Documentos inéditos ó muy raros para la historia de México, Volumen7

Portada
Genaro García, Carlos Pereyra
Vda. de C. Bouret, 1906
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 229 - Porque las leyes sin observancia, señor, no son más que cuerpos muertos, arrojados en las calles y plazas, que sólo sirven de escándalo de los reinos y ciudades, y en que tropiezan los vasallos y ministros, con la transgresión, cuando habían de fructificar, observadas y vivas, toda su conservación, alegría y tranquilidad.
Página 242 - ... los caballos y perros tan feroces que los veían como racionales acometer con orden unos y otros; mirando tan bien unidos y trabados los hombres con los caballos, que creían que eran de una pieza y medio hombres y medio fieras; viéndolos embestir con tanta ferocidad, y reparando asimismo en lo que sus...
Página 29 - Milán, Sicilia y gobierno de Flandes donde es necesaria muy despierta y advertida atención para los puntos del Estado ; y así todo él se reduce a conservar estas provincias en paz y en justicia, mirar con amor la hacienda del Rey, amparar a los indios, dar bueno y breve despacho a las flotas y armadas, defender las costas del mar de invasión de enemigos, excusar dentro de estos reinos discordias públicas o...
Página 255 - ... eficaces con la ejecución de sus reales cédulas y leyes, sin notar naciones algunas, en todas las cuales es fuerza que haya inclinaciones buenas y otras reprobadas. Porque lo primero, son muy templados en la sensualidad cuando no se hallan ocupados los sentidos y embriagados con unas bebidas fuertes que acostumbran de pulque, tepache, vingui y otras de este género. Y aunque tienen entonces algunas flaquezas grandes y al vicio de la sensualidad no hace menos grave el de la embriaguez; pero...
Página 260 - Con este género de alhajas y pobreza viven tan contentos y más que el poderoso y rico con las suyas y no hay indio que teniendo esto se juzgue pobre ni pida limosna, ni se queje de la fortuna, ni envidie, ni pretenda, ni desee y si los conservaran en esta honesta pobreza y ejercicio, se tendrían por felices, y, sin duda alguna, en mi estimación lo fueran.
Página 252 - ... y superiores. Y suponiendo que los indios son hombres y sujetos a las comunes miserias y pasiones de los hombres, es certísimo que respecto de otros naturales y costumbres, se pueden llamar inocentísimos; porque ninguno los habrá tratado con atención y mirado con afecto pío y cristiano, que no reconozca con evidencia moral, que están libres, en cuanto cabe en la humana fragilidad, de cuatro vicios muy capitales y otros que en el mundo suelen ser vehementísimos y los que más guerras y...
Página 272 - ... les mandan y tal vez mueren allí o en el camino y no se les oye una queja ni un suspiro, insensibles, no al conocimiento de la pena, ni dolor, que bien lo conocen y ponderan, sino a su manifestación, ira, furor o impaciencia.
Página 91 - El Consulado es un cuerpo de comunidad que conviene conservarlo y tenerlo granjeado, por ser el que más fructifica en el servicio del Rey y en todos los géneros de su comercio; es necesario tratar con él que tome las alcabalas, como arriba se ha referido, y si pudiere hacer algún servicio cada año para la armada de Barlovento, pues le resultan tantos útiles, será muy conveniente, como lo es también encaminar que se elijan cada año Prior y Cónsules que tengan alguna dilatación y amor al...
Página 273 - ... de una demisión y bajeza de ánimo grande o de torpeza de entendimiento, siendo cierto todo lo contrario. Porque no les falta entendimiento, antes le tienen muy despierto y no sólo para lo práctico, sino para lo especulativo y moral y teológico. He visto yo naturales de los indios muy vivos y muy buenos estudiantes, y ha sustentado con grande eminencia en Méjico públicas conclusiones un sacerdote, que hoy vive, llamado don Femando, indio, hijo y nieto de caciques.
Página 65 - ... reformar los presidios de la tierra adentro; cuyo producto tiene Su Majestad aplicado para este efecto. Lo séptimo: siendo así que con tan grande dificultad se ha de poder juntar lo necesario para esta armada, será bien reconocer aquello que podría excusarse con su reformación, advertido V.

Información bibliográfica