad de S. M. se dé la mayor publicidad posible a los anuncios de convocatoria para dichos exámenes, insertando en la Gaceta de esta Córte dicho anuncio, juntamente con el programa de exámenes y circunstancias que deben reunir los candidatos. Es tambien la voluntad de S. M. que para no perjudicar a los individuos, que aspirando á cualquiera de las plazas convocadas por reunir los requisitos de reglamento, no pudieran presentarse á exámen en la época fijada por tener que prestar servicios fuera de las capitales de los departamentos y apostaderos, se aplique á esta convocatoria lo dispuesto en Real órden de 19 de Enero del año próximo pasado.

De Real órden lo digo á V. S. para su conocimiento y efectos correspondientes. Dios guarde á V. S. muchos años. Madrid 2 de Enero de 1867.-J. G. de Rubalcava. Sr. Director de Inger nieros de la Armada.,

5.

GUERRA.

(3 Enero: publicado en 1 del mismo.)

Real decreto, modificando y ampliando algunas de las disposiciones

de la legislacion vigente sobre retiros y licencias absolutus de los Jefes y Oficiales del ejército.

Señora : La esperiencia la venido á acreditar la necesidad de modificar y ampliar algunas de las disposiciones de la legislacion vigente sobre retiros y licencias absolutas de los Jefes y Oficiales del ejército. Por una parte se hace preciso consignar detenilamente los casos en que aquellas situaciones podran acordarso, ! por otra el interés del Estado y la conveniencia del servicio reclaman la imposicion de meditadas condiciones y el equitativo y just deslinde de derechos.

Es de acordar el retiro cuando recaiga sentencia del Tribunal, compelente para la separacion del servicio; puede y debe acor: darse cuando se alcanza la edad señalada en cada clase como término de la vida militar, condicion que permite al individuo pasar á Ja civil con la remuneracion debida a sus servicios; pero cuando sin esperar a este término y por propia conveniencia pide un Jefe ú Oficial su retiro ó licencia absoluta, debe sufrir una adecuada limitacion la facultad de obtenerlo.

La equidad y la justicia aconsejan y exigen que sean iguales y reciprocos los derechos del Estado que recibe, ampara remunera al Oficial, y los de este que le sirve; y así como el Gobierno no puede retirar al individuo sin determinadas causas y motivos, es consiguiente que este no pueda tampoco quebrantar el contrato sin circunstancias especiales y previstas. Por esta razon se propone la derogacion de las disposiciones que autorizan la espedicion del pasaporte para el punto clegido desde el momento en que se solicita el retiro ó la licencia absoluta, práctica que hace, por decirlo así, potestativa en el Oficial la designacion del momento para desligarse de los vinculos militares ; y se establece lo conveniente para que dejando a los individuos el derecho de pedirlo, se reserve el Gobierno la facultad de concederlo o negarlo, segun las circunstancias de cada caso, las de actualidad y las del recurrente.

El menoscabo que se imprime en la reputacion del ejército coando un Oficial rebaja en la consideracion pública el uniforme que viste, aconseja la pronta separacion de las filas de aquellos que por su desfavorable conducta, mal comportamiento y deshonrosos antecedentes pueden y deben considerarse elementos perniciosos. El brillo y el prestigio de la carrera militar, sostenidos siempre por todos sus individuos á la allura que corresponde, exigen imperiosamente que deje de pertenecer á' la misma el individuo que olvida Jos nobles sentimientos que constituyen el espíritu de la milicia.

[graphic]

Preciso es, pues, que se adopten las medidas que conduzcan á este resultado salvador, y al efecto se proponen las que se estiman justas a la vez que rápidas y enérgicas para abreviar la instruccion de los espedientes gubernativos y su resolucion, así como para procurar el mayor acierto en tales decisiones, tratándose de casos que no son penables judicialmente.

Necesario es tambien prevenir los felizmente poco comunes en que un Oficial cometa un acto deshonroso,' en virtud del cual deje en duda su valor, ó imprima una mancha en su propia reputación o en el buen nombre del cuerpo á que pertenece. La apreciacion de 'tales hechos nunca es mejor estimada que por sus propios compañeros interesados en el decoro y prestigio de cuantos visten el mismo uniforme; y por eso se procura estiniular en ellos el pundonor militar que nace de los sentimientos dignos, honrosos y elevados, cuando estos se hallan encarnados en todas las clases de la noble carrera de las armas, creándose de este modo los medios de conservarlo ileso y puro.

Fundado en cuanto se deja espuesto, y despues de haber oido acerca del asunto á la Junta consultiva de Guerra y al Consejo de Estado en pleno, el Ministro que suscribe', de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene la honra de someler á la aprobacion de V. M. el adjunto proyecto de decreto.

Madrid de Enero de 1867.-=SEÑORA:=A L. R. P. de V: M.=El Duque de Valencia.

[ocr errors]

REAL DECRETO.

Conformándome con lo propuesto por mí Ministro de la Guerra, de acuerdo con el Consejo de Ministros,

Vengo cn decretar lo siguiente: "Articulo 1. Los casos en que a los Jefós y Oficiales de todas las armas e institutos del ejército y sus asinilalós podrá acordárseles la licencia absoluta ő el retiro con los goces que les correspondan segur sus años de servicio, son los que sigueit

:: 1. Cuando recaiga sentencia de Tribunal competente para la Soparacion del servicio.

1

2. Por baber cumplido la edad reglamentaria." 1. Por solicitud propia.

1. En virtud de providencia dictada á consecuencia de la instruccion de espediente gubernativo.

Art. 2.° La licencia absoluta ó el relire en los tres primeros casos solo tendrá lugar despues de que el Tribunal Supremo de Guerra y Marina clasilique los servicios del interesado, marcando los goces que le correspondan, y que recaiga la Real concesion:

Art. 3.' En consecuencia de lo determinado en el artículo anterior, quedan derogadas las disposiciones que autorizan la espedicion del pasaporte para el punto elegido desde el momento en que ve solicile el retiro o licencia absolula. Para obtener uno ú otra á solicitud propia, se requiere que el fundamento de la instancia y los momentos ! circunstancias en que se presente no se opongan à la concesion, ! por tanto el que solicite cualquiera de dichas siluaciones esperará en su puesto, desempeñando el servicio que le corresponda, á que recaiga la soberana resoluciou.

Irt. 1. Sin embargo de lo prevenido en el artículo que anterede, en los distritos de Ultramar, atendidas sus especiales condiciones, continuarán facultados los Capitanes generales para espedir, á solicitud propia, retiros provisionales siempre que las necesulades del servicio ú otras causas no se opongan á ello.

Art. 5. Cuando por notas desfavorables acumuladas, incorregible conducta ó deshonrosos antecedenlés, se considere inconveniente ó perjudicial la continuacion en el ejército de algun Jefe in Oficial, se instruirá desde luego el oportuno! espediente gubernalivo para su separacion del servicio.

Art. 6.° Para procurar la justa ! cracia apreciación de cada caso los espedientes de esta clase se completarin" uniendo las hojas de servicios, las de hechos, las notas de concepto, calificariones rensuras que el interesado haya merecido en las revistas de inspercion, su biografia ! espediente personal.

Art. 7.' Isi ilustrados los espedientes, el Gobierno, segim las circunstancias de cada caso, podrá espedir elesche luego el retiro ó la licencia absoluta, conforme a lo que por los años de servicio corresponda, o bien oirá previamente la opinion de la Junta de Directores, o de otro de los Cuerpos consultivos si lo estimase conveniente.

Art. 8.o Cuando un Oficial comela un acto deshonroso en vira lad del cual se deje en duda su valor 6-imprima una mancha en su propia reputacion ó en el buen nombre del cuerpo á que pero lenece, si el hecho fuese apreciado así por las cuatro quintas parfes cuando menos de los de su clase, estos lo pondrán en conocimiento del Jefe del cuerpo, el cual, informado del caso, dará cuenta al Direclor general; y esta autoridad, cmiliendo el jutorme

que todo le merezea, lo elevará a noticia del Gobierno para la resolucion que proceda.

Art. 9. En los Reales despachos de retiro o licencia absoluta que se espidan en lo sucesivo a los Jefes y Oficiales, cualquiera que sea el concepto que lo produzca, se espresará con toda precision y claridad la causa de su espedieion, sin 'omitir ninguna de las circunstancias que hayan influido en ella.

Art. 10. Los que al espedirse este decreto se hallen disfrutando l'etiro povisional conforme a las disposiciones vigentes, continuarán en la misma situacion hasta que se les espida el definitivo.

Dado en Palacio á 3 de Enero de 1867.=Está rubricado de la Real mano.=El Ministro de la Guerra, Ramon Maria Narvaez.

4.

GUERRA.

(3 Enero: publicado en 1 del mismo.)

Real decreto, dejando en suspenso todas las concesiones de aspirantes

á Cadetes para el Colegio y cuerpos de infantería.

Señora : El número de Cadetes del Colegio de Toledo estaba calculado para responder a las necesidades del arma de infanteria; pero el restablecimiento de los de cuerpo en 1860, aunque limitado á la clase militar con el laudable objeto de facilitar a estos los medios de dar carrera á sus hijos, a pesar de sus cortos haberes y continua movilidad, ha aumentado á tal grado el número de Subtenientes, que exige una medida definitiva que ponga remedio á un mal que toma proporciones estraordinarias.

La cifra de Oliciales sobrantes que han ascendido, procedente de estas clases desde el año de 1863, y que continuaria en aumento, es una razon más que suficiente para justificar la urgente necesidad de poner fin á tan difícil situacion.

Desde la época citada, no solamente han cubierto todas las atenciones del arma de infanteria , sino que además de los que han pasado á Ultramar con ascenso, y de haber consumido 126 plazas de Subtenientes que se crearon en los batallones provinciales en 1865, quedan ann en la actualidad 592 escedentes; y como las vacantes probables cuya provision corresponde á los Cadetes puedan calcularse en 116'anuales, y las promociones pasan de 200, resulta que en lugar de llegar á amortizarse el personal şupernumerario, se aumentaria hasta un número indefinido con

« AnteriorContinuar »