Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ÓRDEN DE LOS MIRLAPODES

Congolocho. Su color es negro, amarillo ó pardo, tiene multitud de patas, habita en las casas y los bosques, y en el suelo ó debajo de las hojas se mantiene enrollado como un ovillo. Ordinariamente sale de noche, y si alguno le toca reune las patas y se queda inmóvil.

Cienpiés. Lo hay de dos especies, uno negro y otro amarillento; el primero se mantiene en los bosques y crece más de un pié de largo; el otro está generalmente en las casas y sólo crece 8 pulgadas. Su picada causa un dolor muy agudo; se hincha la parte mordida y produce calentura. Mantiénese de insectos.

ÓRDEN DE LAS ARAÑAS

Grande araña. Animal asqueroso que se eacuentra en los bosques más solitarios, muy grande y gruesa, y su picadura causa terribles fiebres; abunda en la Guayana.

Araña atroz. Esta especie es de un tamaño mediano; los cuatro ojos de en medio forman un cuadro y los dos laterales una linea oblicua. Se mantiene en los agujeros de los paredones viejos, en las hendiduras de las puertas y ventanas, y forma un nido cilindrico.

Araña comun. Habita en las casas, bosques y campos, hace su tela cilíndrica, y vive de las moscas que coge en ella.

valds.

Araña tetracauta. Es serruginosa con cabeza colorada, pequeña, las patas de color de sangre; el abdomen tiene casi la figura de una media luna. Hay de esta misma figura plateadas y doradas muy lindas.

Galeoda. Tiene cerca de 18 líneas de largo, es muy venenosa, peluda, un poco cenicienta y rojiza; sus antenas son un poco más largas que las primeras patas, y las mandibulas velludas terminadas en pinzas encorvadas y dentadas.

Tarántula. La fama de esta araña estaba muy extendida en Europa á causa de los síntomas terribles que, segun se decia, eran las consecuencias de su picadura; está sin embargo probado que tiene muy poco ó ningun veneno. La que se conoce en el país con este nombre, es de una picadura muy fatal en el casco de las bestias, pues lo pierden si no se curan en tiempo.

Araña peluda. Graudisima; se encuentra en los bosques, está cubierta de una pelusa blanca y su picadura es venenosa.

Arañita de la playa. Más pequeña que una hormiga; sólo se encuentra en las costas de la península de Paraguaná; es de color de chocolate; apenas se siente su picada y sólo por síntomas mortales se conoce que uno ha sido mordido por este insecto. Si no se aplica inmediatamente una sangría á la persona, ésta se vuelve loca y á veces muere.

Alacran o escorpion. Vive en la tierra debajo de las piedras, corre con velocidad levantando la cola á orquilladas; ésta tiene seis nudos, el último de los cuales prolongado hacia arriba en punta le sirve de aguijon. Habita en los países cálidos y los hay de dos clases, negro y amarillo; este es más venenoso y su picada causa los mismos efectos que la del cienpiés. El alacran hem bra pare una porcion de hijos que lleva sobre el lomo durante algun tiempo, cuidando con esmero de su conservacion.

ORDEN DE LOS CRUSTÁCZOS

Cangrejo. Tiene 5 pares de patas, y las primeras de éstas terminan en pinzas; es más ancho que largo, vive en tierras húmedas y se esconde en agujeros que hace debajo de tierra. Se nutre de sustancias vegetales y es nocturno ó crepuscular. Su carne es peligrosa en los lugares donde hay manzanillo, porque comen mucho esta fruta venenosa. Hay cangrejos de mar, de agua dulce y otros que viven en los bosques y montañas.

Camaron. Su carne es muy delicada y agradable al gusto. Es de un color verde y bronceado, mas cuando está cocido es de un encarnado claro. Se pesca en las orillas del mar y de los rios, en los huecos de las piedras.

Langosta. La de mar es mucho más grande que la de rio; habita en las hendiduras de las rocas, y lo mucho que le crecen las patas de delante le obliga á andar de lado. Las hembras llevan los huevos pegados á unos filamentos debajo de la cola. Este crustáceo es muy estimado como alimento; cocido, cambia su color verde en rojo.

Caracol soldado. Este animal se apodera de las conchas vacías para hacer su habitacion en ellas; como tienen el abdomen tierno y membranoso, en vez de una cubierta sólida, como todos los animales de esta clase,

se aloja en las conchas univalvas, y segun va creciendo va buscando otras más grandes. Ordinariamente es de 4 pulgadas de largo. Si se les despoja á muchos de ellos de la concha dejándoles una sola, se la disputan con encarnizamiento.

ÓRDEN DE LOS ANÉLIDOS

Sanguijuela. Es muy sensible a los cambios atmosféricos : se agita cuando el viento sopla, se esconde en el cieno cuando el cielo se cubre, y si hay tempestad sube á la superficie del agua. Habita en los estanques, ciénegas y arroyos. Se aplica mucho en las inflamaciones.

Zoófitos

Estrella de mar. Tiene el cuerpo chato, formando un disco del cual salen cinco radios principales, y la boca está colocada en el centro de ellos. Los radios tienen por debajo un surco longitudinal y una infinidad de agujeros que dejan pasar los piés; el lado opuesto está guarnecido de pequeños tubos que el animal extiende cuando está en el agua y sirven para extraerla. Se alimenta de insectos y de pequeños crustáceos.

Erizo. Se alimenta de mariscos, rompiéndolos con sus vigorosos dientes, que en número de cinco están bien engastados en una especie de mandibulas guarnecidas de muchos moluscos; tiene la boca en medio de la superficie inferior, y el ano en el punto opuesto; es del tamaño y forma de una manzana, y su carne es agradable.

Medusa. Tiene forma orbicular más o menos convexa; boca de color rojo en el centro, y una multitud de apéndices cornudos con que coge los animales de que se alimenta, tales como gusanos, insectos, moluscos, etc. Su cuerpo es fosfórico durante la noche, aunque parece que está subordinada a la voluntad del animal, pues se ha observado en el mismo individuo el paso del estado fosfórico al de opacidad y vice versa. La marea los echa diariamente en todas nuestras costas.

Fragala. Zoósito de diversos colores, y sobre todo rosado y blanco; es como un cuerpo oblongo hinchado que lleva encima una membrana tendida que le sirve de vela, y así se le ve flotar sobre las olas. De esta hermosa y brillante membrana tomó sin duda el nombre de fragata, y abunda considerablemente. Grandes cantidades de ellas son arrojadas todos los dias á tierra por las olas.

« AnteriorContinuar »