Imágenes de páginas
PDF
EPUB

esté agarrada á un árbol, sea que se encuentre en el suelo. Brinca desde muy lejos sobre el objeto que la irrita, fustigándolo con una rapidez extraordinaria, persiguiéndolo constantemente, apoyando su cabeza sobre el suelo y batiendo fuertemente la cola. Esta culebra se alimenta de peces y reptiles.

Viejita. Culebra que tiene las mismas pintas que la tigre, con la diferencia de que no tiene sino 2 piés de largo; su veneno es muy activo; suele vivir en las que. bradas secas y entre las piedras.

Culebra-bejuco. Reptil que tiene la forma y el color del nombre que lleva; no ataca si no se la toca. Suele estar en las ramas de los árboles, y cuando anda por el suelo se tiende como un bejuco. Hay una amarilla mucho más delgada y de la misma forma, que llaman hiladilla: dicen que su picadura es mortal.

Culebra de dos cabezas. Tiene cerca de uno o dos piés de largo, las dos extremidades de su cuerpo son de igual grosor; tiene los ojos excesivamente pequeños y cubiertos por una membrana; seis escamas anchas cubren la parte superior de su cabeza, y el cuerpo está lleno de pequeñas escamas cuadradas. Se alimenta de lombrices, escarabajos y otros insectos; devora sobre todo las hormigas que en numerosas legiones hacen grandes daños á los sembrados. Como esta culebra tiene la facultad de andar hacia adelante y hacia atras, puede penetrar en los retiros subterráneos de las hormigas, gusanos y otros insectos. Es capaz de excavar la tierrà más que ninguna otra culebra, siendo su piel muy flexible y sus músculos muy fuertes. No es venenosa.

Vibora. Llega á crecer hasta 3 piés, su color es amarillo marcado con manchas negras; se alimenta de animales pequeños y nunca ataca al hombre ni á los grandes cuadrúpedos, á no ser que se le toque ó irrite; en este caso se enfurece, y su mordedura es peligrosa porque tiene en cada lado de sus mandíbulas 4 dientes como de 5 líneas de longitud. Estos dientes son blancos, diáfanos y agudisimos, y se les llama dientes caninos. El veneno está contenido en unas vejiguillas colocadas en uno y otro lado de la cabeza. Oprimidas estas vejiguillas por el movimiento de la mandibula, dejan escapar el licor mortifero, que atravesando por el diente dispuesto naturalmente á darle paso, filtra en la herida. Se dice que el tabaco las mata.

Culebra comun: muy distinta de la vibora por los bellos colores con que la naturaleza adornó todo su cuerpo. Existe la culebra coral, cuyo nombre le viene de su color que es encarnado con anillos negros : es muy venenosa.

Todos estos reptiles abundan en la parte cálida, y disminuyen a medida que se eleva el terreno hacia la region fria.

Sapo verde. Reptil de la familia de los escuerzos; se encuentra en las cavidades de las rocas y en las hendiduras de las paredes. Su color es blanco livido, marcado con manchas por encima del cuerpo, rodeadas de un círculo negro y frecuentemente reunidas muchas de ellas; su cuerpo está salpicado de verrugas lividas sobre el vientre, verdes sobre las manchas y encarnadas en los intervalos. Exhala su cuerpo un olor fétido cuando está irritado, y, como el sapo comun, derrama un humor más corrosivo que el de éste. Su respiracion va acompañada de una hinchanzon en la boca.

Sapo comadron. Este género de sapo habita en climas más cálidos y en parajes pantanosos : tiene el cuerpo chato, los ojos pequeños y muy separados. Es el más grande de todos los conocidos, pues los hay que tienen 6 u 8 pulgadas de largo y 4 ó más de ancho. Se le ha dado este nombre porque a medida que la hembra pone los huevos, él los recoge y lleva sobre el lomo hasta que están próximos á nacer. En este momento se acerca al agua y los coloca en ella con precaucion para que puedan desarrollarse con más facilidad. Otra particularidad no ménos notable se advierte en estos sapos, y es la de cantar en coro compuesto de 45 ó más individuos, y parece que hay uno que hace de maestro de capilla segun la igualdad con que empiezan y terminan su concierto, no verificándose el oir á uno solo antes ó despues del expresado coro que comunmente dura de cinco á seis minutos.

Pipa. Este reptil, de la familia de los sapos, es de color aceitunado, la hembra es más grande que el macho, teniendo cerca de 5 pulgadas de largo. Cuando la hembra ha puesto los huevos, el macho los extiende sobre el lomo de aquella, cuya piel se hincha y forma una especie de celdillas. El calor de la madre los hace nacer y parece que le salen del lomo. La carne de este sapo no es maléfica; los indios, y sobre todo los otomacos, la comen con placer.

Rana. No tiene postillas, y si más largas las patas que las del sapo. Es muy ligera, fuerte, bonita, de un hermoso verde por encima y blanco ó amarillo por debajo, con dos manchas negras á los lados de la cabeza; los ojos son de color de oro. Algunas personas se divierten en conservarlas en un frasco grande de cristal medio lleno de agua y una pequeña escala, á lo largo de la cual la rana sube ó baja segun que el tiempo debe ser bueno ó malo; es un barómetro viviente.

Nolascos

Calamar, Molusco que se encuentra en nuestras costas; derrama un licor negro y su carne es comida excelente; del licor negro se puede sacar el color llamado sepia.

Caracol-estrombo. Molusco que se encuentra en todas nuestras costas; los hay de más de un pié, y lo grueso de la concha hace creer que el animal debe vivir mucho tiempo. El color de ella es blanco por dentro y en la abertura tiene un color de rosa bastante vivo. La parte blanca de esta concha sirve para dibujar como sobre el marfil.

Guarura, Otro caracol que alcanza á un pié de largo; no es tan grueso como el anterior y sirve á los arrieros para tocar á manera de bocina. Los mayordomos de las haciendas hacen uso de este caracol para llamar a los trabajadores.

Burgao. Caracol pequeño cuya abertura es más ancha que larga y tiene la forma de una média luna. El animal se arrastra dejando huella de un humor viscoso; tiene uno ó muchos pares de cuernecitos muy movibles y dotados de una gran sensibilidad. Este animal es bueno para comer y la concha sirve para iluminaciones.

Caracoles. Bajo este nombre denominan en el país todas las conchas que se encuentran en las orillas del mar y de los rios. Hay un sin número de variedades por sus colores, figuras y tamaños. En la península de Paraguaná se encuentran las especies más bellas con que se hacen flores primorosas. Hay algunos de la misma figura y color que las hojas de rosa, y se encuentran de todas dimensiones. Se hallan caracolitos tan pequeños como un grano de mijo, verdes, rosados, aplomados, pardos y blancos.

Almeja de mar. Se encuentra en abundancia en las costas, y el animal que contiene es bocado delicado.

Chipichipi. Pequeña almeja que abunda en las costas orientales de la República y de la que se hace considerable pesca, pues es un manjar excelente, preferible á cualquier otro marisco.

Vénus. Concha sólida, bastante gruesa; se halla con frecuencia en las orillas del mar; se entierra en la arena á poca profundidad, de modo que puede salir de ella facilmente; cambia de lugar con la ayuda de su pié, y tiene tambien la facultad de saltar, golpeando el agua repetidas veces con sus valvas. Su concha es muy buscada por sus bellos colores.

Ostra. Concha bivalva, sin pié; su capa está guarnecida de una fila doble de franjas; sus conchas tienen una charnela sin dientes y están compuestas de hojas que se separan con facilidad. Se fijan á las rocas y aun unas con otras. En los manglares se ven tambien agarradas las ostras á las raíces y ramos, y abundan mucho en nuestras costas. Muerta la ostra, la concha se abre. La ostra verde es un bocado exquisito.

Ostra de perla. Se encuentra en los bancos cerca de las islas de Margarita, Cubagua, Coche y en la punta de Araya. Los ostiales producen la perla redonda. El animal vive 9 ó 10 años, y al cuarto la perla comienza á

« AnteriorContinuar »