Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Departamento Valencia

POBLACION

Este departamento tiene una poblacion de 61,696 habitantes. Son varones 28,653, y mujeres 32,433.

La relacion en que se halla la poblacion con respecto á estado, es el que sigue :

[merged small][merged small][ocr errors][merged small]

El 41,53 por ciento de los varones es de hijos legítimos ; en las mujeres el 42,30 %.

Saben leer un 18,50 , y leer y escribir 46,25 %.

LA CIUDAD DE VALENCIA

Valencia, capital del Estado Carabobo, es una de las más importantes poblaciones de la República, y está llamada por su bella y conveniente posicion, como por los grandes elementos que en torno suyo tanto abundan, á dosenvolver fácilmente las industrias

у á ser un activísimo centro de comercio, tanto para el centro como para el occidente y sur de la República.

Edificada como se halla en las cercanías del lago que Heva su nombre y que antes se llamó de Tacarigua. Siendo cosa muy hacedera el unir este gran depósito de aguas por medio de un canal con el rio Paito, que á no muchas leguas de su nacimiento seria navegablo con algunas obras de canalizacion, esto vendria á unir fácilmente por una via fluvial al Estado Carabobo y parte del de Guzman Blanco con los importantes Estados que demoran al sur; y puesto que el Paito viene á formar el Pao, el cual es tributario del Portuguesa, que a su vez lo es del Apure, grande afluente del Orinoco, es claro que esta prevision será realizada antes que transcurran muchos años.

La ciudad de Valencia, fué fundada en 4555 por don Alonso Díaz Moreno, gobernando á Venezuela el Licdo. Villacinda. Hállase situada á 10° 10' 11" de lat. N., y á 10 9'2' de long. O. del meridiano de Carácas.

Esta ciudad está fundada en una hermosa planicie que se forma desde el pié de la serranía costanera. Riégala el rio de mismo nombre, que fertiliza todo aquel valle ofreciendo a sus márgenes bellísimas praderas que están convidando al hombre á formar allí ricas plantaciones. Por todas partes rodean la ciudad hermosas llanuras, en que se observan varios grupos de árboles que han crecido al borde de los caños que las atraviesan y que están cubiertos de grandes gramíneas.

Hacia el norte se elevan á lo lejos majestuosamente los picos de Hilaria; al oriente hållase el lago que puede verse desde alguna pequeña altura de la ciudad; al occidente se descubre una serranía cuyas faldas están completamente desnudas y que se dirigen hacia los memorables campos de Carabobo; sitios gloriosos que fueron testigos de la gran batalla que vino á decidir de una manera definitiva la emancipacion de Venezuela, extirpando de raiz la sangrienta y cruel dominacion que por más de tres siglos habia oprimido la inmensa comarca de Costa Firme.

Lope de Aguirre, llamado el Tirano por sus grandes crímenes que cometió en su loca y tormentosa vida, nacido en Oñate (provincia de Guipúzcoa), de noble estirpe y de honrados padres, llegó al Perú en 4540, y los grandes desaciertos y locuras que alli cometió, le valieron varias condenaciones, y últimamente fué desterrado.

Logró este hombre cautivar la buena voluntad de un tal Guzman, y aguijando su alma la ambicion, púsoso de acuerdo con él para hacerse entrambos dueños de uua expedicion que al mando del valiente general Pedro Ursua salia en busca de El Dorado, y en la cual ambos venian como subalternos.

Setecientas leguas del Marañon habia corrido ya Ursua en su atrevida empresa, cuando fue asesinado á puñaladas por Aguirre, Guzman y sus cómplices. Apoderáronse con semejante crimen estos malvados de aquellas tropas que subian á 400 hombres. Guzman es proclamado cabo de la hueste, Aguirre maestre de campo. A poco propone Aguirre volverse á reconquistar el Perú con el objeto de hacer rey de aquel país á su cómplice Guzman. Tres meses más tarde el futuro rey es muerto por órden de Aguirre, que poco antes habia hecho sacrificar á su sed de sangre el cura de la armada y siete de sus compañeros y la esposa de uno de ellos.

Era Aguirre, como hemos dicho, hombre de alma depravada y de corazon endurecido en la práctica de la crueldad, uno de los seres de quienes puede decirse con verdad que no tuvo una virtud conocida; así, pues, hecho jefe absoluto de la expedicion, la puso en el acto al servicio de sus desatinados pensamientos.

A ciento cincuenta hombres se habia reducido el número de los que le acompañaban; con ellos siguió, pues, por el Amazonas con una constancia y un valor extraordinarios, y despues de grandes trabajos y penalidades, sus frágiles barcas salen por las bocas del gran rio al Atlántico. Dirigese en seguida á la isla de Margarita, y despues de 47 dias de navegacion llega á sus costas en medio una tempestad. Allí es recibido con señaladas muestras de hospitalidad por el gobernador Villadrando, que juzgaba trajese Aguirre gran cúmulo de riquezas. A esto correspondió este criminal aventurero prendiendo á dicho gobernador, saqueando las arcas reales y entregando a la rapiña de su horda de foragidos los hogares y propiedades de los habitantes.

Por influencia de fray Francisco de Montesinos que predicaba á la sazon en Maracapana las doctrinas evangélicas, desertóse uno de los bergantines de Aguirre que éste habia enviado a apoderarse de un navio artillado de que disponia dicho misionero. Aguirre, al saber aquella desercion se encendió en ira, hizo degollar algunos de los suyos por desconfianza y al ver que el misionero se acercaba en su navio á las costas de la isla, su indignacion no tuvo límites.

Hizo agarrotar al gobernador y á cuatro vecinos más que con él estaban presos y se previno á la defensa; mas no habiéndose sentido con suficientes fuerzas para saltar á tierra fray Montesinos, volvióse sin haber hecho otra cosa que escribir á Aguirre una carta llena de útiles consejos, de los cuales hizo mofa aquel atolondrado aventurero, y seguidamente hizo prender á muchas per:onas más entre las que se contaba un sacerdote que se habia negado á darle la absolucion. Esto sucedia á fines del mes de agosto de 1560.

Las atrocidades de este hombre corrian ya de boca en boca por toda Costa Firme, y los agentes del clero llenos de terror atribuian á Aguirre una mision del infierno.

Entre tanto, el espíritu natural de la defensa y sobre todo el amor de todo lo extraordinario y harto difícil que animaba a los capitanes españoles de la época, hizo que muchos fuertes varones de los que se hallaban empeñados en la conquista de Costa Firme, no sólo se apercibieran á la defeusa sino que marchasen á su encuentro.

Tocó a Francisco Fajardo, célebre ya por muchas proezas, la gloria de ser el primero en presentarse con un puñado de hombres al frente del temido Aguirre. Mas temeroso éste de no to“ ner en la lucha buen éxito, se embarcó con los suyos y abandonó la isla, sellando su estancia en aquellos desdichados sitios con la sangre de su almirante al cual hizo decapitar.

Aguirre, al dejar á Margarita, enderezó sus proas al puerto de Borburata ea Costa Firme, y llegado que hubo á este sitio desembarca su expedicion, saquea la poblacion que habia sido completamente abandonada por sus habitantes, manda recoger cuantos animales se encuentren á mano, quema luego sus naves y se encamina á Valencia, sediento de riquezas y de sangre. Grandes penalidades sufrió en este trayecto, de tal suerte que fué menester que los suyos lo llevasen cargado una parte del camino hasta la ciudad. Restablecióse allí, y la salud le alentó de nuevo en aquella horrorosa carrera de crímenes que habian comenzado desde sus tiernos años.

Proclamó la independencia del país y la deposicion de Pelipe II y continuó su obra de pillaje y exterminio. Mas apenas supo que desde los extremos del país todos se aprestaban con grande actividad para darle ejemplar castigo, cuando abandonó á Valencia y se encaminó á Nueva Segovia (hoy Barquisimeto) á donde fué á ter:ninar sus dias como veremos al hablar de esta ciudad, coronando el horrible drama á que habia dado comienzo en las márgenes del Amazonas, con el más grande de sus crímenes.

Más tarde, cuando llegó para Venezuela la gloriosa época de su emancipacion, dió pruebas esta ciudad del más puro y horóico patriotismo. Ella como muchas otras poblaciones de Venezuela no excusó sacrificio para salir avante con la alta empresa de emancipar la patria de sus crueles dominadores.

En 1812 fué elegida capital de la República, y allí celebraba sus sesiones el Congreso cuando tuvo lugar el tremendo terremoto de 1812 que la redujo á ruinas. Despues de la proclamacion de la independencia, sostuvo en 1814 gloriosos sitios, y en ella se reunió más tarde, en 4830, el Congreso que declaró á Venezuela separada del resto de Colombia y constituida en nacion independiente.

Posteriormente hanse reunido en ella la gran Convencion nacional de 1858 y el Congreso de plenipotenciarios que, en 12 de julio de 1870, nombró presidente provisional de la República con facultades extraordinarias al general Antonio Guzman Blanco.

Las guerras de la independencia, y sobre todo el terremoto de 1812, han causado á ésta como á otras muchas poblaciones de

« AnteriorContinuar »