Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de domesticar. Ningun mono hay que tenga la cara más semejante a la de un niño que el tití : la misma expresion de inocencia, la misma sonrisa maligna, la misma prontitud en piisar de la alegria a la tristeza : sus grandes ojos se bañan de lágrimas en el instante en que se ve sobrecogido de temor. Es tímido, delicado y afecto á comer insectos, especialmente arañas. Su color es ceniciento, con rayas más oscuras, o bien de un verde amarillento. Se alimenta de frutas, de vegetales é insectos, y se les amansa con facilidad; pero conservan siempre enemistad contra los gatos. Hay tambien algunos blancos y otros casi verdes muy lindos (10).

Los macacos ó micos, del género de los sakis. Su cara no tiene casi pelo, y es de color pardo oscuro; pero tiene patillas medianamente largas y negras. Los ojos son pequeños, vivos y redondos, los labios casi negros, el pelo y el cuerpo pardo, claro debajo del vientre, y más oscuro en las patas, cola y lomo. Su pequeñez y gracias acompañadas de una vivacidad extraordinaria, hacen que este animal sea considerado como uno de los monos más graciosos. De este género los hay casi negros y otros de un blanco sucio (11).

El caranegra (simia melanocephala), del género de los brachiures, es un animal que tiene el hocico aguzado y negro, la frente, los lados de la cara y el hocico del mismo color; el pelo en estas partes corto y liso. El color general de la parte superior del cuerpo es de un gris ceniciento un poco oscuro, y la punta del pelo termina en una tinta leonada más fuertemente marcada sobre el lomo; la cola de un gris claro. En su nacimiento es esta más oscura que en la punta; los costados de los miembros son del mismo color; el cuello y vientre de un blanco puro. Este animal habita los bosques de la Guayana, y se alimenta como los monos, con frutas, raices y hojas; es muy ágil y vive sobre los árboles. Tiene buen carácter, no hace gestos como los monos y carece de su petulancia : los indigenas lo cazan para comer la carne (12).

La viudita (simia lugens), del género de los callithrex; animalito que tiene el pelo suave, lustroso y de un hermoso negro. Su cara está cubierta de una especie de máscara en forma cuadrada y de un color blanco azulado que le cubre los ojos, la nariz y la boca. Es un mono muy raro y delicado que se encuentra en la orilla derecha del Orinoco, en las montañas graníticas detras de Santa Bárbara, y tambien habita cerca de San Fernando de Atabapo (13).

El cara-rayada, del género de los nocthores; mono nocturno que duerme de dia por no poder soportar la luz. Su color es ceniciento, y el cuerpo casi del tamaño del caparro con una raya negruzca en la cara. De noche es cuando busca su alimento. Tiene la fisonomia triste y abatida, sus movimientos son mucho más lentos que los del caparro (14).

El obiubi, del género de los nocthores, es otro mono nocturno de un color oscuro y la cara casi negra y muy triste : su cola tiene poco pelo. Está continuamente sentado con la cara entre las piernas, la cola enroscada al rededor del cuerpo y durmiendo todo el dia (15).

El chucuto, mono de cola corta. Lo hay pardo y ceniciento oscuro; el pelo no es muy largo ni áspero, la cara algo negra al rededor de los ojos, que son grandes y redondos. Tiene poca vivacidad y se domestica; es feo y parece poco inteligente (16).

ÓRDEN DE LOS CARNÍVOROS

El murciélago, que es tipo de la familia de los cheriópteros y carnívoro, tiene el cuerpo de un ralon y la membrana que le sirve de alas contiene tambien la cola. Los hay de varias clases; unas que se mantienen de frutas y otras de insectos; estas últimas chupan la sangre de los animales, y de ellas una es más grande y otra más pequeña. La primera tiene en el hocico, arriba de la nariz, una especie de membrana levantada y las orejas más grandes; es la que chupa la sangre de los caballos, burros, mulos y ganados. La otra más pequeña es la que ataca al hombre cuando duerme y generalmente en las extremidades : miéntras extrae la sangre, bate ligeramente las alas, produciendo una frescura que impide sentir el ardor de la herida (1).

El erizo, de la familia de los insectívoros, tiene de 6 á 10 pulgadas de largo; la cabeza, lomo y costados cubiertos de espinas, pecho y vientre de un pelo suave y fino, las patas cortas y peladas con cinco dedos largos y separados en cada pié, la cola larga y tan cubierta de espinas que apenas se le ve. Vive en los zarzales, se alimenta de frutas, raíces é insectos; permaneciendo de dia en su madriguera y haciendo sus correrias por la noche. El erizo se defiende haciéndose una bola, y cubre todo su cuerpo de agudas púas, logrando así cansar á sus contrarios. Produce de tres á cuatro hijos del todo blancos y sin púas. Antiguamente se creia que este animal mamaba las vacas y las mordia, pero la configuracion de su boca hace imposible este hecho (2).

El oso negro, del género del oso, tiene casi las mismas costumbres de la especie europea; es sin embargo ménos feroz; su alimento consiste principalmente en frutas y otras producciones vegetales, no atacando los pequeños cuadrúpedos si no se ve forzado por el hambre; se alimenta tambien de pescado, y la miel es su comida favorita. Trepa sin dificultad los árboles y atraviesa fácilmente los rios á nado. Su piel es muy suave, y se domestica con mucha facilidad. Se le encuentra en las selvas del Apure y de la Guayana y tambien en las de Perijá y Mérida desde 300 hasta 2,000 varas de altura sobre el nivel del mar (3).

El zorro negro, del género de los ratones, hace su morada en el hueco de los árboles; se alimenta de maiz, caña de azúcar y toda clase de fruta; como tambien carne y particularmente ostras que abre con una admirable destreza. Este animal tiene cerca de 2 pies de longitud; el pelo de la piel es espeso y largo, negruzco en la superficie y gris interiormente: la cola, que tiene un pié de largo, está poblada y marcada regularmente con círculos negros. Como está armado de garras, puede fácilmente trepar los árboles; anda oblicuamente. Se le puede amansar con facilidad y tiene buen natural; pero es tan maligno como el mono, en extremo sensible al mal trato y no olvida la persona de quien lo recibe. Su piel sirve para hacer sombreros (4).

El zorro guache, del género coatis, es del tamaño de un gato, algo más largo, de color gris formado de blanco y negro, la cabeza aguzada y el hocico negro, la cola larga y poblada, y trepa bien por los árboles (5).

La comadreja, del género putois. Las señales que distinguen este cuadrúpedo son la longitud de su cuerpo, las patas cortas y la flexibilidad de su movimiento : así puede seguir su presa por los escondrijos más estrechos y profundos. Es sanguinario y feroz, pero como su subsistencia es precaria puede vivir sin comer por mucho tiempo; y si la casualidad lo conduce adonde hay abun. dancia, destruye todo ántes de satisfacer su apetito, y chupa luego la sangre. Su longitud sip incluir la cola es como de 7 pulgadas; el color del lomo y los costados es de un rojo pálido, blanco en el vientre y pecho. Al acercarse la noche sale de su agujero y espia al rededor de los corrales de las granjas. Destruye los ratones, ratas, pollos, pichones y conejos, y chupa los huevos haciendo un agujerito en su extremidad (6).

El huron, del género putois, es un animal que sale de noche de su cueva; su color es amarillo pálido, los ojos encarnados, olor fuerte y desagradable. Se domestica fácilmente, pero es irascible y muerde con fuerza : sirve para la caza de conejos, mas es preciso ponerle un bozal, porque si no, coge el conejo por el cuello, le chupa la sangre y en seguida se duerme en el vivero. Se le ali. menta con pan y leche; es de climas cálidos, y cuando está en libertad hace su guarida bajo las raíces de los árboles (7).

El mapurite, del género de las muffetas, parece que es la especie más pequeña de las tres o cuatro conocidas con el nombre genérico de muffetas. El fondo de su color es blanco amarillento con una banda parda desde la cabeza hasta el lomo;. blanca la punta de la cola, y los pelos de ésta tan largos como los de todo el cuerpo; el el pecho y vientre pardos. Este animal despide, de una

« AnteriorContinuar »