Imágenes de páginas
PDF
EPUB

El ratoD, tipo de su género, es un animalito que está extendido por toda la tierra en gran número. Sus enemigos son tambien numerosos y fuertes, y no tiene medio de resistirlos. No se ha extinguido por su gran fecundidad, pues en cada cria produce de 5 á 10 hijos que nacen sin pelo, y al cabo de 15 dias pueden subsistir por sí mismos. Su color es gris de hierro y los hay tambien blancos con los ojos encarnados. Parece haber sido introducida la raza tambien por lc¿ navios de Europa (4).

El perro de agua, del género de miopotamos ó covias, casi se confunde con la nutria en la lorma del cuerpo. La cabeza es como la de un perro, pero el hocico es casi redondo: las patas cortas y los piés palmeados: tiene las orejas como el castor y la3 barbas fuertes. Es anfibio, vive de pescado y se nutre tambien con yerbas y frutas. Se pasea en tierra no léjos del agua, Dáda con la mayor facilidad y se le ve levantar su largo cuello mirando por todas partes, zambulléndose despues y permaneciendo mucho tiempo en el agua. Vive en cuevas que hace cerca de los rios y allí deja sus hijos, á los cuales nutren las madres hasta que están en estado de seguirlapor tierra y por agua. Abundan en los raudales de Atures y Maipures en el Orinoco, así como en el Guaviare y el Inirida. Tambien suelen verse algunos que se confunden con la nutria, en el Apure y sus rios tributarios (5).

El puerco espin, del género de los coendous, es de dos pies de largo y algunas de sus púas tienen á veces cerca de 5 pulgadas de longitud. Su color es gris que tira á negro, resultando de una mezcla de blanco, pardo y negro; la parte superior de la cabeza y cuello tiene una multitud de espinas que puede erizar ó plegar á voluntad. El pelo del hocico y miembros es muy corto, las púas ó picas que cubre el lomo son más largas hácia el medio, terminando en punta, y marcadas alternativamente con anillos negros y blancos. El puerco espin se mantiene ordinariamente acostado, pero se levanta cuando se encoleriza. Duerme casi todo el dia en su solitaria madriguera, y sale por la noche á buscar el alimento, que consiste en vegetales, raíces y frutas. Es pacifico, nada familiar y muestra apénas una sombra de inteligencia (6).

El conejo, del género de la liebre, es un animal que tiene las patas cortas, ía forma redonda, el color leonado ó de un gris mezclado de rojo, y el pelo corto; vive de raices y abunda considerablemente. Hay conejos de todo blancos y otros con manchas negras; sus patas son más largas que las manos, de suerte que más bien salta que anda: es notable por sus costumbres dulces y su extrema fecundidad. La mayor parte hacen sus viveros en los bosques en que habitan; tienen las orejas largas, la cola corta y viven cerca de siete años (7).

El chigüire, del género cabíais, es un animal anfibio, que tiene el hocico de un carnero, el pelo tosco, espeso y de un pardo amarillento, la cola tan corta que apénas se ve; se alimenta de vegetales; es tímido, vive en manadas, sale ordinariamente de noche, si bien se le ve de dia en las orillas de los caños y rios tendido á la sombra de espesos arbustos. Nunca se aleja del agua, á la que se arroja al menor peligro que le amenace; de tiempo en tiempo saca la cabeza fuera de ella para poder respirar, y se le ve nadar tambien en manadas. Algunos suelen domesticarse. Se le caza, no tanto por su piel, como por su carne, que se usa en los dias de abstinencia. El chigüire se encuentra en todas las sabanas, pero coa más abundancia en las de Apure, Harinas, Carabobo y Carácas (8).

El acurito, del género cobayes, es un animal de los más fecundos; se llama tambien conejillo de India. Se cree que un par puede producir más de 500 en un año; su color es blanco variado de manchas negras, amarillas, naranjadas, etc. Roe y deteriora todas las sustancias que encuentra. Aunque esencialmente granívoro, ataca tambien las maderas y yerbas, y es de natural muy dulce y tímido (9).

El agutí ó acure de monte, del género agutis, abunda en los bosques, colinas y llanos, haciendo rara vez viveros, porque prefiere los huecos de los troncos de los árboles. Corre con velocidad dando grandes saltos como la liebre, á la que se asemeja en la timidez y finura del oido. Se alimenta de raíces y frutas, prefiriendo las diversas especies de palmeras. Come carne y pescado, y lleva con las manos el alimento á la boca, sentándose para comer. En sus hábitos, fecundidad y delicadeza de su carne se asemeja al conejo. Seria muy conveniente que se le redujese al estado doméstico, pues daria entónces un producto seguro, tanto más cuanto que su piel es muy fuerte. Cuando se irrita, ataca con las manos, y entónces suele caérsele parte del pelo que eriza (10).

La lapa, del género pacas, habita en los bosques particularmente á la orilla del agua, en madrigueras que ella misma construye; náda muy bien, su voz se asemeja al gruñido de un cerdo, se alimenta de raíces que desentierra con el hocico; su carne es muy gustosa, sale de noche para buscar el alimento, que consiste en raíces, vegetales y frutas, y devasta las plantaciones de caña de azúcar. Tiene como 2 piés de largo, los ojos pardos, la punta de la nariz negruzca, el color leonado subido en el lomo y los costados, marcados con cuatro ó cinco bandas longitudinales formadas de manchas blanquecinas ovaladas; es blanca por el pecho, vientre y mejillas. Hay algunas especies que son pardas; su carne es tierna y parecida á la del lechoncillo. Abunda este animal en la cueva del Guácharo de la provincia de Cumaná, á la altura 4,400 varas sobre el nivel mar (11).

ORDEN DE LOS EDENTADOS

La pereza, tipo de su género, es un animal que teme el frio y la lluvia: su voz se deja rara vez oir de dia, pero de noche tiene un lamento agudo y lastimero: de tiempo en tiempo parece que prorumpe en un ay prolongado. Se le halla continuamente sobre los árboles, principalmente sobre el yagrumo. Segun se dice, baja dejándose caer de los árboles cuando se ha comido las hojas de éstos: se han visto sin embargo, algunas perezas que bajan bien de los árboles. La posicion más fatigosa de estos animales es la de estar en tierra: descansa teniéndose agarrado de los árboles ó ramas que están perpendiculares. La configuracion y el mecanismo de su esqueleto prueban que esta es su mejor postura. En cada parto da un hijo. Su sueño es muy largo en tiempo de frio, y á veces se les ha visto dormir diez y ocho horas seguidas. Los movimientos de la pereza son muy lentos y mucho más en tierra por la estructura de su cuerpo. En la parte elevada de la serranía no se le encuentra, porque parece que no existe este animal á más de 1,200 varas sobre el nivel del Océano (1).

El cachicamo, del género tataus, es un cuadrúpedo del tamaño de un perro pequeño; abunda en las sabanas; tiene el cuerpo cubierto de una coraza guarnecida de escamas; dos grandes piezas cubren su lomo y rabadilla, entre las cuales se hallan bandas de escamas más pequeñas. No tiene malicia alguna, pero hace daño en los jardines, comiéndose los melones, patatas y otros vegetales. No puede trepar ni saltar y corre regularmente. Para coger el cachicamo es preciso marchar sobre él de frente, pues las escamas de la cabeza no le permiten ver hácia delante sino por los costados. Vive en cuevas muy profundas y dispuestas de modo que el agua no le perjudique. En la madriguera se hincha, de modo que es difícil sacarle; pero poniéndole un dedo ó cualquiera otra cosa en el orificio, inmediatamente se deshincha y se saca (2).

El oso palmero, del género hormigueros, tiene 4 piés de longitud, la cola de 3 piés de largo, cubierta de pelos lisos y largos que forman como una palma, y la cabeza estrecha, los ojos pequeños y negros, la boca sumamente pequeña, la lengua muy larga y redonda, los piés y manos armados de uñas y las de delante muy largas y capaces de herir. Todo el pelo está mezclado de negro y blanco, se mantiene de hormigas, y parece que sólo vive en los parajes cálidos, particularmente en las sabanas (3).

El oso melero, del género hormigueros, es de un color gris ceniciento, más claro en la parte superior de la cabeza, y la parte inferior del cuerpo casi negra; tiene cerca de 3 piés de largo, la cabeza corla y su altura no pasa de un pié. Busca la miel y está dotado de una gran sagacidad para descubrir las colmenas sin temor de las

« AnteriorContinuar »