Martín Fierro: An Epic of the Argentine

Portada
Institute de las Españas en los Estados Unidos, 1923 - 185 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 159 - Roll on ! thou deep and dark blue ocean— roll ! Ten thousand fleets sweep over thee in vain ; man marks the earth with ruin — his control stops with the shore; upon the watery plain the wrecks are all thy deed, nor doth remain a shadow of man's ravage — save his own, when, for a moment, like a drop of rain, he sinks into thy depths with bubbling groan, without a grave, unknelled, uncoffined, and unknown...
Página 84 - Yo no tengo en el amor quien me venga con querellas; como esas aves tan bellas que saltan de rama en rama, yo hago en el trébol mi cama y me cubren las estrellas.
Página 83 - Pido a los santos del cielo que ayuden mi pensamiento, les pido en este momento que voy a cantar mi historia me refresquen la memoria y aclaren mi entendimiento. Vengan santos milagrosos, vengan todos en mi ayuda, que la lengua se me añuda y se me turba la vista; pido a mi Dios que me asista en una ocasión tan ruda.
Página 84 - No me hago al lao de la güeya aunque vengan degollando; con los blandos yo soy blando y soy duro con los duros, y ninguno en un apuro me ha visto andar tutubiando.
Página 111 - Para él son los calabozos, para él las duras prisiones; en su boca no hay razones aunque la razón le sobre; que son campanas de palo las razones de los pobres. Si uno aguanta, es gaucho bruto; si no aguanta, es gaucho malo. ¡Déle azote, déle palo, porque es lo que él necesita! De todo el que nació gaucho esta es la suerte maldita.
Página 86 - Y mientras domaban unos, otros al campo salían, y la hacienda recogían, las manadas repuntaban, y ansí sin sentir pasaban entretenidos el día. Y verlos al cair la noche en la cocina riunidos, con el juego bien prendido y mil cosas que contar, platicar muy divertidos hasta después de cenar.
Página 87 - Si me atribulo o me encojo, siguro que no me escapo — Siempre he sido medio guapo, pero en aquella ocasión me hacía buya el corazón como la garganta al sapo.
Página 95 - MORENO No galope, que hay augeros, le dijo a un guapo un prudente; le contesto humildemente: la noche por cantos tiene esos ruidos que uno siente sin saber de dónde vienen. Son los secretos misterios que las tinieblas esconden; son los ecos que responden a la voz del que da un grito, como un lamento infinito que viene no sé de dónde. A las sombras sólo el sol las penetra y las impone; en distintas direciones se oyen rumores inciertos: son almas de los que han muerto, que nos piden oraciones.
Página 86 - ¡Ricuerdo! ¡Qué maravilla! Cómo andaba la gauchada — Siempre alegre y bien montada Y dispuesta pa el trabajo — Pero hoy en el día.•.
Página 82 - ¡Todo es cielo y horizonte En inmenso campo verde! ¡Pobre de aquel que se pierde O que su rumbo estravea! Si alguien cruzarlo desea Este consejo recuerde.— Marque su rumbo de día Con toda fidelidá— Marche con puntualidá Siguiéndolo con fijeza, Y si duerme, la cabeza Ponga para el lao que va...

Información bibliográfica