Imágenes de páginas
PDF
EPUB

punta de la nariz negruzca, el color leonado subido en el lomo y los costados, marcados con cuatro ó cinco bandas longitudinales formadas de manchas blanquecinas ovaladas; es blanca por el pecho, vientre y mejillas. Hay algunas especies que son pardas; su carne es tierna y parecida a la del lechoncillo. Abunda este animal en la cueva del Guacharo de la provincia de Cumaná, á la altura 1,400 varas sobre el nivel mar (11).

ORDEN DE LOS EDENTADOS

La pereza, tipo de su género, es un animal que teme el frio y la lluvia : su voz se deja rara vez oir de dia, pero de noche tiene un lamento agudo y lastimero: de tiempo en tiempo parece que prorumpe en un ay prolongado. Se le halla continuamente sobre los árboles, principalmente sobre el yagrumo. Segun se dice, baja dejándose caer de los árboles cuando se ha comido las hojas de éstos : se han visto sin embargo, algunas perezas que bajan bien de los árboles. La posicion más fatigosa de estos animales es la de estar en tierra : descansa teniéndose agarrado de los árboles ó ramas que están perpendiculares. La configuracion y el mecanismo de su esqueleto prueban que esta es su mejor postura. En cada parto da un hijo. Su sueño es muy largo en tiempo de frio, y á veces se les ha visto dormir diez y ocho horas seguidas. Los movimientos de la pereza son muy lentos y mucho más en tierra por la estructura de su cuerpo. En la parte elevada de la serranía no se le encuentra, porque parece que no existe este animal á más de 1,200 varas sobre el nivel del Océano (1).

El cachicamo, del género tataus, es un cuadrúpedo del tamaño de un perro pequeño; abunda en las sabanas; tiene el cuerpo cubierto de una coraza guarnecida de escamas; dos grandes piezas cubren su lomo y rabadilla, entre las cuales se hallan bandas de escamas más pequeñas. No tiene malicia alguna, pero hace daño en los jardines, comiéndose los melones, patatas y otros vegetales. No puede trepar ni saltar y corre regularmente. Para coger el cachicamo es preciso marchar sobre él de frente, pues las escamas de la cabeza no le permiten ver hácia delante sino por los costados. Vive en cuevas muy profundas y dispuestas de modo que el agua no le perjudique. En la madriguera se hincha, de modo que es difícil sacarle; pero poniéndole un dedo ó cualquiera otra cosa en el orificio, inmediatamente se deshipcha y se saca (2).

El oso palmero, del género hormigueros, tiene 4 piés de longitud, la cola de 3 piés de largo, cubierta de pelos lisos y largos que forman como una palma, y la cabeza estrecha, lo3 ojos pequeños y negros, la boca sumamente pequeña, la lengua muy larga y redonda, los pies y manos armados de uñas y las de delante muy largas y capaces de herir. Todo el pelo está mezclado de negro y blanco, se mantiene de hormigas, y parece que sólo vive en los parajes cálidos, particularmente en las sabanas (3).

El oso melero, del género hormigueros, es de un coJor gris ceniciento, más claro en la parte superior de la cabeza, y la parte inferior del cuerpo casi negra; tiene cerca de 3 piés de largo, la cabeza corta y su altura no pasa de un pié. Busca la miel y está dotado de una gran sagacidad para descubrir las colmenas sin temor de las picaduras de las abejas, a las que presenta una piel dura y cubierta de pelos. Vive en las montañas y países poco habitados de la zona caliente : suele alimentarse de pajarillos y ratones, trepa muy bien á los árboles, duerme más de dia que de noche y se domestica con facilidad desde pequeño (4).

ORDEN DE LOS PACHIDERMOS

La váquira, del género del cerdo, es una especie de cerdo pequeño y sin cola; su color es gris, el lomo y costados negros con algo de pardo á los lados de la cabeza, cerca de las orejas. Sus barbas son largas y compuestas de cerdas negras, que tiene tambien sobre los ojos: el hocico es blanco. Las váquiras van en tan numerosas manadas, que algunas veces llegan á inás de mil individuos de todas edades, que atraviesan inmensas extensiones de terreno. Si tienen que pasar un rio, la que va á la cabeza se detiene un instante, luego se arroja al agua y al momento es seguida de todas. Cuando ven alguna cosa que las alarma, se les oye un castañeteo en los dientes, se paran y examinan el objeto de su temor. Si algun cazador se aventura á atacarlas cuando están reunidas en gran número, le rodean y le hacen pedazos si no logra subirse a algun árbol para sustraerse á su venganza. Es abundante en las selvas de la Guayana y en toda la .. parte cálida y templada del país (1).

La váquira de collar, del género del cerdo, es igual en la forma á la anterior, pasa su vida en los bosques y anda apareada ó en pequeñas piaras. Se alimenta de ve

getales y raices que se procura hozando la tierra; come tambien pescados y reptiles, y destruye muchas serpientes. Se oye su gruñido á una distancia considerable. Tiene una glándula colocada en medio de los riñones con la que arroja un liquido infecto á los que la persiguen. Tiene cerca de tres piés de largo y una raya amarilenta rodea su cuello. Se amansa con facilidad y puede vivir en el estado doméstico. Su carne es buena, pero al momento de matar la váquira es preciso quitarle inmediatamente la bolsa, porque de lo contrario no se podria comer. Se encuentra este animal en las llanuras y sabanas elevadas hasta la altura de 2,400 varas sobre el nivel del mar (2)

La danta, del género tapir, tiene como seis piés de largo. Su color es moreno oscuro; blanco puro los lados del labio inferior. Tiene una banda á lo largo del nacimiento de las crines al rededor de las orejas; el pelo es corto y la piel muy gruesa. La cabeza termina en un hocico ó especie de trompa cubierta de pelos del mismo color que el resto del cuerpo. Vive solitaria en lo interior de los bosques y á las orillas de los rios, y huye de la vecindad de los hombres. Se alimenta de vegetales, es de un natural tranquilo y no ataca al hombre sino en propia defensa. Se amansa, y sigue á su amo con docilidad. Su carne es excelente. La danta se encuentra en los llanos y en la serrapia elevada (3).

ORDEN DE LOS RUMIANTES

El venado, del género de los ciervos, es cuando pequeño de un color leonado mosqueado de blanco, cuyas manchas pierde a medida que crece, y al año se le ve leonado rojizo : debajo del pecho y de la cola es blanco. Su asta crece á proporcion de los años, y su mayor altura es de dos piés. Es extremadamente vivo, habita los bosques y las sabanas, en las cuales suele vérsele en manadas. No se sirve de las astas para defenderse, pero si de los piés : la hembra no tiene cornamenta ramosa. Este animal come frutas, yerbas y renuevos de los árboles. Se retira á lugares ocultos para rumiar; tiene el oido y el olfato muy finos. La hembra pare uno ó dos cervatillos. Sa amansa fácilmente, pero no se pueden poner juntos dos machos, porque combaten hasta morir. Los hay de várias especies, y entre éstas unos enteramente blancos con las mismas calidades (4).

ÓRDEN DE LOS CETÁCEOS

El manali, del género lamentino, es anfibio, herbívoro y náda muy bien; pero no puede arrastrarse sobre la tierra con facilidad, aunque tiene la costumbre de arrimarse al borde para nutrirse de yerbas y de la corteza de los mangles. Es de 10 a 15 piés de largo, y su color gris ceniciento. Tiene un buen natural, los ojos peque

« AnteriorContinuar »