Imágenes de páginas
PDF
EPUB

A VENEZUELA

EN SUS GUERRAS CIVILES

¿Por qué tus campos, Venezuela, yermos Y en sangre enrojecidos Se miran? ¿Y tus pueblos y ciudades Contemplo reducidos A tristes soledades? No ya el arado en afanosa lucha Rompe la tierra, ni el mugir del toro En la callada soledad se escucha; Ni del llanero el cántico sonoro Por tus inmensas pampas hoy resuenal.... Sólo el grito de guerra, que envenena El corazon y el ánimo previene, A la hórrida matanza do quier suena l....

Y cual si fuese el huracan furente Que cuanto encuentra en su fatal camino Rompe, arrastra, destroza, y de repente Transforma en un desierto Al más hermoso y adornado huerto; Asi al impulso de la infanda guerra Eres toda un sepulcro; oh patria mial Que dentro el seno, funeral profundo Apaga de tu historia el claro dial.... La que antes de Colon al ancho mundo Diera de paz y libertad ejemplo, De la inmortalidad al sacro templo Sus hijos i desgraciada I no encamina;

[ocr errors]

Que de ambicion aguijalos el genio,
El fuego de discordia los anima,
Y hierros homicidas empuñando
Van la desolacion do quier sembrando.

¡Todo es horror.... El bosque do ántes solo
Del fuerte cazador vibró el acento,
O de aves que sin cuento
Cruzaban su espesura
Trinando sus amores,
O del arroyo la corriente pura
Que entre peñascos al pasar murmura,
Siéntese estremecido
Al ronco ruido de atambor guerrero,
Y al hórrido crujido
De rencoroso y contrapuesto acero,
Y al triste ; ay..... que exhala el moribundo
En su dolor profundo,
Y al temblor de la tierra conturbada
Cuando del plomo ardiente
Al ímpetu violento
Vencido rueda el cedro corpulento.
. . . . . . . . . ·
. . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . .

En el sacro recinto de los templos
Los hierros homicidas se han cruzado;
Y al pié de los altares
De un Dios de compasion han resonado
Impúdicos cantares ;
Y el humo de la pólvora ha subido
Por la bóveda santa en vez de incienso,
Y á la plegaria humilde ha sucedido
De la depravacion el grito intensolo...

[ocr errors]

. .

Sobre la Libertad la atroz Licencia
El trono levantó del fanatismo;
¡Enmudeció la voz de la conciencia!....
¡Pereció la virtud del patriotismo!....

Y; es ésta la que un dia
Quebrantó con bravura las cadenas
De la más negra insanda tiranía?
Y des ésta aquella raza generosa
Cuya potente mano
Condujo hasta Bolivia, victoriosa,
El pabellon del Iris que, sublime,
Tantas naciones a su sér redime?

No!... que entre el polvo nunca se arrastraron
Aquellos nobles, fuertes corazones,
Que del yugo español te libertaron
¡Nacion infortunada!.
Y con lauro inmortal te coronaron!

Mas ¡oh dolor! ¿será que para siempre
El odio innoble y la feroz venganza,
Sacerdotes del crímen y la muerte,
Con tenebroso velo
La luz te ocultarán de la esperanza ?
Y cual roca que rueda desprendida
De la alta cumbre á la region profunda
Sin detenerse en su veloz caida,
¿A los abismos rodarás del vicio
Sin término encontrar al precipicio?

[graphic]

¡Oh! patria de mis padres,
De tantos héroes cuna,
Tus ojos vuelve en derredor y mira.....
Y en amargo dolor por tí suspira.

Y si acaso á compasion te mueve
La espantosa miseria de tus lares,
Y muerte prematura
De tus hijos que ruedan á millares
Sin que encuentren quizas ni sepultura
Lejos de sus hogares,

Detén el paso l... y la sangrienta mano
Rompa y arroje el homicida hierro;
Y de rodillas ante el Ara santa,
Preñada de dolor, arrepentida,
Tu férvida plegaria á Dios levanta,
¡Y acabe para tí desgracia tanta ......

Transcurrieron los años hasta 1872. Esta fecha marca el fin de una de tus más terribles contiendas. Yo no quiero ver más hácia el pasado; no quiero ya recordar tus desventuras, que ellas fueron tantas y tan grandes, que no tendria ya lágrimas bastantes para llorarlas!

Desde esta fecha, un guerrero de gran genio te impuso la paz; y bajo sus auspicios te has encarrilado por las sendas del progreso y has vuelto á recordar que la guerra es el peor de todos los azotes con que puede castigarse á un pueblo.

Te has alentado con las fuerzas que enderezan las naciones á su engrandecimiento y se ha abierto para ti una era de transformacion.

Cerradas las hondas heridas de la guerra, la gente agricultora se consagra sin temor á su plantio; y del

fructifero campo las labores enriquecen ya tus virgenes comarcas. Las abundosas cosechas de tus preciados frutos llaman de nuevo la atencion en los grandes centros del comercio universal; y el divino culto de las artes se ha encendido con amor en tus ciudades. Vuelven los rebaños á pacer tranquilamente en tus llanuras; numerosas y extranjeras naves cruzan tus aguas ensanchando tu comercio; y convaleciente de tus pasados dolores, buscas ya en la instruccion de tus nuevas generaciones la fuerza intelectual que es menester para asegurar en lo . por venir dias aún más tranquilos y felices.

Cuando en 1872 ví que tu primer magistrado, empuñando la bandera del progreso, invitó en el seno de la paz á los hombres de todos los partidos para que le ayudasen en la alla empresa de robustecer los resortes de vida que aún quedaban al país, y con fé y acierto comenzó á llevar a cabo los grandes trabajos que han traido el país en pocos años al ventajoso estado en que hoy se encuentra, sentí renacer mis esperanzas y ví con entusiasmo llegar el bajel de la patria à puerto de salvacion.

De esta fecha (1872) al presente se han llevado a cabo tan grandes trabajos de utilidad pública en los diferentes ramos de la administracion, que puede asegurarse que el general Guzman Blanco ha hecho, durante los cuatro últimos años de su gobierno, mucho más por el desenvolvimiento de las fuerzas vitales del país, que

« AnteriorContinuar »